Camarzana de Tera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Camarzana de Tera
Municipio de España
Bandera de Camarzana de Tera
Bandera
Escudo de Camarzana de Tera
Escudo
PUEBLOMEDIANA.JPG
Vista parcial de Camarzana de Tera.
Camarzana de Tera
Camarzana de Tera
Ubicación de Camarzana de Tera en España.
Camarzana de Tera
Camarzana de Tera
Ubicación de Camarzana de Tera en la provincia de Zamora.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile and León.svg Castilla y León
• Provincia Bandera de Zamora.svg Zamora
• Comarca Benavente y Los Valles
• Mancomunidad Valle del Tera
Ubicación 41°59′41″N 6°01′35″O / 41.9946409, -6.0264373


Coordenadas: 41°59′41″N 6°01′35″O / 41.9946409, -6.0264373
• Altitud 777 msnm
• Distancia 73,5 km a Zamora
Superficie 47,62 km²
Núcleos de
población
Cabañas de Tera
Camarzana de Tera
San Juanico el Nuevo
Santa Marta de Tera.
Población 905 hab. (2013)
• Densidad 19 hab./km²
Gentilicio camarzanés/sa
Código postal 49332
Alcalde (2011) Francisco Martínez San Román (PP)
Sitio web Ayuntamiento de Camarzana de Tera
[editar datos en Wikidata]

Camarzana de Tera es un municipio y localidad española de la provincia de Zamora y de la comunidad autónoma de Castilla y León.[1]

Pertenece a la comarca de Benavente y Los Valles y, según los datos oficiales del (INE 2013), cuenta con una población de 905 habitantes.

Historia[editar]

Los vestigios más antiguos del pueblo se remontan a la Edad de Hierro, en la que el pueblo se asentaba en una zona elevada y muy protegida llamada castro. De las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo, se han encontrado multitud de vasijas de cerámica y los cimientos de las típicas pallozas celtas, de forma circular.

El castro, como primitiva población, dejó paso a una nueva villa romana asentada a su abrigo. De esta época aún aparecen multitud de fragmentos de mosaicos romanos así como restos de infraestructuras urbanísticas como adoquines de calles o alcantarillado.

La Edad Media también dejó algún vestigio en este pueblo y así a través de las crónicas del monasterio de la población vecina de Santa Marta de Tera tenemos constancia de la existencia de un pujante monasterio llamado de San Miguel que debió tener una gran actividad antes de que fuese destruido por las tropas de Almanzor en la incursión de éste a Santiago de Compostela. El pueblo pertenecía entonces al Reino de León.

Actualmente el pueblo es una comunidad agrícola-ganadera y de servicios que sufre, como todos los núcleos rurales de la zona una despoblación progresiva. Algunos indicios de recuperación económica a través de las subvenciones a ciertos productos agrícolas y ganaderos unidos al turismo de temporada han comenzado a reactivar su economía.

Geografía y demografía[editar]

El municipio tiene una superficie de 47,62 km² y las siguientes coordenadas geográficas: latitud, 41.997°; longitud: -6.029', y altitud, 777 msnm.

La densidad poblacional es de 19 habitantes/km². Analizando los datos existentes desde el año 1900, año en el que Camarzana contaba con 1316 habitantes, la población alcanza su máximo en 1950, cuando llega a los 1769. Desde entonces, siguiendo la tónica general de las zonas rurales en España, la población ha ido descendiendo. Entre los años 1986 y 2004, el municipio perdió el 26% de su población. Entre 2004 y 2007 se produjo una leve recuperación, pero que a día de hoy no se mantiene pues el municipio va perdiendo población cada año.[2] (INE).

Iglesia de Camarzana.
Evolución demográfica de Camarzana de Tera entre 1986 y 2013

Fuente: Gráfica elaborada por Wikipedia.

Además de la localidad de Camarzana de Tera, el municipio está formado por otros tres núcleos de población: Santa Marta de Tera, San Juanico el Nuevo y Cabañas de Tera. Fueron municipios independientes hasta mediados del siglo XIX.[3]

El actual padrón municipal de habitantes muestra el siguiente resumen numérico de población:

  • Varones: 446
  • Mujeres: 456
  • TOTAL: 905 habitantes

La localidad de Camarzana de Tera, sin tener en cuenta las otras localidades de las que está formado el municipio, tiene actualmente 493 habitantes, de los cuales 244 son varones y 249 son mujeres.

Arte[editar]

Monasterio de Santa Marta.

Deben destacarse dos elementos arquitectónicos de gran interés: su iglesia parroquial, que aloja en su interior un bello retablo barroco y su ermita de la Trinidad en la que, a pesar del expolio, podemos admirar un bello retablo.

Mención aparte merece su arquitectura rural tradicional que aún conserva algunas muestras de casas de adobe y tapial con prácticos balcones de madera en la fachada y corredores también de madera en la parte posterior.

En el año 2007 se llevaron a cabo unas excavaciones arqueológicas que descubrieron unos mosaicos romanos en un solar del pueblo. Dichos mosaicos se encuentran en un solar de unos 700 metros cuadrados en el que se prevé la construcción de un museo.

Festividades[editar]

Merece destacarse la Fiesta de la Trinidad, que se celebra en la ermita de su nombre y que data del siglo XVII; en ella, además de las ceremonias religiosas, los cofrades ofrecen a todos los asistentes el típico pan, queso y vino de la zona, que es degustado a la sombra de los fresnos y chopos que rodean a la ermita. Se celebra a finales de mayo o principios de junio, dependiendo de la fecha de la Semana Santa.

La fiesta patronal de La Asunción, el 15 de agosto, aún conserva algunos vestigios tradicionales del pasado, como la Procesión de la Asunción que recorre el día 15 las calles del pueblo y la de San Roque, al día siguiente, como agradecimiento a la cura de la peste bubónica, que se remonta a épocas medievales.

Ecología[editar]

El pueblo dispone de dos zonas claramente delimitadas y ricas en fauna y flora; por un lado el monte, donde predomina la encina con todo su cortejo (retamas, jara, tomillo) y se puede encontrar una gran variedad de pequeños mamíferos, como el conejo o la liebre. Gracias al aislamiento provocado por la construcción de la autopista A-52, los venados de la cercana sierra de la Culebra se han estabilizado en la zona. También se ha recuperado el cernícalo.

El bosque de ribera de las orillas del río alberga una flora exuberante de alisos y fresnos unida a un curso de agua cambiante que pasa de tranquilos remansos a pequeños rápidos, para delicia de los oídos. La población de pájaros cantores es abundante y no faltan tampoco poblaciones de patos migratorios.

Desgraciadamente, la fauna fluvial está prácticamente extinguida debido a la construcción de varias presas en el curso alto del río, lo que ha ocasionado una alteración antinatural de la temperatura del agua, con la imposibilidad de que los huevos de los peces eclosionen y así, poco a poco, han ido desapareciendo las poblaciones de trucha común, barbos o bogas que no hace muchos años hacían las delicias de todos los pescadores de la zona.

Gastronomía[editar]

Corredor de una casa rural.
Ermita de la Trinidad.

En cuanto a su gastronomía, merecen destacarse algunas recetas tradicionales relacionadas con los productos de la zona y de gran tradición familiar.

Una de estas recetas es el hígado de cerdo asado a la brasa: en la matanza del cerdo, una vez que se le extraía el hígado, éste era asado en la brasa de la encina, se le rehogaba con aceite de oliva, vinagre y sal y, acompañado de un vaso de vino, se servía como aperitivo antes de la comida tradicional de la matanza.

Otra de las recetas asociadas a la matanza es un postre que actualmente resulta un poco fuerte, pero que para otras épocas era muy energético y necesario, dado el duro trabajo que se realizaba: los "cuscarones". Se elaboraban con manteca de cerdo, harina, agua y miel. Se mezclaba el agua y la manteca y cuando estaban muy calientes, se les añadía harina lentamente removiendo constantemente para evitar grumos; una vez que se espesaba se añadía la miel para darle un sabor dulce y se servía el postre muy caliente.

Tradiciones agrícolas y ganaderas[editar]

Siega

Antiguamente con la llegada del verano aparecían una serie de faenas agrícolas relacionadas con los cereales (trigo, cebada o centeno). Esta faena pasaba por varias fases, todas ellas recogidas en la tradición literaria y musical de la zona. Se comenzaba por la siega de los cereales en las tierras, le seguía el acarreo (en carros de madera tirados por vacas) ya en las eras el trigo se disponía en grandes medas hasta que comenzase la trilla en la que se empleaban no sólo a las vacas sino también a caballos, mulas e incluso burros. Una vez trillado, se emparvaba y se esperaba a que llegase el viento para limpiar la parva y separar así el trigo de la paja. La faena de la era se terminaba cuando la paja era llevada a los pajares para el sustento de la ganadería o para servir simplemente de cálida cama a los animales en los fríos inviernos.

Vendimia

Otra de las tradiciones, aún conservada, es la vendimia. El pueblo dispone de un número considerable de viñas aunque no hay una variedad predominante, por lo que no podemos hablar de un vino selecto aunque si ecológico y artesanal debido a su composición y elaboración. Antiguamente la vendimia se realizada en talegones de mimbre en los que se recogía la uva que era transportada al lagar de las bodegas excavadas manualmente en los barreros que rodean al pueblo. Una vez extraído el mosto, se introducía en grandes cubas de roble y allí junto con los rabos y casullos de la uva se dejaba fermentar hasta que una vez reposado y perdido su dulzor se comenzaba a consumir como vino joven para alegrar las largas veladas invernales, las felices celebraciones familiares (bodas, bautizos...) así como también estaba presente en las tristes despedidas de los seres queridos (quizás por el dicho de olvidar las penas).

Matanza del cerdo

Otra de la tradiciones que aún se conserva en Camarzana de Tera es la Matanza del cerdo. Ésta era una faena que implicaba a todos los miembros de la familia, desde el abuelo hasta el más pequeño y también era un motivo para reunir a todos los familiares ya que no sólo participaban los más cercanos sino que también los tíos, primos y parientes. Incluso los vecinos eran invitados a tal esperado festín. Las matanzas comenzaban cuando las primeras heladas hacían su aparición, a mediados de noviembre y se extendían hasta principios de febrero. Una vez que el cerdo era amarrado a un banco de madera y sujetado por los hombres más fuertes, el matarife con su cuchillo cumplía con su función de una manera impecable y la sangre era recogida en un barreño ya que era uno de los condimentos de múltiples platos.

Una vez muerto el cerdo, era chamuscado con "encaños" de pajas de centeno que se habían hecho en la época de la trilla; seguidamente se lavaba empleando para ello tejas y agua muy caliente. Por fin el cerdo se abría y se extraía el interior que se guardaba en baldes para proceder a su lavado para conseguir las tripas donde se envasarían los chorizos. El cerdo era expuesto durante 24 horas en un cuarto frío y al día siguiente se le deshacía, separando las diferentes partes para su consumo inmediato o posterior: jamones, espalda, espinazo, orejas, etc. Con la carne se elaboraban los "chichos" con pimentón, ajo, orégano y agua, que servía para envasarlos en tripas y elaborar el tradicional chorizo zamorano. Los jamones se salaban y se consumían llegado el verano. Aún quedaba otra faena que era la de deshacer la manteca, faena que se realizaba en una gran caldereta de cobre colgada, puesta sobre el fuego en la que se añadía parte del tocino del cerdo. Una vez extraída la grasa, ésta se almacenaba en barreños y servía como condimento de la mayor parte de las recetas culinarias tradicionales (desde las sopas de patatas de los desayunos hasta las sopas de ajo de la cena).

Elecciones y Gobierno local[editar]

El alcalde de Camarzana de Tera es Francisco Martínez San Román, perteneciente al PP. En el ayuntamiento, este partido tiene tres concejales, el PSOE 3 y UPL 1.

En las elecciones Municipales del 2011, el Partido Popular obtuvo 40,10% de los votos en el municipio, el Partido Socialista Obrero Español obtuvo 32,70% , UPL el 14,29% y UPZ-ADEIZA EL 9,98% En las elecciones Municipales del 2011 votaron 595 personas (76,98 %), se abstuvieron 183 ( 25,52 %), Nulos 14 ( 2,35%) y en blanco 17 (2,93%)

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]