C-25

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
C-25
Datos de la ruta
Tipo Autovía
Longitud 160 km
Administración
Administración Senyal de la Generalitat de Catalunya.svg
Otros datos
Velocidad
genérica
Spain traffic signal r301-120.svg
Restricciones
viales
Spain traffic signal r116.svg Spain traffic signal r114.svg Spain traffic signal r105.svg Spain traffic signal r111.svg
Orientación
 • Inicio Interior - Lérida
Cruces A-2, C-55, C-16, C-17, C-63, AP-7, A-2, C-65
 • Destino Costa - Gerona
Lugares
Lugares que atraviesa Lérida
Cervera (A-2)
Manresa (C-55), C-16)
Vich (C-17)
Santa Coloma de Farnés (C-63)
Riudellots de la Selva (AP-7)
Caldas de Malavella (A-2, C-65)

La C-25 también conocida como Eje Transversal (en catalán Eix Transversal) es un eje de comunicación viaria interior de Cataluña.

Fue ejecutado a finales del s.XX por la Generalidad de Cataluña con el objetivo de vertebrar transversalmente (este-oeste) las comarcas centrales e interiores de Cataluña (Lérida, Cervera, Manresa, Vich, Aeropuerto de Gerona) y evitar la obligación de atravesar la corona metropolitana de Barcelona al tráfico de paso, al conectar en ambos extremos con la A2.

Tramos[editar]

El eje se plantea conceptualmente desde los límites con Aragón (km.0) hasta Caldas de Malavella (km.244) donde enlaza con la A-2 (Madrid-La Junquera, la AP-7 (Algeciras-La Junquera, y la C-65 Gerona-San Felíu de Guixols.

Pese a ello toma cuerpo mediante tres tramos claramente diferenciados:

km. 0- km. 82 (82 km) (límite Aragón-Cervera): Su trazado es el de la autovía A-2 (Madrid-La Junquera) desde su km 444 hasta el km 518.

Este tramo conceptualmente forma parte del Eje, Aunque es de titularidad y gestión estatal por tratarse de vía intercomunitaria, y no pertenece administrativamente a la C-25, sobre el terreno, cumple el objetivo para el que fue pensado el Eje Transversal.

km 83- km 244 (161 km) (Cervera-Caldas de Malavella): Su trazado es de autovía, y es el tramo conocido propia y efectivamente como "el Eje".

Esto es porque, aun cuando es cierto inicialmente aprovechaba variantes en servicio de diversas ciudades, su ejecución supuso disponer de una carretera de nueva construcción que por kilómetros, por enlaces, y por aportación a la movilidad interior, se toma por la población como un nuevo eje de comunicaciones.

En ambos extremos, en Cervera y Caldes de Malavella enlaza con la A-2, pero recorta el recorrido de 170 a 152 km y sin pasar por Barcelona. En el extremo oeste, en Riudellots, enlaza también con la autopista AP-7 del eje La Junquera-Algeciras y el Aeropuerto de Gerona-Costa Brava.

La infraestructura es divide en tres tramos: el que va de Cervera a Manresa, el de Manresa a Vich, y el de Vich a Caldas de Malavella.

+El tramo que enllaza Cervera con Manresa tiene 44,3 km, con 13 enlaces y 20 viaductos, la mayoría sobre la riera de Rajadell.

+El tramo de Manresa a Vich, tiene 43 km, con 13 enlaces y 12 viaductos y 3 túneles.

+El tramo más largo, con una orografía más complicada, es el que enlaza Vich con Caldas de Malavella, con 55,4 km, presenta 14 enlaces, 18 viaductos y 12 túneles.

Historia[editar]

La primera idea del Eje Transversal data de 1935, con el Plan de Obras Públicas de la Generalidad, durante la 2a República, redactado por Victoriano Muñoz Oms. Había la propuesta de unir Gerona y Lérida, pasando por Tárrega, Cervera, Manresa y Vich.

Pero hasta 1985 no se construyó hasta que un gobierno de Jordi Pujol lo incorporó a su plan de carreteras.

El tronco central, lo que popularmente es el "Eix" quedó inaugurado definitivamente el 12 de diciembre de 1997, con la apertura del tramo comprendido entre las poblaciones de Santa María de Oló y Vich, después de 4 años y 12 inauguraciones parciales, la primera de las cuales fue el 22 de mayo de 1993 en el tramo entre Santa Coloma de Farnés y Bruñola.

Su construcción corrió a cargo de la Generalidad de Cataluña, que es su titular, y se inauguró como vía rápida, con calzada única y dos sentidos de circulación, desde Cervera hasta Riudellots de la Selva.

Pese a ser una vía rápida pensada para descongestionar el tráfico que cruzaba Cataluña sin obligar a pasar por la región metropolitana de Barcelona, se construyó únicamente con una calzada de dos carriles, uno por cada sentido, pero con frecuentes carriles para vehículos lentos en las subidas que permiten adelantamientos en los dos sentidos y con accesos/salidas reglamentados y sin cruces a nivel. La velocidad media es de 90 km/h y el máximo permitido es de 100 km/h.

Con todo ello, la carretera ejecutada se vio superada por la cantidad de vehículos que circulan (tanto turismos, como vehículos pesados, en viajes intercomarcales, o viajes al interior de la península evitando Barcelona), como por la elevada mortalidad,[1] y en 2007, sólo diez años después de entrar en servicio, la Generalidad de Cataluña aprueba el desdoblamiento para convertirla en autovía. .[2]

Durante el primer trimestre de 2008, comenzaron las obras de desdoblamiento del tramo central para convertirla en autovía, con previsión de acabarlas entre 2010 y 2011. Posteriores desavenencias entre los adjudicatarios y el gobierno de la Generalidad de Cataluña[3] han llevado a posponer la entrada en servicio, que en abril de 2012 estaba prevista para julio de 2013.[4]

Las obras, que se financiaron mediante el llamado peaje en la sombra, contaron con un presupuesto inicial de más de 708 millones de euros (733.789.000 euros en el segundo trimestre de 2012[4] ), y tenían previsto afectar a 31 municipios de 5 comarcas y comportar la construcción de 52 viaductos, 14 túneles y 40 enlaces.

El 4 de enero de 2013 entra en servicio en forma de autovía, con un alargamiento de 2km hasta Caldes de Malavella donde enlaza de nuevo con la A-2.

Futuro (peaje, concesión y volumen)[editar]

Los trabajos se reconversión a autovía contaron finalmente con un presupuesto de 752,4 millones de euros,[5] y se ejecuraron mediante una concesión pública que tiene un plazo de 33 años desde su adjudicación en 2007,[5] de modo que, el Gobierno de la Generalitat deberá pagar 69,8 millones de media hasta 2040 en concepto de 'peajes a la sombra'.

El Gobierno ha de pagar 12 euros por cada camión que traviese el Eje Transversal y 9 por el resto de vehículos,[5] aunque en el momento de inaugurar el desdoblamiento ya se estudiaba la implantación de la euroviñeta para gravar el tráfico de camiones.

Por su parte, la concesionaria Cedinsa, prevé destinar durante el periodo de concesión 227 millones de euros a la conservación y explotación del Eje Transversal, así como 237 millones adicionales a reinversiones.[6] [7] [7]

En el momento de la inaugurar el desdoblamiento, la concesionaria Cedinsa, participada por Comsa Emte, Copisa, Copcisa, y FCC, también gestionaba por concesión las autovíes C-16 (Eje del Llobregat), C-35 (Massanet-Playa de Aro), y C-17 (Centellas-Vich-Ripoll), dos de las cuales cruzan con el trazado del eje transversal.[8] [9]

En referencia al volumen de tráfico, los cálculos son que en 2019 pasen 20.000 vehículos al día, y que un 21% de ellos sean pesados.

Salidas y accesos de la vía[editar]

Salida nº 114: Aguilar de Segarra, Fonollosa

Salida nº 118/120: Castellar

Salida nº 121: Rajadell

Salida nº 123: Rajadell (RENFE), Fals

Salida nº 132: Centro Penitenciario, St. Joan de Vilatorrada Centro, Manresa Zona Universitaria (8), Rondas Manresa (C-16, C-55, C-25).

Salida nº 136: Sampedor, Manresa Norte, Rondas Manresa (C-16, C-55, C-25).

Salida nº 180: Vic Norte, C-17

Salida nº 182: Vic Centro, Manlleu

Salida nº 183: Roda de Ter, Inspección Técnica de Vehículos (ITV)

Salida nº 187: San Julián de Vilatorta, Calldetenes

Siniestralidad[editar]

Según indica la Generalidad[10] El desdoblamiento de todo el Eje también busca mejorar la seguridad de la vía. Durante los 14 años de funcionamiento (con calzada única) hubo 208 víctimas mortales, con una media de 15 cada año. 2007 fue el año con mayor siniestralidad, con 25 víctimas, y el que menos 2011, con 4.

Referencias[editar]

Véase también[editar]