Cabo Sagrado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Cabo Sagrado (en latín Promontorium Sacrum o Prominens Sacrum y en griego ἱερὸν ἀκρωτήριον Hieron Akroterion) es el nombre que las fuentes clásicas dan a distintos cabos situados en zonas estratégicas del Mediterráneo, cuya sacralización suele deberse a la existencia de un templo, muchas veces de alguna divinidad marina.

El más citado en las fuentes griegas, por estar muy cercano a Atenas, es el cabo Sunión (Σούνιον -Sounion-, Sunium en latín).

El del extremo Occidente[editar]

El más mitificado era el que, para romanos y griegos, se encontraba en el extremo occidente. Se identifica a veces con el cabo Trafalgar,[1] con el cabo Finisterre gallego,[2] y, en Portugal, con el cabo San Vicente o con la punta de Sagres.[3]

Los autores clásicos comentan sobre este lugar, donde se apreciaba la puesta de Sol en el Océano Atlántico, mezclando la mitología con las ciencias naturales.

El historiador romano Lucio Aneo Floro, cuando describe la campaña de Décimo Junio Bruto contra los galaicos,[4] dice que este fue testigo de un acontecimiento prodigioso, al ver ponerse el Sol en el océano Atlántico y ver como este prendía las aguas.

El griego Estrabón se sirve de la descripción topográfica de Artemidoro de Éfeso, que destaca la forma de cuña del cabo y la existencia de tres pequeños islotes que lo prolongan. Estrabón dice que es falso lo que dice Éforo, de que allí había un altar para Heracles y menciona que no lo había para ningún dios. Dice que lo que había eran grupos de tres o cuatro piedras en algunos lugares a los que se les daba la vuelta nada más llegar a modo de ritual y que "se desplazan al hacer una libación". Según Estrabón no estaba permitido hacer sacrificios allí ni tampoco ir durante la noche, ya que era de noche cuando los dioses iban al lugar.[5]

Artemidoro dice que en las regiones que limitan con el Océano se ve al Sol más grande en el momento en que se pone y que al hundirse en las aguas realiza un silbido al apagarse. Artemidoro dice que el Sol es cien veces más grande en el momento de ponerse. Posidonio dice que esto es imposible y que el aumento de tamaño es un efecto producido por el agua evaporándose al meterse el Sol en ella.[5]

Estrabón acusa de mentir a Artemidoro ya que al lugar no se podía acceder por la noche y, al ser allí la puesta de sol algo inmediato y no haber un lapso de tiempo entre la puesta de sol y el anochecer, no le habría dado tiempo de realizar la observación.[5]

Otros cabos sagrados[editar]

Fuera del ámbito mediterráneo, en las islas británicas hay algunos cabos denominados Sacred promontory:

No debe confundirse con la porción superior del hueso sacro (os sacrum) denominada también "promontorio sacral".[8]

Notas[editar]

  1. C. Pemán, 1941, citado en Julio Mangas y otros, Avieno, Complutense, 1994, ISBN 8489039003, pg. 101 (vol. 1 de Testimonia Hispaniae antiqua); sobre el texto de Avieno, Ora Maritima, versos 301-332.
  2. Arqueotoponimia (25 de marzo de 2009). «Finisterre: Promontorio Sacro». Consultado el 26 de septiembre de 2014.
  3. Antonio García y Bellido, nota 9 al capítulo 1 de la parte III de la Geographia de Estrabón.
  4. Gimaraens Igual, Guillermo (2004). Ab Imo· Pectore. Impreso por Publidisa. p. 237. 
  5. a b c Francisco Villar y Francisco Beltrán Lloris (1999). Pueblos, lengua y escrituras en la Hispania Prerromana. Ediciones Universidad, Salamanca. 
  6. Cline, Eric H. (2012). The Oxford Handbook of the Bronze Age Aegean. Oxford University Press. p. 797. ISBN 0-19-987360-7. Fuente citada en en:Cape Gelidonya
  7. National Statistical Service of Greece. 2003. Fuente citada en en:Kastro-Kyllini
  8. Kirschner, Celeste G. (2005). Netter's Atlas Of Human Anatomy For CPT Coding. Chicago: American medical association. p. 274. ISBN 1-57947-669-4. Fuente citada en en:Sacral promontory