Caldo verde

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Caldo Verde

El caldo verde es uno de los platos nacionales de Portugal, y muy apreciado en la cocina portuguesa (sobre todo en la antigua provincia del Minho). En realidad se trata de una sopa elaborada de un puré de patatas acompañado de unas tiras de col (muy similar a las berzas que se pueden ver en Galicia) y que le proporcionan el color verde característico, algo de ajo, aceite de oliva y todo ello ligeramente sazonado, pero su combinación proporciona el aroma típico de algunas calles de Lisboa, Oporto, etc. Se menciona que es originaria de la comarca del Miño. Esta sopa es conocida también en Brasil.

Características y Servir[editar]

Se trata de un plato que suele comerse durante todas las épocas del año, aunque preferiblemente en invierno. Se toma siempre como primer o único plato y se sirve caliente en una especie de cuenco elaborado de barro (tigelas) a la que se suele verter un pequeño hilo de aceite de oliva a modo de decoración junto con unas rodajas de chorizo (chouriço) cocido generalmente con las patatas. Es muy habitual que en los mercados de la calle haya puestos que sirven este caldo a los viandantes, como comida rápida. En Portugal es posible comprar este caldo en conserva, está disponible en los supermercados.

Costumbres[editar]

En Portugal la receta tradicional aconsejaba que se sirviera en los días festivos con unos trocitos de chouriço (tora) en el caldo. Hoy en día es muy común encontrarse unas rodajitas en el plato o cuenco donde se toma el caldo. Otras costumbres en torno a este plato típico portugués son:

  • Consumir el caldo verde después de medianoche y en plena madrugada durante las fiestas de fin de año.
  • En las festividades de los santos populares, el caldo verde es un plato obligatorio.

Caldo verde en la Literatura[editar]

Se menciona en la novela de Antonio Tabucchi "La cabeza perdida de Damasceno Monteiro",[1] en cuya versión original en italiano es denominada “minestra di cavolo verde”, y no parece gustar al protagonista.

Camilo Castelo Branco menciona en varias novelas las bondades de este caldo.

Referencias[editar]

  1. Tabucchi, Antonio “La testa perduta di Damasceno Monteiro”, Milano, Feltrinelli Editore, marzo de 1997.