Butsudan

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un butsudan.

Un Butsudan (仏壇?) es un espacio u objeto de protección de símbolos budistas que se encuentra en templos y hogares en Japón y de otras culturas budistas. El Butsudan suele ser un armario de madera con puertas que encierran y protegen a los iconos representativos y de consagración, típicamente una estatua o un rollo de pergamino mándala. Las puertas se abren para mostrar el icono durante prácticas de meditación. Un Butsudan normalmente contiene artículos representativos secundarios llamados "butsugu", tales como candeleros, quema-inciensos, campanas, y plataformas para poner ofrendas, que representan distintos conseptos de la filosofía budista. Algunas sectas budistas ponen placas conmemorativas "ihai” para sus parientes difuntos dentro o junto al Butsudan.

“Butsudan” es una palabra en japonés que significa “Casa de Buda”. El santuario es puesto en el templo o el hogar como un lugar de adoración al Buda, la Ley del Universo, etc. Los pergaminos (honzon) o estatuas son puestas en el Butsudan y tradicionalmente se realizan ceremonias en la mañana y en la noche. Los budistas zen también meditan frente a el.

El diseño original para el Butsudan vino mucho antes que Japón en si. En la India, la gente construía altares gigantescos como lugares de ofrenda al buda. Cuando el budismo llego a China y Corea, las estatues del buda se ponían sobre pedestales o plataformas. Siendo frágiles, las tormentas seriamente dañaban las estatuas y esto era visto como falta de respeto al buda. Para proteger la estatua, los chinos y los coreanos construyeron parades y puertas (como un closet) a su alrededor. Entonces podían ofrecer sus oraciones e incienso sin que la estatua estuviera en peligro de romperse.

Los japoneses aceptaron el budismo después de muchos años de practicar su religión Shinto. También adoptaron la costumbre del Butsudan. Muchas sectas fueron formadas y los Butsudan fueron instalados en muchos templos. Los japoneses decoraron las puertas y paredes de los Butsudan con diseños elaborados. El Butsudan se convirtió en el punto central de cada templo. Después de un tiempo, la gente comenzó a tener sus propios Butsudan instalados en sus hogares. Ahí podían presentar los respetos a el buda o a la Ley, al mismo tiempo que a sus ancestros difuntos. Los Butsudan se pasaban de generación a generación dentro de una familia.

Hoy en día, mucha gente ya no tiene Butsudan en su hogar ya que no cuentan con el espacio o el tiempo para mantenerlo. A pesar de eso continua siendo una tradición de la practica budista en Japón y en el mundo.

En el Butsudan se encuentra una estatua del buda o de alguna deidad. Un rollo de pergamino con escrituras o dibujos de buda se encuentra en el punto más alto y central. Debajo de la estatua se pone agua y comida (por lo general frutas o arroz). Un quema-incienso también se encuentra debajo de la estatue en el centro. Velas y flores se encuentran a los lados de los quema-inciensos. Debajo de eso esta la campana budista que se toca durante las oraciones.

En algunas sectas budistas, tal como en el Jodo Shinshu, se tienen placas con los nombres de los difuntos esculpidos sobre ellas. Otros objetos tales como espadas de samurái y fotos de los difuntos se encuentran en los Butsudan.

Véase también[editar]