Camelidae

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Camélidos
Rango temporal: 45 Ma-0 Ma
Eoceno - Holoceno
Vicugna vicugna 1 AB.jpg
Vicugna vicugna.
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Artiodactyla
Suborden: Tylopoda
Familia: Camelidae
Gray, 1821
Tribus

Los camélidos (Camelidae) son una familia de mamíferos artiodáctilos del suborden tilópodos formada por tres géneros actuales y ocho extintos.

Historia y evolución de los camélidos[editar]

Los camélidos sudamericanos están emparentados con los camellos que habitan en África y Asia. La diferencia morfológica fundamental, es que éstos tienen joroba y son de mayor tamaño. La diferenciación y especiación ha sido el producto de un proceso evolutivo de millones de años.

Los camellos actuales son el resultado de un largo y complejo proceso evolutivo que tuvo su origen en América del Norte en el Eoceno Tardío hace unos 40 millones de años. En esa época aparecieron unos pequeños mamíferos a los que se les llamó Protylopus petersoni, parecidos a pequeños guanacos de sólo 30 centímetros de altura. A partir de este grupo, se originaron distintas especies que, en su evolución a lo largo de millones de años, fueron adaptándose a diferentes condiciones ambientales y aumentando gradualmente de tamaño.

Los hallazgos de restos fósiles muestran que hace aproximadamente 20 millones de años, los camélidos dominaban las zonas planas de América del Norte. Un estudio detallado de estos restos permitió clasificarlos en cuatro grupos con características propias (Titanotylopus, Paracamelus, Megatylopus y Hemiauchenia).

De estos cuatro grupos de camélidos, los dos más importantes son los Paracamelus y los Hemiauchenia porque dieron origen a todas las especies actuales.

Los tylopodos poseían 4 dedos en sus patas, pero en algún momento durante el Oligoceno y el Mioceno perdieron los dedos laterales, los primeros tipos de camélidos probablemente no tenían joroba y se parecían a las llamas. Durante el Oligoceno algunos camélidos desarrollaron cuellos largos que les permitió ver sobre los árboles y arbustos.[1]

Origen de los camélidos en Norteamérica y su ulterior dispersión.

Debido al enfriamiento de la tierra durante el Mioceno y el Plioceno, las sabanas se incrementaron y los camélidos tuvieron que crear adaptaciones a las nuevas condiciones, como el alargamiento de sus patas, la aparición de coronas en sus dientes, necesarias para masticar los pastos. Muchos camélidos se extinguieron por estos eventos, como el Oxydactylus(un camello con un cuello como una jirafa), Stenomylus (parecido a una gacela muy pequeña) o Alticamelus (media más de 5 metros de altura, y fue el primero de los camélidos gigantes).[1]

A partir del plioceno y el pleistoceno la temperatura empezó a ser más variada en todo el globo terrestre y se unieron norte América y Sudamérica, además se creó casi que un puente de tierra entre norte América y Eurasia, permitiendo que los Paracamelus y los Hemiauchenia que dieron origen a todas las especies actuales cruzaran del antiguo mundo a América.[1]

Esto permitió además la llegada de depredadores de todas partes a norte América, además los camélidos que habían emigrado se habían encontrado ahora con depredadores nativos de dichos lugares, a los que estaban pobremente adaptados, y cuyo mejor mecanismo de defensa fue retirarse a las zonas desérticas (África y a las zonas montañosas de Sudamérica).

Los Paracamelus que vivieron durante el Mioceno tenían algunas especies gigantes como la de los géneros Gigantocamelus y Alticamelus que podían superar los cuatro metros de altura (más grandes que los actuales elefantes). Algunos Paracamelus migraron hace aproximadamente 3 millones de años (comienzo del Pleistoceno) a través del estrecho de Bering, desde América del Norte a Eurasia, y se extendieron por toda Europa, el norte de África y China. El registro fósil en España muestra que los paracamélidos andaban en rebaños muy parecidos a los de los camellos adultos.[2]

Cladograma mostrando la posición de Camelidamorpha.

El único fósil de la especie Paracamelus aguirrei se encontró en España, esta especie llegó a la península ibérica desde norte América o del norte de África, la llegada de esta especie durante el Mioceno superior coincide con el evento de mayor dispersión y entrada de taxones a la península ibérica, conocido como el turolian superior. También se han encontrado fósiles de paracamelus en áreas cercanas (Alicante, Murcia) datados en 6.1 millones de años contradictorio a la fecha que se estima para la llegada de los camélidos a Europa hace 3 millones de años.[2]

Es a partir de los Paracamelidos, que evolucionan los camellos jorobados: el camello y el dromedario actual, que pertenecen al género Camelus.

Por otro lado, los Hemiauchenios se originaron de los pliauchenia que aparecieron entre 9 y 11 millones de años atrás en las praderas de América del norte. Dando origen al género hemiauchenia hace 10 millones de años. Algunas especies de este género migraron hacia el sur, hace aproximadamente 3 millones de años, durante la transición del Plioceno al Pleistoceno, (casi en la misma época en que los antecesores de la tribu camelini emigraron a Asia por el estrecho de Bering), pasando por el istmo centroamericano, invadiendo las planicies y pampas de Sudamérica.[3]

Aunque un estudio publicado en el 2007 por la universidad de Jiao tong en Shanghái basado en la filogenética mitocondrial sugiere que la divergencia de las dos tribus pueden ocurrir en el Mioceno temprano, es mucho antes de lo que se deduce del registro fósil (11 millones de años). Además al reconstruir la historia evolutiva de los camélidos en base a secuencias cytb (reloj molecular de genomas mitocondriales) sugirió que la división de camello bactriano y el dromedario puede haber ocurrido en América del Norte antes de que la tribu Camelini emigrara de América del Norte a Asia.[4]

Ya en Sudamérica la separación entre los géneros llama y vicuña ocurrió hace dos millones de años aproximadamente.

Hace unos 10 a 12 mil años atrás, en la época helada del Pleistoceno, se extinguieron todos los camélidos que había en América del Norte. En América del Sur desaparecen los Hemiauchenia y los Paleolama, y quedan solamente los guanacos del género Lama y la vicuña del género Vicugna.

La domesticación tuvo lugar mucho tiempo después. Aunque se acepta por la mayoría de los investigadores que el origen de la domesticación de los camélidos sudamericanos se restringe a los Andes, todavía no existe acuerdo en cuanto a la cronología y si existieron uno o varios centros de domesticación. La mayoría de la información arqueológica sobre la domesticación proviene de la región central de los Andes (Perú), de varios sitios de la puna de Junín. Estas investigaciones sitúan la domesticación entre los 9000 y los 2500 años a.C y a una altura de 4000 metros sobre el nivel del mar.[3]

Aunque se ha sugerido una hibridación entre los ancestros de los géneros Lama y Vicugna estudios moleculares realizados en la universidad de Oviedo (España) contradicen dicha teoría, encontrando que la vicuña es más bien un género intermedio entre los géneros Camelus y Lama. Además se encontró que el género Vicugna es de los camélidos sudamericanos el más cercano a los camélidos del viejo mundo; sugiriendo que este género es el antecesor de los camélidos domésticos de Sudamérica; además su periodo de reproducción es el mismo que los camélidos del viejo mundo (febrero a marzo).[5]

Allí se diversificaron dando lugar también a la Paleollama, Lama y Vicugna; grupos que presentan adaptaciones para resistir la escasez de oxígeno y el forraje de las grandes alturas para resistir las condiciones adversas del altiplano andino, donde son producidos domésticamente como el mayor medio de subsistencia de las comunidades campesinas de estas zonas.[3]

Taxonomía[editar]

Camello bactriano salvaje.

La sistemática actual incluye a todos los representantes actuales en la subfamilia Camelinae, que está subdividida en tribus:

Géneros y especies[editar]

Géneros extintos de camélidos[editar]

Nombre Época
Aepycamelus Mioceno
Camelops Plioceno-Pleistoceno
Oxydactylus Oligoceno-Mioceno
Poebrotherium Eoceno-Oligoceno
Procamelus Mioceno
Protylopus Eoceno
Stenomylus Mioceno-Pleistoceno
Titanotylopus Mioceno-Pleistoceno

Citas y Referencias[editar]

  1. a b c Irwin, Robert (2010). Camel. Inglaterra: Reaktion books LTD. ISBN 9781861896490. 
  2. a b Félix Pérez-Lorente; Cayetano Herrero; Emilio Herrero; Plinio Montoya (2009). «Paracamelichnum Jumillensis n.ichnogen. n.ichnosp., Upper Miocene Camelidae Ichnites from the Hoya de la Sima site (Murcia, Spain)». Ichnos (Universidad de La Rioja) 16 (3):  p. 13. doi:10.1080/10420940802686087. ISSN 1563-5236. http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/10420940802686087. 
  3. a b c Pinto Jiménez, Chris Evelyn; Martín Espada, Carmen; Cid Vázquez, María Dolores (2010). «Camélidos sudamericanos: clasificación, origen y características». Revista complutense de ciencias veterinarias 4 (1):  pp. 23-26. ISSN 1988-2688. http://revistas.ucm.es/index.php/RCCV/article/view/RCCV1010120023A/22349. 
  4. Peng Cui; Rimutu Ji; Feng Ding; Dan Qi; Hongwei Gao; He Meng; Jun Yu; Songnian Hu et ál. (18 de julio de 2007). «A complete mitochondrial genome sequence of the wild two-humped camel (Camelus bactrianus ferus): an evolutionary history of camelidae». BMC Genomics 8 (241). doi:10.1186/1471-2164-8-241. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1939714/?tool=pubmed. 
  5. Daniel Campo; Andres Alvarado; Gonzalo Machado-Schiaffino; Ialah Naji; Rafael Pelaez; Francisco Quiros; Olga Rodriguez; Ana G. F. Castillo et ál. (2009). «Inquiry-based learning of molecular phylogenetics II: the phylogeny of Camelidae». Journal of Biological Education 43 (2, Spring 2009):  pp. 78-80. http://www.evolutionsbiologie.uni-konstanz.de/gonpdf/6.pdf. 

Enlaces externos[editar]