Bullitt

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bullitt
Ficha técnica
Dirección
Producción Philip D'Antoni
Guion Alan R. Trustman
Harry Kleiner
Basado en la novela de Robert L. Pike Mute Witness
Música Lalo Schifrin
Fotografía William A. Fraker
Montaje Frank P. Keller
Protagonistas Steve McQueen
Robert Vaughn
Jacqueline Bisset
Don Gordon
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1968
Género Thriller
Duración 113 minutos
Idioma(s) inglés
Compañías
Productora Solar Productions
Distribución Warner Brothers/Seven Arts
Presupuesto US$5.500.000
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

Bullitt es una película estadounidense de 1968 dirigida por Peter Yates, con Steve McQueen en el papel principal.

El guion, de Alan Trustman y Harry Kleiner, está basado en la novela de 1963 Mute Witness (Testimonio mudo), de Robert L. Fish (también conocido como Robert L. Pike). Lalo Schifrin compuso la música, de carácter jazzístico.

La película, que ganó un Oscar al mejor montaje (Frank P. Keller), fue candidata al mejor sonido y está preservada en el archivo de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, es recordada por la persecución de automóviles por centro de la ciudad de San Francisco, escena central que es una de las primeras y de las más influyentes de ese tema.

Argumento[editar]

En la ciudad de San Francisco, un ambicioso político de California, Walter Chalmers, (Robert Vaughn) dirige una audiencia que busca denunciar a la mafia estadounidense. Cuenta con un testigo, Johnny Ross (Felice Orlandi), un ex miembro de la mafia de Chicago, al cual espera utilizar tanto para escalar en su carrera política, como para combatir a la mafia. Johnny Ross es un ex mafioso que ha robado 2 millones de dólares a la misma organización, y tras sufrir dos intentos de asesinato, habría negociado con el senador Chalmers la entrega de información a cambio de protección judicial, lo que fue aceptado, y viaja a San Francisco un viernes. Al llegar, se dirige en taxi a un hotel para preguntar en la recepción si hay algún mensaje para él; al no haberlo, continúa su viaje. Al subir al taxi, el portero del hotel le abre la puerta de éste, y luego cuando el vehículo se aleja, hace una llamada telefónica confirmando la presencia de Ross en San Francisco. El mafioso se detiene en el camino para hacer unas llamadas desde un teléfono público y luego se dirige, según unas instrucciones que lleva consigo, a un hotel barato, donde se aloja.

La audiencia se realizará el lunes siguiente, por lo que el mafioso prófugo queda bajo la custodia del departamento de Policía de San Francisco, asignado a la unidad del teniente Frank Bullitt (Steve McQueen), a petición del senador Chalmers. La unidad del teniente Bullitt está compuesta por el inspector Carl Stanton (Carl Reindel) y el sargento Don Delgetti (Don Gordon).

El sábado por la mañana, Bullitt es despertado por el sargento Delgetti, quien viene a recogerlo para llevarlo a la mansión del senador Chalmers. Después de entrevistarse con el senador, que le explica la situación de Ross y le da la dirección del hotel donde se encuentra, los tres policías viajan al hotel barato donde éste se aloja. Allí los recibe Ross en su habitación. Bullitt llama por teléfono a su jefe, el capitán Samuel Bennett (Simon Oakland), que le confirma que era el senador quien había elegido el hotel barato, y a él, por ser un policía popular en la prensa de San Francisco. Bullitt decide mantener al mafioso en el mismo hotel, a pesar de la falta de seguridad del mismo, hasta el lunes próximo, bajo vigilancia las 24 horas, para lo cual los tres policías se reparten en turnos. Delgetti, el primero, luego Stanton y Bullitt. Este último decide pasar a buscar a su novia Cathy (Jacqueline Bisset) a su trabajo para invitarla a salir a comer.

Durante el turno del inspector Stanton, una llamada del recepcionista a la 1 de la madrugada, le avisa que el senador Chalmers y un acompañante desean subir a la habitación. Stanton duda de la situación y llama al teniente Bullitt. Éste, que se encontraba en compañía de su novia, le dice que haga esperar a los visitantes y que viaja inmediatamente al hotel. Durante el transcurso de la llamada, Ross se dirige a la puerta y le quita el cerrojo de seguridad. Stanton alcanza a notar que Ross había quitado el cerrojo, cuando sorpresivamente dos hombres, Mike y Phil (John Aprea y Bill Hickman) entran violentamente en la habitación. Uno de ellos está armado con una escopeta. Stanton recibe un escopetazo en una pierna y una patada en el rostro, que lo desmaya. Ross cree que los asaltantes lo vienen a rescatar y comienza a ponerse la americana, cuando ve sorprendido que lo apuntan con la escopeta y recibe también un disparo en el pecho y la cara. Al poco rato llega Delgetti, y unas ambulancias, seguido de Bullitt. En el camino al hospital, Stanton le informa a Bullitt del ataque y le da una descripción física de los asesinos, del arma utilizada y de la acción de Ross de quitar la cadena de la puerta. El teniente queda muy sorprendido por la información y decide investigar a fondo el asunto. Ya en el hospital, Stanton comienza a recuperarse de su herida, pero Ross está agonizante. Durante el trayecto son seguidos a distancia por los asaltantes.

Al hospital llega el jefe de Bullitt, el capitán Samuel Bennett, anunciando que había informado al senador Chalmers del atentado, y éste, al enterarse de la situación, había hecho patente su intención de culpar al departamento de Policía, y a Bullitt en particular, por su fracaso en la custodia de Ross. Más tarde, llega el senador y se entabla un tenso diálogo entre Chalmers y Bullitt. El policía se defiende preguntando sobre el trato que existía entre el senador y Ross, pero solo recibe amenazas sobre el destino de su carrera policial, además de cambiar el senador al médico responsable, el doctor Willard (Georg Stanford Brown), aduciendo inexperiencia y juventud.

Bullitt no se deja amedrentar, y junto con Delgetti y varios policías, decide quedarse en el hospital para custodiar al agonizante Ross. En el momento en que el senador Chalmers abandona el hospital, uno de los pistoleros, Mike, ingresa por la puerta del mismo y luego de preguntar por Ross a un médico, diciendo que se trata de un amigo suyo, el doctor le dice en qué sector se encuentra, pero sospecha y le avisa a Bullitt de la visita.

Una enfermera del hospital descubre a Mike en una escalera, mientras se quitaba un picahielos que llevaba adherido a su pierna, y grita. Bullitt comienza a perseguirlo, pero el homicida logra escapar.

De regreso en el hospital, el doctor Willard le comunica que Ross ha muerto. Resuelto a aclarar el crimen, Bullitt decide ocultar la muerte de Ross, y convence al doctor de enviar el cuerpo al depósito de cadáveres, bajo otro nombre, y además traspapelar los informes médicos de Ross, para ganar tiempo en su investigación. El médico accede a hacerlo.

En la mañana siguiente, ya domingo, el senador Chalmers acompañado de otro capitán de Policía, Baker, (Norman Fell) y sus hombres, llegan al hospital y se enteran de la desaparición de Ross. Buscan al médico para que les informe, pero éste no está de turno; piden el archivo de Ross, y tampoco lo encuentran. Indignado, Chalmers llama a Bullitt por teléfono, éste le dice que tiene a Ross y se niega a entregar más información. El senador le pasa el auricular al capitán Baker, pero Bullitt corta la comunicación. Al sentirse ignorado, le ordena al capitán Baker que saque a Bullitt del caso, y sale en busca del capitán Bennett, encontrándolo en la puerta de una iglesia, ya entrando al servicio dominical. Le entrega un habeas corpus, que lo obliga a presentar a Ross en la mañana del día siguiente.

Bullitt regresa a la habitación del hotel, buscando alguna evidencia para resolver el caso. Más tarde junto a Delguetti presionan al recepcionista del hotel para que entregue más información, siguiendo la técnica del "policía bueno" y el "policía malo"; el recepcionista, que había sido golpeado y dejado inconsciente por los asesinos, solo puede recordar que Ross había llegado al hotel la primera vez, en un taxi de una empresa en particular. Bullitt decide buscar al taxista (Robert Duvall), lo encuentra y realiza en su taxi el mismo recorrido que había hecho Ross, cuando había llegado a San Francisco. En el trayecto, decide llamar a un informante, Eddy (Justin Tarr), para ver si existe información en el bajo mundo, sobre el caso de Ross. El taxista al verlo hacer la llamada, recuerda que Ross había hecho dos llamadas, de las cuales una había sido de larga distancia, por la cantidad de monedas usadas. Bullitt se encuentra al rato con su informante, que le cuenta sobre el robo de los 2 millones a la mafia, que existe un contrato para asesinarlo; que ya habían intentado asesinarlo el viernes en Chicago, y que la mafia tiene controladas las salidas de San Francisco. Durante todo el recorrido son seguidos por la pareja de asesinos, sin advertirlo.

Bullitt regresa a donde había estacionado su automóvil y observa que otro automóvil, semioculto, parece esperar su partida. Efectivamente, a los pocos minutos de marcha, Bullitt se da cuenta que es seguido y realiza una rápida maniobra evasiva. El policía consigue posicionarse detrás de sus perseguidores. Phil, el homicida profesional que conduce el coche, al darse cuenta, emprende la huida. Comienza entonces una persecución automovilística a alta velocidad por las empinadas calles de San Francisco. El policía los persigue inflexiblemente y la carrera continúa en las afueras de la ciudad. Al aproximarse, Bullitt los reconoce como los que habían matado a Ross, y uno de ellos, Mike, le dispara con su escopeta. El policía comienza a estrellar su vehículo contra el de los delincuentes, con la intención de sacarlos del camino, pero de repente la carretera se divide y el coche de los pistoleros va a estrellarse en una estación de gasolina, muriendo quemados. Con su automóvil maltrecho, Bullitt va a dar a una zanja.

De regreso en la estación de policía, Bullitt, acompañado por Delgetti, son recibidos por los capitanes Bennett y Baker, que interrogan y presionan a Bullitt para que entregue información sobre su proceder. Bullitt les dice la verdad y consigue que le den plazo hasta la mañana del lunes para terminar con su investigación, ya que tiene una pista, a lo que el capitán Bennett accede, con la disconformidad de capitán Baker. El policía había rastreado las llamadas que había hecho Ross, y descubierto que una de ellas había sido hecha a alguien llamado Dorothy Simmons (Brandy Carroll), huésped en un motel de la cercana ciudad de San Mateo. Solicita un vehículo, para viajar hasta dicha ciudad, pero su petición es rechazada. Bullitt sospecha que se trata de una maniobra, por despecho, del capitán Baker. Llama a su novia Cathy y le pide que lo conduzca en su propio automóvil a San Mateo.

Llegados allí, Bullitt le pide a ella que lo espere en el coche. Mientras el policía pide el número de la habitación, un hombre con las características físicas de Ross, abandona el hotel. Bullitt llega a la habitación y descubre el cadáver estrangulado de Dorothy Simmons. Llama inmediatamente a la policía local y a una ambulancia. Al verlos llegar, Cathy se asusta y teme por la vida de Bullitt. Decide entrar al hotel a buscarlo, encontrándolo junto al cadáver estrangulado de la víctima, en una actitud profesional, fría, que no comprende. Ya de regreso, ella detiene su vehículo y le encara la vida llena de violencia, crímenes y muertes que él lleva, y que lo está convirtiendo en un ser deshumanizado, y dice que no sabe a donde conducirá la relación entre ambos, ya que ella no acepta ese mundo. Él le responde que la relación entre ambos comienza en ese momento.

Nuevamente en el cuartel, Bullitt y Delgetti revisan las maletas de la asesinada Dorothy Simmons, buscando alguna pista, y se encuentran que todas están llenas de ropa y accesorios recién comprados. También encuentran ropa de hombre con un monograma, A.R. Buscando más minuciosamente encuentran una gran cantidad de cheques de viaje a nombre de Albert Renick y Dorothy Renick, y muchos folletos turísticos de Roma, Italia.

Bullitt cree comenzar a entender la trama y pide a las autoridades en Chicago, una copia de la solicitud del pasaporte de Dorothy Renick y de su marido. En ese momento aparece el senador Chalmers, exigiéndole a Bullitt el reconocimiento firmado de su responsabilidad en la muerte de Ross. El policía lo ignora. Después de una tensa espera, llega la respuesta de Chicago, donde se confirma la identidad de Dorothy Renick por su foto en la solicitud, junto a la solicitud de su marido, Albert Edward Renick, cuya foto resulta ser la de John Ross. El teniente Bullitt le dice a Chalmers que el hombre que había sido asesinado en el hotel por los pistoleros, era realmente Albert Renick y no Johnny Ross, dejando mudo al senador.

Más tarde Delguetti le dice a Bullitt que ha averiguado que la pareja Renick tiene pasajes por avión para Roma a las 19 horas; que se ha comunicado con las autoridades de Chicago para preguntar por los antecedentes de Albert Renick, y que le habían confirmado que Renick es un vendedor de autos de Chicago, sin ninguna relación con la mafia. Seguramente el vendedor de autos habría sido comprado por Ross para que solicitara un pasaporte con su foto, aprovechando el parecido físico entre ambos, y habría encargado después su asesinato, para de ésta manera dejar establecida su falsa muerte. También se habría deshecho de su esposa Dorothy, asesinándola para que no hablara.

Bullitt y Delgetti viajan al aeropuerto para encontrar y arrestar a Ross, cuando aborde el avión. Esperan junto a la puerta de embarque, y faltando un par de minutos para la salida del vuelo, Bullitt observa que cinco minutos antes estaba programado un vuelo con destino a Londres. Llama al despacho de la línea aérea, donde le confirman que el pasajero Renick está a bordo del avión. Bullitt consigue hacer regresar al avión, justificándolo con un problema técnico. Mientras espera junto a Delguetti, el senador Chalmers, que también se encontraba allí, al darse cuenta de que sus planes han fracasado, intenta negociar con Bullitt el resultado de la detención de Ross, pero es rechazado con desprecio por el policía.

Los pasajeros comienzan a descender y Bullitt decide entrar a la cabina para identificar al verdadero Ross (Pat Renella). Después de un intercambio de miradas, Ross decide huir, abandonando el avión por la puerta trasera, saltando al asfalto, siendo perseguido por Bullitt. Comienza una cacería por la pista del aeropuerto, entre grandes aviones que se preparan para despegar. Ross regresa al edificio del aeropuerto repleto de gente, buscando escabullirse entre los viajeros, pero Delgetti ya ha alertado a la guardia de seguridad y el cerco se estrecha para Ross. Éste logra llegar hasta una de las puertas automáticas de edificio, donde es conminado por un guardia a rendirse. Ross le dispara y el guardia cae, bloqueando las puertas. Ross se da la vuelta para hacer lo mismo con Bullitt, pero el policía se adelanta y termina con su vida allí mismo.

La escena final muestra a Bullitt de regreso en su apartamento, donde Cathy duerme. Silenciosamente se dirige al baño, deja correr el agua del lavabo, y se queda contemplando su propia imagen en el espejo.

Comentarios[editar]

Bullit
está preservada
en el archivo de la
Biblioteca del Congreso

La escena principal tiene a Bullit en un Ford Mustang GT-390 largo de color verde oscuro, persiguiendo a dos asesinos a sueldo en un Dodge Charger R/T negro. En 2001, Ford anunció una edición limitada de Ford Mustang GT “Bullit” con unas prestaciones elevadas al estilo del coche de la película de 1968 y que imitaba su legendario sonido. La película en su totalidad, incluida la carrera de coches, hizo un uso extensivo de la zona de la Bahía de San Francisco. De cualquier manera San Francisco es un lugar famoso, por el Puente Golden Gate, que no fue parte de la persecución porque la comisión municipal no permitió a los cineastas cerrar el puente y filmar allí.

Premios[editar]

Enlaces externos[editar]