Bull terrier

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Bull Terrier»)
Saltar a: navegación, búsqueda


Bull terrier
Bull Terrier R 02 chalger.jpg
Bull terrier
País de origen
Bandera de Inglaterra Inglaterra
Clasificación y estándar de la raza
FCI: Grupo 3 Sección 3 #11 Est
AKC: Terrier Est
ANKC: Group 2 (Terriers) Est
CKC: Group 4 - Terriers Est
KC: Terrier Est
NZKC: Terrier Est
UKC: Terriers Est

El Bull terrier o bull terrier inglés es una raza canina de la familia de los terrier. Son conocidos por la forma única de su cabeza y sus pequeños ojos en forma triangular. Su temperamento ha sido descrito como amante de la diversión, así como activos y graciosos. Han aparecido como personajes en tiras cómicas, libros, películas y publicidad.

Historia[editar]

James Hinks es el padre de la raza, nacido en 1829 en Irlanda en la ciudad de Mullingar,[1] en una de las regiones más pobres del país, su padre, un zapatero de nombre John Hinks ganaba lo suficiente en aquellos días para mantener su familia sin morir de hambre, en 1851 decidieron mudarse a la ciudad de Birmingham, en un sector industrial, donde Hinks hijo comenzó a trabajar en las forjas y era afortunado de tener un trabajo y un salario estable, y este mismo año se casó con Elizabeth Moore y tuvieron tres hijos, el mayor, James II, una niña de nombre Mary y el pequeño Frederick. Ya para 1854 Hinks comenzó a comerciar con aves de corral, lo cual le dio un mejor estatus y como afición tenía la cría de aves ornamentales, ratones silvestres. Con su bulldog "Old Madman" comenzó en la crianza de perros, y su posición social y las comodidades para su familia mejoraron.

En 1858 nace un cuarto hijo, Alfred, y en 1864 ya la familia contaba con ocho hijos en total, no fue sino hasta la década del sesenta que Hinks apareció registrado en la guía de direcciones como un criador de aves y perros. Lamentablemente Hinks murió a la corta edad de 47 años, afectado por una mortal tuberculosis, pero su esfuerzo le llevó desde la parte más pobre de su natal Irlanda, hasta una más acomodada vida para su familia en Birminghan en Inglaterra, y su herencia según su testamento fue a manos de su esposa Elizabeth.

Pese a que se sabe muy poco sobre los cruces que Hinks llevó a cabo para conseguir los bull terrier, está documentado por Henry Walsh, que quizás Hinks usara el antiguo bulldog inglés, El english white terrier, El dálmata y quizás hasta el galgo inglés. Sin lugar a dudas fue su perro "Old Madman", quien siendo criado para las exposiciones y no para las peleas jugó un papel determinante en el nacimiento de la nueva raza. Como parte del folklore de la raza, se cuenta que la perra de Hinks, llamada "Puss", después de una exhibición o durante ella, combatió contra una perra pit de propiedad de Mr. Tupper y después de media hora, Puss retornó triunfante con unas pequeñas marcas en su hocico.

Entre 1855 y 1868 Hinks fue el propietario de al menos los siguientes perros: bull terrier “Spring” (Jerry x Daisy), “Bulldog Nettle” (Grip x Nettle), bull terrier, “Joven Puss” (Old Madman x Old Puss), el terrier, “Lady” (Stormer x Daisy), bull terrier, “Kit” (pedigrí desconocido), Dalmatian, “Spot” (Joss x Dinah) y un galgo inglés llamado “Dart” (Chap x Fly). Hinks incluso era el propietario de todos los padres de estos perros y cabe anotar que no sólo Hinks contribuyó al desarrollo de la raza bull terrier, sino todas aquellas personas que compraron sus cachorros blancos, y no fue si no hasta después de 1900 que se tuvo un bull terrier de color.

El legado de Hinks es conocido mundialmente, y sus hijos James II y Frederick, continuaron el trabajo de su padre incluso el hijo de James II, Carleton, fue un criador de la raza hasta su muerte en 1977. Siendo ésta la manera de honrar el apasionado trabajo de su abuelo y su amor por la exhibición, la crianza y por sus perros.[1]

Hacia 1860, el bull and terrier se dividió en dos ramas, el bull terrier blanco puro y las variedades de color que frecuentaron las peleas de perros (aunque no fue el fin para el que fueron creados pues se trata de un perro de compañía) hasta que se reconocieron finalmente como raza de perro legítima.

Un bull terrier (izquierda) y un bull terrier Miniatura (derecha).

Características[editar]

Apariencia[editar]

Es un perro fuerte, musculoso y de pelo corto. Los colores aceptados son el blanco (se permiten manchas en la cabeza únicamente, en las demás partes del cuerpo son penalizadas en una exposición canina). Los colores negro atigrado, rojo, leonado y tricolor son aceptados. No se tienen en cuenta las marcas de pigmentación en la piel, siempre y cuando no involucren pelo. Los colores azul e hígado son altamente indeseables.

El estándar del Bull Terrier Club en Inglaterra, el adi más antiguo de la raza y originario de la misma, plantea que el atigrado es el color deseado, dada la importancia que el color al momento de incluirse estos primeros ejemplares, ya que ayudaron a corregir problemas de sordera y refrescar el pool genético de la raza, por lo tanto esta recomendación aún se mantiene incluida en el estándar de la raza.

Las características típicas son la forma ovalada de su cabeza, que de perfil se curva hacia abajo desde la parte superior del cráneo hasta el extremo del hocico. La frente es plana de oreja a oreja, de frente la cabeza tiene la forma de un huevo. Y los ojos en forma triangular.

No existen límites de peso o estatura, pero el ejemplar debe dar una impresión de máxima solidez en relación con sus rasgos distintivos y sexo, pero pueden alcanzar los 35 kg. Existe una variedad miniatura donde si se penaliza superar cierta estatura.

Existe una versión en miniatura de esta raza, llamada oficialmente Bull terrier miniatura. Aunque el nombre pueda llevar a confusión, el bull terrier no está directamente relacionado con el pit bull terrier americano —raza que ni siquiera pertenece a la familia de los terrier—. Sin embargo, ambas razas tienen la misma ascendencia.

Temperamento[editar]

El estándar de la raza los describe como: «De carácter equilibrado, debe aprender a obedecer las órdenes. Aunque obstinado debe ser gentil con las personas... con una expresión de determinación e inteligencia, lleno de valor pero a su vez debe ser dulce...».[2] Su fuerza física es comparable a su inteligencia, y tanto su cuerpo como su mente deben mantenerse activos. Necesitan tiempo para correr y hacer ejercicio. No son perros indicados para principiantes, ya que requieren mucho tiempo para ser adiestrados. Son perros que gustan de la compañía, así que no es buena idea dejarlos solos durante mucho tiempo, dado que con sus potentes mandíbulas junto con el estrés y la depresión que llegan a tener en soledad pueden llevarlos a ocasionar muchos daños en la vivienda. Es un excelente perro de compañía.

El bull terrier carece de depresión fronto-nasal; otorgándole un característico perfil.

Es enormemente fuerte por lo cual no se debe dejar desatendido con niños menores de 8 años, puesto que tienden a saltar, jugar y por su masa muscular pueden derribar sin intención a los niños, por eso es recomendable hacer una introducción paulatina entre el niño y el perro, para que de esta manera, el animal comprenda los límites y el niño aprenda a interaccionar con el perro.[3]

Cuidados[editar]

El pelo es fácil de mantener, por lo que un cepillado frecuente puede tenerlo en condiciones casi perfectas. También puede ayudar añadir aceite en su alimentación.

Necesitan hacer bastante ejercicio, sin sobre-ejercitarlo en edad joven, ya que eso puede provocar problemas musculares y no alcanzar la estatura máxima. Además, la raza es conocida por ser muy glotona, por lo que debe dosificarse la comida y el ejercicio. Son excelentes perros guardianes y tienen el oído muy bien afinado.

Salud[editar]

Una encuesta de la raza en Reino Unido pone su esperanza de vida media a los 10 años y su promedio a los 9 años.[4] Todos los cachorros deben ser revisados para detectar posible sordera —que se produce en el 20% de los perros de color blanco puro y el 1,3% de los perros de color[5] — ya que de otra forma es difícil de notar, sobre todo en cachorros relativamente jóvenes. Muchos bull terrier tienen una tendencia a desarrollar alergias de la piel.[6] Las picaduras de insectos, tales como pulgas, y algunas veces mosquitos y ácaros, pueden producir una reacción alérgica generalizada de urticaria, erupción y prurito o dermatitis aguda. Este problema puede evitarse si se mantiene el perro libre de contacto con estos insectos.

También pueden sufrir comportamientos compulsivos como perseguirse el rabo dándose vueltas, auto mutilarse, saltar, morderse el muslo, comer sus heces.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Basado en el artículo de Ria Horter, Masterminds. Traducido y adaptado al español por Ricardo Echeverry, Astrobull Bull Terriers.
  2. http://www.ironkennel.com.ar/infodelaraza/download/estandar%20n%C2%BA11%20FCI.pdf
  3. Articulo que explica los estudios realizados sobre la fuerza en la mordida de los Canis familiaris
  4. «Individual Breed Results for Purebred Dog Health Survey».
  5. LSU.edu
  6. Jerold S Bell, DVM, Tufts University School of Veterinary Medicine (10 de octubre de 2002). «Practical Genetics for Bull Terrier Breeders and Owners» (en inglés). Health Seminar presented to the Bull Terrier Club of America. Consultado el 18 de mayo de 2013. «Skin allergies are a high frequency disorder across all pure-bred Bull Terrier and mixed-breed dogs. If a dog has significant allergies, the hereditary component of this disorder should be considered. Such disorders should be considered a negative factor in selecting breeding stock. This is especially so if multiple siblings (littermates) have similar allergies».

Enlace externo[editar]