Bufo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Bufo
Common Toad (Bufo bufo).jpg
Sapo común (Bufo bufo)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Amphibia
Orden: Anura
Suborden: Neobatrachia
Familia: Bufonidae
Género: Bufo
Garsault 1764[1]
Especie tipo
Rana bufo
Linnaeus, 1758
Especies
Ver texto.
Sinonimia
  • Batrachus Rafinesque, 1814
  • Phryne Fitzinger, 1843
  • Pegaeus Gistel, 1868
  • Platosphus de l'Isle, 1877
  • Bufavus Portis, 1885
  • Torrentophryne Yang in Yang, Liu & Rao, 1996

Bufo es un género de anfibios anuros de la familia de sapos Bufonidae.

Se distribuye por las regiones templadas de Eurasia, norte de África, Oriente Medio, Japón y la zona norte del sudeste asiático.

Especies[editar]

En el pasado este género incluía un gran número de especies, pero estudios recientes lo dividieron y dejaron en este género únicamente las especies del grupo Bufo bufo. Incluye 17 especies:[2]

Descripción[editar]

Las especies de este género tienen en común una forma achaparrada y patas cortas, lo que los hace unos malos saltadores. Al igual que todos los miembros de la familia Bufonidae, carecen de cola y dientes, y tienen pupilas horizontales. Su piel es gruesa, seca y verrugosa.

Detrás de sus ojos, las especies del género Bufo tienen unas estructuras parecidas a una verruga, que son las glándulas parotoides. Estas glándulas distinguen a los sapos verdaderos de todos los demás anuros. Segregan una sustancia blanca, grasosa y venenosa que actúa como elemento disuasorio ante los predadores. El manejo ordinario de los sapos no es peligroso (y, contra una creencia popular, no origina la aparición de verrugas). El veneno de la mayoría, si no es que de todos los sapos, contiene bufotoxina.

Los sapos pueden inflar su cuerpo cuando se sienten amenazados. Los machos son usualmente más pequeños que las hembras. Los sapos macho también poseen el órgano de Bidder, un ovario incompleto, y por lo general una garganta más oscura que la de las hembras.

Propiedades psicoactivas[editar]

Existen muchas especies de sapos que producen venenos con propiedades psicoactivas. Mientras que la piel seca de los sapos es vendida por algunos traficantes, es un método innecesario y poco beneficioso ya que el veneno del sapo se puede recolectar sin hacer daño al animal.

Accidentes por ingestión de bufotoxina[editar]

Los accidentes provocados por la ingestión de bufotoxina, sustancia que se encuentra en las glándulas parotoides de los sapos, pueden causar problemas serios en perros y gatos. Los síntomas, que aparecen pocos minutos después de ingerir el veneno (que normalmente se ingiere al comerse al animal) son irritación, seguida de hipersensibilidad. La exposición a la toxina de estos sapos puede provocar anormalidades cardiacas. Otros síntomas son comezón, depresión, debilidad, derrumbamiento pulmonar, paro cardiaco y convulsiones. Puede presentarse también mareo, diarrea y vómitos. Los síntomas cardiovasculares pueden causar la muerte del animal que ingiera la toxina, si no se le proporciona el tratamiento adecuado.[3] [4] [5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Dubois & Bour (2010)
  2. Frost, D.R. (2014). Bufo. Amphibian Species of the World: an Online Reference. Version 6.0. Museo Americano de Historia Natural. Nueva York, EEUU. (en inglés) Consultado el 12 de abril de 2014.
  3. [www.unne.edu.ar/Web/cyt/com2005/4-Veterinaria/V-020.pdf Departamento de Clínica. Facultad de Ciencias Veterinarias. UNNE. Argentina (2005) Toxicidad de la secreción de glándulas parótidas en sapo (Actualización Bibliográfica)]
  4. Hoffman WE.; Lefkowitz RJ.; (1991) Catecolamina e drogas simpatomimeticas. Goodman LS. Gilman A. As bases farmacologicas da terapeutica, 8.ed. Rio de Janeiro: Guanabara Koogan, 123-144.
  5. Monti R., Cardello L.; (1994) Bioquimica do Veneno de Anfibios. In: Barraviera B. (Ed.) Venenos Animais: uma vista integrada. Rio de Janeiro: EPUC, 225-232.

Enlaces externos[editar]