Bonifacio IX

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bonifacio IX
Papa de la Iglesia católica
2 de noviembre de 1389-1 de octubre de 1404
IX.Bonifac.jpg
Predecesor Urbano VI
Sucesor Inocencio VII
Cardenales creados Véase categoría
Información personal
Nombre secular Piero Tomacelli
Nacimiento Nápoles, Bandera de Reino de Nápoles Reino de Nápoles, c. 1356
Fallecimiento Roma, Bandera de Estados Pontificios Estados Pontificios, 1 de octubre de 1404

C o a Bonifacio IX.svg
Escudo de Bonifacio IX

[editar datos en Wikidata]

Bonifacio IX, (Nápoles, c. 1356Roma, 1 de octubre de 1404). Papa n.º 203 de la Iglesia católica de 1389 a 1404, fue el segundo papa del periodo dominado por el Cisma de Occidente.

Origen[editar]

Nacido Piero Tomacelli, en el seno de una familia noble napolitana, pero empobrecida. Los datos sobre los primeros años de su vida son oscuros.

Tomacelli fue llamado por el papa Urbano VI, su compatriota, a la curia romana en tiempo en que el pontífice necesitaba apoyo de un grupo de cardenales, que en su mayoría fuesen italianos, para mantener su autoridad durante el período del Cisma de Occidente, en que el antipapa francés Clemente VII reclamaba para si el solio pontificio.[1]

Urbano nombró a Tomacelli como cardenal diácono de San Giorgio in Velabro en 1381. Tres años más tarde, le nombró como cardenal presbítero de Santa Anastasia.[1]

Pontificado[editar]

Elección[editar]

A la muerte de Urbano VI, en 1389, todos pensaron que era la oportunidad de acabar con el Cisma, bastaba con que los cardenales de la Sede romana reconocieran al antipapa Clemente VII. Sin embargo, los cardenales se dieron prisa y el 2 de noviembre, eligieron al cardenal napolitano Pedro Tomacelli, quien contaba apenas con 35 años de edad. En la ceremonia de entronización, Tomacelli tomó el nombre de Bonifacio IX.[2]

Primeros actos pontificios[editar]

Uno de los primeros actos de su pontificado fue la excomunión de Clemente VII, como respuesta a la excomunión que sobre él había lanzado el papa aviñonés. El enfrentamiento eclesiástico entre Bonifacio IX y Clemente VII se extendió al terreno político y el recién elegido Papa coronó, en 1390, rey de Nápoles a Ladislao, hijo de Carlos de Durazzo, para enfrentarlo a Luis de Anjou a quien Clemente había a su vez coronado en 1389.

Bonifacio se vio obligado a salir de Roma, por los tumultos populares de 1392, pero regresó al año siguiente, logrando liberar sus Estados de las tropas bretonas que aún quedaban y acabar con los últimos rescoldos del movimiento comunal romano, recuperando el Castillo Sant'Angelo y fortificándolo junto con otros puntos estratégicos de la ciudad.[2]

Propuestas para acabar con el Cisma[editar]

Durante su pontificado no sólo tuvo enfrente al antipapa Clemente, ya que tras la muerte de este, en 1394 la sede de Aviñón eligió al cardenal español Pedro Martínez de Luna, que adoptó el nombre de Benedicto XIII.[3]

Las potencias europeas ven una oportunidad de acabar con el Cisma y recurren a un informe que la Universidad de París había publicado en enero de 1394, proponiendo tres vías no violentas de acabar con el cisma:[4]

  • La “via cessionis", que propuganaba la abdicación voluntaria y simultánea de los dos papas, seguida de una nueva elección.
  • La “via compromissi”, que suponía estudiar los derechos de ambos papas por una comisión arbitral que decidiría quien era el papa legítimo.
  • La “via concilii”, que defendía la convocatoria de un concilio ecuménico que decretaría quien sería papa.

Bonifacio IX rechaza las tres soluciones mientras que el antipapa Benedicto XIII sólo se opone totalmente a la vía conciliar. La falta de acuerdo hace que las potencias europeas amenacen a los dos pontífices con retirarles sus respectivos apoyos, amenaza que sólo cumplen los monarcas que apoyan a Benedicto, pero que no supuso el fin del Cisma, ya que aunque sin apoyos, el antipapa siguió sin someterse.[4]

Jubileos[editar]

Durante el pontificado de Bonifacio IX se celebraron dos jubileos. El primero en el año 1396, había sido convocado por Urbano VI rebajando la frecuencia de los jubileos de cincuenta a treinta y tres años. A éste asistieron el rey Wenceslao de Bohemia y otros muchos peregrinos del Imperio, pero ninguno francés por causa de la prohibición del rey. El segundo jubileo se celebró en el año 1400, el cual entra el período de cien años fijado por Bonifacio VIII en 1300. En el curso de la celebración jubilar hicieron su aparición en Roma los "Bianchi" o "Albati", grupos de penitentes flagelantes que procesionaban encapuchados, con hábitos blancos y con una cruz roja dibujada en la espalda, venían en su mayoría de la Provenza, del norte de Italia y de los países germánicos. La masa de flagelantes ocasionó tal número de disturbios y sucesos sangrientos que Bonifacio condenó a la hoguera a uno de sus líderes y disolvió a sus adeptos.[2]

Un año antes, Bonifacio IX había hecho un llamamiento a la cristiandad occidental para socorrer al emperador bizantino Manuel II Paleólogo, amenazado por el sultán otomano Bayaceto. Tal llamamiento no despertó entusiasmo alguno, aunque el Imperio bizantino se salvaría poco después, prolongando su existencia algunas décadas más, por la fulminante irrupción de Tamerlán, que obligó a Bayaceto a retirarse.

Bonifacio IX murió en 1404, luego de una breve enfermedad.

Bonifacio IX en la literatura[editar]

En el libro de las Profecías de San Malaquías se puede identificar a este papa con la cita de Cubus de mixtione (Cubo de mezcla), la cual podría hacer referencia a que en el escudo de armas de su familia figuran unos cubos entrelazados.

Referencias[editar]

  1. a b Esch, Arnold. «Bonifacio IX». Enciclopedia dei papi (en italiano). Treccani. Consultado el 29 de diciembre de 2014. 
  2. a b c Llorca, Bernardino; García Villoslada, Ricardo (1967). «El cisma de Occidente». Historia de la Iglesia Católica. vol. III Edad Nueva (2ª edición). Madrid: BAC. p. 181-236. 
  3. Mollat, N. (1951). «Contribution à l'histoire du Sacré Collège de Clement V à Eugène IV». Revue d’histoire ecclésiastique (en francés) (46): 566–594. 
  4. a b Mezzandri, Luigi (2001). «La túnica lacerata». Storia della Chiesa tra medioevo ed epoca moderna (en italiano). vol. 1 Dalla crisi della Cristianità alle riforme (1294-1492) (2ª edición). Roma: Edizione. pp. 83–102. ISBN 88-86655-64-9. 


Predecesor:
Giacomo Orsini (†1379)
CardinalCoA PioM.svg
Cardenal diácono de San Giorgio in Velabro
1381 - 1385
Sucesor:
Pierre de Luxembourg
Predecesor:
Pierre de Salvete Monteruc
CardinalCoA PioM.svg
Cardenal presbítero de Santa Anastasia
1385 - 1389
Sucesor:
Jean Franczon Allarmet de Brogny
Predecesor:
Urbano VI
Emblem of the Papacy SE.svg
Papa
13891404
Sucesor:
Inocencio VII