Calpulalpan

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Calpulalpan
Municipio de México
Gimnasio calpulalpan.jpg

Gimnasio Calpulalpan.

Otros nombres: La Puerta Grande de Tlaxcala
Calpulalpan ubicada en México
Calpulalpan
Calpulalpan
Localización de Calpulalpan en México
Calpulalpan ubicada en Tlaxcala
Calpulalpan
Calpulalpan
Localización de Calpulalpan en Tlaxcala
Coordenadas: 19°35′13″N 98°34′06″O / 19.587083333333, -98.568333333333Coordenadas: 19°35′13″N 98°34′06″O / 19.587083333333, -98.568333333333
Cabecera municipal Calpulalpan
Idioma oficial Español
Entidad Municipio
 • País Bandera de México México
 • Estado Flag of Tlaxcala.svg Tlaxcala
Presidente municipal Vicente Hernández Roldán PAN Party (Mexico).svg
Superficie  
 • Total 254,82 km²[1]
 • Tierra 254,71 km²
 • Agua 0,11 km²
Altitud  
 • Media 2.580 msnm
Clima Templado Subhúmedo [2]
Población (2010) Puesto 7.º de 60
 • Total 44 807 hab.[1]
 • Densidad 175,84 hab/km²
Gentilicio Calpulalpense
IDH (PNUD/2010) Crecimiento 0.814 – Muy Alto [3] [4]
Huso horario Tiempo del Centro (UTC -6) [5]
 • en verano UTC -5 [6]
Código postal 90200
Prefijo telefónico 749
Código INEGI 29006
Patrón San Antonio
Fundación 1608
Sitio web oficial
[editar datos en Wikidata]

Calpulalpan (en náhuatl: Calpol-lálpan, «En las Casas O En las Casonas»)?. Es un municipio y ciudad del estado mexicano de Tlaxcala.[7] El nombre deriva de los vocablos Cal, apócope de Calli, que quiere decir Casa, o de Calpol, que significa Casona, y de Pan, que se traduce como sobre, de, o en. Cuenta con 44 807 habitantes y su cabecera es la Ciudad de Calpulalpan.

Se ubica en la región de El Espolón De La Sierra Nevada en el Altiplano central mexicano a 2,580 msnm. Pertenece a el III Distrito Electoral Federal de Tlaxcala. Y se le conoce como «La Puerta Grande de Tlaxcala» [8] Limita al norte con el Estado de Hidalgo, al sur con Nanacamilpa, al oriente con Lázaro Cárdenas, y al poniente colinda con el Estado de México. Calpulalpan está a tan solo 67.7 km de la capital del estado, a 87.3 km de la Ciudad de Puebla y 70.8 km de la Ciudad de México.

Calpulalpan fue un poblado indígena y lugar de paso para los comerciantes pochtecas que se dirigían a la gran Tenochtitlán. En 1560, los españoles edificaron la iglesia y los conventos de San Simón y San Judas. En 1608, se consolidó como villa hispana con el nombre de San Antonio Calpulalpan. En 1937, fue elevada a la categoría de ciudad con su nombre actual, pertenecía al Estado de México, no fue sino hasta el 16 de octubre de 1874 que paso a formar parte del Estado de Tlaxcala.

Historia[editar]

Época Prehispánica[editar]

El interés por Calpulalpan se centró en los grupos prototeotihuacanos. Los centros mayores o pueblos de ocupación teotihuacanos durante esta subfase temprano, fueron Los Cerritos o las colinas de Calpulalpan, sitio ubicado hacia el sudeste del poblado del mismo nombre. En la subfase tardía destacaría la ciudad de Tecoaque, situada a escasos 6 kilómetros al oeste del actual Calpulalpan; destaca otro pueblo grande al noroeste del cerro de San Nicolás, conocido como Los Cerritos de San Nicolás, así como otros asentamientos menores. Los asentamientos contaban con estructura cívico-religiosas construidas sobre plataformas, usadas también para casa habitación. Sobre estas plataformas levantaron estructuras arquitectónicas con una altura de 4 metros en promedio. Curiosamente, siendo asentamientos teotihuacanos no hicieron uso del talud-tablero utilizado en la metrópoli, sino de la técnica Tenanyecac de Tlaxcala que consistía en la construcción de taludes superpuestos. El estuco utilizado por los teotihuacanos para recubrir taludes y pisos fue de mejor calidad que el usado por la fase cultural Tenanyecac, en Tlaxcala. Entre los elementos arquitectónicos descubiertos en los asentamientos teotihuacanos de Calpulalpan destaca el juego de pelota.

Los elementos líticos de uso cotidiano fueron muy similares entre los asentamientos teotihuacanos de Calpulalpan y los de fase Tenanyecac de Tlaxcala, con la característica de que ambos grupos usaron la obsidiana de color verde con mayor preferencia sobre otras rocas. Sólo en la confección de manos de molienda, las fabricadas por los teotihuacanos tuvieron mejor acabado que las tlaxcaltecas de la fase Tenanyecac. La escultura teotihuacana en la zona de Calpulalpan fue escasa, aunque se han detectado algunos "yugos" lisos y otros con decoración en bajo relieve, además de las famosas "palmas" y "anillos", usados en el juego de pelota. Ambos elementos de la lapidaria pulida, muestran la clara influencia que estos grupos recibieron de los pueblos que habitaban la costa del golfo centro-sur.

La cerámica teotihuacana encontrada en los asentamientos de Calpulalpan, es la misma que se usaba en la metrópoli. En su mayoría es monocroma color café, de tonos negro y rojo. Hay algunos exponentes de cerámica bicroma en rojo sobre café, o rojo sobre color bayo y escasamente se encuentran ejemplares tricomanos en rojo, café y ocre o café claro pulido. Las formas de la cerámica teotihuacana descubierta en Calpulalpan se refieren a cajetes con paredes y bases convexas; cajetes y platos de base plana y paredes divergentes, con o sin soportes-botón, ollas, floreros, así como vasijas "miniatura". La decoración consiste en incisiones o excavaciones, o bien pintada con elementos geométricos y rasgos simbólicos. Pero además se encuentra en abundancia la cerámica decorada de color anaranjado delgado, en recipientes de paredes y bases convexas, con base anular, además de pequeños candelabros.

La importancia de estos asentamientos en Calpulalpan y otros lugares de Tlaxcala para la metrópoli de Teotihuacán, destaca que el desarrollo urbano de Teotihuacán coincide con el de Mitla y Monte Albán en Oaxaca, El Tajín en el Golfo Central y el de Cholula en el Valle poblano -tlaxcalteca. El itinerario comercial iba de Teotihuacán pasando por Cuaula, Tecoaque y su terminal en Calpulalpan. De aquí partían otras dos rutas más, rumbo a los otros 2 bloques teotihuacanos. Es de suponerse que de Calpulalpan se abría otro camino que se conectaba con Cholula y de ahí al Valle de Oaxaca, y probablemente con los grupos que habitaban los estados de Morelos y Guerrero. Del año 650 al 900, Calpulalpan sigue dependiendo culturalmente de la esfera teotihuacana-coyotlatelco. La influencia de la metrópoli disminuye con la separación del norte de Tlaxcala y del corredor teotihuacano de Apizaco a Huamantla, que se incorpora a los asentamientos más antiguos de Tlaxcala dentro de la fase cultural Texcalac.

La esfera teotihuacana se reduce a la región de Calpulalpan y a su vecino más próximo en el actual estado de Hidalgo, la región de Apan. En su conjunto los asentamientos teotihuacano descienden a 56; de los cuales 36 quedan en Tlaxcala y el resto en el estado de Hidalgo. Como consecuencia de la pérdida del norte y del corredor teotihuacano de Tlaxcala, la población de los asentamientos disminuye a 24 085 respecto de los 85 000 que existieron en su máximo esplendor. El grupo mayor de poblaciones teotihuacanos-coyotlatelco, se ubica alrededor del pueblo grande o ciudad de "Los Cerritos" de Calpulalpan, constando de 25 asentamientos que ocupan una superficie de 215 km2. Los asentamientos de Calpulalpan, pese a depender hegemónicamente de Teotihuacán, mantuvieron contactos con los grupos del valle poblano y con Cacaxtla, así como con las del Golfo de México y con las del sur de Puebla y Oaxaca. Al cerrarse el corredor teotihuacano de Apizaco a Huamantla, Calpulalpan adquiría nuevamente relevancia para la cuenca de México, al trazarse una ruta comercial que conecta Teotihuacán y Calpulalpan con Cholula, vía San Martín Huejotzingo, o bien con Cacaxtla.

Por primera ocasión los grupos de mayor tradición en Tlaxcala, en su fase Texcalac, ponen un pie en Calpulalpan mediante tres asentamientos: hacia el oriente, inmediato al cerro de San Nicolás, que van a convivir con 146 asentamientos toltecas; los de Amantla, localizados al sur y al oeste de la actual población de Calpulalpan. Estos últimos asentamientos distribuidos en una superficie de escasos 120 km2 y con una población de apenas 8 200 personas. Los datos anteriores nos indicarían que los asentamientos toltecas de la cultura Amantla, encontraron mejores condiciones para su desarrollo en el estado de Hidalgo, o bien, que la región de Calpulalpan entró en una serie de conflictos aún no precisados, pues sus asentamientos muestran por primera vez elementos arquitectónicos de fortificación.

La Colonia[editar]

Los moradores de Calpulalpan descendientes de los arquitectos que construyeron y soñaron a Teotihuacán, de los herederos de los dioses en Tula, y de los chichimecas, que con Nezahualcoyotl habían humanizado la naturaleza a través de la poesía, no aceptaron el trabajo forzado de los encomenderos españoles y se refugiaron en la sierra de los volcanes. La población de Calpulalpan no sólo sufrió la falta de alimentación y la desnutrición de la vida nómada a la que ya no estaban acostumbrados, sino padeció las enfermedades que trajeron los conquistadores, entre ellos la viruela que diezmó la población.

Los frailes lograron que en 1525 el virrey Antonio de Mendoza concediera una merced a la comunidad del pueblo de Calpulalpan, consistente en dos sitios de estancia para ganado mayor, y otros seis de estancia para ganado menor. Los de mayor estaban ubicados en los lugares conocidos como: Mitepec, Amicuilpa, Cocotla, Hiloacan y Tlatzacualolan; los otros seis en los sitios conocidos como: Cuaxicaltepetlxcotepec, Cuamila, Cuautlamazapantecuartzatziolollan, Tetzmolantetizillan, Tecalticpantlaxoxoacan, Cuauhtlacuahzollapan, Amellalcoatlachimelpa y Yezotitlillan.

Las tierras que conformaban la merced fueron delimitados por Fray Bartolomé de Las Casas, quien tenía el nombramiento de alcalde mayor de la ciudad de Texcoco. El virrey condicionó la merced a la congregación de los indios macehuales y en un año se asentaron en dicho lugar, pues posterior a la bárbara destrucción del Calpulalpan prehispánico por Sandoval, los calpulalpenses se habían remontado a la sierra nevada. Esta merced se expidió en 1545, pero no fue sino hasta el 11 de enero de 1548 cuando las tierras mencionadas fueron entregadas con gran solemnidad a don Francisco Toto Quihuatzi, cacique de Calpulalpan, a quien acompañaban los principales.

La Independencia[editar]

La invasión napoleónica a España fue conocida en Calpulalpan durante 1808, causando inquietud entre sus habitantes. Los acontecimientos del 15 de septiembre de 1810 en Dolores Hidalgo fueron como un eco que se extendió a lo largo y ancho de la geografía nacional. Calpulalpan no fue la excepción. Para 1911 don Mariano Aldama llegó a Calpulalpan, haciendo un recorrido hasta Zacatlán a fin de organizar la insurgencia. Entre los insurgentes de la región destaca la figura del infatigable don Eugenio Montaño, quien murió en el paraje de las Tortolitas, cercano a Calpulalpan, el 21 de julio de 1815, combatiendo a las fuerzas realistas. Desde 1811 se combatió permanentemente en Calpulalpan, Apan, Huichapan, Tulancingo y Zacatlán, bajo el mando de los insurgentes Francisco Osorno, los hermanos Villagrán y el coronel Miguel Serrano.

En 1821 de conformidad con la constitución española de Cádiz se convoca a la elección del primer Ayuntamiento de Calpulalpan, que integraron José Manuel de los Santos como presidente municipal y Francisco Segura como secretario. Los enfrentamientos entre liberales y conservadores, además de la presencia de andas de facinerosos, mantienen en la zozobra a la población de Calpulalpan, hasta que apareció por la región la figura señera de Antonio Carvajal, quien propició la paz social y dio garantías a la laboriosa población de Calpulalpan. Tlaxcala recobró su soberanía con la Constitución de 1857, pero los titubeos de Ignacio Comonfort por aplicarla, llevaron al país a un nuevo enfrentamiento. El Presidente Benito Juárez, quien asumió la presidencia de la República por ministerio de Ley, nombra al coronel J. Jesús Moreno Jefe de las fuerzas liberales de Tlaxcala, quien por circunstancias de carácter estratégico incorpora la municipalidad de Calpulalpan a su jurisdicción militar. Los ciudadanos de Calpulalpan y las autoridades del estado de México no objetaron alguna la medida. No obstante, los ciudadanos de Calpulalpan sentían más cercana la ciudad de Tlaxcala, que la lejana ciudad de Toluca.

Nuevamente por consideraciones estratégicas, el Presidente Benito Juárez determina, a solicitud del jefe del Ejército de Oriente, que Calpulalpan quede bajo la soberanía del estado de Tlaxcala. Los calpulenses que habían encontrado trato cordial y generoso de las armas tlaxcaltecas durante la revolución de Ayutla, aceptaron la medida presidencial en aras de la salvación de la patria, ante el inminente peligro de que se convirtiera en un protectorado francés. A la arenga que el gobernador tlaxcalteca, J. Manuel Saldaña. Los contingentes de los municipios de Calpulalpan, Apan y Tepeapulco fueron claves para que los cuerpos del Ejército de Oriente, movilizados desde Veracruz, Oaxaca y Puebla, comenzaran el 9 de marzo de 1867 el ataque a las fuerzas intervencionistas que ocupaban Puebla. El 2 de abril de ese año, el Ejército de Oriente tomaba la ciudad de Puebla.

Tlaxcala jamás olvidó que Netzahualcoyotl, señor de Texcoco, había decidido ceder Calpulalpan a la República de Tlaxcala, ni que las malas artes de los tenochcas le habían privado de tierras tan fértiles. Las circunstancias adversas habían reunido nuevamente a Tlaxcala y Calpulalpan. Al concluir la guerra de intervención francesa, el secretario de Gobernación, Lic. Sebastián Lerdo de Tejada, dirigió una comunicación al Ayuntamiento de Calpulalpan y al gobierno del estado de Tlaxcala, fechada el 20 de mayo de 1868, indicándoles que una vez superada la emergencia nacional causada por la guerra de intervención francesa, Calpulalpan volvía a depender políticamente del gobierno del estado de México.

En función de esa argumentación Lira y Ortega integra el distrito rentístico de Ocampo con los municipios de Calpulalpan, Hueyotlipan y Españita, teniendo como cabecera a Calpulalpan, cuyos habitantes convocados a participar en el Congreso Constituyente eligen a un diputado local, quien colabora en la redacción de la segunda Constitución local de Tlaxcala. Por otra parte, la convocatoria del gobierno de la República para integrar el Congreso General, acepta que los distritos locales de Morelos y Ocampo elijan un diputado federal, siendo Calpulalpan la cabecera del nuevo distrito federal. Como consecuencia de estos acontecimientos, los calpulalpenses que han adquirido en la práctica carta de ciudadanía tlaxcalteca, solicitan a su diputado local José González Vargas y a su diputado federal Rafael Casco, así como al gobernador Miguel Lira y Ortega, su intervención ante el Secretario de Gobernación para que quedara sin efecto el acuerdo por el cual cesaba la emergencia y Calpulalpan regresara a formar parte del estado de México.

Miguel Lira y Ortega acepta el encargo de los calpulalpenses y se dirige a don Sebastián Lerdo de Tejada, solicitándole dejar sin efecto el acuerdo de la Secretaría de Gobernación sobre Calpulalpan, argumentando que el poder Ejecutivo de la Federación jurídicamente estaba imposibilitado para modificar la división territorial del estado de Tlaxcala, en virtud de que el Congreso General admitió un diputado federal por el distrito tlaxcalteca con cabecera en Calpulalpan, considerándolo legalmente parte del territorio de Tlaxcala. A ello habría que considerar que sólo el Congreso estaba facultado para realizar modificaciones de ese carácter. Valentín Gómez Farías, convienen la unión de Calpulalpan a Tlaxcala, obligándose el gobierno de este último a pagar la deuda pública del estado de México que se reportaba hasta el 29 de abril de 1868. El convenio fue sometido a la aprobación de las dos legislaturas locales y al Congreso General. Aprobado por las tres legislaturas, Calpulalpan quedó definitivamente reincorporado al estado de Tlaxcala, el 16 de octubre de 1874. Esa fecha fue decretada por el congreso local como fiesta estatal, para conmemorar la reincorporación de Calpulalpan a Tlaxcala, que no la anexión; pues Tlaxcala siempre lo consideró, a partir de la generosa decisión de Nezahualcoyotl, parte del territorio tlaxcalteca.

El Porfiriato[editar]

Las encomiendas otorgadas por Hernán Cortés a sus soldados en Calpulalpan, fueron el embrión de la formación de enormes latifundios que se transformarían en haciendas cerealeras y pulqueras, además de madereras durante el porfiriato, mismas que al conectar Calpulalpan con los ferrocarriles Interoceánico y Mexicano, abrió el mercado del Altiplano de México a su producción. A las seis de la mañana en las haciendas de Calpulalpan, y tal vez en otras más, se oía cantar el "alabado". Los peones eran levantados a las cinco de la mañana, por los capataces que pateaban las puertas de sus míseras moradas, para que a las seis estuvieran formados frente al despacho y entonar el "alabado". Este, más que un cántico místico de comunión espiritual entre el hombre y su divinidad, constituía un lánguido lamento a través del cual las voces desesperadas y desentonadas, daban gracias a Dios por haberles permitido disfrutar de la frescura del amanecer y empezar un nuevo día dedicado al trabajo fecundo y creador. Esta ceremonia la introdujo el franciscano Fray Antonio Margil de Jesús en el siglo XVII. Después de esa escena, a punta de fuetazos eran conducidos a sus trabajos por el capataz, elegantemente vestido de charro y montado en un brioso corcel.

Resulta importante señalar que el producto con óptimos rendimientos en las haciendas de la región, fue el pulque. El pulque derivado de la fermentación del aguamiel, extraído del maguey manso y otras variedades. El mayordomo estaba encargado de la elaboración del pulque, como los tlachiqueros de las tandas. A cada tlachiquero se le asignaban como tarea un número determinado de magueyes para su explotación, a cuyos conjuntos se les llamaba tandas. El aguamiel se levantaba y los magueyes se raspaban mañana y tarde.

El tinacal fue un local de amplios espacios y con buena ventilación, donde se colocaban las tinas de cuero de res o de madera sobre bancos, a una altura aproximada de 1.50 mts. Las tinas de cuero se preferían porque permitían obtener un producto de buena viscosidad y agradable sabor. Para las etapas de fermentación y maduración, así como para su vaciado en los barriles se usaba el embudo de cobre, las zarandas con las que se colaba el aguamiel, las chalupas para despumar, las jícaras, el banco para medir, las marcas para los magueyes, picados o de desecho. El tlachiquero, a su vez, tenía su propio instrumental: las castañas, el ocote y el raspador , y los burros que transportaban el agua miel de las tandas al tinacal. Las tinas se construían sobre un bastidor de madera de encino que tenía un metro cincuenta centímetros por cada lado, fijándose el cuero de res por medio de clavos de una pulgada. El cuero debía ser fresco, previamente recortado de las extremidades, de manera que formara un receptáculo con el pelo hacia dentro.

En seguida se colocaba sobre bancos de madera y se rellenaba de tierra, misma que era apisonada con el objeto de dominar la elasticidad del cuero. Permanecía de esta manera durante una semana y después se retiraba la tierra, rasurando el pelo con una navaja. Posteriormente se procedía a lavarla La rutina y la monotonía de la vida en las haciendas de Calpulalpan se interrumpía en fechas especiales: en febrero por las fiestas del carnaval, el 15 de mayo para festejar a San Isidro Labrador y el 3 de mayo por la fiesta dedicada a la Santa Cruz. Esta última festividad era la de mayor relevancia en las haciendas, pues estaba profundamente ligada a la producción del pulque. La tradición había condicionado a los tlachiqueros para que, semanariamente y de propia voluntad, fueran depositando una cantidad determinada de dinero para celebrar el día de "la Santa Cruz". El mayordomo designaba entre los tlachiqueros, al patrono de la nueva cruz que cada año se renovaba y que se colocaba en nicho adornado con flores artificiales.

El lado amable de estas festividades fue el llamado "combate". Fiesta al final de la cosecha que incluía misa, danza, canto religioso, recolección de los productos, castillos y jaripeos. El intermedio consistía en el obsequio a los peones y demás trabajadores de comida, frutas, golosinas, prendas de vestir y dinero, por parte de los patrones. La relación entre la reconquista española contra los musulmanes, escenificada mediante el combate, es la danza que alude a la lucha entre moros y cristianos. Pero Calpulalpan no fue únicamente productor de pulque, cereales y cebada. La geografía lo dotó de bosques, de donde salió la primera madera para construir bergantines en el estillero de San Buenaventura Atlmapa, en los primeros años de la presencia hispánica. Todavía durante las épocas prehispánicas y colonial, los bosques de Calpulalpan se mantuvieron como cuando los recorrió el rey poeta Nezahualcoyotl, pero, llegó el ferrocarril, "símbolo de progreso", y las cosas cambiaron.

En contraste con la vida de los peones, los señores hacendados de Calpulalpan, sin proponérselo, o tal vez, por la propia inercia de la vida social, integraron una aristocracia local que imitó costumbres de otras latitudes, las cuales incluían suntuosos bailes en las fincas, donde cada familia era anunciada con bastonero elegantemente almidonado y tieso. Las señoritas de esa aristocracia pueblerina llevaban su carnet en mano donde anotaban las piezas de baile comprometidas, cuidándose de no otorgar más de dos piezas seguidas al mismo joven; tenían prohibido tomar y menos beber alguno de los vinos generosos, reservados para los varones. Los bailes amenizados por conjuntos de cuerdas, tocaban danzas de salón y lánguidos valses.

Los paseos por las fincas, los días de campo y las largas vacaciones de las familias que vivían en la ciudad de México, además de la cacería en la bellísima hacienda de San Bartolomé del Monte eran, entre otras, las formas de esparcimiento social. Los paseos en carretas, tirados por briosos corceles de un solo color, daban prestigio a quien podía darse semejante lujo. La presencia continua de la elite de Calpulalpan motivó la apertura de tiendas con nombres cosmopolitas como "La Ciudad de Buenos Aires", propiedad de la familia Pintor y "La Gran Sociedad", de don Darío Felix. Expendían todo, como en botica. Ahí se podía comprar desde la mercería más elemental, hasta ciertas telas de mayor refinamiento para una sociedad pudiente y de buenos ingresos. Entre las casas aristocráticas que aún se recuerda en Calpulalpan, está la que fue propiedad de la familia García Yañez, donde hoy se encuentra el mercado municipal. La fachada de esa casa era morisca, con puertas y ventanas de arco ojival y cuyo interior era protegido de la vista de los traúsentes por atractivos vitrales.

La Revolución Mexicana[editar]

El ocaso de las haciendas en Calpulalpan comenzó con la Revolución Mexicana. La primera restitución ejidal ocurrió el 24 de octubre de 1915, dada en Querétaro por el Presidente don Venustiano Carranza, y siendo secretario de Agricultura y Fomento el Ing. Pastor Roaix, quienes firmaron la restitución del predio conocido como hacienda de Coesillos. Desde 1914, sin mayor trámite, el general Domingo Arenas había dado posesión a los campesinos de Calpulalpan del predio citado. Pero la contrarrevolución montada en la Comisión Nacional Agraria la había declarado ilegal, regresando el predio a los usurpadores. La primera restitución agraria fue la punta de la madeja que habían enredado durante varios siglos los hacendados de Calpulalpan, pero que la paciencia campesina iba a desenredar. Los campesinos solicitaban que los predios Amantla y Capellanía, anexas a la hacienda de San Bartolomé del Monte, les fueran restituidas en una superficie aproximada de 737 hectáreas; los anexos a la hacienda de Mazapa, denominados la "Ventanilla" y San Diego, en 1 506 hectáreas; San Miguel en 1 070 hectáreas, etc.

El 6 de mayo de 1936, siendo presidente de la República el General Lázaro Cárdenas, concedió una ampliación al ejido de Calpulalpan por un total de 8 376 hectáreas, afectando a las siguientes haciendas: Mal País y anexas con 2 070 hectáreas, que había sido propiedad de la familia Macua; la de Mazapa y anexas en 1 908 hectáreas, propiedad que fue de Salvador Pardo, así como la de San Bartolomé del Monte, en 1 597 hectáreas, propiedad de la Fundación Ignacio Torres Adalid, etc. La reforma educativa durante la administración del General Lázaro Cárdenas también se dejó sentir en Calpulalpan, introduciendo la educación "socialista" en las escuelas primarias federales y estatales, a través de libros de texto como Simiente e Individualismo y Socialismo. La reforma incluyó la llamada educación sexual y la asistencia a la biblioteca ambulante, la cual se transportaba en un vagón que se detenía por breve tiempo en la estación del ferrocarril. Además, el departamento autónomo de Prensa y propaganda (DAPP), a cargo de don Agustín Arroyo, realizaba campañas contra el vicio y de promoción deportiva, mediante funciones de cine. Los niños de Calpulalpan aprendían cantos como Bandera Roja y La Internacional.

El régimen cardenista propició el fortalecimiento de la clase campesina a través de la formación de cuadros, por ello impulsó la formación de maestros a través de las escuelas normales rurales. Los calpulalpenses recuerdan las brigadas que detectaban estudiantes con deseos de ingresar a los internados de las normales rurales, pero también se recuerda la resistencia de los propios campesinos para separarse de sus hijos.

Época Contemporánea[editar]

El 21 de mayo de 1937 don Isidro Candia, gobernador de Tlaxcala, decreta que la Villa de Calpulalpan sea elevada al rango de ciudad. La electricidad fue introducida a Calpulalpan mediante una planta propiedad del general Ernesto Ortín, cuyas instalaciones se localizaba en el cine Ignacio Mendoza. La plaza era iluminada por una caldera de carbón vegetal, que proporcionaba una luz muy débil a las calles de Calpulalpan. El servicio se proporcionaba de las 6 de la tarde a las 11 de la noche. Después se instaló una planta a base de diesel que por veinte años dio servicio a la población, propiedad del ejido 1936, de 220 volts, marca Caterpillar. Se mejoró el servicio y algunas personas ya podían escuchar radio. En otoño e invierno el servicio era de 18 a 22:30 horas; invariablemente se daba un primer aviso preventivo a las 22:25, para alertar que se iba a terminar el servicio, inmediatamente había un segundo y a las 22:30 se apagaba. Cuando era necesario reparar la planta, se interrumpía el servicio de dos a tres meses. En 1956 la planta fue vendida y el producto se aportó a la CFE, a fin de introducir el sistema actual.

La energía que alimentaba el nuevo sistema provenía de Tepeapulco, Hidalgo. La prueba del sistema se efectuó el 17 de abril de 1956 a las 14:10, presenciando el acto numerosas personas desde la presidencia municipal. Cuando todo funcionó y la prueba fue exitosa, se echaron las campanas a vuelo y la ambulancia hizo ulular su sirena, lo que provocó que la gente saliera a curiosear y enterarse del acontecimiento. Asimismo, en febrero de 1942 llegó a Calpulalpan la primera sinfonola traída por los señores Pastor. Operaba con energía eléctrica que le proporcionaba una planta y funcionaba con monedas de 10 centavos. Había tumulto por usar el aparato. Posteriormente fueron llegando otras sinfonolas, algunas de ellas alegraban los bailes, aunque constituía un maniobra muy pesada tener que llevar en camión la sinfonola y su respectiva planta eléctrica.

La orquesta Los Cometas Azules fue dirigida por Daniel Morales y perduró en la región por diez años. Participaba en este grupo: Donaciano Pérez, José García, José Torres Portilla, Jorge Morales, Miguel Macías y Agustín Morales. El grupo desapareció, en 1 950. En 1942 Jorge y Alizul Carrasco, Fidel y Manuel Domínguez, integraron la marimba Diosa del Sur. No cobraba, actuaba por afición en festejos familiares. En 1945 Julio Malvez también fundó su propia marimba-orquesta.

Ubicación[editar]

Está situada a 2.580 metros sobre el nivel del mar, en las estribaciones de la sierra Nevada y a orillas del arroyo Calpulalpan. Sus coordenadas geográficas son: 19º35' de latitud norte y 98º34' de longitud oeste.

El municipio se encuentra al poniente de Tlaxcala. Linda al norte con el estado de Hidalgo; al sur con el municipio de Nanacamilpa de Mariano Arista; al oriente con los municipios de Nanacamilpa de Mariano Arista y Lázaro Cárdenas y al poniente con el estado de México. Siendo el único municipio del Estado de Tlaxcala que colinda con tres estados de la república mexicana

División Política[editar]

El municipio se encuentra dividido por trece comunidades que a su vez conforman, el cabildo del H. ayuntamineto de Calpulalpan, así tendiendo participación dentro del órgano de gobierno municipal; cabe mencionar que sus presidentes de comunidad son elegidos cada tres años. Las trece comunididades son las siguientes: 1.- NCPE Gustavo Diaz Ordaz 2.- Santa Isabel Mixtitlán 3.- San Antonio Mazapa 4.- La soledad 5.- El mirador 6.- Francisco Sarabia 7.- Alfonso Espejel Dávila 8.- San Mateo Actipan 9.- San Felipe Sultepec 10. San Marcos Guaquilpan 11.- Santiago Cuaula 12.- San Cristóbal Zacacalco 13.- La venta

Orografía[editar]

El relieve de Calpulalpan, al igual que el del estado en su conjunto, presenta tres formas características:

  • Zonas planas: Abarcan el 75% del total del territorio municipal.
  • Zonas accidentadas: Ocupan el 15% de las tierras, en las que se localizan elevaciones como el monte Mal País, cañada Coecillos, puente Columpio, San Ignacio, el Jaral y puente Comique.
  • Zonas semiplanas: Comprenden el 10% restante de la superficie y se localizan en el lomerío de las barrancas.

Clima[editar]

Tiene un clima semifrío húmedo, con un régimen de lluvias en los meses de abril a septiembre. El período más caliente es entre marzo y mayo. La temperatura promedio es de 22,2 ºC la máxima, y la mínima de 5,9 °C. La precipitación es de 126,2 milímetros la máxima, y la mínima de 9,7 milímetros. De noviembre a febrero el clima es extremadamente frío, principalmente debido a los fenómenos meteorológicos que provocan temperaturas menores a los cero grados centígrados. Estos fenómenos llamados Frentes Fríos que su mayoría provienen de la zona norte de país se ven favorecidos por la orografía de la zona.

Demografía[editar]

De acuerdo al último censo, realizado por el INEGI en 2010, la población del municipio es de 44 807 habitantes, lo que le da una densidad de población aproximada de 176 habitantes por kilómetro cuatrado.[1]

Flora y fauna[editar]

Fauna del municipio.

La flora del municipio se compone principalmente por bosques de pino y oyamel; también hay especies de encinos, huejote, madroño, matorral, sabinos, cedro blanco, tejocote, zapote blanco, capulín, trueno, álamo blanco, casuarina y eucalipto.

Las especies que componen la fauna son: La liebre, tuza, conejo, ratón de campo, codorniz, coyote, víbora de cascabel, tlacuache y ((mapache)).

Economía[editar]

Se cultiva trigo en el municipio.

Las principales actividades económicas del municipio son la agricultura, ganadería, comercio, silvicultura, industria, pesca y turismo.

Sus habitantes cultivan cebada, trigo, chicharo, maíz y habas. Se cría ganado bovino, porcino, ovino y caprino, además de colmenas y aves. En silvicultura, se explota el pino y el oyamel. La pesca se realiza en pequeña escala y se captura la carpa. Cuenta con industrias manufactureras, de transformación y de la construcción. También producen pulque de gran calidad y licor de maguey.

Turismo[editar]

El municipio cuenta con diversos aspectos de interés turístico; entre ellos:

  • Parroquia de San Antonio de Padua.
  • Convento de San Simón.
  • Convento de San Francisco; data del siglo XVI.
  • La Capilla de la Tercera Orden.
  • Las ruinas arqueológicas de época clásica: los cerritos, tecoaque y la herradura.
  • La barranca del Diablo.
  • Feria de Calpulalpan: Esta festividad se celebra anualmente durante quince días, siendo el día principal el 13 de junio. Esta festividad, también conocida como la feria del pulque y la barbacoa, se celebra religiosamente en honor a San Antonio de Padua; existe una gran variedad de grupos étnicos de los municipios vecinos e incluso de los Estados de Hidalgo y de México que cada año peregrinan hasta la Parroquia de San Antonio de Padua y dan gracias por los milagros concedidos.
  • La ExHacienda de San Bartolomé del Monte.

Hermanamientos[editar]

La ciudad de Calpulalpan está hermanada con 0006 ciudades alrededor del mundo

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c INEGI, ed. (2010). «Calpulalpan, Tlaxcala». Consultado el 14 de diciembre de 2013. 
  2. Tiempo del estado de Tlaxcala Meteored
  3. PNUD. «Indicadores de Desarrollo Humano y Género en México 2010». 
  4. Índice de Desarrollo Humano (idh)
  5. Tiempo de Zacatelco Accuweather
  6. Hora local del Municipio Thetimenow
  7. Gobierno del estado de Tlaxcala, ed. (2013). «Calpulalpan». Consultado el 14 de diciembre de 2013. 
  8. Calpulalpan. La Puerta Grande de Tlaxcala
  9. a b c «Firmaron acuerdo de hermanamiento». Consultado el 24 de junio de 2014. 
  10. a b c «Calpulalpan se hermana con Sierra Norte de Puebla». Consultado el 24 de junio de 2014. 
  11. a b c «Calpulalpan se hermana con Sierra Norte de Puebla MTI/ Texcoco Mass Media/Iván Herrera Pérez». Consultado el 24 de junio de 2014. 
  12. a b c «Calpulalpan acuerda hermanamiento con municipios de Puebla María Luisa Vázquez Rojas para Alianzatex». Consultado el 24 de junio de 2014. 
  13. a b c d «Se hermana municipios de la Sierra Norte de Puebla y Tlaxcala». Consultado el 11 de julio de 2014. 
  14. http://www.lapolilla.com.mx/2014/06/11/acuerdan-alcaldes-mejorar-situacion-de-panaderos-en-feria-de-calpulalpan

Enlaces externos[editar]