Cónclave de 1958

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cónclave de 1958
Sede vacante.svg
Cónclave de 1939
Sede vacante.svg
Cónclave de 1963
Template-Cardinal Camerlengo.svg
Camarlengo de la Iglesia Católica
Benedetto Cardenal Aloisi Masella
Elección Papal
Fecha de inicio 25 de octubre de 1958
Fecha de término 28 de octubre de 1958
Lugar de elección Capilla Sixtina
Ciudad del Vaticano
Escrutinios 14
Colegio cardenalicio
Cardenales electores 53
Cardenales presentes 51
Cardenales ausentes 2
Dignidades encargadas
Decano Eugène Tisserant
Vicedecano Clemente Micara
Protodiácono Nicola Canali
Sucesión papal
Papa fallecido Pio XII
Papa electo Juan XXIII
C o a John XXIII.svg
Angelo Giuseppe Roncalli

El cónclave de 1958 fue convocado luego de la muerte del papa Pío XII, ocurrida el 9 de octubre de 1958 en Castel Gandolfo, después de 19 años de pontificado. El cónclave para elegir a su sucesor comenzó el 25 de octubre y terminó tres días más tarde, el 28 de octubre, después de once votaciones. Los cardenales electores escogieron a Angelo Roncalli, patriarca de Venecia, como nuevo papa. Él aceptó la elección y eligió el nombre de Juan XXIII para su pontificado.

El cónclave y los papables[editar]

El cónclave se llevó a cabo entre el 25 de octubre y el 28 de octubre, en la Capilla Sixtina del Vaticano. En ausencia del popular Giovanni Battista Montini (quién, en 1963 se convertiría en el Papa Pablo VI, pero que aún no había sido proclamado cardenal para 1958), los papables fueron, el conservador Giuseppe Siri, arzobispo de Génova, y el liberal Giacomo Lercaro, arzobispo de Bolonia.[1] [2]

Debido a que el Papa Pío XII, durante su mandato había tenido sólo dos consistorios, el primero en 1946 y el último en 1953), el Colegio cardenalicio, tuvo notablemente pocos miembros. Según la constitución Postquam verus ille, establecida el 3 de diciembre de 1586 por el Papa Sixto V, el numerus clausus (la cantidad máxima), de cardenales era de setenta,[3] pero para 1958 había sólo cincuenta y tres cardenales, doce de los cuales había sido proclamados por el Papa Pío XI. Pero debido a las restricciones de viaje impuestas por sus gobiernos comunistas, los cardenales József Mindszenty y Aloysius Stepinac no pudieron viajar a Roma. Dado esto, participaron cincuenta y un electores, por lo que un potencial papa necesitaba sólo treinta y cinco votos.[4] [5]

La elección[editar]

Pío XII, hasta ese momento, había sido el papa con el pontificado más largo del siglo XX, puesto que el Papa León XIII, a pesar de que murió a principios de siglo, su reinado comenzó y en gran parte transcurrió en el siglo XIX. Muchos interpretaron la selección de un cardenal de 77 años de edad, como la elección de un "Papa de transición", cuyo pontificado durara pocos años.[1] [6] [7]

A diferencia del cónclave de 1939, cuando Eugenio Pacelli era el gran favorito, o el de 1963, cuando Giovanni Battista Montini fue el favorecido, en el cónclave de 1958 habían varios papables, pero ningún favorito. Los principales candidatos, además de Siri y Lercaro eran los cardenales: Valerio Valeri, Alfredo Ottaviani, Ernesto Ruffini y el Patriarca de Cicilia, el armenio Gregorio Agagianian. Sin embargo el no ser italiano le jugaba en contra a Agagianian, y a Siri su corta edad le coartó el camino al trono pontificio.[1]

El cónclave comenzó la tarde del 25 de octubre de 1958, y se extendió por tres días y once votaciones. La disputa fue muy reñida entre Roncalli y Agagianian. El propio Roncalli dijo más tarde: «En el cónclave, nuestros dos nombres iban arriba y abajo en las votaciones como garbanzos en agua hirviendo».[8] El ganador, inesperado, fue finalmente Angelo Roncalli, era el segundo Patriarca de Venecia en ser elegido papa, el primero fue Pío X y el tercero sería Luciani, que se convirtió en Juan Pablo I el año 1978.

Roncalli aceptó la elección y escogió llamarse Juan XXIII.[9] Sus casi cinco años de pontificado estuvieron determinados por un acontecimiento decisivo: la convocatoria al Concilio Vaticano II.[10]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Santolaria, José-Apeles (1999). Historias de los Papas (en español). Barcelona: Plaza & Janés Editores. p. 224. ISBN 978-84-015-4049-3. 
  2. Madrid-Malo, Mario (2005). Tú eres Pedro: el papado en la historia (en español). Bogotá: Editorial San Pablo. ISBN 978-95-869-2727-7. 
  3. Santolaria, José-Apeles (2005). El Papa ha muerto, ¡viva el Papa!: cómo cambia el poder en el Vaticano (en español). Barcelona: Áltera. p. 174. ISBN 978-84-897-7966-2. 
  4. Roncalli, Marco (2000). Juan XXIII (en español). Madrid: Ediciones Palabra. p. 57. ISBN 978-84-823-9450-3. 
  5. Orlandis, José (1998). La Iglesia Católica en la segunda mitad del siglo XX (en español). Madrid: Ediciones Palabra. pp. 19–21. ISBN 978-84-823-9286-8. 
  6. Franzen, August (1974). Papstgeschichte. Herder. p. 410. 
  7. Collins, Roger (2009). Los Guardianes de las Llaves del Cielo (en español). Barcelona: Editorial Ariel. ISBN 978-84-344-8827-4. 
  8. Bedoya, Juan G (18 de abril de 2005). «Los dos grandes pontífices del Vaticano II y el misterio Luciani» (Impreso) (en español). El País. Consultado el 20 de enero de 2011. 
  9. Bendaña, Ricardo (2001). Ella es lo que nosotros somos y mucho más: síntesis histórica del catolicismo guatemalteco : II Parte, 1951-2001 (en español). Librerias Artemis Edinter. p. 28. ISBN 978-84-897-6689-1. 
  10. Fazio, Mariano (2009). De Benedicto XV a Benedicto XVI (en español). Ediciones Rialp. pp. 95–96. ISBN 978-84-321-3733-4. 

Enlaces externos[editar]