Bugchasing

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Virus de la inmunodeficiencia humana
HIV-budding-Color.jpg
Micrografía electrónica de VIH-1 (en verde) en ciernes de linfocito cultivado. Protuberancias redondeadas y múltiples en la superficie celular representan sitios de acumulación y de viriones.
Clasificación de los virus
Grupo: VI (Virus ARN monocatenario retrotranscrito)
Familia: Retroviridae
Género: Lentivirus
Especies
  • VIH tipo 1
  • VIH tipo 2

Bugchasing (en español «pillar el bicho») es un término slang o jerga para definir la práctica sexual con individuos infectados con VIH con el objetivo de contagiarse. Las personas dedicadas a esta actividad se les denomina bug chasers. A esta actividad se le considera una forma de autodaño

Los bug chasers buscan compañeros con VIH positivo con el propósito de tener barebacking o sexo sin preservativo y convertirse en un VIH positivo. Los gift givers son individuos con VIH positivo que se prestan a donar su virus a quien desee recibirlo.

Los bug chasers dicen tener varias razones para esta práctica. Algunos dicen realizar esta actividad para buscar la emoción inherente en esta práctica pero no con el deseo implícito de contraer el VIH.[1] [2] Algunos investigadores sugieren que el comportamiento puede deberse a una «resistencia a las normas y costumbres heterosexuales dominantes» debido a una respuesta defensiva por los gays para repudiar la estigmatización y el rechazo de la sociedad.[2]

Otras personas consideran el bugchasing algo como «intensamente erótico» y el acto de estar siendo infectados es para ellos como el «último tabú, el más extremo acto sexual que existe».[1] También se sabe que alguien con VIH negativo y que está en una relación con alguien que es VIH positivo, buscan la infección como una manera de «fortalecer» la relación, sobre todo cuando la pareja con VIH positivo podría romper la relación por el motivo de que está evitando el contagio a su pareja con VIH negativo.

Algunos sostienen que este comportamiento se debe a sentimientos de inevitabilidad hacia el VIH por parte de la comunidad gay y el «empoderamiento» de la elección del contagio del virus por cuenta propia.[3] Otros han sugerido que algunas personas que se sienten solas, buscan un apoyo en comunidades o fundaciones que apoyan a las personas con SIDA.[2] Para muchos, simplemente es una forma de suicidio.

Por diseño, la práctica del bugchasing implica relaciones sexuales sin protección, pero los que están a favor del bareback o sexo sin protección no son necesariamente bug chasers. La diferencia radica en la intención:

En la revisión de los casos inéditos publicados de bugchasing, así como especulaciones generales de salud, un tema común aparece: la comparación de grupos bug chasers con barebackers. Aunque estos dos grupos comparten algunas prácticas similares, como el coito anal sin protección (UAI), hay distinciones que diferencian a los que realizan el bugchasing...aunque por definición todo bug chaser es un barebacker, pero no todo barebacker es un bug chaser.[4]

En términos simples, los bug chasers se involucran en relaciones sexuales sin protección porque desean la posibilidad de infección y buscan socios que tengan el VIH para causar la infección. En cambio los barebackers se involucran en relaciones sexuales sin protección, ya que buscan sentir placer, pero en general se esfuerzan por evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual. Mientras que la actividad en sí es la misma para ambos grupos, no comparten la misma psicología. Los barebackers conceptualmente tienen la misma motivación que las parejas heterosexuales que utilizan métodos anticonceptivos de tipo «no-bloqueo» (buscan el mayor disfrute del sexo) y que tengan una preferencia en contra del uso del preservativo no implica de por si un desprecio por la salud sexual.

Investigación[editar]

Durante la última década, los investigadores han tratado de documentar, explicar y darle una solución al bugchasing. Los doctores DeAnn Gauthier y Craig Forsyth escriben el primer artículo académico en 1999. Ellos exploraron una tendencia emergente en el mundo gay que evitaban los condones, y el desarrollo de una subcultura bareback. También observaron a través de su investigación que algunos barebackers si estaban en busca de contagiarse con VIH.

El doctor Richard Tewksbury fue uno de los primeros investigadores en encontrar pruebas reales de bugchasing «en línea» donde los bug chasers usan Internet para buscar parejas con VIH. En su investigación más reciente, concluyó tras un profundo análisis, que los bug chasers y los gift givers se asemejan en sus comportamientos, actitudes y demografía.

Los doctores Cristiano Grov y Jeffrey T. Parsons en una investigación del año 2006, utilizando los perfiles de 1228 bug chasers hombres de Internet, logrando identificar seis subconjuntos de bug chasers y gift givers:

  1. El «committed bug chaser» o «bug chaser comprometido» es aquel que incluye a hombres que indicaron ser VIH negativos y buscan parejas VIH positivo. De los bug chaser comprometidos que indicaron una posición sexual deseada en particular, un 62.2% prefería sexo anal siendo el sujeto pasivo o receptivo. Sólo el 7,5% de la muestra fueron clasificados como bug chasers comprometidos.
  2. El «opportunistic bug chaser» o «bug chaser oportunista», corresponden a hombres VIH-negativo, e indicaban que el estado de su pareja VIH no les importaba. La mayoría de estos hombres eran versátiles, 43,6% practicaban sexo anal pasivamente y activamente, y 46,3% sólo uno de las dos formas. En total, el 12,1% de la muestra fueron bug chaser oportunistas.
  3. El «committed gift giver» o «gift giver comprometido» incluyó a hombres que eran VIH-positivos que buscaban una pareja VIH-negativas. Cabe destacar que sólo cinco hombres del total de la muestra (1228 hombres) cayeron en esta categoría.
  4. El «opportunistic gift giver» o «gift giver oportunista» incluyó a hombres que indicaron ser VIH-positivos y a pesar de tener pareja no les importaba tener relaciones con algún VIH-negativo. La mayoría de estos hombres (61,8%) eran tanto activo como pasivo. Los gift giver oportunistas comprendían el 26% de la muestra.
  5. El «Serosorter», aunque todos los hombres estudiados por los doctores Grov y Parsons decían en sus perfiles en internet que eran o gift givers o bug chasers, el comportamiento no siempre coincidía con la identidad de un gift giver o bug chaser. Algunos hombres VIH-positivo (8,5% de la muestra) indicaban preferencia por otros hombres VIH-positivo. Mientras que algunos hombres VIH-negativo (12,5%) indicaron su preferencia por hombres VIH-negativo. Aunque habían dicho que eran gift givers o bug chasers, estos hombres estaban clasificando a sus potenciales amantes de acuerdo a su estatus de VIH, buscando quienes tuviesen uno igual.
  6. El «bug chaser o gift giver ambiguo» incluía hombres que señalaban que no sabían su situación como VIH por lo que era difícil determinar si estaban buscando ser bug chasers o gift givers. Esta categoría era el 16,3% de la muestra.

En resumen, los doctores Christian Grov y Jeffrey T. Parsons llegaron a la conclusión que el bugchasing y gift giving podía suceder entre un grupo muy pequeño de individuos. Además su investigación mostró que había variaciones sustanciales sobre la intención de propagar el VIH (con algunos que no tenían intención de propagarlo) entre quienes indicaban que eran gift givers o bug chasers.

El doctor Mark Blechner halló que algunos bug chasers eran solitarios y aislados, y veían el VIH como un camino para convertirse en parte de una comunidad que obtenía comprensión y cuidados de la gente. Otros bug chasers se sentían abrumados por la ansiedad de contraer el VIH que pensaban sería un alivio de la ansiedad por convertirse en VIH-positivo y «superarlo». Y más recientemente el doctor David Moskowitz, la doctora Catriona MacLeod y dr. Michael Roloff intentaron explicar cuantitativamente por qué los bug chasers buscaban contagiarse con VIH. Afirmaban que estos individuos que buscan el VIH son probablemente adictos al sexo. Estos individuos han agotado la excitación que obtenían antes de otras conductas sexuales de riesgo y ahora se introducían en el bugchasing para conseguir esa excitación centrada en el riesgo.

El doctor Bruce D. LeBlanc el año 2007 realizó un profundo estudio que incluía una encuesta a un grupo de bug chasers y sus respuestas, este fue uno de los primeros estudios en incluir respuestas directas de este grupo. Sus hallazgos cuestionan el «sentido común» y los hallazgos de las investigaciones anteriores sobre los bug chasers. Analizando las motivaciones psicológicas y sociales para buscar el VIH la respuesta más frecuente era que los individuos no podían identificar un factor psicológico (como proceso de pensamiento personal) o social (interacciones con otras personas) para buscar el VIH. Buscando una motivación para buscar infectarse la respuesta más frecuente era que se veía el hecho de contagiarse como emocionante, excitante o erótico, además de ver el semen desde un punto similar. Pocas contestaciones identificaron el hecho de «superarlo» como un factor para hacerlo. También concluyó que hay una parte de estos grupos que busca una identificación con ser parte de la «comunidad» o de «hermandad». Otras variables estudiadas incluían el encontrar amantes, las conductas sexuales llevadas a cabo mientras se buscaba la infección, la media de parejas sexuales, el tiempo por el que buscarían infectarse y sucesos que les cambiaba la vida si tenían éxito en contagiarse con VIH.”

Respuesta médica[editar]

Recientemente, el bugchasing se ha tomado más en serio por los organismos encargados de la salud, como los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, donde se realizó un taller sobre el tema, organizado por el Dr. Michael Graydon de la Universidad de Carleton, Ottawa, en la Conferencia de Prevención de STD en el año 2004.

El Bugchasing en los medios[editar]

Tanto el fenómeno del bugchasing como el giftgiving ha ganado más cobertura y notoriedad luego que el la revista impresa Rolling Stone ya que en un artículo del año 2003 publicado por un periodista freelance, Gregory Freeman, titulado «bug chasers: The men who long to be HIV+» («bug chasers: hombres que aspiran a ser VIH+»).[5] El artículo citaba al director de servicios de salud de San Francisco, el Dr. Bob Cabaj, diciendo que hasta el veinticinco por ciento de las nuevas infecciones de VIH al año (cerca de diez mil personas) eran de hombres que lo habían contraído a propósito.[5] [6] [7] Cabaj negó que dichas citas las haya dicho, pero de todas formas Rolling Stone está atrás de esta historia.[6] [7] [8] [9]

El Dr. Marshall Forstein, director médico del hospital psiquiátrico de Fenway Community Health de Boston, dijo que la clínica atiende regularmente a bug chasers y advirtió que la cantidad de esto ha ido aumentando en el tiempo.[5] [10] El dijó además que el reportaje de la Rolling Stone fue un «completo invento», pero a la vez dijo que algo había de cierto.[10] [11] Steven Weinstein, en entonces editor del New York Blade, un periódico de tipo gay, llamó al artículo «poco cierto» y lo atribuyó al editor de la Rolling Stone (sin dar nombre) que quería hacer un reportage vago y egoista.[12]

El artículo Human Rights Campaign pone en alerta a su miembros para que realicen una «Protesta a la revista Rolling Stone por fomentar un bugchasing irresponsable»"[13] Muchos expertos han criticado el uso de estas cifras por parte de organizaciones conservadoras,[14] por ejemplo, la Traditional Values Coalition utilizó el artículo para instar a los Centros para el Control de Enfermedades para reducir su financiación para el SIDA.[9]

El escritor y director de cine Daniel Bort hizo en el año 2003 una película corta llamada bug chaser, la cual fue premiada en el decimosexta Festival de Cine Gay y Lésbico de Austin en Texas y fue mostrada principalmente en clubs de sexo como clubs swinger de New York. En una entrevista con la Austin Chronicle, el explicaba: «Las declaraciones de una serie de formas de actuar aparentemente sin sentido de estas personas...me afectaron tremendamente. Tuve que averiguar las razones de porqué tales individuos buscarían el suicidio de esta forma casi simbólica.» En el festival de Austin, la película fue acompañada del documental The Gift hecho por Louise Hogarth.

Ricky Dyer, un VIH+, investigó el fenómeno del bugchasing para un programa de la BBC el 2006 llamado «Adoro ser VIH+», dijo con un aire de complacencia que existe cierto gusto en vivir con el virus y este sería uno de los factores del porqué las tasas de infección han ido en aumento.[15]

Sin embargo, la BBC también describió el bugchasing más como una fantasía que una realidad de Internet, diciendo que «Dyer concluye que la inmensa mayoría de la charla es pura fantasía.» El artículo también cita a Will Nutland, director del área de salud de Terrence Higgins Trust, diciendo: "Los conceptos de 'gift giving' y 'bug chasers' definitivamente están mas basados en la fantasía de la realidad», así como Deborah Jack, director ejecutivo del Fondo Nacional del SIDA dice: «Hay muy pocas pruebas de que las personas traten de infectarse con el VIH.»

En la serie de Showtime Queer as Folk un ex alumno del profesor Ben Bruckner preguntó a Ben si le interesaba infectarlo con VIH, ya que deseaba de experimentar «el regalo». Ben se niega y escribe una novela sobre el incidente en donde Ben preguntó por «poz his neg ass» (forma coloquial de decir "dejar su culo negavivo con VIH»).

En la serie de NBC ER, en la la temporada 7, episodio 13, el Dr. Malucci trata a un hombre gay que quiere contraer el VIH de su pareja positiva. Malucci le pregunta al paciente con VIH «si él es bugchasing».

Películas[editar]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. a b «bug chasers : Rolling Stone». Consultado el 15-08-2009.
  2. a b c Crossley, Michelle, 2004. "'Resistance' and health promotion". British Journal of Social Psychology, Vol. 43, pp. 225–244
  3. Johnson, Ramon. "bug chaser & gift giver Parties, Deliberately Transmitting HIV" Guia About.com
  4. Moskowitz DA, Roloff ME (2007). «The existence of a bugchasing subculture». Cult Health Sex 9 (4):  pp. 347–57. doi:10.1080/13691050600976296. PMID 17612955. http://www.informaworld.com/smpp/content~db=all?content=10.1080/13691050600976296. 
  5. a b c Debes especificar urlarchivo = y fechaarchivo = al usar {{cita web}}.Gregory A. Freeman (23 de enero de 2003). «In Search of Death». Rolling Stone. Consultado el 7 de diciembre de 2009.
  6. a b Roeper, Richard (22-04-2003). «What makes bug chasers, gift givers do such a thing?». Chicago Sun-Times. p. 11. 
  7. a b «A new generation rethinks AIDS risk». Honolulu Advertiser (Island Life). 02-03-2003. p. 1D. 
  8. «n TRANSMISSION». AIDS Policy and Law (LRP Publications) 18 (4). 03-03-2003. 
  9. a b Mnookin, Seth (17-02-2003). «Using 'bug chasers'». Newsweek. p. 10. 
  10. a b «Bugged Out Over AIDS Story». New York Post. 26-01-2003. p. 10. 
  11. Mnookin, Seth. «Is Rolling Stone's HIV Story Wildly Exaggerated?». Newsweek.  Parámetro desconocido |fecha fecha= ignorado (ayuda)
  12. Weinstein, Steve (23 de mayo de 2003). Chasing the bug chasers [editorial]. Washington Blade. 
  13. Savage, Dan (18-02-2003). Hot Spot. «Savage Love». The Village Voice. p. 171. 
  14. Laza, Matthew (01-02-2003). «Men Who Want AIDS». The Spectator. pp. 21–24. 
  15. Richard Pendry (10-04-2006). «HIV 'bug chasers': Fantasy or fact?». BBC News. Consultado el 06-07-2008.

Referencias[editar]

  • Blechner, M., ed (2002). Intimacy, pleasure, risk, and safety. 6. Journal of Gay and Lesbian Psychotherapy.  pp. 27–33. doi:10.1300/J236v06n03_03. 
  • Butts, M., ed (2002). Chasing The Bug. 1. GLBT Press.  pp. 4. http://www.themindofmatt.com/creative-works/creative-writings/chasing-the-bug. 
  • Crossley, M. L., ed (2004). Making sense of 'barebacking': Gay men's narratives, unsafe sex and the 'resistance habitus'. 43. British Journal of Social Psychology.  pp. 225–244. doi:10.1348/0144666041501679. PMID 15285832. 
  • Gauthier, D. K., ed (1999). Bareback sex, bug chasing, and the gift of death. 20. Deviant Behavior.  pp. 85–100. doi:10.1080/016396299266605. 
  • Grov, C., ed (2004). "Make Me Your Death Slave": Men who have sex with men and use the Internet to intentionally spread HIV. 25. Deviant Behavior.  pp. 329–349. doi:10.1080/01639620490427683. 
  • Grov, C., ed (2006). Barebacking websites: Electronic environments for reducing or inducing HIV risk. 18. AIDS Care.  pp. 990–997. doi:10.1080/09540120500521137. PMID 17012090. 
  • Grov, C., ed (2006). Bugchasing and Giftgiving: The potential for HIV transmission among barebackers on the Internet. 18. AIDS Education and Prevention.  pp. 490–503. doi:10.1521/aeap.2006.18.6.490. PMID 17166076. 
  • Hatfield, K. (2004). A Quest for belonging: Exploring the story of the bug chasing phenomenon. Paper presented at the National Communication Association Conference, Chicago, Illinois.
  • LeBlanc, B., ed (2007). An Exploratory Study of 'bug chasers'. 43. Sociological Imagination.  pp. 13–20. 
  • Moskowitz, D. A., ed (2007). The ultimate high: Sexual addiction and the bug chasing phenomenon. 14. Sexual Addiction and Compulsivity.  pp. 21–40. doi:10.1080/10720160601150121. 
  • Moskowitz, D. A., ed (2007). The existence of a bug chasing subculture. 9. Culture, Health & Sexuality.  pp. 347–358. doi:10.1080/13691050600976296. PMID 17612955. 
  • Tewksbury, R., ed (2003). Bareback sex and the quest for HIV: assessing the relationship in internet personal advertisements of men who have sex with men. 25. Deviant Behavior.  pp. 467–482. 
  • Tewksbury, R., ed (2006). "Click here for HIV": An analysis of internet-based bug chasers and bug givers. 27. Deviant Behavior.  pp. 379–395. doi:10.1080/01639620600721346. 

Enlaces externos[editar]