Briareo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Talla dulce de 1793, obra de Tommaso Piroli (1752 – 1824) a partir de un dibujo de John Flaxman, empleada en una edición de la Ilíada de 1795: Tetis invoca a Briareo.

En la mitología griega, Briareo o Briareos (en griego Βριαρεως Briareôs, Βριαρηος Briarêos u Οβριαρεως Obriareôs, ‘fuerte’; en latín Briareus) era un Hecatónquiro, gigante de cien brazos y cincuenta cabezas, hijo de Urano y Gea, y hermano de Coto y Giges. En la Ilíada de Homero los hombres le llaman Egeón (‘cabruno’), si bien éste es también el nombre de un dios del mar, que según algunas fuentes sería su padre. Aún en otras, sería hijo de Talasa, la diosa primordial del mar, o de Éter y Gea.

Junto con sus hermanos, fue relegado al Tártaro primero por Urano y después por Crono, a quien habían ayudado a derrotar a aquél, hasta que fueron liberados por Zeus y lucharon junto a él en la Titanomaquia. Firme aliado de Zeus, fue invocado por Tetis para que ayudara al dios cuando había sido encadenado por Hera, Atenea y Poseidón en un intento de derrocarlo.[1] Como premio a sus servicios, Briareo se casó con Cimopolea, una hija de Poseidón, y se estableció con ella en un palacio en el río Océano. Con ella fue padre de dos ninfas llamadas Oiolica y Etna.

Aristóteles afirma que las Columnas de Hércules se llamaban antes «Columnas de Briareo», pero después de que Heracles (nombre griego de Hércules) purificase la tierra y el mar convirtiéndose así en un benefactor de los hombres, éstos le honraron abandonando la mención de Briareo por la de él.

En El Quijote de Cervantes se hace referencia a Briareo en el capítulo VIII de la Primera Parte, Del buen suceso que el valeroso Don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felice recordación:

Levantóse en esto un poco de viento y las grandes aspas comenzaron a moverse, lo cual visto por don Quijote, dijo:
—Pues, aunque mováis más brazos que los del gigante Briareo, me lo habéis de pagar.

En La Divina Comedia, el Dante pone a Briaero como un ejemplo famoso de soberbio en el Canto XII del "Cántico Segundo, El Purgatorio":

Vi al Briaero con mortal herida,

por el rayo celeste fulminado,

y su gran forma en hielo convertida;


y a Palas y a Timbren, y Marte armado,

ver con Jove los miembros palpitantes

de titanes, en campo ensangrentado.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Ilíada: Canto I; texto español en Wikisource. Véanse los vv. 334 - 412. En este episodio de la Ilíada, se atribuye a Tetis la nereida esa invocación; pero parece más coherente que la invocación la llevara a cabo su abuela: Tetis la titánide.