Cárcel de Devoto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Remodelación del Centro Universitario Devoto, realizada por los presos, entre ellos Sergio Schoklender.

La cárcel de Devoto es el único establecimiento penitenciario en funcionamiento dentro del territorio de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Se encuentra en el barrio de Villa devoto, delimitada por las calles Bermúdez, Nogoyá, Desaguadero y Pedro Lozano.[1]

Historia[editar]

La cárcel fue inaugurada en 1927 en terrenos donados por la familia Visillac. Nació como prisión para contraventores y dependió de la Policía Federal hasta noviembre de 1957, cuando pasó a estar a cargo del Servicio Penitenciario Federal, que la administra desde entonces.[2]

El 14 de marzo de 1978 se produjo el motín más trágico de la Argentina, llamado «masacre en el pabellón séptimo» o «motín de los colchones» en el cual entre 60 a 65 internos (dependiendo de la fuente) perdieron la vida por asfixia, quemaduras o fueron baleados; y 85 resultaron heridos debido a la combustión generada por la quema de colchones.[3] [4]

En 2006, entró en funcionamiento la sinagoga Sefer Jaim, el primer templo judío ubicado dentro de un establecimiento penitenciario de América Latina.[5]

Actualmente el penal de Devoto se denomina Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Ex Unidad 2).

En la Institución, se realizan distintas actividades para los internos privados de su libertad, con el objetivo de desarrollar la reinserción social, aunque sus intentos son totalmente infructíferos debido a que el encierro conlleva a actitudes antisociales. Así sucedió que distintas ramas de la actividad artística, concurrieron a presentar sus obras dentro del penal.Tal es el caso, de un grupo de improvisadores, que llevaron a cabo, el primer "Match de improvisación teatral", que se haya realizado dentro de un penal, en la historia de las cárceles en la República Argentina.

Conflicto con los vecinos[editar]

La ubicación de la unidad penitencia, emplazada en un barrio de casas bajas, trae severos conflictos con los vecinos que a continuación se detallarán:

  • Secuestros virtuales. Se realizan telefónicamente, desde la penitenciaria, dado que los internos cuentan con el tiempo y una vista privilegiada que mira, desde los edificios en altura de la cárcel, al barrio de casas bajas pudiendo controlar ingresos y egresos de vecinos y elegir a sus víctimas con una gran facilidad.
  • Contaminación visual. Sabanas, toallas, frazadas son las cosas que se pueden ver desde las veredas aledañas que cuelgan de las ventanas de los pabellones de la penitenciaria dando una imagen decadente a la institución penitenciaria por el hacinamiento que se percibe desde el exterior.
  • Deterioro edilicio: La zona presenta un gran decaimiento desde hace muchísimos años. La inversión privada se ve paralizada debido al deterioro que se observa en derredor de la unidad haciendo epicentro en ella debido a la falta de mantenimiento externo, que a simple vista se puede observar, por parte del Servicio Penitenciario.

Centro Universitario Devoto[editar]

Desde 1985, funciona dentro del presidio una sede de la Universidad de Buenos Aires. A 2007, estudiaban en dicho centro 43 personas, todas en condición de alumnos regulares de la UBA, sobre un total de 1600 presos.[6]

Referencias[editar]




Coordenadas: 34°36′52.3″S 58°30′50″O / -34.614528, -58.51389