Córdoba Club de Fútbol

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Córdoba CF»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Córdoba C.F.
Datos generales
Nombre completo Córdoba Club de Fútbol S.A.D.
Apodo(s) Blanquiverdes, Cordobesistas, Califas, Salmorejo Mecánico
Fundación 1928 (84 años RCD)
1954 (58 años desde fundación del club)
Presidente Bandera de España Carlos González
Entrenador Bandera de España Albert Ferrer
Instalaciones
Estadio Nuevo Arcángel
Córdoba, España Bandera de España
Capacidad 21.822 espectadores
Inauguración 1993
Uniforme
Kit left arm cor1314.png Kit body cordoba1314h.png Kit right arm cor1314.png
Kit shorts.svg
Kit socks.svg
Titular
Kit left arm cordoba1213h.png Kit body cordoba1213h.png Kit right arm cordoba1213h.png
Kit shorts.svg
Kit socks.svg
Alternativo
Kit left arm cordoba24h.png Kit body cordoba24a.png Kit right arm cordoba24h.png
Kit shorts.svg
Kit socks.svg
Tercero
Última temporada
Liga Segunda División de España
(2012/13) 14º
Sitio web oficial

El Córdoba Club de Fútbol es un club de fútbol de España, de la ciudad de Córdoba, Andalucía. Fue fundado en 1954 y juega en la Segunda División de España.

En la temporada 2011/12 el club clasifica para los play-offs de ascenso a la primera división española siendo eliminado por el Real Valladolid CF, empatando la ida 0-0 en el Nuevo Arcángel y perdiendo la vuelta en el Jose Zorrilla por 3-0.

En la temporada 2012/13 el club se enfrentaría por segunda vez en su historia al FC Barcelona en los octavos de la Copa del Rey, el Arcángel conseguiría el lleno absoluto, en la ida en casa, el resultado fue de 0-2 para los culés, y en la vuelta los azulgranas conseguirían el 5-0.

Historia[editar]

Actualidad (2012-)[editar]

Partido de Copa del Rey disputado entre el FC Barcelona y el Córdoba CF.

El club finaliza la temporada 12/13 en la 14ª posición con 54 puntos. Posición algo irreal ya que hasta la jornada 32 optaba al play off de ascenso, siendo 7º con 47 puntos. Una recta final desastrosa con 7 puntos de 30 en los últimos 10 partidos le dejó sin opción alguna. En Copa del Rey eliminó a Elche, Sabadell, R.Sociedad y cayó 1/8 de final ante el FC Barcelona, que ganó 0-2 en El Arcángel, ante 21.822 espectadores (lleno absoluto) con Messi de bigoleador y 5-0 en la vuelta en el Camp Nou, donde estuvieron 3.500 cordobesistas dando la nota de color.

El 14 de noviembre de 2013 jugaba un amistoso a las 19:00 de la tarde en El Arcángel frente al Club Atlético de Madrid.

La salvación en Anoeta (2007-2008)[editar]

La nueva temporada comienza con la nueva campaña de abonos bajo la consigna "Síguelo" que pretende conseguir los 10.000 abonados. En el capítulo de fichajes, tras la polémica marcha de José Tomás Escalante, es el ex internacional absoluto Franciso Jémez "Paco" quién se hizo cargo de las riendas del club como nuevo entrenador del primer equipo hasta su destitución el 31 de marzo, siendo sustituido por el técnico gaditano José González, nombrado entrenador el 1 de abril para el resto de la temporada y con opción a la renovación para la siguiente en caso de conseguir la permanencia en 2ª División. Y efectivamente en la jornada 42 en Anoeta frente a la Real Sociedad, el Córdoba consiguió la permanencia con un empate a 1. El equipo andaluz sufrió incluido al terminar el encuentro, ya que dependía del resultado del Cádiz CF, el cual falló un penalti en el descuento y bajó de categoría salvándose el conjunto cordobés. Los fichajes de la temporada fueron: Julio José Iglesias Rouget procedente del Xerez CD; Acciari cedido por una temporada por el Real Murcia; Mario Gómez procedente del Elche CF; Cristian Álvarez procedente del Racing de Santander; Arthuro cedido por una temporada con opción de compra por el Deportivo Alavés; Pablo Ruiz cedido por el Sevilla FC, habiendo ascendido con el Real Murcia a 1ª División en la temporada pasada; Ito que llega del Español por 2 temporadas; Juanlu que procede del Real Betis/Osasuna cedido por una temporada y Katxorro procedente del Elche CF fichado por dos temporadas. Tuvo problemas para mantenerse pero lo consiguió finalmente, aunque no lo tuvo fácil, ya que hasta después de temporada, el Cádiz CF hizo peligrar la permanencia del Córdoba CF en un polémico Hercules CF - Cádiz CF en el que Abraham Paz falló un penalti en el descuento que hizo que el equipo amarillo descendiera de la categoría de plata. Finalmente se salvo in extremis y la temporada siguiente la 2008/2009 pese a que no comenzó muy mal acabó desinchandose y fue destituido Jose González y le reemplazó Juan Luna Eslava el 9 de diciembre de 2008, la primera vuelta acabó en descenso, en el puesto 19, pero una magnífica segunda vuelta le dio la salvación matemática a falta de 2 jornadas para la conclusión de la temporada, por el motivo de ganar 4-1 a la UD Las Palmas en el Nuevo Arcángel y el Alaves perdiendo en Balaidos por 2-1 ante el RCD Celta

Ascenso a segunda (2006-2007)[editar]

El Córdoba CF ha vivido una profunda remodelación en su estructura deportiva y gubernamental. Poco antes del comienzo de la temporada, el co-propietario de la entidad cordobesista, Rafael Gómez Sánchez, cedió el control del club en solitario a José Romero, Presidente del Grupo Prasa y uno de los co-propietarios del Córdoba CF, SAD. Romero nombró a D. Rafael Campanero Guzmán como Presidente del Córdoba CF. La cúpula directiva cordobesista cambió casi al completo, con la formación de un Consejo de Administración con más de 9 miembros, el ascenso de Rafael A. Rojas Peinado a la Dirección General, tras pasar por la gerencia y la jefatura de prensa durante los dos años anteriores, y el fichaje para la dirección de la Secretaría Técnica de Emilio Vega Arias, ex jugador del Córdoba CF en la década de los 90 y que ahora ejercía la labor de Secretario Técnico en el CD Linares. Otro ex jugador del Córdoba de la década de los 90, Juan Luna Eslava, fue fichado también por el Córdoba por su gran labor durante su carrera deportiva. El Córdoba CF fichó a jugadores importantes de la división de plata como Guzmán, Pineda, Dani, Antonio o Diego Reyes, y a jóvenes valores de la Segunda División B, como Arteaga, Aurelio, Javi Cuadra, e incluso Asen, pichihi del Grupo IV en Segunda B la temporada 2005-06. Un equipo que hizo las delicias de sus aficionados, que no vieron perder a su equipo en casa durante toda la primera vuelta, tras firmar 9 encuentros consecutivos con victoria. Al parón invernal, el Córdoba CF llegó como 2º clasificado, empatado a 33 puntos con el Sevilla Atlético. Durante gran parte de la segunda vuelta el equipo caminó con pie firme hacia las eliminatorias de ascenso manteniendo el liderato y manejando distancias considerables con el quinto clasificado. Sin embargo un final de temporada marcada por la lesión del máximo goleador del equipo Javi Moreno hizo descender al Córdoba hasta la cuarta plaza. En las últimas jornadas incluso se temió el quedar fuera de las eliminatorias de ascenso pero el Cartagena falló en la penúltima jornada y aseguró la estancia del Córdoba en las eliminatorias de ascenso. Tras clasificarse en cuarto lugar del grupo IV, el Córdoba quedó encuadrado en el grupo A de las eliminatorias de la fase de ascenso, formado por Pontevedra (1º grupo I), Huesca (2º Grupo III), Palencia (3º Grupo II) y Córdoba (4º Grupo IV). En el primer partido disputado en el Arcángel el 3 de Junio entre el Córdoba y el Pontevedra no hubo goles, cabe destacar la reaparición de Javi Flores y Arteaga que jugaron la segunda parte recuperados de sendas lesiones y la expulsión del delantero del Pontevedra Igor que no jugaría la vuelta. El día 10 de junio se jugó la vuelta en el estadio municipal de Pasarón, donde el equipo pontevedrés salió más enchufado al encuentro y se encontró con un gol en propia puerta de Dani, posteriormente Yuri estableció el 2-0. No obstante el Córdoba no perdió la esperanza y lejos de amilanarse empezó a estirarse y comenzaron las ocasiones, materializadas en dos goles de Asen en sendos remates de cabeza el primero en una gran combinación entre Esteban y Guzmán y posterior y centro, y el segundo desviando un remate de Pierini a la salida de un corner botado por Arteaga. Llegó el descanso y la preocupación inicial se tornó en optimismo tras el equilibrio en el marcador. En la segunda parte el Pontevedra salió más animado con la necesidad de marcar al menos un gol más, pero la defensa cordobesista y Valle en última instancia frustraron las ocasiones granates. El Córdoba pudo marcar algún gol más en alguna contra pero no hubo fortuna de cara a la portería. Sufriendo se llegó hasta el final, pero la igualada satisfacía los intereses cordobesistas, el Córdoba pasó a la siguiente ronda de la eliminatoria de ascenso. El 17 de junio se disputó el partido de ida de la segunda eliminatoria por el ascenso a segunda contra el Huesca, vencedor de la eliminatoria contra el CF Palencia. El Arcángel mostraba un lleno absoluto, incluso se dispuso una grada supletoria en el fondo norte (en obras) para habilitar 2.400 plazas más. Todo hacía esperar una gran fiesta del fútbol amenizada por varios artistas cordobeses cantando el himno del cincuentenario a coro con el resto del público cordobesista antes de la incialización del partido. El Córdoba salió muy enchufado al partido y nada más comenzar Pierini cabeceó a la red un saque de esquina hábilmente templado al área por Arteaga. El Córdoba siguió apretando durante algunos minutos de la primera parte pero empezó a ceder terreno ante una SD Huesca perplejo por el gran ambiente del feudo cordobesista. El Huesca empezaba a tratar bien la pelota y a intentar estirarse pero se mostraba inoperante en ataque ante la solidez de la zaga blanquiverde. Por el contrario el Córdoba esperaba agazapado su oportunidad al contragolpe, con el paso de los minutos la defensa adelantada del Huesca sufría más y más para contener a los raudos puntas cordobesistas y esta situación desencadenó el 2-0 de los pies que de Guzmán que tras un gran cabalgata de unos 30 metros batió al guardameta visitante con un sutil toque de balón evitando su salida, llorando llorando rebasó el esférico la línea de gol de la meta del Huesca. Muy bien se ponían las cosas a la parroquia blanquiverde que durante los últimos minutos del partido se veía en segunda. El 24 de junio en el Alcoraz se disputó el encuentro de vuelta de esta eliminatoria. La nada denostable cifra de 1.000 aficionados blanquiverdes se desplazaron hasta el estadio del Huesca para animar al Córdoba creando una gran mancha blanquiverde entre la afición oscense. El Huesca salió más metido en el partido, con afán de remontar la eliminatoria y a balón parado creaba mucho peligro. Fue así, a la salida de un corner cuando el jugador azulgrana Juanjo Camacho cabeceó a gol y puso el 1-0 en el marcador. Las dudas comenzaban de nuevo entre los aficionados blanquiverdes, pero el Córdoba que no quería verse sorprendido por un segundo gol se estiró para intentar la igualada y de nuevo a partir de un corner un remate fue desviado con la mano por el jugador Juaquin Sorribas derivando en penalti y expulsión. El penalti fue transformado por Dani devolviendo la tranquilidad a los intereses cordobesistas. Con el empate en el marcador y un jugador menos el partido parecía visto para sentencia sin embargo el Huesca no parecía tirar la toalla y seguían intentándolo ya sin tanta claridad. Una vez hizo mella el cansancio en el equipo azulgrana el Córdoba pudo matar el partido sin fortuna e incluso se permitió el lujo de errar un penalti bien detenido por el portero oscense. El día 25 de junio tuvo lugar en la plaza de las Tendillas el recibimiento a los que fueron llamados héroes del ascenso, a esta celebración se sumaron más de cien mil cordobeses que salieron a la calle a homenajear a sus jugadores. Con una gran fiesta de luz y sonido, la plaza de las Tendillas fueron subiendo uno a uno los jugadores, cada uno con un cántico y se repetía por toda la ciudad. El capitán Pierini y Javi Moreno subieron al caballo que corona la plaza ayudados por una grúa.

El Córdoba CF disputando un partido en Puerto Real

Otra temporada en segunda b (2005-2006)[editar]

La pretemporada del Córdoba CF estuvo marcada por la amenaza de descenso administrativo de varios equipos presentes en la Segunda División de España, esto dio esperanzas al Córdoba de conseguir por vía administrativa lo que no pudo conseguir en el terreno de juego, mantenerse en la Segunda División de España. Sin embargo todos los equipos amenazados consiguieron eludir el descenso y el Córdoba pues milita esta temporada en la Segunda división B española grupo IV. Una vez digerido que el Córdoba había descendido a Segunda división B española se encaró la nueva temporada que se avecinaba con mucho optimismo, el gran presupuesto (comparado con el resto de equipos de la categoría) y que provenía de Segunda División de España invitaban a ello, sin embargo tras un comienzo algo dubitativo el equipo cogió una mala racha que lo llevó a puestos de descenso directo a Tercera División de España. Se despidió al entrenador Quique Hernández y el recurrente José Tomás Escalante se hizo cargo de nuevo del Córdoba. Con el cambio de entrenador el equipo fue mejorando a lo largo de prácticamente toda la segunda vuelta hasta el punto de que a falta de dos jornadas todavía tenía opciones de alcanzar el cuarto puesto que le daba derecho a disputar la fase de ascenso, sin embargo en esta penúltima jornada y tras ir ganando dos cero en el campo de Almansa el Córdoba recibió dos goles en el tiempo de descuento que le hicieron despedirse de sus posibilidades de ascenso lo cual se traduce en que el Córdoba militará una vez más en la división de bronce del fútbol español.

El descenso a Segunda B (2004-2005)[editar]

El Córdoba comenzó esta temporada con una falta de inversión en fichajes que se mostró de cara al público como la oportunidad de que gente de la cantera diese el salto definitivo al primer equipo y consiguieran crear un equipo estable y con futuro en la Segunda División de España. Nada más lejos de la realidad, el recorrido del equipo hasta la apertura del mercado de invierno fue nefasto, tan solo se consiguió una victoria en este período. En el Mercado Invernal se hicieron muchos fichajes, como por ejemplo, Marchiori, Pierini, Ruano, Saja, Anderson Costa, Cristian Álvarez, etc. El juego del equipo mejoró mucho a partir de entonces y se lograron buenos resultados, sin embargo los refuerzos llegaron demasiado tarde al equipo, la distancia con los puestos de salvación era ya insalvable. El Córdoba quedó tan solo a un punto de la salvación.

La travesía en el desierto: entre Tercera y Segunda B (1983-1999)[editar]

En la 83-84 el Córdoba vive el peor momento de su historia cuando termina decimonoveno en su grupo de Segunda B con ocho victorias y muy descolgado, bajando a Tercera por primera y última vez. Duró poco la pesadilla. En la 84-85 acabó subcampeón de su grupo y en la Promoción de ascenso eliminó al C.D. Mestalla: derrota por 1-0 en Valencia y victoria 2-0 en casa; y en la Final al C.D. Valdepeñas: 4-1 en casa y 0-1 en la ciudad manchega. La ciudad se echó a la calle para festejar ese logro.

Con este ascenso empieza un ciclo de catorce temporadas consecutivas en Segunda División B, convirtiéndose en un clásico en la de Bronce. Varias son las oportunidades que se le presentan al club blanquiverde de ascender a Segunda División durante estos años, gestándose proyectos ambiciosos sin resultado.

En la temporada 90/91 fue tercero en Liga, pero en la liguilla por el ascenso quedó último sumando únicamente dos empates. Fue superado por el Racing de Santander, el Cartagena y el Getafe.

En 1993 se afrontó la construcción de un nuevo estadio, el "Nuevo Arcángel", dotado de pistas de atletismo y capacidad para 15.000 espectadores, el cual fue inaugurado el 7 de noviembre con un partido de Liga contra el Recreativo de Huelva. La larga distancia que separa las gradas del terreno de juego, falta de visibilidad y cierta capacidad, harán que desde 2002 y ante las quejas recibidas por los aficionados, se inicie una gran y radical remodelación para acercar las gradas, además de aumentar la capacidad del recinto en su aforo a 25.100 espectadores. Toda esta etapa está marcada por el mecenazgo de los empresarios Rafael Gómez, José Romero y Ángel Marín.

En la campaña 94-95 el Córdoba termina primero del grupo IV de Segunda B, pero en la Promoción se queda a un punto del Sestao (también jugaron en esa liguilla el CD Castellón y el CD Mensajero).

Un año después (95-96) el Córdoba acaba cuarto, pero la tercera oportunidad también la desperdicia, ahora superado por el Levante (clave resultó el 0-1 en Córdoba en el que fue muy protestada la labor del árbitro Fidel Valle-Gil, que degeneró incluso en una manifestación popular y una denuncia pública de soborno por parte del entonces presidente Rafael Gómez). Detrás quedaron el Avilés Industrial y el Racing de Ferrol.

En la campaña 96/97 se conquistó un nuevo título de Liga de Segunda B, pero en la Liguilla se produjo una nueva decepción al ser superado por el Elche CF por diferencia de goles en la liguilla por el ascenso. En el Martínez Valero precisamente, la afición blanquiverde protagonizó el mayor desplazamiento de la historia de la categoría (15.000 seguidores cordobesistas se dieron cita en el estadio ilicitano). Le acompañaron en esta ocasión el Deportivo "B" y el Barakaldo, siendo los gallegos quienes con un doloroso 1-4 (conocido todavía como el "deportivazo") dejaron casi imposible el logro para la última jornada.

El ansiado ascenso a Segunda División A llegó cuando menos parecía posible. Después de una temporada complicada -con encierro de jugadores incluido- el final de la 98-99 resultó glorioso. Tras ser tercero en su grupo (se clasificó para el play-off después de un choque ante el Plasencia) el Córdoba de Pepe Escalante (el presidente era Manuel Oviedo) superó de una manera épica al Cartagena en la liguilla por el ascenso. Ambos conjuntos llegaron a las dos últimas jornadas jugándose todas las opciones, toda vez que Racing de Ferrol y Cultural Leonesa ya se habían quedado sin opciones. A los departamentales les bastaba sumar un punto, pero el 2-0 de El Arcángel y después el inolvidable 1-2 de Cartagonova (goles de falta de Óscar Ventaja y Ramos) hicieron que Córdoba disfrutara en Las Tendillas el 30 de junio de 1999 con un entusiasmo inédito.

Últimas temporadas en Segunda antes del hundimiento a Tercera[editar]

En la 80-81 el Córdoba logró regresar una vez más a la división de Plata. Lo hizo de una forma brillante siendo segundo en su grupo por detrás del poderoso Mallorca. El once base de aquella campaña era el formado por Luna; Monzón, Campos, Gallego, de la Cruz; Álvarez, Pérez, Manolín Cuesta; López, Robles y Munárriz. El técnico era el conocido Cayetano Re.

La gesta se concretó el 3 de mayo de 1981 en Ibiza, merced a un empate a uno (gol de Robles). En copa del rey, la trayectoria fue menos brillante, toda vez que quedó eliminado el conjunto blanquiverde en primera ronda por el San Fernando, que igualó el 2-1 de la ida y fue más certero desde el punto de penalti.

La 81-82 resultó caótica institucionalmente. Hasta cuatro técnicos se sentaron en el banquillo de El Arcángel (Cayetano Re, Escalante, Pachín -que no llegó a sentarse en el banquillo al padecer una depresión- y Rajkov). Sin embargo, el balance no fue malo toda vez que los blanquiverdes salvaron la categoría cuando aún restaban tres partidos para el final, quedando en un cómodo decimotercer lugar. En Copa tras eliminar al vecino Pozoblanco, el Málaga fue su verdugo en segunda ronda (0-0, 4-1).

El once base de aquella campaña era el formado por Luna; López II, Campos, de la Cruz, Vinuesa; Monzón, Álvarez, Cuesta; López II, Charles y Munárriz.

Para olvidar resultó la siguiente temporada 82-83. El Córdoba fue colista durante casi toda la liga en Segunda y, por eso, acabó sucumbiendo al pozo de la Segunda División B. La división de Plata quedó en el olvido durante dieciséis largos años.

Los entrenadores de esa campaña fueron Rajkov y Uceda. El descenso se consumó luego de un 4-0 en Palencia el 17 de abril de 1983. Esa temporada el portero juvenil Borja sufrió dos palos tremendos: primero el gol de saque de puerta de su colega del Mallorca Reus que dio la vuelta a España y luego el 7-0 de Elche, goleada que todavía no ha sido empeorada en la historia del club. Otro portero, Luna Toledano, protagonizó un ejemplo de casta y amor propio al jugar media parte ante el Xerez con una clavícula rota.

El once base era el formado por Luna; Vinuesa, Monzón, Campos, Juan Carlos; Urbano, Varela, López; Marcelo, Charles y Robles.

La evolución hasta llegar a Primera (1956-1962)[editar]

La temporada 56-57 fue mucho más placentera de lo que en un principio se imaginó en la entidad. Y mucho más sorprendente resulta tan buen rendimiento si se tiene en cuenta que el conjunto blanquiverde sufrió la marcha de su presidente, Pablo Cañete, que dimitió de su puesto para que lo ocupara el vicepresidente José Barrena Rodríguez.

El ocho de diciembre de ese año 1956 se sumó a la junta directiva don Rafael Campanero Guzmán, que hasta ese momento se dedicaba a seleccionar jugadores juveniles para el equipo.

Después de un verano de amistosos variados (entre ellos un partido homenaje a Matías Prats ante un Villa del Río reforzado) por fin el Córdoba se estrena en el campeonato ante el Eldense a domicilio. La goleada sufrida (4-0) será vengada convenientemente en el encuentro de la segunda vuelta (8-1).

Fue aquel un año espectacular en lo que a registro anotador se refiere. Los blanquiverdes anotaron 96 tantos en 38 encuentros. A dos goles y medio por partido. Más que ninguno de los otros diecinueve equipos (aparte de los ocho que le metieron al Eldense, nueve le metieron al España de Algeciras, siete al Tenerife, seis al Levante...).

De entre un elenco de buenísimos atacantes destacó sobremanera el veterano Araujo, que coló 27 dianas.

No es de extrañar que los de Juncosa -uno de los mejores entrenadores de la historia del Córdoba- acabaran a un paso de dar el salto a primera. Concluyeron el campeonato cuartos, con 43 puntos, los mismos que el Murcia (tercero), a dos del Hércules (segundo) y a cuatro del Granada (campeón del grupo).

La trayectoria de aquel grupo fue de menos a más. Comenzó la temporada de forma dubitativa, pero su gran rendimiento como local (en El Arcángel no perdió ni un partido) le hizo ir progresando en la clasificación hasta ese cuarto puesto final.

En esa campaña convivieron en segunda los blanquiverdes con otro equipo de la provincia de córdoba, el Puente Genil. Fue la única vez en la historia que eso sucedió. En el primero de los derbis vencieron los pontaneses 1-0 y en el segundo, en Córdoba, ganaron los blanquiverdes 2-0.

La alineación base de aquella temporada era la formada por Sánchez rojas en la portería; navarro, José Luis y Alfaro en la defensa; Trujillo y Luisito en el centro del campo y Espina, Méndez, Araujo, Paz y Toñín en ataque.

Como curiosidad de esa 56-57, el Real Madrid campeón de Europa visitó Córdoba el 8 de diciembre y el conjunto de juncosa le plantó cara. Perdieron únicamente 4-5. También fue la primera vez que al Córdoba le sancionaron por lanzamiento de objetos al campo. La federación prohibió el 10 de enero -a consecuencia de lo sucedido en un duelo ante el Castellón- que durante dos partidos se vendieran almohadillas en el arcángel.

Almohadillas y una tila hubiera necesitado el mítico Luisito, quien el 16 de diciembre, durante un duelo ante el San Fernando, no asumió demasiado bien las críticas de su estadio por su juego y decidió responder a la grada dejando al aire su trasero. Menos mal que su equipo ganó 4-1.

Ese mismo año se creó una sección efímera, la del Córdoba de balonmano, cuyo masajista era el mítico Litri -ahora encargado del museo e institución en la entidad-.

La campaña 57-58 no fue tan agradable. Si movida había sido -en lo que a despachos se refiere- la anterior, ésta no le iba a ir a la zaga. José Barrena, José Luis Fernández de Castillejo y Alfonso Cruz Conde se sucedieron en la presidencia mientras que Juncosa, Roque Olsen (que era entrenador-jugador) y Diego Lozano Rodríguez fueron los inquilinos del banquillo.

Se registraron denuncias de soborno, la directiva tuvo que poner orden en el vestuario... un sin Dios que no se vio del todo reflejado en la clasificación final. El Córdoba quedó noveno, pero las pasó canutas para no descender hasta casi el final de su calendario.

La alineación base aquella campaña era la formada por Sánchez rojas o Vicente en la portería; Navarro, Ortolá y Alfaro en defensa; Buendía y Artime en el centro del campo y Espina, Olsen, Torres, Méndez y Domingo en ataque.

Cayó un registro histórico. El 30 de marzo de 1958, casi tres años después, el equipo blanquiverde volvía a perder en casa. Ante el Real Betis (0-2). El primer traspié como local en Segunda. Fue el partido que se miró con lupa por la federación andaluza de fútbol al sospecharse que hubo un tongo. Nunca se aclaró.

Por todo esto que estamos contando y por mucho más fue una campaña aciaga. Un partido ante el Murcia se tuvo que suspender por una epidemia de gripe.

Tal era la situación en el vestuario que el portero Juanito González confesó al diario Pueblo: "Me equivoqué con mi marcha al Córdoba. El ambiente allí era francamente insostenible. El público se metía con los refuerzos madrileños".

El comienzo de los sesenta resultó singularmente histórico. Único. Incomparable. La 60-61 supuso el retorno de Alfonso Cruz-Conde a los despachos como presidente, aunque apenas duró hasta el diez de marzo, cuando fue suplido por José Salinas González, padre de quien también fuera luego presidente del club José Miguel Salinas. Tampoco terminó la temporada el técnico que la comenzó, Álvaro Pérez, a quien reemplazó -también a mediados de marzo- Roque Olsen, que ya por fin había conseguido aprobar su examen a entrenador nacional.

Esa 60-61 tampoco fue especialmente brillante, pero sentó las bases del éxito que llegó en la siguiente. En liga el conjunto blanquiverde osciló en la zona templada de la clasificación durante todo el campeonato, aunque en los últimos meses una buena racha le hiciera soñar con otras cotas. En copa, después de eliminar al San Sebastián, el sorteo deparó que tenían que medirse al Racing. Los de Olsen ganaron 3-0 en Córdoba y perdieron 4-1 en Santander. Como pasó dos campañas antes en aquella promoción de ascenso ante la real, se tuvo que recurrir a un encuentro de desempate en el Bernabéu. Ya se sabía de antemano que el ganador tendría el honor de cruzarse en la siguiente fase con el Real Madrid, pero una vez más la suerte fue esquiva y después de una prórroga intensísima la balanza cayó del lado de los cántabros (2-1).

El once tipo de aquella 60-61 era el formado por Benegas en la portería; Simonet, Martínez, Oliva y Navarro en defensa; Costa y Artime en el centro del campo y Homar, Juanín, Vila, Paz y Fuentes en ataque.

Ese año el Atlético Cordobés dejó de ser filial cordobesista, aunque siguió teniendo una estrecha relación con la casa blanquiverde en lo que se refiere a compra de derechos de futbolistas.

A finales de agosto llegó el internacional marroquí Mohamed Selam Riaji, que luego marcaría una época en el club. Tres meses le costó al jugador de Larache obtener los papeles y, en consecuencia, la ficha para formar parte del córdoba y tuvo que mediar para ello Cruz Conde con el mismísimo presidente de la federación española.

A Ricardo Costa, el 20 de octubre, le sancionaron con 24 partidos de sanción por ser reincidente al lesionar a un contrario, aunque luego se la rebajaron a doce.

En esa temporada 60-61 se estableció un nuevo récord. El Córdoba disputó el partido más largo de su historia. Comenzó un sábado y terminó un domingo a mediodía. Era el 24 de septiembre y El Arcángel debía acoger un duelo ante el San Fernando. Como coincidía la fecha con una corrida en la plaza de Los Califas la directiva decidió que el encuentro se disputara a las once de la noche. Ganaba el córdoba 3-0 y a falta de quince minutos para el final se fue la luz, así que el árbitro, un aragonés llamado Vera, decidió que el choque -como si fuera un partido de tenis- siguiera al día siguiente. Así se hizo y el resultado no se movió.

Así llegamos a la inolvidable 61-62. Un ejercicio inolvidable para todo aficionado a esta entidad. El córdoba logró por vez primera en su historia ascender a la élite y lo hizo de una manera brillante. Roque Olsen dispuso una plantilla llena de forasteros -únicamente Bernardo Palacios aparecía de manera aislada en las convocatorias- que acabó siendo recitada de carrerilla por los aficionados.

El presidente, José Salinas, contó con una junta corta y operativa que colaboró con una gestión brillante al tremendo éxito.

Ya desde el inicio del verano las sensaciones eran buenísimas. Tanto que Olsen comentó en una entrevista al Diario Córdoba que "tengo fe en mi trabajo y espero recibir resultado a mi ilusión. Hay capacidad y calidad para abordar la lucha por el ascenso".

Así fue. Porque el córdoba se colocó ya en la cuarta jornada líder después de golear 5-0 al Cartagena y a partir de la novena no perdió ese cetro en ningún momento. Su gran rival en la lucha por subir fue el Málaga, que tenía un equipo potentísimo. El mano a mano no se decidió hasta la última jornada, porque aunque los de Olsen tenían dos puntos de ventaja sobre los albiazules, el golaverage les era adverso, por lo que era imprescindible sumar al menos un punto en ese postrero encuentro en Huelva ante el Recreativo.

Conscientes del momento histórico que vivía su club de fútbol, Córdoba se volcó para ese primero de abril del 62. Tal era la demanda de localidades y de plazas para acompañar a los blanquiverdes que aunque se pensó en un tren, Renfe tuvo que destinar tres para la marea de seguidores ansiosos por estar presentes en el feudo Colombino. También fueron muchos los que optaron por ir en autocar o coches, y para alegrar el ambiente, las célebres bodegas campos colocaron un barril de vino en un arcén de la carretera (es de imaginar que nada más que para los acompañantes).

Aquel histórico envite del uno de abril fue más plácido de lo previsto. Su gran protagonista fue Miralles, que coló tres de los cuatro goles. El otro lo anotó Homar. El campo onubense -lleno como nunca antes en su historia según las crónicas- se rindió al gran juego visitante. Según la crónica de Zitro para el diario Córdoba "el éxito fue rotundo, apoteósico, nuestro equipo representativo, en una de sus más brillantes actuaciones, saldó la deuda que tenía contraída con su perseverante hinchada. En Huelva, donde el fútbol español dio los primeros pasos, recibió el Córdoba su alternativa".

La fiesta se prolongó durante días. El mismo uno de abril las caravanas de coches acompañando al equipo en su vuelta desde Huelva llegaban hasta la villa de La Carlota. Por decenas de miles se contaban los cordobeses que jalearon la gesta por las calles mientras los futbolistas eran recibidos por el alcalde Cruz Conde, el presidente de la Diputación Cabello de Alba y el gobernador civil Mateu de Ros. Fue precisamente este último quien entregó al presidente Salinas la copa de campeón de Segunda, que le ganaron al Deportivo de La Coruña en un partido meramente simbólico 4-0

La alineación base de aquella temporada permanece indeleble en la memoria de los buenos aficionados cordobesistas casi cincuenta años después. El once lo formaban: Benegas en la portería; Simonet, Martínez Oliva y Navarro en defensa; Martínez y Costa en el centro del campo y Riaji, Juanín, Miralles, Paz y Homar en el ataque.

Los años de gloria (1962-1970)[editar]

1962 supuso el comienzo de su época dorada. De ocho años prácticamente ininterrumpidos en los que El Arcángel se sintió feudo de primera por derecho propio. Allí fueron tuteados los grandes, porque si por algo se caracterizó aquel gran Córdoba fue por su fútbol lejos de complejos.

La primera de esas temporadas, la 62-63 fue muy digna. El coliseo ribereño vio ampliado su aforo hasta los diecinueve mil espectadores. Un campo que, por cierto, se inundó en febrero de ese año antes de la disputa de un partido ante el Zaragoza.

El presidente del club era José Salinas y el entrenador seguía siendo el gran Roque Olsen (dejó su puesto al acabar la temporada). 9.841 personas formaban el capital social de la entidad y el once tipo de aquella campaña era el formado por Benegas en la portería; Simonet, Mingorance y Navarro en defensa; Martínez y Costa en el centro del campo y Vázquez, Juanín, Miralles, Paz y Homar en ataque.

El primer encuentro en la élite se saldó con triunfo 1-0 al Valladolid. Juanín fue el autor del primer gol blanquiverde en Primera.

Esa campaña el defensor Mingorance se convirtió en el primer jugador del Córdoba en defender a la selección española. Fue en un encuentro en el Bernabéu ante Escocia. No tuvo mucha suerte porque la roja perdió 2-6 y él fue cambiado al descanso.

De las anécdotas de la temporada, destaca sobremanera el proyecto de gira americana que Luis Guijarro preparó para el Córdoba en mayo. Hubieran ido a Detroit, Chicago, Nueva York y Los Ángeles, pero finalmente el proyecto se truncó (había otra alternativa para haber viajado a Italia a jugar contra el Milán). Optaron por una opción más modesta: un doble amistoso contra el Levante.

Finalmente los blanquiverdes acabaron en el duodécimo puesto y en copa eliminaron al Cádiz en dieciseisavos, pero claudicaron ante el Atlético en octavos.

Muy duro fue el final de la 63-64. Por encima de lo deportivo, el accidente de un autobús de línea el 26 de abril del 64 tiñó de luto el año y la década. Era la última jornada y la ciudad se había volcado para apoyar a su equipo en el decisivo partido para salvar la categoría ante el Levante. Casi todos los aficionados estaban ya dentro del campo. Faltaba un último transporte público de Aucorsa, el señalado con la matrícula MA-21929. Éste se detuvo en la Cruz del Rastro para que se apeara una mujer. Quedaban dentro once pasajeros, el cobrador y el conductor. Cuando éste último trato de enderezar el rumbo del vehículo la dirección no le respondió y tomó el pretil del río hasta caer en las aguas del Guadalquivir. Únicamente salvaron la vida el cobrador y un viajero. Nueve cordobeses y dos cordobesas perecieron.

La noticia, lógicamente, causó un gran revuelo en el estadio. Se abrieron las puertas de El arcángel mientras la megafonía avisaba a los familiares presentes. a los funerales por las víctimas asistió el mismísimo Príncipe Juan Carlos (fue su primer viaje a Córdoba).

Aquel funesto encuentro acabó 4-0 para los blanquiverdes, que salvaron la categoría de una manera más gris que otra cosa. En el puesto once. En copa, tras eliminar al Langreo, el Barcelona fue demasiado rival en octavos.

La alineación tipo de esa 63-64 era la formada por Benegas en la portería; Simonet, Mingorance y López en defensa; Tejada y Costa en el centro del campo y Vázquez, Juanín, Miralles, Lapetra y Cabrera en ataque. Todos dirigidos por el canario Rosendo Hernández, un hombre de carácter que reconoció que "temperamental sí que soy y me gusta que mis jugadores tengan el carácter que tenía yo en el campo".

Por último, una circunstancia muy difícil de ver hoy en día. El Córdoba fichó un prometedor interior del Caudal de Mieres llamado Roberto, al que le entregaron un dinero a cuenta. El futbolista no acudió a su presentación, alegando que se había dado cuenta de que no tenía suficiente calidad todavía para jugar en Primera división y que prefería que le observaran en el caudal o en otro equipo durante ese año. El futbolista, además, devolvió 50.000 de las 80.000 pesetas que el Córdoba le dio a cuenta.

En 1964 el córdoba iba a protagonizar la mejor campaña de su historia. En aquel equipo que entrenaba Ignacio Eizaguirre coincidieron varios jugadores en su nivel futbolístico óptimo, una afición y un estadio que se creyeron desde el principio indestructibles con un presidente, José Salinas, que tuvo paciencia y mano izquierda.

Gracias a todos estos factores, el conjunto blanquiverde acabó quinto en primera división. Únicamente por detrás de Real Madrid, Atlético, Zaragoza y Valencia y por encima de Barcelona, Athletic, Sevilla, Español, Betis... todo salió rodado de inicio a fin. El 2-4 ante el Sevilla de la primera jornada situó a los cordobesistas segundos, y desde ese momento hasta el final merodearon casi siempre la zona media alta de la tabla.

La clave del éxito estuvo, como ya hemos comentado, en la fortaleza del conjunto de Eizaguirre como locales. En El arcángel apenas se escaparon tres puntos (empataron Atlético, Murcia y Las Palmas a cero) y apenas encajaron en su fortín dos goles (ante Español y Zaragoza) en sendos choques que acabaron con victoria cordobesista. Un registro que casi cincuenta años después sigue sin ser igualado en España.

En esa temporada se estrenó en la portería del córdoba un arquero que marcaría época en la liga española, Miguel Reina. Tan buen campeonato hicieron los cordobesistas que al finalizarlo dos de sus mejores jugadores-Tejada y Mingorance- acabaron firmando por Real Madrid y Español respectivamente. Singularmente interesante resultó para los medios de aquella época la disputa entre los merengues, el Atlético y el Barcelona. A los culés les pidieron en primera instancia seis millones de pesetas por el extremo, pero a lo más que se comprometieron a pagar fueron dos millones. Al final, la historia cuenta que Tejada acabó de blanco por poco más: 2.150.000 pesetas. Mingorance le costó al Español algo más: 2.750.000.

También dejó la entidad el técnico Eizaguirre, que recaló en el Sevilla, siendo suplido por el coruñés Eduardo Toba.

Por cierto, en Copa después de eliminar al Burgos los blanquiverdes cayeron ante el Valencia (2-1 en Mestalla y 0-0 en Córdoba).

Aquella histórica alineación, la que mejor ha rendido jamás vistiendo los colores de este club, era la formada por: Reina en la portería; Simonet, Mingorance y López en defensa; Martí y Ricardo Costa en el centro del campo y Luis Costa, Juanín, Miralles, Tejada y Cabrera en ataque.

La siguiente campaña no fue ni la mitad de buena que la anterior. Pesaron los múltiples cambios en la plantilla y el cuerpo técnico. Primero por los muchos futbolistas que se marcharon y segundo porque algunos de los fichajes no cuajaron como se esperaba. El presidente Salinas también dejó su puesto, que fue adoptado por el gerente Rafael Morón.

El once de esa 65-66 era el formado por Reina en la portería; Simonet, Violeta y López en defensa; Martí y Ricardo Costa en el centro del campo y Jara, Juanín, Riera, Martínez y Cabrera en ataque.

El joven portero Reina seguía rindiendo de una manera espectacular y, por eso, el Barcelona comenzó a pujar por sus servicios. Tres millones y medio ofreció, pero el Córdoba se negó a venderlo a pesar de sus siete millones de deuda. Al final, el meta acabó marchándose a la ciudad condal por ocho kilos.

Esa campaña se produjo el controvertido y singular fichaje de Alvarito. Se trataba de un futbolista asturiano que procedía del modesto Shelbourne irlandés. Duró poco. Después de las críticas exageradas de la afición de El arcángel tras el partido de presentación del equipo ante el FAR marroquí, se fue a la francesa. Desapareció dos meses sin despedirse de nadie hasta que ya mediado septiembre compareció para devolver las 50.000 pesetas que había pedido a cuenta.

Otra incorporación sorprendente fue la de José Ravelo que, aunque había nacido en Tenerife, era internacional por Venezuela. Allí era conocido como "Chelo", un nombre que tuvo que abandonar al venir a España por "poco varonil". Aquí fue Ravelo a secas.

Como en toda temporada movida, en el estadio también pasaron cosas. Lo más sórdido fue una plaga de moscas provocada por unos vaciaderos de basura en los anexos al campo. Para paliar el pestazo se ideó desde el club la "operación mosca", para sanear la zona.

En esa 65-66 acabó el conjunto blanquiverde en el puesto once de la máxima categoría y en copa del rey después de superar al Lleida cayeron ante el Zaragoza en octavos (0-2 y 4-1 perdieron en la ida y en la vuelta).

La campaña 66-67 fue la primera de Rafael Morón como presidente del conjunto cordobesista y quiso unir esfuerzos mediante lo que se conoció como "operación blanquiverde". Su desafío a la ciudad consiguió que se alcanzaran los 6.500 socios (2.400 más que la temporada anterior).

En lo deportivo, si en la 64-65 el Córdoba tocó su techo en liga, en esta 66-67 alcanzó su cota más alta en copa del rey. En dieciseisavos de final eliminó al Atlético Ceuta (remontó un 4-2 adverso a domicilio venciendo en El Arcángel 5-0). En octavos la víctima fue el Europa del barrio de Gracia barcelonés (1-1 en la ida y 4-0 en la vuelta). El duelo de cuartos exigió un encuentro de desempate en Madrid después de sendos 1-1 en la ida y la vuelta.

Así, el 18 de junio de 1967 el Córdoba disputó por vez primera (y última) en su historia unas semifinales de copa. El rival era el conjunto que más disfruta en esta competición, el Athletic club de Bilbao. En la ida, la actuación parcial de un árbitro valenciano llamado Birigay propició la victoria de los vascos 0-1 y que se produjeran graves incidentes al final del duelo. Con la eliminatoria casi resuelta, en San Mamés los rojiblancos volvieron a imponerse (2-0) y dejaron en un sueño el reto de la expedición cordobesista.

En liga, la 66-67 resultó discreta. acabó el Córdoba en el puesto doce a las órdenes de Marcel Domingo y con un once base formado por García; Simonet, Navarro y López; Martí y Costa; Luis Costa, Juanín, Riera, Alfonso y Jara.

La siguiente campaña, la 67-68, fue especialmente dramática para el Córdoba. Más allá de lo deportivo, el fallecimiento en accidente de tráfico de uno de los jugadores más emblemáticos de la entidad, Ricardo Costa afectó mucho a la institución.

La permanencia en la élite resultaba cada vez más complicada y, así, al finalizar la temporada en el puesto trece, los cordobesistas se vieron obligados a disputar la promoción ante el Calvo Sotelo de Puertollano. El 3-0 de la ida en El Arcángel dejó casi resuelta una eliminatoria que una semana después terminó con otra victoria blanquiverde (1-3).

A las órdenes de Marcel Domingo primero y de Argila después, el once base fue el formado por García; Simonet, Navarro y López; Martí y Rodri; Luis Costa, Juanín, Arana, Riera y Muñoz.

El Córdoba iba a deparar en la 68-69 el primer gran disgusto a su hinchada al descender por vez primera de categoría. Se alinearon para que esto se produjera varios factores determinantes: una plaga de lesiones a lo largo de toda la temporada, un plan de rejuvenecimiento que no dio los frutos esperados y cierta inestabilidad interna condujeron al desastre final.

El presidente aquel año fue otra vez Rafael Morón y por el banquillo desfilaron Fernando Argila, Juanito Vázquez (nada más que por un encuentro) y el mítico Kubala. El hispano-húngaro firmó por quinientas mil pesetas más otras cien mil si lograba el objetivo de la salvación.

Ese año Jaén y Crispi fueron preseleccionados para acudir con el equipo olímpico español a México y se sumó a filas al club blanquiverde el gran Francisco Calzado Ferrer -Litri- que, con los años se ha convertido en toda una institución en el conjunto del Arenal.

El bajo rendimiento de aquella plantilla provocó que la directiva tomase medidas como amonestaciones públicas, multas y hasta amenazas de despido que no llegaron a ninguna parte. Los mandatarios, eso sí, quisieron hacer excepciones como en el caso de Simonet, del que dijeron públicamente que "aún en las circunstancias más adversas pone el mayor entusiasmo y absoluta entrega de su servicio personal".

En Copa del Rey el paso del conjunto blanquiverde fue efímero. En la primera ronda que disputó, los dieciseisavos, cayó eliminado por el Valencia (2-0 en la ida en Mestalla que hizo estéril el 2-1 de la vuelta en Córdoba).

Llegamos a la 69-70. A principios de ese año deportivo iba a dejar la presidencia del córdoba Rafael Morón para que la ocupara Rafael Campanero, quien dijo en su investidura que "lo que en otros momentos hubiera sido un alto honor para mí es además en los actuales de crisis una indeclinable obligación".

El objetivo marcado desde el inicio de esa campaña era lógicamente el retorno a la élite y finalmente el equipo quedó cerca de lograrlo al acabar quinto y pensarse muy seriamente la Federación ampliar la primera división.

En el banquillo se sentó Ignacio Eizaguirre y lo hizo con buen pie inicialmente, puesto que ostentó el liderato su equipo durante las dos primeras semanas, pero posteriormente se desinfló.

El once tipo de esa 69-70 era el compuesto por Molina en el arco; Ponce, Rodri y Verdugo en defensa; Jaén y Torres en el centro del campo y Álvarez, Juanín, Carrascosa, Diego y Jara en ataque.

Luis Costa fue traspasado al Mallorca en octubre y Rafael Jaén lo fue al Granada. Antes de que comenzara el campeonato el mítico Simonet anunció su marcha y después de la misma lo hizo otro histórico como Juanín.

En el capítulo de anécdotas, sobresale la el futbolista llamado Antonio Medina o Antonio Media, según las versiones. Se trataba de un futbolista paraguayo nacido en la ciudad de Limpio. Trataron de convertirle en oriundo para burlar la nueva normativa de la federación contra la masiva llegada de jugadores extranjeros, pero no coló y nunca pudo debutar de blanquiverde el tal Medina-Media.

También se registró durante esa temporada hasta un motín a bordo. El día 15 de octubre, al no estar al corriente de los pagos, conminaron a la junta directiva a regularizar su situación y advirtieron que no entrenarían si no venían satisfechas sus reclamaciones en 24 horas. Al final, después de un mes de mucho tira y afloja por ambas partes el asunto se saldó con una pequeña multa a los futbolistas que fue destinada al fútbol modesto y una comida de confraternización. Naturalmente, esta comida fue un perol.

Otra anécdota fue que tras el partido de la jornada quinta (Sporting 4- Córdoba 2) el todavía presidente Rafael Morón solicitó que el colegiado guipuzcoano Señor Barragán pasara una prueba de alcoholemia. Al final no se hizo. En copa, por cierto, el Córdoba eliminó en primera ronda al Racing (2-0 en la ida en El Arcángel y luego derrota 1-0 en El Sardinero) para caer en la siguiente ante el Atlético de Madrid (vencieron los colchoneros 0-2 en la ida y 2-1 en la vuelta en El Calderón).

Del último ascenso a la élite a la lenta decadencia[editar]

En la temporada 70-71 el Córdoba le regaló a esta ciudad su última alegría de oro. Esa campaña fue la última vez que el conjunto blanquiverde ascendió a Primera. El presidente de aquella gesta fue el gran Rafael Campanero, que confeccionó una plantilla muy joven, de canteranos con muchísima hambre de gloria. El presupuesto era uno de los cuatro más bajos de la categoría pero según cuentan quienes vieron jugar a ese equipo sus futbolistas estaban extraordinariamente bien preparados físicamente por el equipo de la Universidad Laboral, capitaneado por el recién llegado José Luis Fernández.

El técnico del equipo era un clásico como Juncosa, quien se apoyó en el regreso de otro no menos experimentado como Mingorance. El zaguero aportó aplomo en los momentos más difíciles.

El once base de aquella 70-71 era el formado por Molina en la portería; López Prieto, Mingorance y Verdugo en defensa; Rodri y Torres en el centro del campo con Rojas, Rivera, Cruz Carrascosa, Manolín Cuesta y Totó en ataque.

El Córdoba se aprovechó para subir de la ampliación programada para la máxima categoría. Se aseguró quedar entre los cuatro primeros después de derrotar en la penúltima jornada al Hércules 2-1. Marcaron en ese encuentro Rivera y Manolín Cuesta quien, por cierto, acabó como máximo anotador de la categoría con 18 tantos.

Esa temporada tanto Cuesta como Verdugo, Crispi y Varo fueron llamados por el seleccionador olímpico Santamaría para varios compromisos internacionales. También lo fue el carismático masajista Litri.

Como anécdota, siguió coleando el caso del paraguayo Andrés Medina (o Media, según las fuentes). Al final el futbolista fue considerado español, pero como el córdoba ya tenía cubiertas sus fichas acabó cedido en el Valdepeñas. En esa campaña le sonrió tanto la fortuna a los de El Arcángel que ganaron 110.000 pesetas en la lotería.

Durante la celebración del ascenso se hizo popular entre los seguidores una letrilla: "empezó la liga, pidió el biberón y a los nueve meses, en Primera división". Los festejos, por cierto, estuvieron a la altura del logro. Hubo fuegos artificiales, recibimiento de una ciudad volcada con sus jugadores (unas 10.000 personas colapsaron La Victoria). Así, el 13 de junio Rafael Campanero dijo unas palabras que quedarán para la historia: "la ciudad no debe permanecer indiferente si es que de verdad desea fútbol de Primera división". Tristemente, aquello fue el canto del cisne del Córdoba Club de Fútbol.

En Copa del Rey el paso del conjunto blanquiverde fue efímero. En la primera ronda que disputó cayó eliminado por el débil Calella, de Tercera, (1-0 en la ida en El Arcángel que fue remontado por un 2-0 a domicilio).

Llegamos a la 71-72. La última en la historia del Córdoba en Primera hasta el momento. No se puede decir que muriera sin honor aquella última hornada de gladiadores de oro. Bajaron de forma matemática a falta de dos jornadas para el final luego de perder 4-2 en Valencia. En la jornada siguiente, ya descendidos, le quitaron la liga al Barça gracias a un gol de Fermín tras un penalti cometido sobre Manolín Cuesta. Por cierto, el último encuentro del Córdoba en la élite fue en Granada, un 14 de mayo del 72. Perdieron 1-0.

En el banquillo se sentó el brasileño Vavá y en el palco siguió Rafael Campanero por aclamación popular (él había amagado con renunciar a su cargo).

El once tipo de esa 71-72 era el compuesto por Molina en el arco; López, Rodri y Cepas en defensa; Tejada y Alarcón en el centro del campo y Escalante, Fermín, Cruz Carrascosa, Manolín Cuesta y Rojas en ataque.

No era titular en esa plantilla, pero sí dispuso de muchos minutos cedido por el Real Madrid Vicente del Bosque, quien 30 años después conduciría a España al mayor éxito deportivo de su historia ganando un mundial.

Se planteó por la directiva como objetivo llegar a los 12.000 socios, pero apenas se lograron mil más que en la precedente, con lo que apenas 6.000 cordobesistas se abonaron en esa última campaña de Primera.

Cuando visitó el Real Madrid El Arcángel el 26 de septiembre del 71, los compañeros de Juan Verdugo le cedieron la capitanía al otrora futbolista blanquiverde. Por cierto, en ese encuentro se mostraron por vez primeras tarjetas. La blanca era equivalente a la actual amarilla y el primero en verla fue el capitán blanquiverde Torres.

En esa última campaña entre los grandes los blanquiverdes estrenaron autocar. Un vehículo que duró un par de décadas en uso y que fue comprado por subscripción popular para acomodo de los futbolistas. Costó 2.150.000 pesetas.

En Copa, por cierto, el córdoba duró un telediario. Empató a cero en la primera eliminatoria que disputó -la cuarta- en la ida ante el Valladolid y cayó 1-0 en Pucela.

La 72-73 suponía el retorno a la categoría de Plata. Una vuelta que no sentó demasiado bien a la institución blanquiverde. El objetivo estaba claro: ascender cuanto antes, pero los mimbres no respondieron como se esperaba y el equipo se mantuvo durante toda la campaña en el puesto trece. Un lugar que condenaba -teniendo en cuenta que ese año cuatro descendían y otros cuatro promocionaban- a jugarse su puesto en segunda en una doble eliminatoria. Afortunadamente, el encuentro de ida en El Arcángel ante el Girona del 10 de junio del 73 fue una fiesta y el hat-trick de Manolín Cuesta dejó el partido de vuelta en el Ampurdán en una anécdota (perdieron los cordobesistas 3-2).

El técnico brasileño Vavá acabó siendo despedido por los resultados y su lugar lo ocupó el zamorano Joseíto.

El once habitual de esa temporada fue el compuesto por Molina en la portería; López, Piñel, Rodri y Cepas en defensa; Escalante, Tejada y Alarcón en el centro del campo y Manolín Cuesta, Cruz Carrascosa y Jiménez en ataque. La presidencia la seguía ostentando Rafael Campanero.

Dentro de las anécdotas de esa campaña, destaca que el Córdoba recusó (entonces se podía) a seis árbitros para que no le pitaran partidos: Campillo, Congregado, López Montenegro, Peiró, Sánchez Arminio y Serrano Belenguer.

También ese año el Ayuntamiento le cedió altruistamente los terrenos anexos al estadio para que pudiera construir otros campos de fútbol.

La fortuna visitó a los directos del Córdoba, que en agosto de ese 72 compraron unos décimos de lotería que les reportaron 60.000 pesetas del ala.

El fichaje extraño de la temporada fue el de otro paraguayo, Hugo, que pedía primero millón ochocientas mil pesetas y cuando vio que se iba a quedar sin equipo aceptó doscientas mil. Una vez que se hicieron los papeleos el tal Hugo fue a las oficinas del club a rogar que le dejaran volver a su tierra porque no tenía hambre ni podía dormir.

Otra más. Para atraer aficionados al campo se sorteaban invitaciones para acudir con el equipo al partido de la semana siguiente a domicilio. El primer agraciado fue Juan Ranchal Luna, que era el socio 407.

En la todavía Copa del Generalísimo el Córdoba duró bien poco, porque en su eliminatoria ante el Ourense fue goleado en tierras gallegas 3-0, por lo que de nada sirvió el 3-1 de la vuelta en Córdoba (el único partido que, por cierto, dirigió Gonzalo Uceda, que fue técnico de transición).

Así llegamos a la 73-74. y a otra decepción. La plantilla estaba hecha una vez más para ocupar puestos altos, con fichajes como el gran Onega y Dominichi más los ya contrastados Molina o Manolín Cuesta. Pero la inestabilidad en el banquillo se notó. Fueron entrenadores esa campaña García verdugo, Ángel Moreno, el propio Vavá y Gonzalo Uceda.

Tal fue el desajuste que, al repetir en la decimotercera plaza, tuvieron que disputar promoción y esta vez no fue tan sencillo mantenerse. En la ida los goles de Cruz Carrascosa, Manolín Cuesta y Escalante parecían suficientes para viajar a Almería con garantías sobradas tras el 3-1 final. Pero el rival llegó a ponerse 3-0 en su feudo y durante siete angustiosos minutos el Córdoba estuvo virtualmente en Tercera. Afortunadamente marcaron Manolín Cuesta y Cruz Carrascosa de nuevo y salvaron la papeleta.

El once base de esa temporada era el formado por Molina en la portería; Manolo, Dominichi, Aguilera y Salas en defensa; Escalante, Onega y Alarcón en el centro del campo y Martínez, Manolín Cuesta y Cruz Carrascosa en ataque.

Sin duda, la mejor noticia del año fue el fichaje del gran Daniel Onega, procedente de River Plate y uno de los mejores futbolistas que ha vestido la blanquiverde. El fantasma, tal era su apodo, llegó a ser máximo goleador de la Libertadores en el 66 y fue internacional con la selección argentina.

Pero por lo que más destacó esa triste 73-74 fue por lo convulso de los banquillos. A García Verdugo lo echaron porque al parecer en Valladolid, luego de perder 3-1, cargó contra varios directivos.

Esa campaña se produjo la despedida de Manolín Cuesta, que fichó por el Español a cambio de nueve millones de pesetas. Se iría una vez que el córdoba no tuviera nada en liza. Curiosamente, la afición le tributó una gran ovación antes del partido ante el Cádiz de la jornada 36, que le podía haber dado la salvación matemática a los blanquiverdes... pero, como suele pasar en estos caso, el córdoba palmó 0-2 y cuesta tuvo que seguir jugando hasta la final promoción. También Cruz Carrascosa se marcharía al final de la temporada por tres millones de pesetas al Salamanca.

Unos se iban y otro llegó. El gran doctor Manuel Guillén del Castillo, que todavía colabora con el club, se incorporaba al córdoba como preparador físico.

Una anécdota más. Molina, que estaba haciendo la mili, jugó varios partidos con el seudónimo Josele para que no le pillaran sus superiores, que no le querían dar tantos permisos.

En Copa, para terminar, esa temporada el Córdoba eliminó al Ceuta en la tercera eliminatoria (4-2, 1-1) para caer ignominiosamente ante el Tenerife, toda vez que los insulares remontaron con un 4-0 el 3-0 de la ida en el arcángel.

La 74-75 se puede considerar como una campaña muy positiva. Seguían los blanquiverdes en Segunda, pero este año se quedaron muy cerca de recuperar su puesto en primera. Los blanquiverdes fueron entrenados por Vavá y presididos primero por Campanero, luego por José Torronteras y por último por Ricardo Mifsut.

El equipo base de esa 74-75 era el formado por Molina en la portería; Poyoyo, Marín, Varo y Salas en defensa; Urbano, Dominichi y Ónega en el centro del campo y Martínez, Burguete y Rivero en ataque.

Una magnífica primera vuelta aupó al equipo al liderato varias veces, incluso llegó primero al ecuador del campeonato. Sin embargo, un partido clave en marzo ante el Cádiz (1-2) fue el primer detonante de una descomposición interna. En ese choque se señaló directamente al árbitro Cabeza Canela, adscrito al colegio madrileño pero -para colmo- natural de Córdoba. Sobre él dijo la crónica del diario córdoba de aquel choque: "todo lo que se diga es poco. Cabeza Candela vino a cargarse al córdoba y lo consiguió, ¿por encargo de quién? esto es lo que habría que averiguar"

Otro serio disgusto llegó con la fuerte sanción de cuatro partidos al delantero Burguete, en un duelo ante el Rayo. Castigo que irritó tanto a la directiva -sobre todo porque entendían que había un agravio comparativo ante una acción similar realizada por el sevillista Biri- que provocó que Campanero presentara su dimisión.

Ese año -el veinte de octubre, concretamente- Urbano logró ante el Sevilla el gol número mil del Córdoba. Precisamente el Sevilla fue uno de los grandes rivales por el ascenso. Tanto que Vavá, técnico cordobesista, incluso recibió la amenaza de que secuestrarían a su mujer y su hija si no presentaba determinada alineación en el Sánchez Pizjuán. Fue el 28 de febrero y todo quedó en una anécdota de pésimo gusto, claro, y el Córdoba ganó 1-2 aquel choque.

Al final de la temporada, el cuarto puesto -por detrás de Oviedo, Racing y Sevilla- supo a poco. Como a quedarse con la miel en los labios. Fue la vez que más cerca ha estado el Córdoba de retornar a primera.

Al acabar ese año, Dominichi fue traspasado al Elche por dos millones de pesetas y fue fichado el portero hispano-brasileño Álex, que luego se tuvo que ir al no ser demostrada su doble nacionalidad.

En copa del rey el paso fue efímero. En la cuarta eliminatoria el Hércules remontó el 1-0 de la ida en El Arcángel ganando 3-1 y se acabó el sueño.

Llegamos a la 75-56. La plantilla de esa temporada estaba hecha una vez más para ocupar puestos altos, pero desde un principio se notó que el cuento de la lechera iba a durar bien poco. El presidente Mifsut dijo: "nuestro fundamental anhelo lo ciframos en el ascenso a primera" y lo cierto es que el ambiente invitaba a soñar con ello, teniendo en cuenta que casi se llegaron a los 10.000 abonados.

El once base lo formaban Molina en la portería; Poyoyo, Varo, Balbuena y Salas en defensa; Urbano, Corcuera y Ónega en el centro del campo y Gallego, Burguete y Rivero en ataque. A este grupo lo entrenó Vavá hasta que, una vez más, le sustituyó Uceda y a éste le suplió para acabar el año el mítico Eizaguirre.

Acabaron la liga octavos, pero hasta la antepenúltima jornada no pudieron certificar de forma matemática su continuidad en la categoría de plata.

Ese año también fue el de las despedidas. Se fue Pepe Escalante al Betis por dos millones de pesetas y Martínez al Sevilla por trece. A cambio llegó Corcuera por dos millones cuatrocientas mil pesetas abonadas a la Real Sociedad.

Se disputó el primer trofeo ciudad de córdoba con un gran cartel: Vitoria de Setúbal y Boca Juniors acompañaron a los blanquiverdes, quienes se alzaron con la copa al vencer a los argentinos 4-2 y empatar a cero con los lusos.

Esa 75-76 quien de verdad estuvo bien fue el equipo juvenil, que llegó a cuartos de final de la Copa de España tras eliminar incluso al Atlético de Madrid. Sorprendentemente, fueron eliminados en esa ronda por el Murcia.

A vueltas con los oriundos, ese año se vivió el culebrón de Juárez. Un paraguayo que según decía no quería hacer el servicio militar dos veces -decía que lo había hecho ya en su país- y que, por eso, no obtuvo los papeles necesarios para jugar en España.

También ese año se ve que el zaguero Manolo quiso gastarle una broma en Tenerife a un compañero de concentración desarreglándole la habitación del hotel de concentración. Tanto se la desarreglaría que el director del establecimiento "Las Brujas" enfureció y exigió el dinero de la reparación al club. El córdoba pagó en primera instancia, pero luego fue Manolo quien se tuvo que rascar el bolsillo y fue amonestado levemente (al menos ganaron 0-3 en Santa Cruz).

Menos condescendiente estuvo la afición al acabar el último partido de la temporada en casa ante el Castellón. El 2-4 y el hecho de que Ónega tuviera que terminar de portero al haber sido expulsado Molina acabaron de irritar a una parroquia cordobesista que despidió a los suyos lanzando almohadillas al campo.

En Copa la aventura también fue este año breve. En la tercera eliminatoria empataron a cero en la ida en Melilla y luego a tres en casa, como no valían doble los goles en campo ajeno, llegaron a la prórroga y luego a los penaltis, en los que estuvieron más atinados los norteafricanos.

La 76-77 fue otra campaña decepcionante. Se acababa de crear la Segunda b y, por eso, apenas descendían cuatro equipos directamente de Segunda -en las campañas anteriores hasta ocho debían disputar una promoción-. Esta circunstancia unida al relativo cercano recuerdo de la élite hizo que el objetivo marcado por la directiva de Mifsut fuese el ascenso. La gran rémora de esa temporada estuvo en los desplazamientos, en los que los blanquiverdes no consiguieron ni una sola victoria.

El equipo base de esa 76-77 era el formado por Molina en la portería; Pablo, Marín, Varo y Salas en defensa; Corcuera, Urbano y Ónega en el centro del campo con Calero, Burguete y Lezcano arriba.

Supuso este ejercicio el último como cordobesistas de dos jugadores que marcaron época: el arquero molina y el centrocampista Ónega dejaban el club y muchos buenos recuerdos a los seguidores de El Arcángel.

El técnico de aquella temporada fue Ignacio Eizaguirre, aunque en abril dimitió y su puesto lo tuvo que ocupar el secretario técnico Lasa.

Mal estuvo planificada esa 76-77 desde el comienzo, toda vez que para la presentación el 20 de julio del 76 aún no se había cerrado ningún fichaje. A pesar de ello Mifsut dijo que mantenían "intactas" sus aspiraciones. No matizó a qué aspiraban, eso sí.

El goleador Mariano Mansilla se iba cedido esa temporada al Real Unión de Irún, donde cumpliría su servicio militar. Como anécdotas de la temporada, la plaga de lesiones -hasta 10- que provocó la suspensión del partido de copa ante el Xerez el 2 de febrero; que las uvas las tomaron los jugadores aquel año durante su viaje en tren a Pontevedra y que el duelo ante el Oviedo del 15 de abril fue declarado día de ayuda "moral" al club. Dicha ayuda consistió en la visita del ex presidente Rafael Campanero y del torero Manuel Benítez "El Cordobés" al vestuario antes de empezar el choque. Ni por esas. 0-0 quedaron y un aficionado saltó al campo para agredir al árbitro por un penalti no pitado.

En liga quedaron al final decimoquintos y en Copa eliminaron al Xerez y al Calvo Sotelo para sucumbir ante el Celta. De haber eliminado a los vigueses se hubiesen medido al Barcelona. Por cierto, en esa competición, en Puertollano, otro aficionado saltó al campo para pegar al árbitro. Éste portaba un gallo en sus brazos.

La 77-78 fue peor. El Córdoba acabó bajando a la recién creada Segunda B por vez primera en su historia. Los jugadores se pelearon con la directiva, que estaba en plena descomposición, y ésta la tomó con el futbolista Rivero. Se acabó la temporada con 26 millones de déficit y sin un banco que pudiera avalar a la institución.

Por segunda campaña consecutiva, el equipo fue incapaz de sumar un triunfo a domicilio, con la salvedad de que esta vez apenas lograron ocho victorias como locales.

El once base lo formaban Vallespir en la portería; Estella, Varo, Marín y Cobo en defensa; Carlos, Perico Campos y Delgado en el centro del campo con Calero, Mansilla y Martín Roales en ataque.

El presidente Mifsut no terminó la temporada, siendo suplido por Joaquín Bernier, que era el hombre de confianza del odontólogo José María Romeo Moya.

Tampoco terminó el entrenador que empezó la campaña, Juan María Lasa. Su puesto sería ocupado por Ben Barek en octubre, pero el marroquí no fue capaz de sacar al equipo de la zona de castigo. Por cierto, a Ben Barek ese año el entonces Rey de Marruecos Hassán II -que era su amigo personal y le llamaba hermano- le ofreció preparar a la selección alauita para el mundial del 82, pero Ben Barek rechazó el cargo (aunque lo aceptaría años después).

El descenso tuvo lugar el 14 de mayo, en la última jornada en La Coruña, donde perdieron 6-1. El amateur -filial entonces- por el contrario ascendió por esas mismas fechas a tercera con los Claus, de la Cruz o Pedrito... lástima que la directiva tuviera que renunciar a la plaza por falta de presupuesto.

Fue la primera temporada con vallas en El Arcángel, obedeciendo a la nueva reglamentación vigente. Eran más un obstáculo para la visión que un garante de la seguridad, en honor a la verdad. Esa 77-78 fue tan negra que unos ladrones asaltaron El Arcángel y le robaron una buena cantidad de dinero de la época a jugadores y cuerpo técnico.

En Copa, al menos, pasaron tres rondas. Eliminaron sucesivamente a Compostela, Bilbao Athletic y Rayo Cantabria antes de sucumbir ante el Cádiz.

La 78-79 supuso el estreno en segunda b, una categoría tristemente familiar durante demasiados años. Lo pasaron mal los rectores blanquiverdes más en lo económico que en lo deportivo, hasta el punto de que se tuvieron que hacer varias colectas para conseguir la supervivencia de una entidad que apenas contaba con menos de tres mil abonados.

Hasta la última jornada de liga estuvo el equipo luchando por la permanencia, y ésta se tuvo que lograr con un empate ante el modesto Ibiza, rival de aquella tarde de verano. Al menos, con la victoria en Xátiva 1-2 rompió aquella plantilla una racha de más de tres años sin ganar como visitante.

El equipo base de esa 78-79 era el formado por Luna en la portería, Rafaelín, Rivas, Delgado y Carbó en defensa; Alors, Álvarez y Escalante en el centro del campo y Carlos, Burguete y Cuesta como atacantes.

El presidente fue José María Romeo Moya y el técnico que comenzó la temporada fue Ramón Miralles, suplido en enero por Manuel Guillén del Castillo, que formó un tándem con Rodri, que llevaba al juvenil.

Tal era la situación del equipo, que el 20 de agosto el presidente Romeo lanzó un angustioso mensaje de auxilio: "el córdoba podría tener los días contados". La ciudad respondió con 100 nuevos socios que se apuntaron durante un plazo extraordinario para nuevos abonados.

El 1de marzo se llevó a cabo la huelga con la que amenazaba la Afe y se tuvo que suspender el partido ante el Lleida. Ese año, como anécdota, se creó el bingo del córdoba, de vida efímera. se instaló en el hotel brillante y duró apenas 6 meses por el escaso tirón. Otra anécdota fue que un fiel seguidor llamado Rafael García Gil quiso ayudar a su equipo con lo que fuera y, como no tenía dinero, se ofreció a pintar la sede social del club.

El córdoba acabó decimoséptimo a un único punto del descenso a Tercera. En Copa eliminó al Valdepeñas y al Granada antes de caer ante el Sevilla en los dos encuentros (1-2 y 5-2).

La 79-80 estuvo marcada por la nueva normativa que obligaba a alinear a dos futbolistas menores de veinte años en segunda, Segunda b y Tercera. Dentro de lo que cabe, la buena cantera cordobesista respondió bien y los jóvenes habituales López Colodrero y Doblas cumplieron a la perfección.

Se entiende así el séptimo puesto final en la tabla, sin sufrir los apuros clasificatorios de la anterior. También se notó la firme mano del nuevo técnico José María Negrillo, quien fuera mano derecha de míster látigo -Mark Merkel- en el Sevilla.

El once base lo formaban González como portero, Monzón, de la Cruz, Rivas y Álvarez en defensa; Doblas, Delgado y Escalante en el centro del campo y López, Lucas y García en ataque.

El presidente del equipo seguía siendo José María Romeo, pero quien no siguió fue Litri, el mítico masajista, que se fue con billete de ida y vuelta al levante junto a Martínez, Varo, Jaén y Paco Rojas.

El técnico Negrillo se dedicaba antes de los entrenamientos a obligar a los jugadores a cortar los jaramagos de las gradas. Precisamente Negrillo contó que el terreno de juego de El Arcángel era "el peor de segunda b". Era duro pero era justo. Hasta se multó él mismo después de una derrota en Elda.

Esa temporada fue la que supuso el final de los partidos televisados los domingos. Se pasaron a los sábados.

Una vez más los ladrones asaltaron El Arcángel. Su botín no estuvo nada mal. 150.000 pesetas que se habían dejado allí para ciertos pagos perentorios.

Por cierto, los dos últimos partidos de la temporada los jugó el Córdoba como local en el Benito Villamarín y en el Sánchez Pizjuan al estar clausurado El Arcángel tras recibir una pedrada el colegiado que pitó el partido ante el Eldense.

En Copa, tras eliminar al Granada, el Sevilla remontó gracias a un penalti el 2-1 de la ida en Córdoba con un 2-0.

Antecedentes: Real Córdoba[editar]

El antecesor directo del Córdoba Club de Fútbol fue el Real Club Deportivo Córdoba. Este club fue fundado en 1928 por la fusión de otros dos clubes cordobeses, el Real Córdoba Sporting Club y la Sociedad Deportiva Electromecánicas. Originalmente fue bautizado como Racing Fútbol de Córdoba , aunque en 1940, ante la normativa que prohibía el uso de anglicismos en los nombres propios, cambió su denominación a Club Deportivo Córdoba. Cuatro años más tarde recibió el título de Real.

El Real Club Deportivo Córdoba se disolvió el 31 de julio de 1954 a causa de las deudas acumulados. A lo largo de sus 26 años de historia jugó nueve temporadas en Segunda División y seis en Tercera. En 1928 se unieron ambos clubes y formaron el Racing Fútbol Club de Córdoba. Jerónimo Fernández fue su presidente. Vestía camiseta a franjas verticales blanquiverdes y pantalón azul; como segunda equipación utilizaba el color blanco. Jugaba en el Estadio América, terrenos del antiguo cuartel de Artillería de Córdoba. Participó en las temporadas y categorías siguientes: 1928-29 (Local), 1929-30 (Provincial), 1930-31 (Regional), 1931-32 (Tercera), 1932-33 (Tercera), 1933-34 (Regional), 1934-35 (Regional), 1935-36 (Regional). Esta última temporada ascendió a Tercera División pero no pudo disfrutarla por el paréntesis sufrido por la Guerra Civil; al termiar la contienda, en la temporada 1939-40, participó directamente en Segunda División.

Ante la prohibición de llevar nombres extranjeros en 1940, el club se adapta a la normativa y cambia el suyo por Club Deportivo Córdoba. Participó en las temporadas y categorías siguientes: 1940-41 (Segunda División), 1941-42 (Regional), 1942-43 (Regional) y 1943-44 (Tercera División). Continuó con esta denominación jugando en el Estadio América.


En 1944 vuelve a cambiar el nombre, y esta vez lo hace por el de Real Club Deportivo Córdoba, a propuesta de su presidente, José Ramón de la Lastra y Hoces, de ideología monárquica, quien consiguió la concesión por los organismos oficiales pertinentes. Continuó con los mismos colores e incorporó la corona real a su escudo. Jugó en el Estadio del Arcángel, propiedad de su presidente, desde 1945, año de su inauguración. Participó en las temporadas y categorías siguientes: 1944-45 (Tercera División), 1945-46 (Segunda División), 1946-47 (Segunda División), 1947-48 (Segunda División), 1948-49 (Tercera División), 1949-50 (Segunda División), 1950-51 (Segunda División), 1951-52 (Segunda División), 1952-53 (Segunda División) y 1953-54 (Tercera División).

Después de una historia de 26 temporadas (8 en Regional, 6 en Tercera y 9 en Segunda) con sus cambios de nombre, el primer equipo de la ciudad se disolvió en una asamblea extraordinaria convocada para tal fin, el 31 de julio de 1954. Los motivos fueron la acumulación de deudas.

Otro equipo de la ciudad, el Club Deportivo San Álvaro (fundado en 1951), se convirtió en heredero del club desaparecido, adoptando sus colores y distintivos y tomando el nombre de Córdoba Club de Fútbol.

Récord en Primera División de España[editar]

A pesar de haber permanecido sólo 8 temporadas en la máxima categoría del fútbol español, el Córdoba CF posee un récord difícil de batir, y es que en la temporada 1964/1965, el equipo blanquiverde tan sólo encajó 2 goles en los 15 partidos de Liga que disputó como local (sólo igualado por el Pontevedra en 1968-69). El primero lo marcó Di Stéfano, que por entonces militaba en el RCD Español, mientras que el segundo fue obra de Ricardo Costa en propia puerta en el partido frente al Zaragoza. En aquella temporada, ningún equipo derrotó a los cordobesistas en el Arcángel. El equipo blanquiverde resultó esa temporada 5º en la clasificación y no jugó competición europea.

Uniforme[editar]

Desde la temporada 2012/2013 el Córdoba CF firma un contrato con la marca deportiva Nike para vestir las indumentarias del equipo, siguiendo el estilo tradicional, en la primera equipación, y renovando la segunda, la alternativa y la de portero.

  • Uniforme titular: Camiseta blanca y verde a franjas verticales, con cortes, con pantalón blanco y medias blancas.Marca Nike
  • Uniforme suplente: Camiseta totalmente negra, logo de Nike blanco, con pantalón y medias del mismo color.Marca Nike
  • Uniforme alternativo: Camiseta naranja, con una banda negra en el pecho, con pantalón y medias del mismo color.Marca Nike


Para la Temporada 14/15, con motivo del 60° aniversario de la creación del club, se escogerá mediante concurso entre los socios y aficionados blanquiverdes el diseño de la que será las equipaciones de dicha temporada

Presidentes[editar]

Estadio[editar]

El Arcángel[editar]

El Estadio de El Arcángel fue una iniciativa privada de José de la Lastra y Hoces, presidente del Real Club Deportivo Córdoba. En 1942, de la Lastra autorizó la construcción de un campo de fútbol en unos terrenos que su familia tenía en el Barrio de la Fuensanta. Aunque su nombre primero iba a ser Nuestra Señora de la Fuensanta, se escogió finalmente el El Arcángel, en honor al Custodio de Córdoba. Su inauguración fue el día 8 de septiembre de 1945, en un partido entre Real Club Deportivo Córdoba y el Sevilla FC que terminó con victoria cordobesista por un gol a cero. En el año 1954 y tras el descenso del club a Tercera División, éste se vio obligado a abandonar el estadio por no poder atender los compromisos adquiridos con el dueño del inmueble, debido a que la deuda ascendía a 800.000 pesetas, comenzando a jugar en el Estadio de San Eulogio, que luego quedaría pequeño al solo tener capacidad máxima para 8.000 espectadores. Sin embargo la llegada de Antonio Cruz Conde hizo que se impulsara la municipalización del Estadio, acordándose la compra del Estadio con la madre de José de la Lastra y Hoces, que era por aquel entonces la propietaria del inmueble, sellándose el acuerdo el 4 de febrero de 1955, y siendo reinaugurado en un partido Córdoba C.F. contra el Real Madrid, donde ganaron estos últimos por 6 a 12. Esta municipalización trajo consigo amplias reformas en el estadio como la implantación de luz así como la construcción de unos graderíos mucho más amplios de los que contaba. Concretamente el 29 de agosto de 1958 se inauguraron las cuatros torretas de luz de 27 metros de altura. Formación del Córdoba C.F. en el Estadio El Arcángel. En la temporada 1962-63, se ampliaron considerablemente los graderíos alcanzándose los 24.750 espectadores (4.750 butacas de asiento en Tribuna y 20.000 de pie entre Goles y Preferencia); en el año 1971, se construyó la cubierta de la zona de tribuna y en el año 1981 se remodela la tribuna y se crea el foso del Estadio. Bajo la presidencia de José María Romeo Moya se negocia con el Ayuntamiento de Córdoba el alquiler durante 50 años del Estadio teniendo como contraprestación el pago por parte del club al Ayuntamiento de 1 peseta anual. ,

El Nuevo Arcángel[editar]

Después de derribar el antiguo estadio de "El Arcángel", situado a unos 500 metros de su ubicación actual, y donde el Córdoba Club de Fútbol jugó durante 39 años, incluidos sus 8 temporadas en Primera División, se construyó un nuevo estadio, con el mismo nombre oficial de "El Arcángel", en el año 1993. Contaba con pistas de atletismo, capacidad para 15.500 espectadores sentados y unas dimensiones del terreno de juego de 105x68 metros.

En el 2005 comenzó una una remodelación completa ya que las instalaciones eran insuficientes para una ciudad y un equipo con aspiraciones importantes en el fútbol. Además, la visibilidad era muy deficiente por la distancia entre terreno de juego y graderíos. Al finalizar el año, se había terminado la nueva grada de preferencia, que tiene una capacidad de 8.726 espectadores en dos alturas. Esta grada se construyó con un edificio de oficinas de 8 plantas junto a ella, con el fin de poder construir las instalaciones mediante empresas privadas, que pudieran explotar las oficinas.

A partir de septiembre de 2007 comenzó la construcción del gol norte, que se estrenó en septiembre de 2008. A continuación se levantará el otro fondo, y posteriormente se terminará el campo con la creación de la grada oeste, es decir, tribuna cubierta, de características similares a la ya existente preferencia, pero con un hotel anexo, que explotará la empresa que lo construya. Además, se finalizará el edificio de oficinas de la grada de preferencia (grada este), que se mantendrá en bruto hasta que se decida la compañía que la utilice durante los próximos 50 años.

Los datos sobre el nuevo estadio son muy escasos, y pocos saben con exactitud detalles sobre el futuro campo de fútbol. La nueva preferencia contemplaba la construcción de un edificio de oficinas anexo. Este edificio es la fachada visible de todo el lateral del campo. Actualmente se encuentra sin terminar, un edificio de 9 plantas totalmente en bruto, que explotará la empresa adjudicataria de la última fase del proyecto. A final de la temporada 2010/2011 empezaron a construir el fondo sur, quedando acabado, solo en su parte baja, con 3.000 localidades de asiento.Quedando actualmente el aforo en 21.148 asientos a falta de fondo sur alto y de la nueva Tribuna.

La última fase contempla el paso más grande de todos, pues la empresa encargada, deberá demoler la actual tribuna, el paso más complicado de demolición, puesto que cuenta con dos niveles, voladizo, y todas las dependencias del club, que pasarán al fondo norte cuando éste se finalice. En el exterior de la grada de tribuna, se encontrará un hotel. Además, esta misma empresa terminará y explotará el edificio de oficinas anexo a la preferencia. El voladizo que cubrirá la grada de tribuna, continuará hasta tapar parte de la calle, que será el acceso al hotel.

Todos los accesos del estadio se encontrarán en las cuatro esquinas del recinto, en puertas A, B, C y D. Ambos fondos contarán con un voladizo que cubrirá todas las localidades, porque el estadio al completo estará techado. El diseño del estadio es de estilo inglés, todo cerrado y con formas cuadradas. La grada baja será la única que tenga continuidad en los cuatro costados. Las gradas altas se cortarán en las esquinas del campo de fútbol. El proyecto, además contempla, como broche final, la mejora de los accesos, un cambio en la fisonomía de la zona de la autovía aledaña al campo, que permitirá el fácil paso de un lado a otro de la carretera. Al otro lado, se encontrará la ciudad del ocio. Finalmente, el estadio contará con una capacidad para unos 25.500 espectadores, todos sentados y cubiertos.

Mascota[editar]

Koki es la mascota oficial del Córdoba CF cuya fama, desde que fuera elegida en concurso en el 2008, no ha dejado de crecer fruto de la simpatía y el carácter extrovertido de este singular Caimán de la Fuensanta. Su imagen, no obstante, hubo de competir con más de 100 propuestas que intentaron pugnar por su presencia en el estadio. Mascotas como "Perolete", "Rafalito", "Flamenquito" o "Mezquito" que, pese al indudable acierto en sus diseños, no pudieron batir a la que ya es una de las insignias del Club.

Koki debutó en la temporada 2008-2009, el día 14 de diciembre en un Córdoba CF vs Rayo Vallecano. Meses después, el 6 de junio de 2009, viviría uno de los acontecimientos más desagradables de su trayectoria al ser amonestado por el insensible colegiado gallego Amoedo Chas durante el partido Córdoba -Las Palmas (4-1) por celebrar un gol junto a los jugadores, convirtiéndose en la primera mascota de la historia del fútbol que recibe una multa.

Pese a ello, a Koki nunca le ha faltado arrojo ni valentía. Nuestra mascota ha patinado en pistas de hielo, ha bailado como Michael Jackson... Y se ha enamorado, pues en un 14 de febrero, Koki conoció a Kokita en El Arcángel. También ha hecho sus pinitos lanzado penaltis y toreado. En su faceta social, Koki visita cada año por navidad a los niños del Hospital Reina Sofía junto al primer equipo, hace de costalero, es aficionado a los carnavales e incluso se deja ver por el Gran Teatro de Córdoba... Es una mascota completa.

Y, lo es, en todos los aspectos pues en su diseño la cuestión deportiva está presente a través de los colores blanco y verde, representativos del Club y únicos tonos empleados en su creación, lo que le aporta un aspecto acorde con la imagen de la entidad. Además, el ámbito social y cultural queda recogido en la imagen de un animal muy representativo de la ciudad como es el Caimán de la Fuensanta, representado de modo simple y moderno, con el fin de que pueda agradar a toda la afición.

Hoy día, podemos encontrarlo en cualquier evento de forma inesperada. La gente lo conoce y lo quiere y, además, su imagen ya figura en bufandas, cojines, peluches... Ha calado en la afición porque Koki pone siempre su especial simpatía allá donde aparece, sea partido del primer equipo, del filial o cualquier evento.

Himno[editar]

El club contaba con un que se cambió en 1993 y duró hasta hace una década. En 2004, por el cincuentenario del club, el cantante, compositor y productor musical Manuel Ruiz Queco creó el actual himno en varias versiones, y éste ha quedado como el oficial del equipo.Es muy popular entre toda la afición blanquiverde y desde hace un lustro es cantado a capela en cada partido en El Arcángel.


Existen tres versiones: la Solemne, la Coral, cantada por varios cantantes y grupos cordobeses y una interpretada con un Chelo utilizada para los minutos de silencio.

Sobre el campo... la verdad. Sobre mi corazón te llevo... Córdoba. Y mi voz será siempre tu aliento, y El Arcángel nuestro reino... Córdoba.

Infinita pasión por mis colores porque son mi señal de identidad. Para bien o para mal mi corazón siempre será blanco y verde, blanco y verde... Córdoba, blanco y verde, blanco y verde... Córdoba.

Días de gloria... para soñar. Por la ribera, mil banderas... Córdoba. Y tocar el cielo las Tendillas, y sentir que el alma grita... Córdoba.

Infinita pasión por mis colores. Porque son mi señal de identidad. Para bien o para mal mi corazón siempre será blanco y verde, blanco y verde... Córdoba, blanco y verde, blanco y verde... Córdoba.

(Coros) Jugar para ganar. Ganar para sentir. Sentir para luchar. Luchar para vivir. Vivir para soñar... Que mientras viva, iré contigo hasta el final, mi Córdoba, mi Córdoba, mi Córdoba. A ganar, a ganar, a ganar... ¡MI CÓRDOBA!

Otras secciones[editar]

Córdoba C. F. "B"[editar]

El Córdoba Club de Fútbol "B" es un club de fútbol, filial del Córdoba C. F. que actualmente milita en el grupo IV de Segunda División B y es dirigido por Pepe Puche, por primera vez en su historia. Tras lograr solamente un punto en las 8 primeras jornadas es cesado y le sustituyó Jose Antonio Romero,cerrando el filial cordobesista la primera vuelta con 14 puntos, a 5 del objetivo de la salvación. Ya han debutado varios juveniles esta temporada: Sebas Moyano, JA González, Antonio Lucena y Fran Serrano entre otros. Suele jugar sus partidos como local en el estadio municipal de El Carpio,con aforo para unos 2.000 espectadores ( 1.000 sentados y 1.000 de pié) y un terreno de juego de 100x63 de césped artificial.

La temporada (2012/13) dirigido por Pablo Villa y capitaneado por Fran Cruz en el campo acabó como 2º clasificado del grupo X de Tercera División con 75 puntos - a tan solo uno del campeón Algeciras CF- y se midió en primera eliminatoria al CD Castellón,4º en su grupo, al que eliminó al empatar 0-0 en Castalia y ganar 2-0 en El Arcángel en la prórroga, jugando con 10 desde el minuto 28 de partido. Después en la segunda ronda se midió al filial del Granada, en la ida, con más de 1.000 cordobesistas en Los Cármenes fue derrotado 1-0 tras jugar 45 minutos con 10 y 30 minutos con solamente 9 jugadores.En la vuelta en El Arcángel, con cerca de 10.000 aficionados apoyando, gana 2-1 pero el valor doble de los goles fuera le deja sin ascenso momentáneo y posterioremente consumado el 1 y confirmado el 6 de Agosto de 2013 por la vacante dejada por el Xerez CD debido a sus múltiples impagos.Fue fundado en 1997 y su primer entrenador fue Pepe Murcia.

La plantilla 2013/14 la componen los siguientes futbolistas:

Porteros: Antonio Sillero, Fernando Molero y Razak (incorporado en Diciembre)

Defensas: Cristian Márquez, Néstor, Bernardo, Fran González, Gonzalo Verdú, Dani Espejo y Dani Pinillos (incorporado en Enero)

Centrocampistas: Rafa Gálvez, Adri Cuevas, Pedro Santos, Mauro, Mane, JA González y Javi Cabezas junto a Damián (repescados en Enero)

Delanteros: Sebas Moyano, Juan Guerra, Mendi y Carlos Fernández (incorporado en Enero).

Fútbol base[editar]

Córdoba cf femenino[editar]

Es un equipo de fútbol femenino que se fundó en el 2009.Desaparecido en 2012.

Balonmano[editar]

El Córdoba CF tuvo una sección de balonmano que llegó a competir en Primera (la segunda categoría nacional) al menos la temporada 1967-68

Datos del club[editar]

  • Temporadas en : 8
  • Temporadas en : 27 (no se suman las de su antecesor RCD Córdoba) [n 1]
  • Temporadas en 2ªB: 20
  • Temporadas en : 9 [n 2]
  • Mejor puesto en : 5º (Temporada 64-65)
  • Peor puesto en : 18º (Temporada 71-72)
  • 1 Campeonato de Liga en Segunda División (1961-62)
  • 1 Subcampeonato de Liga en Segunda División (1959-60)
  • 2 Campeonatos de Liga en Segunda División B (1994-95 y 1996-97)
  • 1 Subcampeonato de Liga en Segunda División B (1980-81)
  • 1 Campeonato de Liga en Tercera División (1955-56)
  • 1 Subcampeonato de Liga en Tercera División (1984-85)

Nota: En cursiva, estadísticas pertenecientes conjuntamente con el RCD Córdoba.

  1. Sumando las temporadas del RCD Córdoba (9) y las del Córdoba CF (27). Incluye 2011/12
  2. Sumando las temporadas del RCD Córdoba (6) y las del Córdoba CF (3).

Temporadas[editar]

Temporadas del Córdoba CF
  • 1954 - Creación del Córdoba CF
  • 1953-54 - 4ª posición en 3ª.
  • 1954-55 - 4ª posición en 3ª.
  • 1955-56 - 1ª posición en 3ª. Ascenso a Segunda.
  • 1956-57 - 4ª posición en 2ª.
  • 1957-58 - 11ª posición en 2ª.
  • 1958-59 - 8ª posición en 2ª.
  • 1959-60 - 2ª posición en 2ª.
  • 1960-61 - 9ª posición en 2ª.
  • 1961-62 - 1ª posición en 2ª. Primer ascenso a Primera.
  • 1962-63 - 12ª posición en 1ª.
  • 1963-64 - 11ª posición en 1ª.
  • 1964-65 - 5ª posición en 1ª. Mejor clasificación histórica. Queda por delante del Barcelona. Debió jugar en Europa.
  • 1965-66 - 11ª posición en 1ª.
  • 1966-67 - 12ª posición en 1ª.
  • 1967-68 - 13ª posición en 1ª.
  • 1968-69 - 16ª posición en 1ª. Descenso a Segunda.
  • 1969-70 - 5ª posición en 2ª.
  • 1970-71 - 4ª posición en 2ª.. Segundo ascenso a Primera.
  • 1971-72 - 17ª posición en 1ª. Nuevo descenso a Segunda.
  • 1972-73 - 13ª posición en 2ª.
  • 1973-74 - 13ª posición en 2ª.
  • 1974-75 - 4ª posición en 2ª. Promoción contra la R.Sociedad, victoria vasca en desempate.
  • 1975-76 - 8ª posición en 2ª.
  • 1976-77 - 15ª posición en 2ª.
  • 1977-78 - 18ª posición en 2ª. Descenso a Segunda B.
  • 1978-79 - 17ª posición en 2ªB.
  • 1979-80 - 7ª posición en 2ªB.
  • 1980-81 - 2ª posición en 2ªB. Ascenso a Segunda.
  • 1981-82 - 13ª posición en 2ª.
  • 1982-83 - 20ª posición en 2ª. Descenso a Segunda B.
  • 1983-84 - 19ª posición en 2ªB. Descenso a Tercera.
  • 1984-85 - 2ª posición en 3ª. Ascenso a Segunda B.
  • 1985-86 - 3ª posición en 2ªB.
  • 1986-87 - 9ª posición en 2ªB.
  • 1987-88 - 5ª posición en 2ªB.
  • 1988-89 - 13ª posición en 2ªB.
  • 1989-90 - 12ª posición en 2ªB.
  • 1990-91 - 3ª posición en 2ªB. Último en play-off. Subió el Racing.
  • 1991-92 - 11ª posición en 2ªB.
  • 1992-93 - 7ª posición en 2ªB.
  • 1993-94 - 7ª posición en 2ªB.
  • 1994-95 - 1ª posición en 2ªB. No asciende a 1 punto de Sestao.
  • 1995-96 - 4ª posición en 2ªB. Queda a 2 puntos del Levante en la polémica liguilla.
  • 1996-97 - 1ª posición en 2ªB. No asciende por menor diferencia de goles respecto a Elche.
  • 1997-98 - 6ª posición en 2ªB.
  • 1998-99 - 3ª posición en 2ªB. Ascenso a Segunda A tras ganar remontando en Cartagena.
  • 1999-00 - 12ª posición en 2ª.
  • 2000-01 - 12ª posición en 2ª.
  • 2001-02 - 14ª posición en 2ª.
  • 2002-03 - 15ª posición en 2ª.
  • 2003-04 - 16ª posición en 2ª.
  • 2004-05 - 19ª posición en 2ª. Descendido tras perder 3-4 ante el Valladolid.
  • 2005-06 - 6ª posición en 2ªB.
  • 2006-07 - 4ª posición en 2ªB. Ascenso a Segunda A en Huesca.
  • 2007-08 - 18ª posición en 2ª. Salvado 'in extremis' en Anoeta.
  • 2008-09 - 13ª posición en 2ª.
  • 2009-10 - 10ª posición en 2ª.
  • 2010-11 - 16ª posición en 2ª.
  • 2011-12 - 6ª posición en 2ª. Cae en el "play-off" de ascenso.
  • 2012/13 - 14ª posición en 2ª.

Entrenadores[editar]

Nombre Años Nota
Bandera de Marruecos Abdallah Ben Barek 1977-1978
Bandera de España Manuel Guillén del Castillo 1979
Bandera de España Pepe Rodri 1979
Bandera de España José María Negrillo 1979-1980
Bandera de Paraguay Cayetano Re 1981
Bandera de España Enrique Pérez 1981 Estuvo un solo día
Bandera de Serbia Zdravko Rajkov 1981-1982
Bandera de España Gonzalo Uceda 1982-1983 y 1991
Bandera de España Manuel Ruiz 1983
Bandera de España Ángel Rodríguez 1983-1984
Bandera de España Josu Ortuondo 1985-1986 Ascenso a Segunda B en 1985
Bandera de España José Tomás Escalante 1986
Bandera de Brasil Vavá 1986-1987
Bandera de Argentina Roque Olsen 1987
Bandera de España Juan García Díaz 1987-1988
Bandera de España Vicente Carlos Campillo 1987-1989
Bandera de España Juan Verdugo Pérez 1989-1990
Bandera de España Rafael Alcaide Crespín 1990-91 1994-95
Bandera de España Francisco Parreño 1991-1992
Bandera de España Julio Cardeñosa 1991-1992
Bandera de España Luís Juan Costa 1993-1994
Bandera de España Pedro Sánchez 1995-1996
Bandera de España Eduardo González Ruiz 1996-1997
Bandera de España Perico Campos 1995-1997
Bandera de España Pacuco Rosales 1997-1998
Bandera de España Antonio Teixidó 1997-1998
Bandera de España José Tomás Escalante 1998-2000 Ascenso a Segunda en 1999
Bandera de España Luis Sánchez Duque 2000-2001
Bandera de España Pepe Murcia 2001-2002
Bandera de España Mariano García Remón 2002
Bandera de España Josu Ortuondo 2002-2003
Bandera de España Fernando Zambrano 2002-2003
Bandera de España Fernando Castro Santos 2003
Bandera de España Miguel Ángel Portugal 2003-2004
Bandera de España Roberto Fernández 2004
Bandera de España Esteban Vigo 2004-2005 7 Primeras jornadas
Bandera de España Quique Hernández 2005 Julio-Octubre
Bandera de España Juan Carlos Rodríguez 2005 Descenso a Segunda B en 2005
Bandera de España José Tomás Escalante 2005-2007 Ascenso a Segunda en 2007
Bandera de España Paco Jémez 2007-2008
Bandera de España José González 2007-2008
Bandera de España Juan Luna Eslava 2008-2009
Bandera de España Lucas Alcaraz 2009-2011
Bandera de España Paco Jémez 2011-2012
Bandera de España Rafa Berges 2012-2013
Bandera de Argentina Juan Esnáider 2013 9 Últimas jornadas
Bandera de España Pablo Villanueva 2013-2014

Entrenadores destacados[editar]

Jugadores[editar]

Plantilla y cuerpo técnico[editar]

Jugadores del Córdoba Club de Fútbol de la temporada 2013/2014
Jugadores Equipo técnico
N.º Nac. Pos. Nombre Edad Eq. procedencia Fin contrato
Porteros
1 Bandera de España POR Juan Carlos  26 años Bandera de España Hércules Club de Fútbol 2015
13 Bandera de España POR Mikel Saizar  31 años Bandera de España Club Deportivo Guadalajara 2016
26 Bandera de España POR Antonio Sillero  20 años Bandera de España Córdoba Club de Fútbol B 2013
Defensas
3 Bandera de España LTI Samuel De Los Reyes  22 años Bandera de España Centre d'Esports Sabadell Futbol Club 2015
4 Bandera de España DCT Iago Bouzón  31 años Bandera de España Xerez Club Deportivo 2015
5 Bandera de España DCT Fran Cruz  20 años Bandera de España Córdoba Club de Fútbol B 2016
14 Bandera de España DCT Raúl Bravo  33 años Flag of Belgium (civil).svg Beerschot Antwerpen Club 2015
17 Bandera de Uruguay LTD Adrián Gunino  25 años Bandera de Uruguay Centro Atlético Fénix 2015
27 Bandera de España DCT Bernardo Cruz  20 años Bandera de España Córdoba Club de Fútbol B 2015
29 Bandera de España LTI Daniel Pinillos  20 años Bandera de España Córdoba Club de Fútbol B 2015
31 Bandera de España LTI Dani Espejo  20 años Bandera de España Córdoba Club de Fútbol B 2015
33 Bandera de España LTD Eduard Campabadal  20 años Bandera de Inglaterra Wigan Athletic Football Club 2015
Centrocampistas
6 Bandera de España CCD "Luso" Delgado  29 años Bandera de España Girona Futbol Club 2015
7 Bandera de España CDR Miguel Ángel Nieto  28 años Bandera de España Real Racing Club de Santander 2014
15 Bandera de España CDR Pedro Sánchez  27 años Bandera de España Real Murcia Club de Fútbol 2014
19 Bandera de España CIZ José María López Silva  31 años Bandera de España Cádiz Club de Fútbol 2014
20 Bandera de España CDR "Juanlu" Gómez  33 años Bandera de Grecia Kalloni Lekanopedio FC 2014
21 Bandera de España MED Carlos Caballero Lesionado  29 años Bandera de España Cádiz Club de Fútbol 2018
23 Bandera de España MED Abel Gómez  32 años Bandera de España Granada Club de Fútbol 2015
22 Bandera de España MED Aritz López Garai  33 años Bandera de España Real Sporting de Gijón 2014
24 Bandera de España MED Pelayo Novo  24 años Bandera de España Elche Club de Fútbol 2014
30 Bandera de España MED Rafael Gálvez  20 años Bandera de España Córdoba Club de Fútbol B 2015
32 Bandera de España MED "Sebas" Moyano  20 años Bandera de España Córdoba Club de Fútbol B 2015
40 Bandera de Nigeria CCD Nwankwo Obiora  22 años Bandera de Rumania Fotbal Club CFR 1907 Cluj 2015
Delanteros
9 Bandera de España DEL "Xisco" Jiménez  27 años Bandera de Inglaterra Newcastle United Football Club 2014
10 Bandera de México DEL Uli Dávila  23 años Bandera de Inglaterra Chelsea Football Club 2014
11 Bandera de España DEL Arturo Pérez-Reverte  24 años Bandera de España La Roda Club de Fútbol 2015
Entrenador(es)

Bandera de España Albert Ferrer

Entrenador(es) adjunto(s)

Bandera de España Luis Carrión

Preparador(es) físico(s)

Bandera de España Víctor Núñez
Bandera de España Esaú Sánchez

Entrenador(es) de porteros

Bandera de España Jorge Ramírez

Fisioterapeuta(s)

Bandera de España Antonio Jesús Sánchez, "Tucho"
Bandera de España Mariano Mansilla

Médico(s)

Bandera de España Javier Bejarano
Bandera de España Rafa Díez


Leyenda

Actualizado el 24 de marzo de 2014

Plantilla en la web oficial

  • Los jugadores con dorsales superiores al 25 son, a todos los efectos, jugadores del Córdoba Club de Fútbol B y como tales, podrán compaginar partidos con el primer y segundo equipo. Como exigen las normas de la LFP, los jugadores de la primera plantilla deberán llevar los dorsales del 1 al 25. Del 26 en adelante serán jugadores del equipo filial.
  • Los equipos españoles están limitados a tener en la plantilla un máximo de tres jugadores sin pasaporte de la Unión Europea. La lista incluye sólo la principal nacionalidad de cada jugador, algunos de los jugadores no europeos tienen doble nacionalidad de algún país de la UE.

Afición[editar]

Como suelen ser la mayoría de aficiones del sur de España, la afición blanquiverde suele ser exigente pero anima bastante a su equipo cuando más lo necesita y además es bastante numerosa y fiel, pues aglutina a cerca de 10.000 abonados pese a llevar más de 40 años sin pasar por Primera División. De hecho, en el Sector 7 del Fondo Norte de El Arcángel se sitúan los Incondicionales CCF, un sector de jóvenes cordobesistas que se reúnen para animar a su equipo.Por otro lado, en el Sector 4 de Fondo Sur se ubica el grupo ultra cordobesista, Brigadas Blanquiverdes. Además, el Córdoba CF tiene distintas peñas alrededor de toda la extensión provincial. El 11 de julio de 2009, se puso en marcha la primera peña fuera de las fronteras cordobesas, "Sangre Blanquiverde". Esta peña de más de 50 miembros, reúne a los cordobesistas nacidos en Barcelona o resto de Cataluña, apoyando y dando colorido a los desplazamientos del equipo a tierras catalanas, levantinas, aragonesas o castellanas. También en Madrid se inauguraría el 4 de febrero de 2011 la Peña Cordobesista "Casa de Córdoba en Madrid", presidida por Rafael Gómez, hijo del ex presidente blanquiverde Alfonso Gómez, abogado y escritor. Todos los socios de citada Casa de Córdoba, pertenecen a su vez a la Agrupación de Peñas Cordobesistas.

La afición cordobesista tiene un recor en su haber, estando en Segunda B, el desplazamiento de 12.000 seguidores en la temporada 1996/97 al Martínez Valero de Elche, llenado casi la totalidad del anillo superior del coliseo ilicitano.Otros desplazamientos masivos de esta afición fueron los realizados a Riazor (2.000) contra el filial del Depor o a Lasesarre (1.500)de Barakaldo.Ya en Segunda División destacan los 4.000 que fueron al Coliseum de Getafe en la temporada 2002/2003 o los 3.000 que fueron a Butarque de Leganés la temporada 2003/2004.

Enlaces externos[editar]