Jean Buridan

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Buridano»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Jean Buridan (n. Béthune, c. 1300 - f. 1358), en latín Joannes Buridanus, fue un filósofo escolástico francés y uno de los inspiradores del escepticismo religioso en Europa. Destacó en los estudios de lógica y en los comentarios a Aristóteles. Fue defensor del principio de causalidad. Como autor de trabajos teóricos en óptica y mecánica, formuló una noción de inercia intentando explicar el movimiento con la teoría del ímpetu. Su nombre está frecuentemente asociado al experimento mental conocido como "asno de Buridán".

Como filósofo, Buridan adopta una posición nominalista, pero no parte de un lenguaje humano idealizado, lo que marca una diferencia importante entre su pensamiento y el de su maestro Guillermo de Occam, con quien se le compara a menudo. Bien que ambos adopten la visión según la cual los enunciados, sean hablados, escritos o pensados, son los portadores de la verdad y de la falsedad, Occam, sin embargo, tiende a ver las proposiciones o enunciados pensados como expresando conceptos únicos, canónicos. Por el contrario, Buridan nunca privilegia un discurso conceptual externo a los agentes que lo expresan. Él sostiene, por el contrario, que el significado de las expresiones habladas y escritas se relaciona con conceptos cognitivos o psicológicos del locutor.

Pero su contribución más importante es la introducción del concepto de impetus o movimiento inercial (momento), que le hace precursor directo, en este punto fundamental, de Copérnico, Galileo y Newton. El impetus, proporcional a la masa y a la velocidad impartida por el agente del movimiento, mantiene al móvil en su estado de movimiento sin necesidad de acciones ulteriores.

Fue precursor también de la teoría de la formación de las imágenes ópticas y de la cinemática o ciencia del movimiento.

Datos biográficos[editar]

Nacido probablemente en Béthune (Pas-de-Calais, Francia) estudió en la Universidad de París bajo la férula del filósofo escolástico Guillermo de Occam. Enseñó la filosofía en París y en 1317 llegó a ser rector de la Universidad de esta ciudad.

Contrariamente a la currícula ordinaria de una carrera en filosofía de la época, él elige estudiar las artes más bien que la teología. Mantiene también su independencia permaneciendo como clérigo secular. A partir de 1340 se opone a su mentor, Guillermo de Occam. Este acto se ha interpretado como un momento clave en el surgimiento del escepticismo religioso.

Perseguido por los realistas, Buridan se retiró en Alemania, donde fundó una escuela y enseñó en Viena. Buridan discutió la cuestión del libre arbitrio y de la debilidad de la voluntad en sus comentarios sobre la Ética de Aristóteles.

Una campaña póstuma de los occamistas consigue colocar los escritos de Buridan sobre el Index librorum prohibitorum de 1474 a 1481.

Numerosas historias apócrifas con respecto a sus aventuras amorosas ponen de manifiesto que Buridan tenía la reputación de ser una figura brillante y misteriosa en París.

El asno de Buridán[editar]

La paradoja conocida como del "asno de Buridán" no fue creada por Buridan. Aristóteles ya se preguntaba cómo un perro que debe elegir entre dos comidas tan apetitosas una como la otra puede elegir entre ellas. Buridan no discute el problema particular pero aboga por un determinismo moral donde un humano que hace frente a comportamientos posibles debe siempre elegir el bien más grande. Buridán considera que la voluntad puede retrasar la elección para determinar más completamente los resultados posibles de la opción. Presentadores posteriores satirizaron esta idea con la metáfora de un asno sediento y muerto de hambre, colocado a igual distancia entre un cubo de agua y un cubo de avena. El asno muere de hambre y de sed pues vacila entre los dos deseos.-

Buridan es autor de otra paradoja muy poco conocida, y que tiene relación con los fundamentos de la lógica matemática. Consta de dos proposiciones:

'Dios existe.'

'Ni la proposición anterior ni ésta son ciertas.'

La conclusión final es que, necesariamente, Dios existe...pero

Referencias[editar]

  • Gonzalo González, Julio Antonio (2005). Pioneros de la ciencia. Asociación Española Ciencia y Cultura. ISBN 978-84-934673-3-3. 
  • Marcello Landi, Un contributo allo studio della scienza nel Medio Evo. Il trattato Il cielo e il mondo di Giovanni Buridano e un confronto con alcune posizioni di Tommaso d'Aquino, in Divus Thomas 110/2 (2007) 151-185

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]