Campaña militar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una campaña militar consiste en un conjunto de acciones militares que transcurren en una misma zona geográfica y un mismo período.

Definición[editar]

En el contexto de la ciencias militares, una campaña militar comprende todas las operaciones militares, normalmente efectuadas por una fuerza defensiva o atacante, dirigidas a la consecución de una deseada situación militar o política, dentro de unas limitaciones geográficas y temporales.

Variaciones en el uso del término[editar]

Las campañas militares son, por tanto, una sucesión de batallas (o combates bélicos entre dos o más oponentes, en los que cada grupo intenta derrotar a los otros, y las maniobras realizadas por fuerzas militares (regulares o irregulares) que pretenden la victoria en una guerra. Las campañas militares, al mantenerse durante un cierto espacio de tiempo, suelen ser llevadas a cabo por fuerzas permanentes profesionales de soldados o guerrillas, aunque en ocasiones también se ha considerado como campañas los conjuntos de acciones militares emprendidos por milicias u otras fuerzas no profesionales cuando se han desarrollado de forma continuada en el tiempo.

Una campaña militar, técnicamente, es una serie de operaciones militares relacionadas. En este contexto, campaña militar se usa, predominantemente, para referirse a lo que hace uno de los bandos, y es útil para distinguir entre la guerra como un todo, y los bandos de dicha guerra. El fin de una campaña militar puede deberse a la derrota de uno de los bandos por parte del otro, a la ocupación de territorio, a la consecución de unos objetivos previos que llevan al fin del conflicto, o al fin de un periodo del año que favorece el desarrollo de las operaciones (por ejemplo, en las guerras europeas anteriores a la ilustración, las campañas militares solían acabar en invierno). En una guerra convencional, el fin de una campaña militar conduce algunas veces a conflictos armados más pequeños (a menudo llamados desórdenes, rebeliones, insurgencias, golpes, etc.).

Una campaña militar puede designar, de un modo más libre, a cualquier conjunto de operaciones militares en un mismo teatro de operaciones, aunque formando parte de una guerra de más extensión.[1] En este sentido, una campaña militar es una serie de batallas enlazadas durante un tiempo, acción y geografías definidas, dentro de un marco o línea temporal más grande (por ejemplo, la Campaña en África del Norte durante la Segunda Guerra Mundial).

Evaluaciones[editar]

Se juzga que una campaña militar tiene éxito si se cumplen las condiciones deseadas como objetivos, a través de operaciones de combate y de no combate. Esto se determina, habitualmente, cuando una de las entidades beligerantes derrota a la entidad oponente. La manera en la que una fuerza termina las operaciones, sin embargo, influencia la percepción del éxito de una campaña. Al final de una campaña se le sigue normalmente, la transición de la autoridad militar por una autoridad civil y el reposicionamiento de las fuerzas.

Las campañas militares en curso, dentro y fuera de guerras individuales, se caracterizan algunas veces metaforicamente como pantanosas, debido a varios factores (tales como, una pequeña esperanza de victoria, objetivos pobremente definidos y/o una estrategia para salir nada clara). Normalmente se usa de manera peyorativa para describir, en opinión del que lo usa, operaciones mal encaminadas. Su uso en debates políticos, surgió durante la Guerra de Vietnam. Activistas, comentaristas, y expertos que lo usen, pueden escogerlo específicamente para aludir al conflicto de Vietnam y a la Invasión de Iraq de 2003.

Notas[editar]