Café pendiente

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dutch coffe.jpg

Café pendiente es una práctica filantrópica que tuvo sus orígenes en Nápoles, Italia, en el año 2008. La idea supone una cadena de consumiciones de café. El consumidor paga el suyo primero y deja pago uno o varios más en carácter de "pendientes" para quienes no puedan pagarlo. Cuando las personas sin recursos económicos preguntan si hay algún café pendiente, si es el caso se le invita a un café que pagó previamente otro consumidor. Gracias a la inmensa difusión de estas prácticas mediante las redes sociales, se ha llegado a difundir en varios lugares del mundo. [1]

La idea nació hace más de un siglo en Nápoles, Italia. Cuando un obrero tenía algo que celebrar, bebía un café y dejaba otro ‘caffè sospeso' para quien viniese luego y no pudiese pagarlo. Un acto de solidaridad completamente anónimo para quien lo recibe. Cualquier local puede sumarse a la iniciativa sin más que anunciarlo a sus clientes.[2]

Argentina[editar]

La ciudad de Río Cuarto en la provincia de Córdoba, Argentina ha sido la primer localidad de ese país en adherirse por ordenanza municipal a esta práctica. El Concejo Deliberante de esa ciudad cordobesa confirmó que está adherida a la modalidad de dejar pago un café para que sea consumido por quienes no tienen recursos económicos.

Gracias a las redes sociales, esta práctica ya "se ha extendido a varios países, con muy buena respuesta de la gente", expresaba la concejal socialista Viviana Yawny al momento de presentar el proyecto, que el Concejo Deliberante de Río Cuarto confirmó estos días.

"Esta acción recién comienza, y necesita de difusión para que más personas dejen cafés pendientes, y se generen lazos solidarios partiendo de los pequeños gestos, quienes lo conocen saben que es una buena idea", continúa en sus explicaciones.

Tras la aprobación del proyecto, la Subsecretaría de Desarrollo Social lo implementará invitando a todos los locales gastronómicos y quienes estén interesados, recibirán todo el material identificatorio, a fin de que los clientes sepan que allí pueden colaborar.

Además, se confirmó que se colocará una urna identificada con el logo de "Café pendiente" donde se depositarán los importes correspondientes a los cafés donados, luego en colaboración y coordinación con la Subsecretaría de Promoción Social los bares adheridos elegirán los lugares (instituciones, vecinales, copas de leche, iglesias u otros) a los efectos de llevar los cafés pendientes". Sin embargo, a diferencia de la propuesta original, los café dejados pendientes en los locales no podrán ser consumidos en dichos lugares.

En tanto, varios locales gastronómicos de Capital Federal y Gran Buenos Aires se sumaron a la propuesta. Recientemente, varios locales gastronómicos localizados en Necochea[3] y Quequén también se sumaron a la propuesta.[4]

Chile[editar]

Durante abril de 2013 un grupo de 3 jóvenes diseñadores y comunicadores, Damari Vergara, Marcelo Giglio y Maria Paz Mandiola, fundan el capítulo chileno. Piden a Argentina ayuda para el uso de la identidad y la marca y reciben toda la colaboración y la información de ellos.

Durante los siguientes días compran el dominio cafependiente.cl, crean y adaptan contenidos y comienzan la difusión en las redes sociales: en facebook desarrollan una página UnCafePendienteChile y en twitter @cafependiente_ en las que rápidamente se distribuyen mensajes, ampliando la comunidad de personas que conocen la iniciativa.

Muy pronto logran, gracias a la Sala Espacio Taukare, una cafetería en la V región de Chile, la primera en adherir. En los siguientes meses, mediante la difusión de canales de tv, en prensa y radio y principalmente gracias a las personas que colaboran activamente, más de 15 cafeterías adheridas oficialmente.

En Google Maps, la agrupación mantiene un mapa actualizado con los diversos lugares y direcciones que se mantienen en la agrupación. Mapa de locales adheridos en Chile.

En enero de 2014 se organiza el Primer Encuentro de Voluntarios de Cafe Pendiente Chile, en el que se discutirán y asignarán zonalmente tareas y colaboradores.

México[editar]

En Septiembre de 2013, y después que se difundiera el cuento de Tonino Guerra en las redes sociales, Fabiola Kun decidió hacer algo, y comenzó a impulsar la iniciativa de una forma más formal y estructurada, montando el sitio www.cafependiente.org.mx. Recibió ayuda de las impulsoras en Argentina y Perú, en cuestión de información, logos y diseños. Afortunadamente la iniciativa va tomando mucha fuerza y ha contado con una aceptación sorprendente de la sociedad mexicana. Con la ayuda de redes sociales y medios de comunicación, ya cuenta con una red de 200 voluntarios, 20 coordinadores estatales y cientos de establecimientos interesados. A mediados de Enero del 2014 llegaron a ser más de 200 establecimientos participantes, y cada semana se suman aproximadamente 30 más.

El nombre es Café Pendiente, sin embargo involucra los platillos que sirva la cafetería o restaurante: tacos, tortas, sopas, ensaladas, tostadas, etc...

El tema de la confianza es muy importante para la iniciativa, pues los comensales confían en que el establecimiento los entregue a gente en situación de calle o pobreza extrema. Para tal efecto, el establecimiento debe de tener a la vista un pizarrón anunciando los cafés o platillos pagados y los entregados. Cada establecimientos se compromete por medio de firmar los Principios y de poner a la vista el logo (una taza de café con un corazón en color rosa mexicano) así como un póster explicando la dinámica.

Empiezan a fluir muchas historias de inclusión, solidaridad y confianza en torno a Café Pendiente en México @mxcafependiente

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

Cafés pendientes en España

Café Pendiente México:

Café Pendiente en Chile: