Bring It On: All or Nothing

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Bring It On: All or Nothing (Triunfos Robados 3: Todo o Nada en Hispanoamérica y A por todas: De nuevo una vez más en España) es una película estadounidense del 2006, es la tercera entrega de la serie de películas de Bring it On que gira en torno a equipos de porristas en diferentes escuelas. Dirigida por Steve Rash, la película fue lanzada directamente a DVD el 8 de agosto de 2006 por Universal Pictures. [1]

Triunfos Robados 3 tiene poca relación con las otras dos anteriores, sin embargo, el argumento de dos equipo de porristas rivales haciendo diferentes cosas para intentar ganar la misma competencia es el mismo. Al igual que en Triunfos Robados I y II, la película comienza con un sueño lúcido de la protagonista y en los créditos finales se muestran outtakes de los miembros del elenco divirtiéndose durante el rodaje.

Argumento[editar]

Britney Allen (Hayden Panettiere) vive un vida de ensueño: Es popular en una escuela prestigiada, capitana del equipo de porristas "Los Piratas de Pacific Vista", su novio Brad (Jake McDorman) es el quarterback estrella y chico más cotizado del instituto y tiene un grupo elite de mejores amigas porristas. Su némesis es Winnie Harper, quien forma parte de ese grupo de amigas. Pero la vida de Britney cambia dramáticamente cuando su padre pierde el trabajo y la familia tiene que mudarse a una ciudad privada de lujos y la vida que Britney llevaba: Creenshaw Heights.

En su nueva escuela, Britney de inmediato se siente fuera de lugar ya que es de las pocas estudiantes de raza blanca y tiene dificultades para congeniar con sus compañeros, especialmente con Camille (Solange Knowles), la capitana de los "Warriors de Creenshaw Heights", y sus dos mejores amigas, Letty (Francia Almendarez) y Kirresha (Giovonnie Samuels), que la llaman "blanquita", "Barbie cursi" o "copito de nieve". Además de que su estilo para animar es más urbano y agresivo; cuando Britney muestra lo hábil que es en animación, los Warriors deciden hacerla parte del equipo; en un principio Britney se niega ya que hizo un "juramento porrista" con los Piratas de no volver a animar y no ser una "animazorra", como su equipo llama a las traidoras de la animación), finalmente cede porque animar es su pasión y es el único lugar en donde realmente encaja en el instituto. Sin embargo, los problemas surgen cuando Winnie (Marcy Rylan), que ahora es la capitana de los Piratas descubre que Britney retomó la animación cuando es televisado que los Warriors van a participar en el concurso que llevará a cabo Rihanna (quien participa en la película como ella misma) para encontrar a un grupo de porritas que baile en su siguiente vídeo musical. Winnie ridiculiza a Britney frente a los demás porristas y corre el rumor de su "traición", haciendo que su antiguo equipo la resientan. Afortunadamente, a esas alturas Britney ya congenia bien con Camille, Letty y Kirresha, además de que empieza a enamorarse de Jesse (Gustave "Gus" Carr), uno de los animadores de Warriors. Ambos equipos practican arduamente sus rutinas para la audición y un día después de salir de uno de los entrenamientos, Britney y Jesse confiesan sus sentimientos y se besan, pero Britney se siente culpable ya que todavía es novia de Brad. Confundida, Britney habla con otra de sus amigas, Amber (Cindy Chiu) para pedirle un consejo y es en ese momento que ella le revela que Winnie y Brad han estado saliendo. Britney planea dejar a Brad en el baile de fin de curso de su antiguo instituto, pero para eso debe mentir a Camille diciéndole que "su perrito Nike ha muerto y debe hacer un funeral". Pero justo cuando Brad y Britney están por salir, llegan Jesse y Camille, que traen flores para el "funeral". Ambos se dan cuenta de la mentira y la sacan del equipo ya que mostró más lealtad con su antiguo grupo.

Muy triste, Britney va al baile con Brad para dejarle, pero en el transcurso del mismo, Winnie hace un intento por fastidiar a Britney e insulta a Kirresha, llamándola "gorda". Britney la defiende y trata de intimidar a Winnie amenazando con golpearla (tal y como Camille lo hizo con ella cuando se conocieron), pero Sierra se interpone para evitar una pelea y sugiere hacer una porra. Britney demuestra los pasos y los versos que ha aprendido con los Warrios y deja impresionados a los invitados, al grado que Brianna comenta que deberían hacer ese tipo de porras en la competencia pero Winnie se molesta por el comentario. En ese momento anuncian al rey y a la reina del baile, cuando Brad y Winnie pasan por premio Winnie hace pública su aventura con Brad. Britney le da las gracias con gran serenidad, por liberarla de Brad y deja con dignidad el baile.

Al día siguiente, Britney llega a la audición de Rihanna para disculparse con Camille, Kirresha y Letty. Cuando Winnie y su equipo llegan a insultar a los Warriors, Britney hace frente a los comentarios racistas y es admitida en los Warriors de nuevo justo antes de entrar a la audición. Durante la competencia, tanto los Piratas como los Warriors quedan finalistas; Camille se muestra preocupada ya que los Piratas son excelentes gimnastas y empiezan a ganar el agrado de la audiencia y los jueces, pero a Britney se le ocurre ejecutar un baile callejero que ella y sus compañeros habían practicado meses atrás pero descartaron porque algunos de los movimientos son motivo de penalización en la calificación de rutinas. Interrumpen la porra de los Piratas y hacen una presentación que gana la competencia. Winnie, furiosa, insulta a los Warriors y a su raza latina y negra, sin embargo Rihanna premia al equipo de los Warriors por su originalidad y Winnie es abucheada. Britney y Jesse se reconcilian. En la secuencia final se ve un vídeo musical de Rihanna, cantando Pon de Replay mientras Britney y su equipo bailan.

Reparto[editar]