Célula diana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Célula diana o célula blanco (del inglés target cell), basicamente es una celula que recibe una sustancia; es un término aplicado a cualquier célula en la cual una hormona se une a su receptor, se haya determinado o no una respuesta bioquímica o fisiológica. En endocrinología, las células en donde las hormonas ejercen su efecto son capaces de reaccionar con las hormonas porque contienen receptores específicos con los que éstas pueden unirse; las hormonas nadan en el torrente sanguíneo hasta encontrar una célula diana apropiada; cuando esto sucede, la hormona encaja en la célula diana como una llave en su cerradura, y la célula es impulsada a realizar una acción específica. Un ejemplo es la insulina, hormona secretada por las células beta de los islotes de Langerhans del páncreas, que actúa en las células musculares del organismo.

importancia Hay alrededor de 200 tipos de células diferenciadas en los seres humanos. Sólo algunas producen hormonas, pero la mayor parte de los 75 billones de células en un ser humano son blancos para una o más de las más de 50 hormonas conocidas. El concepto de la célula blanco es un modo útil de analizar la acción hormonal.

Se creía que las hormonas afectaban a un solo tipo de célula —o tan sólo a algunos tipos de células— y que una hormona desencadenaba una acción bioquímica o fisiológica singular. Ahora se sabe que una hormona dada puede afectar diferentes tipos de células, que más de una hormona puede afectar a un tipo dado de célula, y que las hormonas pueden ejercer muchos efectos distintos en una célula o en diferentes células. Con el descubrimiento de receptores hormonales de superficie celular e intracelulares específicos, la definición de un blanco se ha expandido.

Factores que afectan la respuesta[editar]

Varios factores determinan la respuesta de una célula blanco a una hormona, y podemos clasificarlos de manera general como pertenecientes a uno de los dos grupos siguientes:

1) Como factores que afectan la contración de la hormona en la célula blanco.

  • El índice de síntesis y secreción de las hormonas.
  • La proximidad de la célula blanco a la fuente de la hormona (efecto de dilución).
  • Las constantes de disociación de la hormona con proteínas de transporte en el plasma específicas (si hay alguna).
  • La conversión de formas inactivas o con actividad menos que óptima de la hormona hacia la forma por completo activa.
  • El índice de depuración desde el plasma por otros tejidos o por digestión, metabolismo o excreción.

2) Como factores que afectan la respuesta real de la célula blanco a la hormona.

  • El número, la actividad relativa, y el estado de ocupación de los receptores específicos sobre la membrana plasmática o en el citoplasma o el núcleo.
  • El metabolismo (activación o desactivación) de la hormona en la célula blanco.
  • La presencia dentro de la célula de otros factores necesarios para la respuesta de la hormona.
  • Una regulación ascendente o descendente del receptor consiguiente a la interacción con el ligando.
  • Desensibilización de la célula después del receptor, incluso regulación descendente del receptor.[1]

Referencias[editar]

  1. Anthony Weil, P. (2010). Harper, Bioquímica Ilustrada (28ª edición). México: Mc Graw Hill, Lange. pp. 425–426. ISBN 978-607-15-0304-6.