Campaña de Nueva York y Nueva Jersey

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Campaña de Nueva York y Nueva Jersey
Guerra de Independencia de los Estados Unidos
NY-NJ-retreat-1776.svg
Mapa de la campaña
Fecha Julio de 1776 – marzo de 1777
Lugar Nueva York y Nueva Jersey
Resultado Nueva York: los británicos se hacen con el control de la ciudad de Nueva York, victoria británica
Nueva Jersey: los estadounidenses pierden y luego recuperan el control de Nueva Jersey, victoria estadounidense.
Beligerantes
Bandera de los Estados Unidos Trece Colonias Bandera del Reino Unido Gran Bretaña
Flag of Hesse.svg Hesse-Kassel
Bandera de Alemania Waldeck-Pyrmont
Comandantes
Bandera de los Estados Unidos George Washington
Bandera de los Estados Unidos Charles Lee (P.D.G.)
Bandera de los Estados Unidos John Sullivan
Bandera del Reino Unido William Howe
Bandera del Reino Unido Lord Cornwallis
Bandera del Reino Unido Richard Howe
Fuerzas en combate
20,000 soldados y milicianos[1] 25,000 soldados[2]
Bajas
4,400 muertos, heridos o capturados[3]

La Campaña de Nueva York y Nueva Jersey fue una serie de batallas entre fuerzas británicas al mando del general William Howe y el Ejército Continental al mando del general George Washington, por el control de la ciudad de Nueva York y el estado de Nueva Jersey como parte de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, llevada a cabo en 1776 y los meses de invierno de 1777. Howe tuvo éxito en conducir a Washington fuera de Nueva York, pero sobre extendido su alcance en Nueva Jersey, y la temporada activa de la campaña terminó en enero de 1777 con sólo unos pocos puestos de avanzada cerca de la ciudad. Los británicos tuvieron a Nueva York como sede para el resto de la guerra, utilizándola como base para expediciones contra otros objetivos.

En el primer desembarco sin oposición en Staten Island el 3 de julio de 1776, Howe reunió un ejército compuesto de elementos que habían sido retirados de Boston en marzo, tras su fracaso en mantener esa ciudad, junto con otras tropas británicas, así como tropas de Hesse arrendadas de varios principados alemanes. Washington tenía soldados de Nueva Inglaterra, así como los regimientos de los estados al sur hasta Virginia. Desembarcando en Long Island en agosto, Howe derrotó a Washington en la batalla más grande de la guerra, pero el Ejército Continental fue capaz de retirarse a Manhattan protegidos por la oscuridad y la niebla. Washington sufrió una serie de derrotas en Manhattan, con la excepción de una victoria en Harlem Heights, pero sin embargo fue perseguido al norte a White Plains, Nueva York. En ese punto Howe regresó a Manhattan para capturar las fuerzas que Washington había dejado en el norte de la isla.

Washington y gran parte de su ejército cruzaron el río Hudson en Nueva Jersey, y se retiraron al otro lado del río Delaware en Pensilvania, disminuyendo debido a la finalización de los períodos de alistamiento, las deserciones y desmoralización. Howe ordenó en diciembre el acuartelamiento de sus tropas por el invierno, estableciendo una cadena de puestos de avanzada de Nueva York a Burlington, Nueva Jersey. Washington, en un tremendo impulso para la moral estadounidense, lanzó un ataque exitoso contra la guarnición de Trenton después de cruzar el helado río Delaware, lo que llevó a Howe a retirar su cadena de puestos de avanzada de regreso a Nueva Brunswick y la costa cerca de Nueva York, mientras que Washington estableció su campamento de invierno en Morristown.

Gran Bretaña mantuvo el control de la ciudad de Nueva York y parte del territorio circundante hasta el término de la guerra en 1783, usándola como base para operaciones en otras partes de América del Norte. En 1777, el general Howe lanzó una campaña para capturar Filadelfia, dejando al general Henry Clinton al mando de la zona de Nueva York, mientras que el general John Burgoyne encabezó un intento de hacerse con el control del valle del río Hudson desde Quebec que falló en Saratoga. El norte de Nueva Jersey fue el escenario de escaramuzas entre las fuerzas de oposición por el resto de la guerra.

Antecedentes[editar]

Cuando la revolución estadounidense estalló en abril de 1775, las tropas británicas estaban sitiadas en Boston. Derrotaron a las fuerzas patriotas en la batalla de Bunker Hill, sufriendo bajas muy altas. Cuando las noticias de la costosa victoria británica llegaron a Londres, el general William Howe y Lord George Germain, decidieron que debía tomarse una "acción decisiva" frente a Nueva York, con las fuerzas reclutadas en todo el Imperio Británico, así como tropas a sueldo de los pequeños estados alemanes.[4]

El general George Washington, recientemente nombrado comandante en jefe del Ejército Continental por el Segundo Congreso Continental, hizo eco el sentir de otros que Nueva York era "un puesto de importancia infinita",[5] y comenzó la tarea de organizar empresas militares en el área de Nueva York cuando se detuvo allí en su camino a tomar el mando del asedio de Boston.[6] En enero de 1776 Washington ordenó a Charles Lee reclutar tropas y tomar el mando de las defensas de Nueva York.[7] Lee había hecho algunos progresos en las defensas de la ciudad cuando llegó la noticia a finales de marzo 1776, que el ejército británico había salido de Boston después de que Washington les amenazó desde las alturas al sur de la ciudad. Preocupado por el hecho de que el general Howe estaba navegando directamente a Nueva York, Washington apresuró los regimientos desde Boston, incluyendo al general Israel Putnam, quien comandó las tropas de Washington hasta que este llegó a mediados de abril.[8] A finales de abril, Washington envió al general John Sullivan con seis regimientos al norte para reforzar la tambaleante campaña de Quebec.[9]

El General Howe, en lugar de moverse contra Nueva York, retiró su ejército a Halifax, Nueva Escocia, y se reagrupó, mientras los transportes cargados de tropas británicas enviadas desde bases en Europa y destinadas a Nueva York, comenzaron a reunirse en Halifax. En junio se embarcó rumbo a Nueva York con los 9000 hombres reunidos allí, antes de que todos los transportes llegaran.[10] Las tropas alemanas, principalmente de Hesse-Kassel, así como de las tropas británicas de la fracasada expedición de Henry Clinton a las Carolinas, fueron a reunirse con la flota de Howe cuando este llegó a Nueva York. El hermano del general Howe, el almirante Richard Howe, arribó a Halifax con transportes adicionales luego de la partida del general, y le siguió inmediatamente.[10]

Cuando el general Howe llegó al puerto exterior de Nueva York, los barcos comenzaron a navegar hasta la indefensa Narrows entre Staten Island y Long Island el 2 de julio, ese día comenzó el desembarco de las tropas en las costas indefensas de Staten Island. Washington supo por prisioneros capturados, que Howe había desembarcado 10 000 hombres, pero estaba a la espera de la llegada de otros 15 000.[11] El general Washington, con un ejército más pequeño de cerca de 19 000 soldados efectivos, carecía de inteligencia significativa en la fuerza y planes británicos, y no estaba exactamente seguro en que área de Nueva York atacaría Howe. Él por lo tanto dividió el Ejército Continental entre las posiciones fortificadas de Long Island, Manhattan y otros lugares del territorio continental,[12] también estableció una "campamento" en el norte de Nueva Jersey. Con ello se pretendía una fuerza de reserva que pudiera apoyar las operaciones en cualquier lugar a lo largo de la costa del río Hudson en Jersey.[13]

Captura de la ciudad de Nueva York[editar]

Almirante Richard Howe, grabado por R. Dunkarton

El Parlamento les concedido autoridad como comisionados de paz a los hermanos Howe, con poderes limitados para buscar una solución pacífica al conflicto. El rey Jorge III no era optimista sobre la posibilidad de paz.[14] Sus poderes se limitaban a conceder "indultos generales y especiales" y para "conferenciar con cualquiera de los súbditos de su majestad".[14] El 14 de julio, de acuerdo con estos poderes, el almirante Howe envió un mensajero con una carta dirigida a "George Washington, Esq.", a través del puerto.[15] Joseph Reed, el ayudante de Washington, amablemente informó al mensajero que ninguna persona con ese título se encontraba en su ejército. El ayudante del almirante Howe escribió que "el formalismo de una dirección" no debería haber impedido la entrega de la carta, y de Howe se decía que estaba visiblemente molesto por el rechazo.[16] Una segunda petición, dirigida a "George Washington, Esq., etc." fue rechazada de manera similar, a pesar de que el mensajero le dijo que Washington podría recibir a uno de los ayudantes de Howe.[16] En esa reunión infructuosa celebrada el 20 de julio, Washington señaló que los poderes limitados de los hermanos Howe no eran de mucha utilidad, ya que los rebeldes no habían hecho nada malo para exigir una amnistía.[16]

A finales de agosto, los británicos transportan cerca de 22.000 hombres (incluidos 9.000 hessianos) a Long Island. En la Batalla de Long Island el 27 de agosto de 1776, los británicos flanquearon las posiciones estadounidenses, conduciendo a los estadounidenses de nuevo a las fortificaciones de Brooklyn Heights. El general Howe comenzó las obras de asedio, pero Washington hábilmente logró una retirada nocturna a través de su desprotegida retaguardia en el East River para la isla de Manhattan. Howe hizo una pausa para consolidar su posición y considerar su próximo movimiento.[17]

El general William Howe en 1777

Durante la batalla, los británicos capturaron al general John Sullivan. El almirante Howe le convenció para entregar un mensaje al Congreso en Filadelfia, y lo dejó en libertad bajo palabra. Washington también dio su permiso, y el 2 de septiembre Sullivan le dijo al Congreso que los Howes querían negociar, y que habían recibido poderes mucho más amplios para tratar de que las negociaciones se llevaran a cabo. Esto creó un problema diplomático para el Congreso, que no querrían ser vistos como agresivos, que es como algunos representantes consideraron que parecería un rechazo directo a la apelación.[18] Consecuentemente, el Congreso acordó enviar una comisión para reunirse con los Howes, en una medida que no se creía que hubiera ningún fruto. El 11 de septiembre, los hermanos Howe se reunieron con John Adams, Benjamin Franklin, y Edward Rutledge en la Conferencia de paz de Staten Island. Tuvo exactamente el resultado que los estadounidenses esperaban.[19]

Durante este tiempo, Washington, que había sido ordenado por el Congreso para mantener Nueva York, estaba preocupado de que podría haber escapado de una trampa para otra, ya que el ejército seguía siendo vulnerable al estar rodeado en Manhattan. Para mantener sus rutas de escape abiertas hacia el norte, colocó 5.000 soldados en la ciudad (que entonces sólo ocupaba la parte más baja de Manhattan), y se llevó el resto del ejército para Harlem Heights. En el primer uso registrado de un submarino en la guerra, él también intentó un ataque a la Armada Real con el lanzamiento del sumergible Turtle en un intento fallido de hundir el HMS Eagle, buque insignia del almirante Howe.[20]

El 15 de septiembre, el general Howe desembarcó cerca de 12.000 hombres en el sur de Manhattan, tomando rápidamente el control de la ciudad de Nueva York. Los estadounidenses se retiraron a Harlem, donde hubo una escaramuza al día siguiente, pero se mantuvieron firmes.[21] En lugar de intentar expulsar a Washington de su sólida posición por segunda vez, Howe optó de nuevo por una maniobra de flanqueo. Desembarcó las tropas con cierta oposición en octubre, en el condado de Westchester, buscando rodear a Washington una vez más. Para defenderse de este movimiento, Washington retiró la mayor parte de su ejército a White Plains, donde después de una corta batalla el 28 de octubre se retiró hacia el norte. Esto aisló el resto de las tropas del Ejército Continental en el Alto Manhattan, por lo que Howe volvió a Manhattan y capturó Fort Washington a mediados de noviembre, tomando casi 3.000 prisioneros. Cuatro días más tarde, Fort Lee, cruzando el río Hudson desde Fort Washington, también fue capturado. Washington llevó gran parte de su ejército a través del río Hudson dentro de Nueva Jersey, pero se vio obligado a retirarse de inmediato por el agresivo avance británico.[22]

Representación del desembarco británico en Nueva Jersey, por Thomas Davies

El general Howe, después de consolidar las posiciones británicas alrededor de puerto de Nueva York, separó 6.000 hombres bajo el mando de dos de sus subordinados más difíciles, Henry Clinton y Hugh Percy para tomar Newport, Rhode Island (cosa que hicieron sin oposición el 8 de diciembre), [23] mientras tanto envió a Charles Cornwallis a perseguir el ejército de Washington a través de Nueva Jersey. Los estadounidenses se retiraron a través del río Delaware en Pensilvania a principios de diciembre.[24]

Reacciones[editar]

Las perspectivas del Ejército Continental —y por lo tanto la revolución misma— eran sombrías. "Estos son los tiempos que ponen a prueba las almas de los hombres", escribió Thomas Paine en The American Crisis.[25] El ejército de Washington se había reducido a menos de 5.000 hombres aptos para el servicio y se redujo significativamente después de que el alistamiento expiró a finales de año.[26] Los ánimos estaban bajos, el apoyo popular estaba indeciso, y el Congreso habían abandonado Filadelfia, por temor a un ataque británico.[27] Washington ordenó a algunos de los soldados que regresaban de la fallida invasión de Quebec que se reuniesen con él, también ordenó a las tropas del general Lee, que había dejado al norte de Nueva York, a unirse a él.[28] Lee, cuya relación con Washington se encontraba en tiempos difíciles, dio excusas, y sólo llegó hasta Morristown, Nueva Jersey. Cuando Lee se se alejó demasiado de su ejército el 12 de diciembre, expuso su posición y fue traicionado por los lealistas, una compañía británica al mando del teniente coronel Banastre Tarleton rodeó la posada donde se hospedaba y se lo llevaron preso. Del comando de Lee se hizo cargo John Sullivan, quien terminó marchando con el ejército hasta el campamento de Washington, cruzando el río desde Trenton.[29]

La captura de Lee presentó a los Howes un prisionero problemático. Al igual que otros líderes del Ejército Continental que habían servido en el ejército británico. Debido a esto, los Howes en un principio lo trataban como un desertor, con amenazas de castigo militar. Sin embargo, Washington intervino, vinculando el tratamiento de Lee al trato de los presos que el tenía. Lee fue tratado bien en última instancia, y al parecer ofreció asesoramiento a los comandantes británicos sobre cómo ganar la guerra.[30] Debido a que los estadounidenses no tenían un prisionero de rango similar, Lee siguió siendo un prisionero en Nueva York hasta 1778, cuando fue cambiado por Richard Prescott.[31]

Un bosquejo dibujado a mano que representa la ubicación de los puestos de avanzada británicos en Nueva Jersey. La orientación es el norte a la derecha.

El fracaso del Ejército Continental para mantener Nueva York también provocó un aumento de la actividad lealista. Los británicos reclutaron activamente en Nueva York y Nueva Jersey para crear regimientos de la milicia provincial, con cierto éxito. Los lealistas en estas áreas podrían haber sido motivados viendo los elementos de la cabeza del ejército rebelde en casa, después de que los enlistamientos terminasen.[32] Un líder de la milicia patriota de Nueva York escribió que treinta de sus hombres en lugar de reenlistarse con él, habían firmado su lugar con el enemigo.[33] El 30 de noviembre el almirante Howe ofreció amnistía a cualquier persona que hubiese tomado las armas contra la Corona, siempre y cuando prestara juramento a ella. Washington respondió con su propia proclamación, sugiriendo que aquellos que no renunciaran a tales juramentos deberían ir inmediatamente tras las líneas británicas.[34] Como resultado Nueva Jersey se convirtió en un campo de batalla civil, con actividades milicianas, así como de espionaje y contra espionaje continuando durante el resto de la guerra.[35]

La noticia de la captura de Nueva York fue recibida favorablemente en Londres, y el general Howe fue condecorado con la Orden del Baño por su trabajo.[36] Combinada con la noticia de la recuperación de Quebec, las circunstancias sugirieron a los líderes británicos que la guerra podría terminarse con un año más de campaña.[37] Las noticias sobre la proclama de amnistía del almirante Howe fueron recibidas con cierta sorpresa, ya que las condiciones eran más indulgentes de lo que los extremistas en el gobierno esperaban. Los políticos opuestos a la guerra señalaron que en el anuncio no se menciona la primacía del Parlamento. Además, los Howes fueron criticados por no mantener informado al Parlamento sobre varios esfuerzos de paz en los que se embarcaron.[38]

La estrategia de Howe[editar]

[Howe] cerró sus ojos, peleó sus batallas, bebió su botella, aconsejó a sus consejeros, recibió sus órdenes de North y Germain (una más absurda que la otra).
Charles Lee en General Howe.[39]

Con la campaña en una aparente conclusión para la temporada, los británicos establecieron una cadena de puestos de avanzada que se extendían desde Perth Amboy a Bordentown y entraron en los cuarteles de invierno. Ellos controlaban gran parte de Nueva York y Nueva Jersey y estaban en una buena posición para reanudar las operaciones en la primavera, con la capital rebelde de Philadelphia a distancia de ataque.[40] Howe separó al general Clinton con 6 000 hombres para ocupar Newport, Rhode Island como una base para futuras operaciones contra Boston y Connecticut (Clinton ocupó Newport a principios de diciembre sin oposición).[41] Howe luego esbozó una campaña para el año siguiente en una carta a Lord Germain: 10 000 hombres a Newport, 10 000 para una expedición a Albany (para cumplir con un ejército que desciende de Quebec), 8 000 para cruzar Nueva Jersey y amenazar Filadelfia, y 5 000 para defender Nueva York.[42]

Contraataque de Washington[editar]

Aunque preocupándose por cómo mantener a su ejército unido, Washington organizó ataques contra los puestos de avanzada británicos. Los comandantes alemanes Carl von Donop y Johann Rall, cuyas brigadas estaban al final de la cadena de puestos de avanzada, fueron blanco frecuente de estos ataques, pero sus repetidas advertencias y solicitudes de apoyo del general James Grant fueron desestimadas.[43]

La pintura Washington Crossing the Delaware de Emanuel Leutze, es una imagen icónica en la historia estadounidense.

A partir de mediados de diciembre, Washington planeó un ataque de dos frentes sobre las avanzada de Rall en Trenton, con un tercer ataque de distracción en el puesto de avanzada de Donop en Bordentown. El plan se vio favorecido por la presencia fortuita de una compañía de milicia que atrajo a toda la fuerza de 2000 hombres de Donop, lejos, hacia el sur de Bordentown, dando lugar a una escaramuza en Mount Holly el 23 de diciembre. Las consecuencias de esta acción fueron que Donop no estaba en condiciones de ayudar a Rall cuando tuvo lugar el ataque de Washington en Trenton.[44] En la noche de Navidad, Washington y 2400 hombres sigilosamente cruzaron el Delaware y sorprendieron el puesto de Rall la mañana siguiente, matando o capturando casi 1000 hessianos. Esta acción impulsó significativamente la moral del ejército, pero también trajo a Cornwallis fuera de Nueva York. Él, reensambló un ejército de más de 6000 hombres, la mayoría de ellos marcharon contra una posición que Washington había tomado al sur de Trenton. Dejando una guarnición de 1200 en Princeton, Cornwallis atacó la posición de Washington el 2 de enero, y fue rechazado tres veces antes de que oscureciera.[45] Durante la noche una vez más, Washington movió sigilosamente su ejército, yendo alrededor de Cornwallis con la intención de atacar la guarnición de Princeton.[46]

Hugh Mercer lideró la vanguardia estadounidense, encontrándose con los soldados británicos bajo el mando de Charles Mawhood en Princeton. Las tropas británicas abordan a Mercer y en la batalla es herido mortalmente. Washington envió refuerzos al mando del general John Cadwalader, que tuvó éxito en expulsar a Mawhood y a los británicos de Princeton, muchos de ellos huyeron a Cornwallis en Trenton. Los británicos perdieron más de una cuarta parte de su fuerza en la batalla, y la moral estadounidense se levantó con la victoria.[47]

Las derrotas convencieron al general Howe de retirar la mayor parte de su ejército de Nueva Jersey, dejando sólo puestos de avanzada en New Brunswick y Perth Amboy. Washington se acuartelo por el invierno en Morristown, después de haber vuelto a quitar la mayor parte del estado a los británicos. Sin embargo, las provisiones de ambos ejércitos eran limitadas, y los comandantes de ambos bandos enviaron partes de su ejército a buscar comida y otros suministros. Durante los próximos meses, se enzarzaron en una guerra forrajera, en la que cada una elegía como blanco las partes de alimentación de la otra. Esto dio lugar a numerosas escaramuzas y enfrentamientos menores, incluyendo la Batalla de Millstone. Los británicos también se atacaron entre sí sobre el tema de las provisiones. Lord Percy renunció a su mandato después de una serie de desacuerdos con Howe, que culminó por la capacidad de la estación de Newport de proporcionar alimento a las fuerzas de Nueva York y Nueva Jersey.[48]

Consecuencias[editar]

Los británicos tomaron el control del puerto de Nueva York y las zonas agrícolas circundantes, manteniendo la ciudad de Nueva York y Long Island hasta el final la guerra en 1783.[49] [50] Los estadounidenses sufrieron importantes bajas y pérdida de suministros, pero Washington logró conservar el núcleo de su ejército y evitó un enfrentamiento decisivo que podría haber terminado la guerra. Con los golpes audaces en Trenton y Princeton, había recuperado la iniciativa y aumentado la moral.[51] Las áreas alrededor de la ciudad de Nueva York en Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut fueron un campo de batalla permanente durante el resto de la guerra.[52]

En los primeros informes que el general Howe envió a sus superiores en Londres sobre las batallas de Trenton y Princeton intentó minimizar su importancia, culpando a Rall por Trenton, y tratando de reformular Princeton como una defensa casi exitosa. No todo el mundo se dejó engañar por estos reporte, en especial Lord Germain. En una carta al general hessiano Leopold Philip de Heister, Germain escribió que "el oficial que comandaba [las fuerzas en Trenton] y a quien debe atribuirse esta desgracia, ha perdido la vida por su temeridad".[53] Heister a su vez tenía que informar a su gobernante, Federico II de Hesse-Kassel, la noticia de que no sólo había perdido una brigada entera, si no que también dieciséis banderas regimentales y seis cañones. La noticia de los informes enfureció a Federico, que en términos generales sugirió a Heister el regreso a casa (cosa que hizo, pasando el mando de las fuerzas de Hesse a Wilhelm von Knyphausen).[54] Federico también ordenó una amplia investigación sobre los acontecimientos de 1776, que tuvo lugar en Nueva York desde 1778 hasta 1782. Estas investigaciones crearon un archivo único de materiales sobre la campaña.[55]

Las noticias de los éxitos de Washington llegaron a París en un momento crítico. El embajador británico en Francia, David Murray, estaba preparando las denuncias ante el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, el conde de Vergennes, en relación con el apoyo financiero y logístico semi-secreto que Francia había estado dando a los rebeldes. Stormont se había enterado que los suministros con destino a los Estados Unidos iban a ser embarcados bajo banderas francesas, donde anteriormente se habían enviado con colores estadounidenses. Él escribió que la corte francesa estaba muy feliz con la noticia, y que la posición diplomática francesa se endureció notablemente: "que M. de Vergennes es hostil en su corazón y su ansia por el éxito de los rebeldes no tienen una sombra de una duda".[56]

Pasos siguientes[editar]

Una placa conmemorativa de la Batalla de Harlem Heights en el edificio de matemáticas en la Universidad de Columbia

Los británicos planearon dos operaciones principales en la campaña de 1777. El primero fue un ambicioso plan para hacerse con el control del valle del río Hudson, cuyo eje central fue un movimiento a lo largo del lago Champlain por el ejército de Quebec al mando del general John Burgoyne. La ejecución de este plan falló en última instancia, que al final terminaría con la rendición del ejército de Burgoyne en Saratoga, Nueva York, en octubre. La segunda operación fue el plan general de Howe para tomar Filadelfia, que tras un comienzo difícil, se llevó a cabo con éxito en septiembre.[57]

La estrategia de Washington en 1777 continuó siendo básicamente defensiva. Se defendió con éxito de un intento de Howe para atraerlo a un combate general en el norte de Nueva Jersey, pero no pudo impedir el éxito posterior de Howe tomando Filadelfia.[57] Hizo enviar ayuda material al general Horatio Gates, quien fue el encargado de la defensa contra movimientos de Burgoyne.[58] El mayor general Benedict Arnold y los fusileros de Daniel Morgan jugaron un papel destacado en la derrota de Burgoyne, después de que Francia hubiese entrado en la guerra.[59]

Legado[editar]

En los entornos urbanos de Manhattan, Brooklyn y Trenton hay placas y monumentos colocados para conmemorar las acciones que tuvieron lugar en y alrededor de esos lugares.[60] [61] El campo de batalla de Princeton y el cruce de Washington son Monumentos Históricos Nacionales, con algunos parques estatales preservando la totalidad o parte de los lugares donde los acontecimientos de esta campaña se produjeron en esas áreas.[62] [63] El parque histórico nacional Morristown conserva lugares ocupados por el Ejército Continental durante los meses de invierno, al final de la campaña.[64]

Notas[editar]

  1. Fuerza máxima a principios de septiembre de 1776 (Fischer, 2004, p. 381)
  2. Fuerza máxima reportada a finales de agosto de 1776 (Fischer, 2004, p. 383)
  3. Fischer, 2004, p. 419.
  4. Fischer, 2004, pp. 76–78.
  5. Schecter, 2002, p. 60.
  6. Schecter, 2002, p. 61.
  7. Schecter, 2002, p. 67.
  8. Schecter, 2002, p. 67–90.
  9. Johnston, 1878, p. 63.
  10. a b Lengel, 2005, p. 135.
  11. Schecter, 2002, pp. 100–103.
  12. Fischer, 2004, pp. 89,381.
  13. Lundin, 1972, p. 109.
  14. a b Ketchum, 1973, p. 94.
  15. Ketchum, 1973, p. 103.
  16. a b c Ketchum, 1973, p. 104.
  17. Fischer, 2004, pp. 88–102.
  18. Ketchum, 1997, p. 116.
  19. Ketchum, 1973, p. 117.
  20. Schecter, 2002, pp. 170–174.
  21. Fischer, 2004, pp. 102–107.
  22. Fischer, 2004, pp. 109–125.
  23. Ridpath, 1915, p. 2531.
  24. Schecter, 2002, pp. 259-263.
  25. Fischer, 2004, p. 140.
  26. Schecter, 2002, pp. 266–267.
  27. Fischer, 2004, pp. 138–142.
  28. Fischer, 2004, p. 150.
  29. Schecter, 2002, pp. 262–266.
  30. Lengel, 2005, p. 289.
  31. Leckie, 1993, p. 471.
  32. Ketchum, 1973, pp. 181–189.
  33. Ketchum, 1973, p. 190.
  34. Ketchum, 1973, pp. 191–193.
  35. Lundin, 1972, p. 403.
  36. Ketchum, 1973, p. 269.
  37. Ketchum, 1973, p. 191.
  38. Ketchum, 1973, p. 192.
  39. Ketchum, 1973, p. 217.
  40. Schecter, 2002, pp. 259–263.
  41. Fischer, 2004, p. 137.
  42. Ketchum, 1973, p. 212.
  43. Fischer, 2004, pp. 182–190.
  44. Fischer, 2004, pp. 188–203.
  45. Fischer, 2004, pp. 209–307.
  46. Schecter, 2002, p. 267.
  47. Schecter,, p. 268.
  48. Fredriksen, 2001, p. 386.
  49. Ward, 1952, p. 837.
  50. Lengel, 2005, p. xlii.
  51. Ketchum, 1997, pp. 395–396.
  52. Ward, 1952, pp. 616–628.
  53. Ketchum, 1973, p. 324.
  54. Ketchum, 1973, pp. 325–326.
  55. Fischer, 2004, p. 427.
  56. Ketchum, 1973, pp. 388–389.
  57. a b Lengel, 2005, pp. 216–250.
  58. Lengel, 2005, pp. 220–221.
  59. Ketchum, 1997, p. 515.
  60. «Trenton Battle Monument». New Jersey DEP Division of Parks and Forestry. Consultado el 2010-04-12. (en inglés)
  61. «New York Freedom Trail». NYFreedom.com (1999). Consultado el 2010-04-12. (en inglés)
  62. «National Historic Landmark designation for Princeton Battlefield». National Park Service. Consultado el 2010-04-12. (en inglés)
  63. «National Historic Landmark designation for Washington's Crossing». National Park Service. Consultado el 2010-04-12. (en inglés)
  64. «Morristown National Historical Park – Things to do». National Park Service. Consultado el 2010-04-12. (en inglés)

Referencias[editar]

Otras lecturas[editar]

Enlaces externos[editar]