Calle de Toledo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Calle de Toledo
Bandera de Madrid.svg MadridFlag of Spain.svg España
Calle de Toledo (Madrid) 02.jpg
Vista desde la Plaza Mayor
Datos de la ruta
Nombre anterior Paseo de los Ocho Hilos (tramo Puerta de Toledo-Glorieta de Pirámides)
Numeración 1-2 al 180-187
Otros datos
Distrito Centro, Arganzuela
Estaciones de metro La Latina Línea 5, Puerta de Toledo Línea 5, Pirámides Línea 5
Líneas de autobús EMT 17 18 23 35 60 N26
Orientación
 • norte Plaza Mayor
 • suroeste Glorieta de Pirámides

La Calle de Toledo es una vía urbana de Madrid (España), antiguo acceso de diversas mercancías y víveres procedentes de la provincia a la Villa de Madrid.[1] La calle comienza en la Plaza Mayor, llega hasta la Puerta de Toledo (1817-1827) y continúa hasta la Glorieta de Pirámides donde finaliza, enlazando con el Puente de Toledo. Su denominación toledana proviene del camino de entrada a la ciudad proveniente de la capital castellano-manchega.

Historia[editar]

Calle de Toledo en su entrada en la Plaza Mayor (1890).

La calle era en sus comienzos un camino por el que se abastecía a la Villa de Madrid. Conectaba la Plaza Mayor con el sur de la Villa llevando a los puentes del río Manzanares. Los campesinos de la provincia accedían por la calle llevando sus mercancías a los mercados del interior como lo eran el mercado de la cebada y el de San Miguel. Sus casas fueron lugar de aposento, así como las vecinas de la Cava Baja donde se encontraban la mayoría de los mesones, ventas y posadas de la ciudad.[1] Corre de desde sus inicios paralela al rastro madrileño. Tuvo entre sus edificios el palacio de los condes de Humanes, el conde de Lerena. En 1630 vivía en la calle Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo (a la altura de la calle de la Colegiata). El Portal de Cofreros, la Colegiata de san Isidro (construida en 1651) y los Reales Estudios de san Isidro, que ocupan las antiguas dependencias del Colegio Imperial, son los únicos edificios de interés histórico-artístico de la época de los Austrias que han llegado a la actualidad.

La calle fue estudiada por el cronista Ramon de Mesonero Romanos que en el año 1832 le dedicó un artículo de costumbres: "La calle de Toledo" (1832).[2] En 1814 se instaló en la embocadura de la calle de Arganzuela una fuente, popularmente llamada "La Fuentecilla", en homenaje a Fernando VII.[3]

El tramo más ancho de la calle, entre la Puerta de Toledo y la Glorieta de Pirámides, en origen fue denominada Paseo de los Ocho Hilos, en referencia a las ocho hileras de árboles que contaba en origen, actualmente desaparecidas, permaneciendo una hilera de Cedros del Himalaya en el centro.[4]

Referencias[editar]

  1. a b Répide, Pedro (2007). «Toledo». En La Librería. Las Calles de Madrid (sexta edición). Madrid. pp. 730–733. ISBN 978-84-87290-90-9. 
  2. Susan Larson, Eva Woods, (2001), Visualizing Spanish modernity, Berg Publishers, pág. 103
  3. Bazar, revista ilustrada, Volume 1, pág. 110
  4. http://www.madrid.es/UnidadesDescentralizadas/ProyectosSingularesUrbanismo/ProyectoMadridRio/Ficheros/AprobacionDefinitva/A03MemHistorica3.4.pdf

Véase también[editar]