Bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Bomba atómica en Hiroshima»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Nube de hongo sobre Hiroshima después de haber soltado la bomba Little Boy.
Nube de hongo sobre Hiroshima después de haber soltado la bomba Little Boy.
La nube de hongo creada por la bomba Fat Man como resultado de la explosión nuclear sobre Nagasaki.
La nube de hongo creada por la bomba Fat Man como resultado de la explosión nuclear sobre Nagasaki.

Los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki fueron ataques nucleares ordenados por Harry S. Truman, presidente de los Estados Unidos, contra el Imperio del Japón. Los ataques se efectuaron el 6 y el 9 de agosto de 1945, y pusieron el punto final a la Segunda Guerra Mundial. Después de seis meses de intenso bombardeo de otras 67 ciudades, el arma nuclear Little Boy fue soltada sobre Hiroshima el lunes[1] 6 de agosto de 1945,[2] seguida por la detonación de la bomba Fat Man el jueves 9 de agosto sobre Nagasaki. Hasta la fecha, estos bombardeos constituyen los únicos ataques nucleares de la historia.[3]

Se estima que hacia finales de 1945, las bombas habían matado a 140 000 personas en Hiroshima y 80 000 en Nagasaki,[4] aunque sólo la mitad había fallecido los días de los bombardeos. Entre las víctimas, del 15 al 20 % murieron por lesiones o enfermedades atribuidas al envenenamiento por radiación.[5] Desde entonces, algunas otras personas han fallecido de leucemia (231 casos observados) y distintos cánceres (334 observados) atribuidos a la exposición a la radiación liberada por las bombas.[6] En ambas ciudades, la gran mayoría de las muertes fueron de civiles.[7] [8]

Seis días después de la detonación sobre Nagasaki, el 15 de agosto, Japón anunció su rendición incondicional frente a los «Aliados», haciéndose formal el 2 de septiembre con la firma del acta de capitulación. Con la rendición de Japón, concluyó la Guerra del Pacífico y por tanto, la Segunda Guerra Mundial. Como consecuencias de la derrota, el imperio nipón fue ocupado por fuerzas aliadas lideradas por los Estados Unidos —con contribuciones de Australia, la India británica, el Reino Unido y Nueva Zelanda— y adoptó los «Tres principios antinucleares», que le prohibían poseer, fabricar e introducir armamento nuclear.[9]

Historia[editar]

Contexto[editar]

Después de la Primera Guerra Mundial no parecía probable un enfrentamiento entre Japón, los Estados Unidos y las naciones coloniales europeas, como potencias aliadas en el pasado contra el colonialismo expansionista alemán en el Pacífico. Sin embargo, en 1922 los japoneses se sintieron ofendidos por el Tratado Naval de Washington, que limitaba el número de navíos que podían poseer, y que aseguraba la primacía naval de las flotas estadounidense y británica. Además, Japón se sentía agraviado por el hecho de que las potencias europeas ocuparan territorios dentro de lo que consideraba su esfera de influencia, por lo que en 1937 se tomó la decisión de invadir China, conflicto que duraría 8 años. El Príncipe Konoye fue nombrado Primer Ministro en 1940 e integró en su gabinete a Hideki Tōjō y Yōsuke Matsuoka, defensores acérrimos de la expansión de Japón por la fuerza. Para finales de ese mismo año, Japón firmó el Pacto Tripartito con Alemania e Italia, lo que alineaba a Japón con las «Potencias del Eje».[10]

Con la clara intención de establecer la llamada «Gran Esfera de coprosperidad del este de Asia», en julio de 1941 Japón introdujo sus tropas en el sur de Indochina, territorio controlado por Francia, por lo que Estados Unidos decidió tomar represalias, las cuales consistieron en embargos comerciales y la reducción del suministro de petróleo al país en un 90%. Debido a estas sanciones, así como las impuestas por británicos y neerlandeses, el comercio exterior de Japón disminuyó en un 75%.[11]

El 5 de noviembre el Emperador Hirohito y el gobierno japonés decidieron declarar la guerra a los Estados Unidos si no se levantaba el embargo petrolero para finales de mes.[12] El 7 de diciembre la Primera flota japonesa lanzó un ataque aéreo masivo sobre Pearl Harbor,[13] por lo que al día siguiente, el 8 de diciembre, el Congreso de los Estados Unidos declaró la guerra a Japón como respuesta a la solicitud después del famoso discurso:

Ayer, 7 de diciembre de 1941 -una fecha que vivirá en la infamia- los Estados Unidos de América fueron atacados repentina y deliberadamente por las fuerzas aéreas y navales del Imperio de Japón.

Franklin Delano Roosevelt.[14]

El ataque a Pearl Harbor se llevó a cabo tan sólo un día después de que Roosevelt autorizara un proyecto secreto conocido como Manhattan Engineering District, que finalmente se denominó Proyecto Manhattan.[13]

El Proyecto Manhattan[editar]

El 2 de agosto de 1939,[15] Albert Einstein dirigió una carta a Franklin Delano Roosevelt, reclamando su atención sobre las investigaciones realizadas por los científicos Enrico Fermi y Leó Szilárd, mediante las cuales el uranio podría convertirse en una nueva e importante fuente de energía. En dicha carta además, explicó la posibilidad de fabricar bombas sumamente potentes:

Recientes trabajos realizados por Enrico Fermi y Leo Szilard, cuya versión manuscrita ha llegado a mi conocimiento, me hacen suponer que el elemento uranio puede convertirse en una nueva e importante fuente de energía en un futuro inmediato[...] se ha abierto la posibilidad de realizar una reacción nuclear en cadena en una amplia masa de uranio mediante lo cual se generaría una gran cantidad de energía[...]
Este nuevo fenómeno podría conducir a la fabricación de bombas y, aunque con menos certeza, es probable que con este procedimiento se pueda construir bombas de nuevo tipo y extremadamente potentes.

Carta de Einstein enviada a Roosevelt.[16]

Los Estados Unidos, con la ayuda del Reino Unido y Canadá en sus respectivos proyectos secretos «Tube Alloys» y «Chalk River Laboratories»,[17] diseñaron y fabricaron las primeras bombas atómicas bajo lo que fue llamado «Proyecto Manhattan». La investigación científica fue dirigida por el físico estadounidense Robert Oppenheimer. La bomba atómica fue probada el 16 de julio de 1945,[18] cerca de Alamogordo, Nuevo México, en lo que se conoció como «Prueba Trinity». La bomba utilizada en la prueba, llamada «gadget», causó una explosión cercana a la que ocasionarían 20.000 toneladas de TNT, mucho mayor de la esperada.[19]

Las bombas utilizadas[editar]


El proyecto Manhattan produjo dos modelos distintos de bombas atómicas. La bomba lanzada sobre Hiroshima, llamada Little Boy, fue construida con uranio-235, un raro isótopo del uranio. El diseño de la bomba era más sencillo que el de la utilizada durante el bombardeo de Nagasaki y el principio operacional consistía en disparar piezas de uranio una contra otra. Al juntarse cierta cantidad de 235U (su masa crítica), se producía una reacción de fisión en cadena que provocaba una explosión nuclear.[20] No obstante, la masa crítica necesaria para producir esta reacción debía unirse muy rápidamente ya que, de lo contrario, el calor emitido al comienzo de la reacción expulsaría el combustible antes de que se consumiera la mayor parte de él. Para evitar este problema, la bomba utilizó un cañón para disparar una parte del uranio 235 dentro de la otra. Debido a que se creía que su diseño era sumamente confiable, se consideró que no hacía falta probarlo antes de usarse.[20]

Tanto el arma de prueba, llamada «gadget», como la bomba que se soltó en Nagasaki llamada Fat Man, se diseñaron para implotar fabricadas básicamente de plutonio-239, un elemento sintético.[21] Los científicos en Los Álamos no estaban totalmente seguros de su eficiencia, por lo que este tipo de bomba tuvo que ser probado con antelación al ataque, motivo por el cual se programó la «Prueba Trinity».[20]

Elección de los objetivos[editar]

Mapa que muestra las ubicaciones de Hiroshima y Nagasaki en Japón, lugares donde se usaron las bombas atómicas.

Los días 10 y 11 de mayo el Comité para la elección de los objetivos en el Laboratorio Nacional Los Álamos, con Robert Oppenheimer como miembro principal, recomendó Kioto, Hiroshima, Yokohama, así como el arsenal en Kokura como los objetivos posibles. La selección de dichas ubicaciones se basó en los criterios siguientes:

  • Eran mayores de 3 millas de diámetro y con blancos importantes en grandes áreas urbanas.
  • La explosión causaría daño efectivo.
  • Era improbable que fueran atacadas en agosto de 1945. «Cualquier objetivo militar pequeño y estrictamente militar debía estar ubicado en un área mucho mayor que fuera susceptible al daño por la explosión para evitar riesgos innecesarios de que el arma se perdiera debido a una mala colocación de la bomba».[22]

Dichas ciudades se mantuvieron prácticamente intactas durante los bombardeos nocturnos llevados a cabo por las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos. Hiroshima fue descrita como «un importante depósito de armas y un puerto de embarque en el centro de un área urbana industrial. Es un buen objetivo en el radar y tiene el tamaño suficiente para que gran parte de la ciudad pueda ser exhaustivamente dañada. Existen colinas adyacentes que muy probablemente producirán el efecto de enfocar, lo que seguramente incrementará considerablemente el daño causado por la explosión. Debido a los ríos no es un buen blanco incendiario».[23] El objetivo de lanzar la bomba era obligar a Japón a rendirse incondicionalmente conforme a los términos de la Declaración de Potsdam. El comité aseguró que los factores psicológicos en la selección del objetivo eran de gran importancia, especificando como prioridades:[24]

  1. Obtener el mayor efecto psicológico en contra de Japón.
  2. Hacer suficientemente espectacular el uso inicial del arma de tal forma que fuera reconocida internacionalmente en términos publicitarios cuando fuera arrojada. Hiroshima tenía la ventaja de tener un mayor tamaño y con las montañas cercanas enfocando la explosión la mayor parte de la ciudad sería destruida. El palacio del Emperador en Tokio tenía una mayor fama que cualquier otro objetivo pero tenía un valor estratégico menor.

Durante la Segunda Guerra, Edwin O. Reischauer era el experto para el Cuerpo de Inteligencia Militar, por lo que erróneamente se le atribuyó la decisión de no lanzar la bomba sobre Kioto.[24] En su autobiografía, Reischauer refutó dicha aseveración y aseguró que quien merecía el crédito de haber salvado dicha ciudad era en realidad Henry L. Stimson, Secretario de Guerra, de quien se dice que admiraba Kioto por haber pasado allí su luna de miel, varias décadas atrás.[25]

El ultimátum en Potsdam[editar]

Winston Churchill, Harry S. Truman y Iósif Stalin, líderes de los países vencedores presentes en la Conferencia de Potsdam.

El 26 de julio, Truman y otros líderes aliados emitieron la Declaración de Potsdam, la cual bosquejaba los términos de la rendición de Japón. Fue presentada como un ultimátum y se aseguraba que, sin la debida rendición, los aliados atacarían Japón, resultando en «la inevitable y completa destrucción de las fuerzas armadas japonesas e inevitablemente la devastación del suelo japonés», aunque no se mencionó nada sobre el arma atómica. El 28 de julio se hizo oficial el rechazo por parte del gobierno japonés y el Primer Ministro Kantarō Suzuki ofreció una conferencia de prensa en la que aseguró que la Declaración era tan sólo una copia (yakinaoshi) de la Declaración de El Cairo y que el gobierno intentaba ignorarla (mokusatsu).[26] Dicha aseveración fue tomada tanto en suelo japonés como en el extranjero como un claro rechazo a la declaración. El emperador, que estaba pendiente de noticias de los emisarios de paz enviados a la URSS, prefirió no intervenir en la posición gubernamental.[27] Además, el 31 de julio dejó claro a su consejero Kōichi Kido que los tesoros imperiales debían ser defendidos a toda costa.[28]

A comienzos de julio, en camino a Potsdam, Truman reexaminó la decisión de usar la bomba. Al final, Truman decidió lanzar las bombas atómicas en Japón con el objetivo de terminar rápidamente la guerra al causar destrucción con las bombas así como miedo de más destrucción, lo que obligaría a Japón a rendirse.[29]

Bombardeo de Hiroshima[editar]

Hiroshima durante la Segunda Guerra[editar]

En el momento del bombardeo Hiroshima era una ciudad de cierta importancia industrial y militar. Algunos campamentos militares se encontraban en los alrededores, incluyendo los cuarteles generales de la Quinta División y los del Segundo Ejército General del Mariscal de Campo Hata Shunroku, quien comandaba la defensa de toda la parte sur del país. Hiroshima era una base de abastecimiento y logística menor para la milicia japonesa. La ciudad era un centro de comunicación, lugar de almacenamiento y un área de reunión para las tropas. Fue una de las ciudades japonesas que fueron deliberadamente preservadas de los bombardeos aliados con el fin de poder efectuar posteriormente una evaluación precisa de los daños causados por la bomba atómica.[18]

Una maqueta de la posguerra del recubrimiento de la bomba Little Boy.

El centro de la ciudad tenía varios edificios reforzados de hormigón así como estructuras más livianas. Fuera del centro el área estaba repleta por pequeños talleres de madera ubicados entre los hogares japoneses. Algunas plantas industriales se encontraban en las afueras de la ciudad. Las casas eran de madera con pisos de teja y también muchos edificios industriales tenían armazón de madera, por lo que toda la ciudad en su conjunto era altamente susceptible a daños por incendios.

La población de Hiroshima había alcanzado la cifra máxima de 381.000 antes de la guerra, pero antes del bombardeo la población había disminuido regularmente debido a evacuaciones sistemáticas ordenadas por el gobierno japonés. En el momento del ataque se estima que había aproximadamente 255.000 personas. Esta cifra se basa en los datos de la población registrada según el cómputo de raciones así como la estimación adicional de trabajadores y soldados que fueron enviados a la ciudad.

El Enola Gay[editar]

El Enola Gay en el Museo Nacional del Aire y el Espacio, Estados Unidos.

Hiroshima fue el objetivo primario del primer bombardeo atómico seguido de Kokura y Nagasaki como objetivos alternativos. La fecha del 6 de agosto se eligió porque anteriormente la ciudad había estado cubierta por nubes. El B-29 Enola Gay, perteneciente al Escuadrón de Bombardeo 393d, pilotado y comandado por el Coronel Paul Tibbets, despegó desde la base aérea de North Field, en Tinian, y realizó un viaje de aproximadamente seis horas de vuelo hasta Japón. El Enola Gay fue acompañado por otros dos B-29 durante su viaje, el The Great Artiste, que llevaba instrumentos de medida, y el #91, que más tarde fue renombrado como Necessary Evil y que tenía labores de fotografía.[30]

Después de salir de Tinian, el Enola Gay viajó por separado hacia Iwo Jima, donde se reunió a 2.440 metros de altura con los bombarderos auxiliares, tomando rumbo hacia Japón. La aeronave arribó al objetivo con clara visibilidad a los 9.855 m. Durante el viaje, el Capitán de la Armada William Parsons armó la bomba, ya que se había desactivado para minimizar el riesgo de explosión durante el despegue. Su asistente, el Subteniente Morris Jeppson, quitó los dispositivos de seguridad treinta minutos antes de llegar al objetivo.[31]

Alrededor de las 7:00 de la mañana el sistema de radares japoneses de alerta temprana detectó a las naves estadounidenses aproximándose desde la parte sur de Japón, por lo que se emitió una alerta a distintas ciudades, entre ellas Hiroshima. Un avión climatológico sobrevoló la ciudad y al no ver signos de los bombarderos, los habitantes decidieron continuar sus actividades diarias. Cerca de las 8:00 de la mañana el radar detectó nuevamente los B-29 acercándose a la ciudad, por lo que las estaciones de radio emitieron la advertencia para que los habitantes se refugiaran, pero muchos la ignoraron.[32]

La explosión de la bomba[editar]

Fotografía de Hiroshima antes de la bomba atómica.
Fotografía de Hiroshima antes de la bomba atómica.
Fotografía de Hiroshima posterior al bombardeo.
Fotografía de Hiroshima posterior al bombardeo.

La bomba Little Boy fue arrojada a las 08:15 horas de Hiroshima y alcanzó en 55 segundos la altura determinada para su explosión, aproximadamente 600 metros sobre la ciudad. Debido a vientos laterales falló el blanco principal, el puente Aioi, por casi 244 metros, detonando justo encima de la Clínica quirúrgica de Shima.[33] La detonación creó una explosión equivalente a 13 kilotones de TNT, a pesar de que el arma con U-235 se consideraba muy ineficiente pues sólo se fisionaba el 1.38% de su material.[34] Se estima que instantáneamente la temperatura se elevó a más de un millón de grados centígrados, lo que incendió el aire circundante, creando una bola de fuego de 256 metros de diámetro aproximadamente.[35] En menos de un segundo la bola se expandió a 274 metros.[36]

Mientras el Enola Gay se alejaba a toda velocidad de la ciudad, el capitán Robert Lewis, copiloto del bombardero (Paul Tibbets), comentó: «Dios mío ¿Qué hemos hecho?».[35] Bob Caron, artillero de cola del Enola Gay describió así la escena:

Nube de hongo fotografiada desde uno de los B-29 que acompañaron al Enola Gay.

«Una columna de humo asciende rápidamente. Su centro muestra un terrible color rojo. Todo es pura turbulencia. Es una masa burbujeante gris violácea, con un núcleo rojo. Todo es pura turbulencia. Los incendios se extienden por todas partes como llamas que surgiesen de un enorme lecho de brasas. Comienzo a contar los incendios. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis... catorce, quince... es imposible. Son demasiados para poder contarlos. Aquí llega la forma de hongo de la que nos habló el capitán Parsons. Viene hacia aquí. Es como una masa de melaza burbujeante. El hongo se extiende. Puede que tenga mil quinientos o quizá tres mil metros de anchura y unos ochocientos de altura. Crece más y más. Está casi a nuestro nivel y sigue ascendiendo. Es muy negro, pero muestra cierto tinte violáceo muy extraño. La base del hongo se parece a una densa niebla atravesada con un lanzallamas. La ciudad debe estar abajo de todo eso. Las llamas y el humo se están hinchando y se arremolinan alrededor de las estribaciones. Las colinas están desapareciendo bajo el humo. Todo cuanto veo ahora de la ciudad es el muelle principal y lo que parece ser un campo de aviación».

Bob Caron, artillero de cola/fotógrafo del Enola Gay.[37]

La explosión rompió los vidrios de las ventanas de edificios localizados a una distancia de 16 kilómetros y pudo sentirse hasta 59 kilómetros de distancia.[35]

Alrededor de treinta minutos después comenzó un efecto extraño: empezó a caer una lluvia de color negro al noroeste de la ciudad. Esta «lluvia negra» estaba llena de suciedad, polvo, hollín, así como partículas altamente radioactivas, lo que ocasionó contaminación aún en zonas remotas.[36]

El radio de total destrucción fue de 1,6 kilómetros, provocando incendios en 11,4 km2.[38] Los estadounidenses estimaron que 12,1 km2 de la ciudad fueron destruidos. Autoridades japonesas estimaron que el 69% de los edificios de Hiroshima fueron destruidos y otro 6-7% resultó dañado.[39]

A pesar de que aviones estadounidenses habían lanzado previamente panfletos advirtiendo a los civiles de bombardeos aéreos en otras 12 ciudades,[40] los residentes de Hiroshima nunca fueron advertidos de un ataque nuclear.[41] [42] [43] Entre 70.000 y 80.000 personas, cerca del 30%[44] de la población de Hiroshima murió instantáneamente, mientras que otras 70.000 resultaron heridas.[45] Cerca del 90% de los doctores y el 93% de las enfermeras que se encontraban en Hiroshima murieron o resultaron heridos, ya que la mayoría se encontraba en el centro de la ciudad, área que recibió el mayor daño.[46]

La energía liberada por la bomba fue tan poderosa que incluso quemó por debajo de la ropa. Las manchas oscuras sobre la piel de esta víctima coinciden con el patrón de la ropa que utilizaba, y quedaron impregnadas como cicatrices, mientras que la piel bajo las partes más claras (que absorben menos energía) no fue dañada tan severamente.[47]

Acontecimientos en Hiroshima[editar]

El operador de control de la NHK en Tokio se dio cuenta de que la estación de Hiroshima había salido súbitamente del aire, por lo que intentó restablecer la programación utilizando otra línea telefónica, pero también falló.[48] Cerca de veinte minutos después el centro telegráfico del ferrocarril de Tokio notó que la principal línea telegráfica había dejado de funcionar justo al norte de Hiroshima. De algunas pequeñas estaciones a 16 kilómetros de distancia de Hiroshima comenzaron a llegar informes confusos sobre una terrible explosión en la ciudad: una «nube siniestra», un «destello terrible», un «fuerte estruendo».[49] Todos los mensajes fueron retransmitidos a los cuarteles centrales del Estado Mayor del Imperio japonés.

Distintas bases militares intentaron en varias ocasiones llamar a la Estación de control militar en Hiroshima. El completo silencio de la ciudad intrigaba al personal en los cuarteles centrales, que no habían recibido ninguna alerta de bombardeo a gran escala y sabían que en Hiroshima no se almacenaba una cantidad significativa de explosivos. Un joven oficial del Estado mayor fue designado para volar inmediatamente a Hiroshima, aterrizar, analizar el daño y regresar a Tokio con información de primera mano.[50] Después de volar durante tres horas, cuando se encontraban todavía a unos 160 kilómetros de distancia de la ciudad él y su piloto divisaron una gran nube de humo: Los restos de Hiroshima estaban en llamas. Su avión pronto llegó a la ciudad, que rodearon desde el aire. Una enorme superficie de tierra carbonizada y una densa nube de humo era todo lo que quedaba de ella. Aterrizaron al sur y después de regresar a Tokio con su informe, el oficial comenzó a organizar las medidas de auxilio.[50]

Harry Truman a los estadounidenses[editar]

Truman anuncia el bombardeo de Hiroshima
Harry Truman anuncia a los estadounidenses el bombardeo de Hiroshima por radio el 9 de agosto de 1945.

Dieciséis horas después del ataque Truman anunció públicamente desde Washington D.C. el uso de una bomba atómica:[49]

Los japoneses comenzaron la guerra desde el aire en Pearl Harbor. Ahora les hemos devuelto el golpe multiplicado. Con esta bomba hemos añadido un nuevo y revolucionario incremento en destrucción a fin de aumentar el creciente poder de nuestras fuerzas armadas. En su forma actual, estas bombas se están produciendo. Incluso están en desarrollo otras más potentes. [...] Ahora estamos preparados para arrasar más rápida y completamente toda la fuerza productiva japonesa que se encuentre en cualquier ciudad. Vamos a destruir sus muelles, sus fábricas y sus comunicaciones. No nos engañemos, vamos a destruir completamente el poder de Japón para hacer la guerra. [...] El 26 de julio publicamos en Potsdam un ultimátum para evitar la destrucción total del pueblo japonés. Sus dirigentes rechazaron el ultimátum inmediatamente. Si no aceptan nuestras condiciones pueden esperar una lluvia de destrucción desde el aire como la que nunca se ha visto en esta tierra.

Harry S. Truman.[51]

El anuncio de Truman fue la primera noticia real que se tuvo en Tokio de lo que había pasado e inmediatamente se formó el Comité de Contramedida de la Bomba Atómica, integrado por personal del ejército, la armada y ministerios del interior. A pesar del nombre del comité, gran parte de los integrantes dudaban que efectivamente se hubiera utilizado una bomba atómica, pues se creía que la tecnología estadounidense no estaba tan avanzada como para desarrollarla, ni para transportarla por todo el océano Pacífico. Sólo cuando el personal fue a la zona a investigar la destrucción ocurrida, aceptaron que ninguna bomba convencional podría haber causado tanto daño.[49]

El 8 de agosto, unos periódicos en Estados Unidos informaban sobre las descripciones de la devastación retransmitidas por las emisoras de Radio Tokio: «Prácticamente todas las cosas vivas, humanos y animales, se quemaron hasta la muerte», decían los locutores japoneses en una transmisión interceptada por los aliados.[52]

Decesos posteriores al bombardeo[editar]

De acuerdo a la mayoría de las estimaciones, los efectos inmediatos mataron aproximadamente a 70.000 personas en Hiroshima. La estimación total de muertes de finales de 1945, en la que se incluyen quemaduras, muertes relacionadas a la radiación, así como efectos agravados por la falta de recursos médicos, varía entre los 90.000 y los 140.000.[4] [53] La falta de recursos médicos se debía a que muchos profesionales de la salud murieron luego de que explotara la bomba y los que sobrevivieron ignoraban los efectos de la radiación, así que no sabían como tratar a las personas que continuaban llegando quemadas.[54] Se ignoraban los efectos tardíos que la radiación podía producir, ya que eran las primeras bombas de este modelo que se utilizaban en el mundo.[55] La calidad y cantidad de las radiaciones recibidas por las personas continuó envuelta en incertidumbre ya que la potencia de la bomba debía ser calculada solo a base de experimentos en reactores sobre otras armas y distintos ensayos.[56] Algunas otras fuentes aseguran que más de 200.000 personas fallecieron para 1950, ya sea a causa de cáncer y otros padecimientos a largo plazo.[1] [7] Entre 1950 y 1990, el 9% de las muertes ocasionadas por cáncer y leucemia entre los supervivientes al bombardeo se debió a la radiación de las bombas, entre ellas se estima que 89 casos fueron por leucemia y 339 de distintos padecimientos de cáncer.[57] La leucemia comenzó a aumentar en número de casos, 3 años después de haber explotado la bomba, además 10 meses después de la explosión comenzó a aparecer la catarata en los supervivientes y algunos de los niños que estaban por nacer tuvieron una disminución en el tamaño de la cabeza y en algunos se produjo algún tipo de retraso.[58] Por lo menos once prisioneros de guerra fallecieron durante el bombardeo.[59]

Estructuras que permanecieron en pie[editar]

La ciudad se encontraba en ruinas. Aproximadamente el 69% de los edificios de Hiroshima fueron destruidos. Algunos edificios de hormigón en Hiroshima habían sido construidos con una gran resistencia debido al constante riesgo de sismos en Japón, y aunque su armazón no colapsó aún estando muy cerca del hipocentro, las paredes mostraron un daño interno severo ocasionado por la presión descendente de la explosión.[60]

Debido a que la bomba detonó en el aire, la explosión se enfocó más hacia abajo que hacia los lados, por lo que el edificio conocido como Cúpula Genbaku (原爆ドーム Genbaku Dōmu?) o Cúpula de la Bomba Atómica, pudo permanecer en pie a pesar de encontrarse a tan sólo 150 metros de la zona cero. Las ruinas fueron renombradas como Memorial de la Paz de Hiroshima y fue catalogado como Patrimonio de la Humanidad en 1996 con la objeción de los Estados Unidos y China.[61]

Eizō Nomura (野村 英三 Nomura Eizō?) fue el superviviente más cercano a la «zona cero» que se conoce. Eizō se encontraba en el sótano de una moderna «casa de descanso», a sólo 100 metros de distancia en el momento del ataque.[62] Akiko Takakura (高蔵 信子 Takakura Akiko?) fue también una de las supervivientes más cercanas al hipocentro de la explosión. Akiko se encontraba dentro del Banco de Hiroshima, a tan sólo 300 metros de la «zona cero».[63]

Vista de 180° del Parque Memorial de la Paz de Hiroshima. La Cúpula Genbaku, la cual permaneció en pie después del bombardeo, se ve claramente al centro de la imagen. El blanco original era el puente Aioi, a la izquierda en la vista panorámica.
Vista de 180° del Parque Memorial de la Paz de Hiroshima. La Cúpula Genbaku, la cual permaneció en pie después del bombardeo, se ve claramente al centro de la imagen. El blanco original era el puente Aioi, a la izquierda en la vista panorámica.

Eventos entre el 7 y 9 de agosto[editar]

Después del bombardeo de Hiroshima, Truman anunció: «Si no aceptan nuestros términos, pueden esperar una lluvia de ruina desde el aire, algo nunca visto hasta ahora sobre esta tierra».[64]

El gobierno japonés no reaccionó ante la declaración de Postdam. El Emperador Hirohito, el gobierno y el Consejo de Guerra estaban considerando cuatro condiciones para la rendición: que se preservara el kokutai (el sistema imperial y la política nacional), que el Estado Mayor tuviera la responsabilidad del desarme y desmovilización, la no ocupación del país y que la obligación de castigar los crímenes de guerra recayera en el gobierno japonés.

El ministro del exterior soviético Vyacheslav Molotov anunció a Tokio que la Unión Soviética había abrogado unilateralmente el Pacto de Neutralidad el 5 de abril. Dos minutos después de medianoche del 9 de agosto, hora de Tokio, infantería soviética, tanques blindados y fuerzas aéreas lanzaron una ofensiva en Manchuria. Cuatro horas más tarde, llegó a Tokio la noticia de que la Unión Soviética había declarado la guerra a Japón. Los principales dirigentes del Ejército Imperial Japonés, junto con el Ministro de Guerra Korechika Anami, llevaron a cabo los preparativos para imponer la ley marcial en el país.

El responsable de la fecha del segundo bombardeo fue el Coronel Tibbets, comandante del 509BW en Tinian. Programado originalmente para el 11 de agosto en contra de Kokura, el bombardeo se reprogramó y reubicó con la finalidad de evitar un periodo de mal tiempo de cinco días que se avecinaba y el cual se esperaba que comenzara el 10 de agosto.[65] Tres bombas pre-ensambladas se habían transportado a Tinian, etiquetadas como F-31, F-32 y F-33 en su exterior. El 8 de agosto se llevó a cabo un ensayo de ensamblaje conducido por el Mayor Charles Sweeny utilizando un B-29 llamado Bockscar como el bombardero. La F-33 se gastó probando los componentes por lo que la F-31 fue designada para la misión del 9 de agosto.[66]

Bombardeo de Nagasaki[editar]

Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial[editar]

Urakami Tenshudo. Fotografía tomada en enero de 1946 de una iglesia católica destruida por la bomba atómica.

La ciudad de Nagasaki había sido uno de los puertos más grandes en la parte sur de Japón y tuvo gran importancia durante la guerra por su gran actividad industrial, incluyendo la producción de artillería, barcos, equipo militar, así como otros materiales de guerra.

En contraste con el aspecto moderno de Hiroshima, la mayoría de los hogares eran de tipo antiguo: edificios de madera en su totalidad y piso de azulejo. Muchas de las pequeñas industrias también estaban alojadas en edificios de madera y no contaban con la infraestructura necesaria en caso de explosión. Debido a que la ciudad creció sin un ordenamiento ni planificación adecuada, era común encontrar hogares adyacentes a fábricas a lo largo de todo el valle.

Nagasaki nunca sufrió un bombardeo a gran escala antes de la explosión nuclear, aunque el primero de agosto de 1945 algunas bombas fueron arrojadas sobre la ciudad. Algunas de ellas dieron en astilleros y puertos de la parte suroeste de la ciudad, otras hicieron blanco en la fábrica de Mitsubishi y seis de ellas cayeron sobre la Escuela Médica y Hospital de Nagasaki. A pesar de que el daño se puede considerar como reducido, el bombardeo creó preocupación entre los habitantes y mucha gente, especialmente niños, fueron evacuados hacia las zonas rurales.

Comienza la misión del bombardero[editar]

El B-29 llamado Bockscar fue el elegido para llevar a cabo el bombardeo siguiente. Actualmente el aeronave es exhibida en el Museo Nacional de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Durante la mañana del 9 de agosto de 1945, el B-29 Bockscar, pilotado por el Mayor Charles W. Sweeney, transportó el arma nuclear llamada Fat Man con la intención de lanzarla sobre Kokura como blanco principal y Nagasaki como objetivo secundario. El plan para esta misión fue prácticamente idéntico al de Hiroshima: Dos B-29 volando una hora antes sobre el objetivo con la finalidad de hacer el reconocimiento de las condiciones climáticas y dos B-29 más acompañando el bombardero con instrumentación. Sweeny despegó con la bomba armada, aunque con los seguros eléctricos puestos.[67]

Los B-29 enviados como observadores climatológicos informaron que ambos objetivos estaban despejados. El bombardero Bockscar arribó al punto de reunión pero la tercera aeronave, Big Stink, no logró unirse tempranamente a la misión, por lo que el bombardero y la aeronave de instrumentación tuvieron que volar en círculos durante cuarenta minutos esperando a la aeronave retrasada. Con treinta minutos de retraso, Sweeney decidió continuar la misión sin el avión ausente.[67]

Cuando llegaron a Kokura la ciudad estaba cubierta en un 70% por nubes, que la oscurecían. Después de pasar tres veces por encima y con el combustible consumiéndose y en un nivel bastante bajo debido a un desperfecto en una de las bombas de un motor, decidieron ir por el objetivo secundario, la ciudad de Nagasaki.[67] El cálculo del consumo de gasolina indicaba que el bombardero no tendría suficiente combustible como para llegar hasta Iwo Jima y se verían obligados a desviarse hacia Okinawa. Se decidió primeramente que si Nagasaki presentaba las mismas condiciones climáticas, entonces regresarían con la bomba a Okinawa y tratarían de desecharla en el mar, aunque posteriormente el Comandante Frederick Ashworth decidió que se utilizaría el radar si el objetivo no era visible.[68]

Alrededor de las 07:50, la alerta de bombardeo aéreo sonó en la ciudad pero a las 8:30 se emitió la señal de que el peligro se había alejado. Cuando se avistaron los dos B-29 a las 10:53, autoridades japonesas estimaron que las aeronaves sólo tendrían labores de reconocimiento por lo que no se emitió alarma alguna.

Pocos minutos después, a las 11:00, desde el The Great Artiste se lanzaron instrumentos de medida atados a tres paracaídas. Junto con los instrumentos se envió una carta sin firmar dirigida al profesor Ryokichi Sagane, un físico nuclear de la Universidad de Tokio quien estudió con tres de los científicos responsables de desarrollar el arma nuclear. El objetivo de dicha misiva era pedirle que le dijera al Estado Mayor japonés el daño que involucraban estas armas de destrucción masiva, además de que hiciera todo lo que estuviera a su alcance para convencer a las autoridades del país de terminar la guerra.[69] Aunque los mensajes fueron encontrados por autoridades militares, el profesor Sagane no fue avisado sino hasta un mes después.[70] En 1949 uno de los autores de la carta, Luis Walter Álvarez, se entrevistó con Sagane y firmó el documento.[69]

La bomba explota[editar]

Fotografía de Nagasaki antes de la bomba atómica.
Fotografía de Nagasaki antes de la bomba atómica.
Fotografía de Nagasaki posterior al bombardeo.
Fotografía de Nagasaki posterior al bombardeo.

De último minuto se abrió una brecha entre las nubes, lo que permitió al Capitán Kermit Beahan tener contacto visual con el objetivo como había sido ordenado, por lo que la bomba fue liberada a las 11:01. Cuarenta y tres segundos después la bomba hizo explosión a 469 metros de altura sobre la ciudad y a casi 3 km de distancia del hipocentro planeado originalmente. La explosión se confinó al Valle Urakami y la mayor parte de la ciudad fue protegida por las colinas cercanas.[71] La explosión resultante tuvo una detonación equivalente a 22 kilotones[72] y generó una temperatura estimada de 3.900 grados Celsius y vientos de 1.005 km/h.

Se estima que inmediatamente fallecieron entre 40.000 y 75.000 personas,[73] [74] mientras que el total de decesos para finales de 1945 alcanzó los 80.000.[4]

El radio total de destrucción fue de 1,6 km y se extendieron incendios en la parte norte de la ciudad hasta una distancia de 3,2 km del hipocentro.[75] [76] A diferencia de Hiroshima, en Nagasaki no tuvo lugar la «lluvia negra» y aunque sus efectos fueron más devastadores en el área inmediata del hipocentro, la topografía del lugar evitó que el radio de destrucción fuera mayor.[72] Se calcula que el porcentaje de estructuras y edificios destruidos estuvo en el orden del 40%, incluyendo el estadio, hogares, hospitales y escuelas.[77]

Un número desconocido de supervivientes de Hiroshima se había trasladado hasta Nagasaki, donde nuevamente fueron bombardeados.[78]

Vista panorámica del monumento que marca el hipocentro de la explosión atómica de Nagasaki.
Vista panorámica del monumento que marca el hipocentro de la explosión atómica de Nagasaki.

Consecuencias[editar]

Planes para más ataques atómicos[editar]

Los Estados Unidos esperaban tener otra bomba atómica lista para ser utilizada durante la tercera semana de agosto, tres más en el mes de septiembre y otras tres para octubre.[79]

El 10 de agosto el Mayor General Leslie Groves, director militar del Proyecto Manhattan, envió un memorándum al General del Ejército George Marshall en el que se leía: «la siguiente bomba... deberá de estar lista para entregarse al primer día de tiempo adecuado, después del 17 ó 18 de agosto». Ese mismo día, Marshall endosó el documento con el comentario «No se soltará sobre Japón sin la orden expresa del Presidente».[79] En el Departamento de Guerra se llevaba además un debate sobre conservar la producción de las bombas atómicas hasta que se llevara a cabo la Operación Downfall, la invasión a Japón.

Rendición de Japón y subsecuente ocupación[editar]

El 9 de agosto el consejo de guerra aún insistía en defender sus cuatro condiciones para admitir la rendición del país. Ese día, el Emperador Hirohito ordenó a Koichi Kido controlar rápidamente la situación, que adquiría tintes trágicos tras la declaración de guerra de la Unión Soviética. El Emperador mantuvo una conferencia durante la cual autorizó al Ministro Shigenori Tōgō para notificar a los Aliados que Japón aceptaría los términos de la rendición con una sola condición: que no se comprometiera ni exigiera ningún detrimento a la prerrogativa de su majestad el Emperador como gobernante soberano.[80] [81]

El 12 de agosto el Emperador informó a la familia imperial su decisión de rendirse. Uno de sus sobrinos, el Príncipe Asaka preguntó si la guerra continuaría si la kokutai no se preservaba. Hirohito únicamente contestó «por supuesto».[82]

Los representantes japoneses a bordo del USS Missouri durante la ceremonia de rendición el 2 de septiembre de 1945.

Debido a que los términos de los aliados parecían dejar intacto el principio de preservación del Trono, Hirohito grabó el 14 de agosto su anuncio de capitulación, que fue retransmitido a toda la nación el día siguiente, no sin despertar una breve rebelión de militares opuestos a dicha decisión.

En dicho anuncio, Hirohito se refirió a las bombas atómicas:

Además, el enemigo ha empezado a utilizar una bomba nueva y sumamente cruel, con un poder de destrucción incalculable y que acaba con la vida de muchos inocentes. Si continuásemos la lucha, sólo conseguiríamos el arrasamiento y el colapso de la nación japonesa, y eso conduciría a la total extinción de la civilización humana.[83]

La rendición se hizo oficial el 2 de septiembre de 1945 a bordo del USS Missouri y estuvo presidida por el General McArthur, Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas.[84]

Un año después de los bombardeos, aproximadamente 40.000 tropas de ocupación se encontraban en Hiroshima y 27.000 en Nagasaki. Entre otras condiciones de la rendición, los japoneses admitieron cambios constitucionales, ocupación de su territorio (Okinawa permaneció ocupada por EE. UU. hasta 1972), instalación de numerosas bases militares y prohibición de constituir un ejército propio. Recientemente,[85] estas sanciones han empezado a afrontar tímidas modificaciones.

Comisión de Víctimas de la Bomba Atómica[editar]

Harry S. Truman tomó la decisión de lanzar las bombas atómicas, y asimismo ordenó la creación de la Comisión de Víctimas de la Bomba Atómica para que se investigaran sus efectos.

Durante la primavera de 1948 se formó la Comisión de Víctimas de la Bomba Atómica, (ABCC por sus siglas en inglés) por mandato de Truman con el objetivo de que la Academia Nacional de Ciencias y el Consejo de Investigación Nacional llevaran a cabo las investigaciones necesarias para determinar los efectos posteriores de la radiación entre los supervivientes de Hiroshima y Nagasaki. Entre las víctimas se encontraron una gran cantidad de decesos indeseados, por ejemplo:

Una de las primeras acciones de la ABCC fue la de observar los resultados de los embarazos en Hiroshima y Nagasaki así como en una ciudad controlada experimentalmente, Kure, para discernir las condiciones y resultados con los casos relacionados a exposición a la radiación. Algunos autores aseguran que la ABCC se negó a proporcionar tratamientos médicos para los supervivientes salvo en casos estudiados, e incluso algunos aseguran que la atención médica fue negada para obtener «mejores resultados» en la investigación.[87] En 1975, la Fundación para la Investigación de los Efectos Radioactivos (Radiation Effects Research Foundation) se creó para asumir las responsabilidades de la ABCC.[88]

Los hibakusha[editar]

Fotografía de Sumiteru Taniguchi, superviviente del ataque a Nagasaki, tomada en enero de 1946. Actualmente se exhibe en el Museo de la Bomba Atómica de Nagasaki.[89]

Las víctimas supervivientes de los bombardeos son llamadas hibakusha (被爆者?), una palabra en japonés que literalmente significa «persona bombardeada». Ser Hibakusha, aseguran los supervivientes, era como una maldición, que los estigmatizaba.[90] Estos supervivientes, además de las enfermedades a las que se enfrentaron también tuvieron que lidiar con el rechazo del resto de la sociedad, vivían ocultando su condición ya que nadie quería casarse con personas como estas e incluso le negaban trabajos si se llegaba a conocer que eran Hibakushas.[91] Según estudios independientes realizados sobre distintas catástrofes los hechos traumáticos alteran profundamente el conjunto de creencias esenciales que las personas tienen sobre sí misma.[92] Esto fue lo que ocurrió en Japón y más grave aún ya que las personas eran rechazadas por la sociedad. Por mucho tiempo vivieron ignorando lo que había ocurrido y los efectos tardíos que esta situación podía tener en ellos o sus hijos.[93] Un año y medio después de la tragedia fue que los supervivientes conocieron que se trataba de la explosión de una bomba atómica, lo que ellos habían presenciado.[94] Tres años después se formaron, por primera vez como asociación de víctimas para pedir ayuda al gobierno, para tratamientos ya que no tenían dinero y muchos morían.[95] Para el año 2008, 243.692 hibakusha eran reconocidos por el gobierno japonés, la mayoría viviendo en dicho país.[96] El gobierno además asegura que el 1% de dichos supervivientes padece alguna enfermedad asociada a la radiación.[97]

Memoriales en Hiroshima y Nagasaki contienen listas de los hibakusha que se sabe han muerto desde los bombardeos. Actualizadas anualmente durante el aniversario de los bombardeos, al 2008 los memoriales contenían los nombres de más de 400.000 hibakusha, 258.310 en Hiroshima y 145.984 en Nagasaki.[98]

Supervivientes coreanos[editar]

Durante la guerra fueron llevados muchos conscriptos coreanos tanto a Hiroshima como a Nagasaki para realizar trabajos forzosos. De acuerdo a algunas estimaciones, alrededor del 10% de los fallecidos en los bombardeos provenían de Corea.[99] Se estima, además, que una de cada siete de las víctimas de Hiroshima tenía ascendencia coreana.[8] Durante muchos años los coreanos tuvieron que luchar por que se les reconociera como víctimas de los bombardeos y les fueron negados subsidios por enfermedad, situación que ha ido cambiando poco a poco a través de distintas demandas.[100]

Doble superviviente[editar]

El 24 de marzo de 2009, el gobierno japonés reconoció a Tsutomu Yamaguchi como un doble hibakusha.[101] Yamaguchi estuvo a una distancia de 3 kilómetros del punto cero en Hiroshima, donde se encontraba en un viaje de negocios cuando detonó la bomba atómica. Sufrió severas quemaduras en el lado izquierdo del cuerpo. El 8 de agosto regresó a su tierra natal, Nagasaki, donde se expuso a la radiación residual de la bomba mientras buscaba a sus familiares. Yamaguchi es el primer superviviente confirmado de ambos bombardeos.[102]

Debate sobre los bombardeos[editar]

La bomba atómica fue más que un arma de una terrible destrucción, fue un arma psicológica.

Henry L. Stimson, Ex-Secretario de Guerra de los Estados Unidos.[103]

La importancia de los bombardeos en la rendición de Japón, así como la justificación ética de Estados Unidos, ha sido un tema de debates entre académicos y público en general durante décadas. J. Samuel Walker escribió en abril del 2005 un resumen de la historiografía reciente sobre el tema, «parece que la controversia sobre el uso de la bomba aún continúa». Walker hace notar que «El aspecto fundamental que ha dividido a los académicos por casi cuatro décadas radica en que si el uso de la bomba fue necesario para obtener la victoria en la guerra en el Pacífico en términos satisfactorios para Estados Unidos».[104]

Con motivo del quincuagésimo aniversario de los bombardeos, el periódico estadounidense The Seattle Times clasificó los debates al respecto de la siguiente forma:[105]

  • La bomba era necesaria o estaba justificada porque:
    • Los japoneses habían demostrado una resistencia semi-fanática, como los ataques kamikazes de Okinawa, los suicidios masivos de Saipán o la lucha hasta prácticamente el último hombre en las islas del Pacífico. El bombardeo de Tokio había matado a más de 100.000 personas sin efectos políticos, por lo que la bomba era necesaria para la rendición del país.
    • Con sólo dos bombas construidas y listas para usarse, era demasiado arriesgado «gastar» una al lanzarla sobre un área despoblada.
    • Una invasión a Japón hubiera costado una gran cantidad de vidas en ambos bandos de tal forma que se rebasaría el número de muertes de ambos bombardeos.
    • Ambas ciudades habrían sufrido bombardeos incendiarios de cualquier forma.
    • El uso inmediato de la bomba convenció al mundo de su horror y se disuadió su utilización cuando se construyeron más bombas.
    • El uso de la bomba sorprendió tanto a la Unión Soviética y la guerra terminó tan rápido que éstos no pudieron solicitar la invasión conjunta de Japón.
  • La bomba no era necesaria o no estaba justificada porque:
    • Japón ya estaba listo para rendirse antes de los bombardeos.
    • El rechazo estadounidense a los términos de la rendición al no garantizar la continuidad de la figura del Emperador prolongó la guerra innecesariamente.
    • Una explosión de demostración sobre la Bahía de Tokio habría servido para convencer a los líderes de los efectos de la bomba sin muertes innecesarias.
    • Incluso si el bombardeo a Hiroshima fuese justificado, los Estados Unidos no le dieron tiempo suficiente a los japoneses a considerar los alcances de la bomba antes del bombardeo a Nagasaki.
    • Las ciudades tenían casi nulo valor militar. Los ciudadanos tenían una relación de cinco o seis a uno sobre los militares.
    • Se sacrificaron cientos de miles de vidas de japoneses simplemente por la lucha de poder político entre la URSS y los Estados Unidos.
    • El bombardeo incendiario causaría mucho más daño sin la necesidad de convertir a los Estados Unidos en el primer país en utilizar armas nucleares.

Los sitios bombardeados en la actualidad[editar]

Tras el ataque atómico, Hiroshima fue reconstruida como una ciudad en memoria de la paz. El gobierno japonés continuó pidiendo la abolición de las armas atómicas y a mayor escala por la paz mundial.[106] En mayo de 1949 el parlamento japonés declaró a Hiroshima como «Ciudad de paz» y a Nagasaki como «Ciudad de la cultura internacional».[107]

Tanto en Hiroshima como en Nagasaki se han erigido una gran cantidad de monumentos, esculturas, ceremoniales y parques para recordar y conmemorar los eventos de agosto de 1945.[77]

En Hiroshima destacan:

Entre otras, en Nagasaki se encuentran:

Los bombardeos en la cultura popular[editar]

Música[editar]

En 1959, Krzysztof Penderecki (1933) realizó una composición musical titulada Treno a las Víctimas de Hiroshima para 52 instrumentos de cuerda frotada, la cual obtuvo el tercer premio en la Competición de Composición Grzegorz Fitelberg en Katowice en 1960. La obra despertó rápidamente un enorme interés por todo el mundo e hizo a su joven compositor famoso. Es una obra disonante, que emplea cuartos de tono para conseguir la hipertonalidad y busca la consecución de texturas mediante una serie de efectos en la cuerdas. El 12 de octubre de 1964, Penderecki escribió: «Dejé en el treno expresada mi firme creencia que el sacrificio de Hiroshima nunca será olvidado ni abandonado».[115]

Enola Gay es el cuarto sencillo del grupo británico de synth pop Orchestral Manoeuvres in the Dark (normalmente abreviado como OMD).[116] "Enola Gay" es un tema escrito por Andy McCluskey y aparece en el segundo álbum de la banda, Organisation. La letra de la canción refleja la decisión de utilizar la bomba y le pide al oyente que considere si las bombas son necesarias («It shouldn't ever have to end this way» - «No debió terminar de esta forma»).[117] La frase:

Is mother proud of Little Boy today? ¿Está madre orgullosa del pequeño niño hoy?

es una alusión directa al apodo de la bomba de uranio y al hecho de que el piloto nombró a la nave en honor a su madre. La frase:

It's 8:15, and that's the time that it's always been Son las 8:15, y es la hora que siempre ha sido

se refiere a la hora exacta en que la bomba detonó sobre Hiroshima.

La banda de punk Box Car Racer adopto su nombre debido al avión Bockscar

Películas[editar]

Los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki han sido abordados en el cine a través de distintos puntos de vista.

Hiroshima mon amour, del director Alain Resnais fue una película de 1959 cuya trama se ubica en el Hiroshima de la posguerra, en donde una actriz francesa y un japonés de Hiroshima comparten recuerdos de la guerra desde sus distintos puntos de vista.[118] La película Lluvia Negra (Kuroi Ame) de Shohei Imamura del año 1989 muestra los efectos sociales de los bombardeos derivados de los efectos secundarios de la radiación. Aunque la trama de la película está basada en hechos posteriores al bombardeo, a lo largo de la película se presentan imágenes del bombardeo.[118] Rapsodia en Agosto (Hachi-gatsu no kyōshikyoku), penúltima película realizada por Akira Kurosawa en 1991, se centra en la relación que tienen distintas generaciones de ambos países ante el recuerdo del bombardeo de Nagasaki.[118] También destaca la película estadounidense Creadores de sombras de Roland Joffe del año 1989, en la cual se recrea el Proyecto Manhattan y la relación entre los investigadores que llevaron el desarrollo de las bombas atómicas.[119] En la película La tumba de las luciérnagas de Studio Ghibli, narra la historia de un par de hermanos de 14 y 5 años que quedan huérfanos después de un bombardeo estadounidense.

Documentales[editar]

Inmediatamente después de terminada la guerra, la United States Army Signal Corps organizó una misión para evaluar los daños ocasionados durante los bombardeos. Durante esa misión se grabó The Atom Strikes!, un documental que comienza con la imagen de la explosión de la prueba exitosa en Los Álamos y posteriormente reseña los daños observados en las estructuras de ambas ciudades.[120] Otro documental a manera de propaganda surgió un año después, en 1946, A Tale of Two Cities, producido por el Departamento de Guerra de los Estados unidos.[120]

Entre documentales modernos destacan Trinity and Beyond de Peter Kuran (1995), Hiroshima de Paul Wilmshurst (1996), Hellfire: A Journey from Hiroshima de 1986, The Mushroom Club de Steven Okazaki (2005) y White Light/Black Rain: The Destruction of Hiroshima and Nagasaki, documental de HBO del año 2007.

Manga[editar]

El género del manga también ha tratado el tema de los bombardeos y destacan dos de historias inspiradas en estos hechos. La primera de ellas, Hiroshima (Hadashi no gen), se realizó en 1983, y está basada en la historia de Gen, un chico de seis años que vive con su familia en Hiroshima en los días del bombardeo y sus consecuencias. La historia está escrita a modo de una semi-autobiografía del autor, el escritor Keiji Nakazawa.[121] También es notable Yūnagi no machi, sakura no kuni, un manga escrito e ilustrado por Fumiyo Kōno que cuenta la historia de una familia de supervivientes al bombardeo de Hiroshima, y protagonizada por una chica de veinte años llamada Minami Hirano.[122]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. a b Rezelman, David; F.G. Gosling and Terrence R. Fehner (2000). «The atomic bombing of hiroshima». The Manhattan Project: An Interactive History. Departamento de Energía de los Estados Unidos. Consultado el 8 de abril de 2009.
  2. Adams, 2000.
  3. Hakim, 1995.
  4. a b c «Frequently Asked Questions #1». Radiation Effects Research Foundation. Consultado el 8 de abril de 2009.
  5. Harry S. Truman Library & Museum. U. S. Strategic Bombing Survey: The Effects of the Atomic Bombings of Hiroshima and Nagasaki. Junio 19 de 1946. 2. Hiroshima., página 22 de 51.
  6. «The somatic effects of exposure to atomic radiation: The Japanese experience, 1947–1997» (en inglés). Consultado el 25 de abril de 2009.
  7. a b Hiroshima Peace Memorial Museum, 1999.
  8. a b Mikiso, 2001.
  9. Koizumi, Junichiro (6 de agosto de 2005). «Address by Prime Minister Junichiro Koizumi at the Hiroshima Memorial Service for the Hiroshima Peace Memorial Ceremony». Prime Minister of Japan and His Cabinet. Consultado el 8 de abril de 2009.
  10. Davidson, 2005, p. 6-7.
  11. Davidson, 2005, p. 8.
  12. Davidson, 2005, p. 9.
  13. a b Davidson, 2005, p. 10.
  14. Davidson, 2005, p. 13.
  15. Fernández Buey, 2005, p. 213.
  16. Fernández Buey, 2005, p. 207-208.
  17. Edwards, Gordon. «Canada's Role in the Atomic Bomb Programs of the United States, Britain, France and India». Canadian Coalition for Nuclear Responsibility. Consultado el 8 de abril de 2009.
  18. a b «Why the A-bomb was dropped on Hiroshima?» (en inglés). Consultado el 25 de abril de 2009.
  19. «The Story of Hiroshima - The Test» (en inglés). Consultado el 8 de abril de 2009.
  20. a b c «The Story of Hiroshima - Design of Two Bombs» (en inglés). Consultado el 9 de abril de 2009.
  21. Gosling, F.G. (January de 1999). «The Manhattan Project: Making the Atomic Bomb» (PDF). United States Department of Energy. Consultado el 8 de abril de 2009.
  22. Thorpe, 2006, p. 152.
  23. . Consultado el 18 de junio de 2009.
  24. a b «Atomic Bomb: Decision — Target Committee, May 10–11, 1945». Consultado el 8 de abril de 2009.
  25. Reischauer, 1986, p. 101.
  26. Frank, 1999, pp. 233–234.
  27. Bix, 1996, p. 290.
  28. Kido, 1966, p. 1120-1121.
  29. Allen, 1995, p. 266-270.
  30. «Timeline #2- the 509th; The Hiroshima Mission». Children of the Manhattan Project. Archivado desde el original el 9 de octubre de 2006. Consultado el 8 de abril de 2009.
  31. «Timeline #2- the 509th; The Hiroshima Mission». The Atomic Heritage Foundation. Consultado el 8 de abril de 2009.
  32. «The Story of Hiroshima - Delivering Little Boy» (en inglés). Consultado el 9 de abril de 2009.
  33. Thomas, 1978, p. 309.
  34. «The Bomb-"Little Boy"». The Atomic Heritage Foundation. Consultado el 8 de abril de 2009.
  35. a b c «The Story of Hiroshima - The Bomb Explodes» (en inglés). Consultado el 9 de abril de 2009.
  36. a b «The Story of Hiroshima - The Immediate Aftermath» (en inglés). Consultado el 9 de abril de 2009.
  37. Thomas, 2005, pp. 451-452.
  38. «RADIATION DOSE RECONSTRUCTION U.S. OCCUPATION FORCES IN HIROSHIMA AND NAGASAKI, JAPAN, 1945-1946 (DNA 5512F)» (PDF). Archivado desde el original el 24 de junio de 2006. Consultado el 8 de abril de 2009.
  39. Harry S. Truman Library & Museum. U. S. Strategic Bombing Survey: The Effects of the Atomic Bombings of Hiroshima and Nagasaki. Junio 19 de 1946. 2. Hiroshima., página 14 de 51. Consultado el 8 de abril de 2009.
  40. «The Information War in the Pacific, 1945». Consultado el 8 de abril de 2009.
  41. «Decision to Drop Atomic Bomb». Cia.gov. Consultado el 8 de abril de 2009.
  42. «The Myths of Hiroshima». Commondreams.org. Consultado el 8 de abril de 2009.
  43. «Hiroshima: Historians' Letter to the Smithsonian». Doug-long.com. Consultado el 8 de abril de 2009.
  44. Harry S. Truman Library & Museum. U. S. Strategic Bombing Survey: The Effects of the Atomic Bombings of Hiroshima and Nagasaki. Junio 19 de 1946. 2. Hiroshima., página 11 de 51. Consultado el 8 de abril de 2009.
  45. Harry S. Truman Library & Museum. U. S. Strategic Bombing Survey: The Effects of the Atomic Bombings of Hiroshima and Nagasaki. Junio 19 de 1946. Effort and Results., página 42 de 51. Consultado el 8 de abril de 2009.
  46. Harry S. Truman Library & Museum. U. S. Strategic Bombing Survey: The Effects of the Atomic Bombings of Hiroshima and Nagasaki. Junio 19 de 1946. 2. Hiroshima., página 12 de 51. Consultado el 8 de abril de 2009.
  47. «Radiation Event Medical Management. Thermal Skin Burns: Example after Nuclear Blast». Remm.nlm.gov. Consultado el 8 de abril de 2009.
  48. «No High Ground by Knebel et al p175 to p201» (PDF). Consultado el roto.
  49. a b c «The Story of Hiroshima - What Happened» (en inglés). Consultado el 9 de abril de 2009.
  50. a b «The Story of Hiroshima - Instant Confusion» (en inglés). Consultado el 9 de abril de 2009.
  51. «Discurso del presidente Truman» (en inglés). Consultado el 8 de abril de 2009.
  52. «Fulton Sun Retrospective». Consultado el 8 de abril de 2009.
  53. «Chapter II: The Effects of the Atomic Bombings». United States Strategic Bombing Survey. Originalmente por la United States Government Printing Office; almacenada en ibiblio.org (1946). Consultado el 8 de abril de 2009.
  54. Shigematsu,K. Efectos tardíos de las radiaciones de la bomba atómica: Hiroshima y Nagazaki. Recuperado de http://desastres.usac.edu.gt/documentos/pdf/spa/doc9867/doc9867-contenido.pdf
  55. Shigematsu,K. Efectos tardíos de las radiaciones de la bomba atómica: Hiroshima y Nagazaki. Recuperado de http://desastres.usac.edu.gt/documentos/pdf/spa/doc9867/doc9867-contenido.pdf
  56. Shigematsu,K. Efectos tardíos de las radiaciones de la bomba atómica: Hiroshima y Nagazaki. Recuperado de http://desastres.usac.edu.gt/documentos/pdf/spa/doc9867/doc9867-contenido.pdf
  57. «Radiation Effects Research Foundation FAQ» (en inglés). Consultado el 8 de abril de 2009.
  58. Shigematsu,K. Efectos tardíos de las radiaciones de la bomba atómica: Hiroshima y Nagazaki. Recuperado de http://desastres.usac.edu.gt/documentos/pdf/spa/doc9867/doc9867-contenido.pdf
  59. «David Rubin, 2005, "Remembering Normand Brissette"». Wagingpeace.org. Consultado el 8 de abril de 2009.
  60. «The Story of Hiroshima - Infraestructure Damage» (en inglés). Consultado el 9 de abril de 2009.
  61. «unesco.org». Consultado el 8 de abril de 2009.
  62. «A Short-Sighted Parrot». Geocities.jp. Consultado el 8 de abril de 2009.
  63. «Testimony of Akiko Takakura». Consultado el 8 de abril de 2009.
  64. «Truman Reports, “It Is an Atomic Bomb”» (en inglés). Consultado el 5 de junio del 2009. «If they do not now accept our terms, they may expect a rain of ruin from the air, the like of which has never been seen on this earth.».
  65. Sherwin, 2003, p. 233-234.
  66. Campbell, 2005, p. 114.
  67. a b c «Timeline #3- the 509th; The Nagasaki Mission» (en inglés). The Atomic Heritage Foundation. Consultado el 25 de febrero del 2009.
  68. «Spitzer Personal Diary Page 25 (CGP-ASPI-025)» (en inglés). The Atomic Heritage Foundation.
  69. a b «Stories from Riken» (PDF). Consultado el 25 de abril de 2009.
  70. Lillian Hoddeson, et al, Critical Assembly: A Technical History of Los Alamos During the Oppenheimer Years, 1943-1945 (New York: Cambridge University Press, 1993), on 295.
  71. Wainstock, 1996, p. 92.
  72. a b «The Story of Nagasaki - Over Nagasaki» (en inglés). Consultado el 25 de abril de 2009.
  73. Rezelman, David; F.G. Gosling and Terrence R. Fehner (2000). «The atomic bombing of Nagasaki». The Manhattan Project: An Interactive History. U.S. Department of Energy. Consultado el 18 de septiembre de 2007.
  74. «"Nagasaki's Mayor Slams U.S. for Nuke Arsenal"». Associated Press. Consultado el 25 de abril de 2009. 
  75. «Radiation Dose Reconstruction; U.S. Occupation Forces in Hiroshima and Nagasaki, Japan, 1945-1946 (DNA 5512F)» (PDF). Consultado el 25 de abril de 2009.
  76. «Nagasaki marks tragic anniversary» (en inglés). Consultado el 25 de abril de 2009.
  77. a b «The Story of Nagasaki - Aftermath» (en inglés). Consultado el 25 de abril de 2009.
  78. «'I saw both of the bombs and lived'» (en inglés). Consultado el 25 de abril de 2009.
  79. a b «The Atomic Bomb and the End of World War II, A Collection of Primary Sources,» (PDF). National Security Archive Electronic Briefing Book No. 162. The George Washington University (13 de agosto de 1945).
  80. Kido Koichi nikki,Tokyo, Daigaku Shuppankai, 1966, p.1223.
  81. Occidente era incapaz de entender la condición semidivina del Emperador japonés, y abundó en gestos aparentemente inofensivos -como el del general McArthur montando el caballo imperial- que resultaban dolorosamente humillantes según la cultura japonesa.
  82. Terasaki Hidenari, Shôwa tennô dokuhakuroku, 1991, p.129
  83. «Hiroshima y Nagasaki». Temakel. Consultado el 20 de junio.
  84. Bermudez, 2007, p. 171.
  85. Japón avanza en la creación de un Ejército propio, AdnMundo, 14 de mayo de 2007. Consultado el 20 de junio de 2009.
  86. Christopher Bayly & Tim Harper. Forgotten Wars: Freedom and Revolution in Southeast Aisa, Prologue:An Unending War. The Belknap Press of Harvard University Press. p. 3. ISBN 0-674-02153-3. 
  87. M. Susan Lindee (1994). Suffering Made Real: American Science and the Survivors at Hiroshima. University Of Chicago Press. ISBN 0-226-48237-5. 
  88. «The Radiation Effects Research Foundation Website». Rerf.or.jp. Consultado el 25 de marzo de 2009.
  89. «6 months after the Nagasaki bomb». Mainichi Daily News. Consultado el 13 de agosto de 2007.
  90. Nakamura,K. (2008). Crié mi hijo con leche envenenada de mi pecho. La Vanguardia. Recuperado de http://blocs.esquerra.cat/documents/081024-entrevista-hibakusha.pdf
  91. Nakamura,K. (2008). Crié mi hijo con leche envenenada de mi pecho. La Vanguardia. Recuperado de http://blocs.esquerra.cat/documents/081024-entrevista-hibakusha.pdf
  92. Páez, D., Fernández, I., Beristain, C. M. Catástrofes, traumas y conductas colectivas: procesos y efectos culturales. Universidad del país Vasco. Recuperado de http://www.uned.es/dpto-psicologia-social-y-organizaciones/paginas/profesores/Itziar/CatastrofesCultura.pdf
  93. Nakamura,K. (2008). Crié mi hijo con leche envenenada de mi pecho. La Vanguardia. Recuperado de http://blocs.esquerra.cat/documents/081024-entrevista-hibakusha.pdf
  94. Nakamura,K. (2008). Crié mi hijo con leche envenenada de mi pecho. La Vanguardia. Recuperado de http://blocs.esquerra.cat/documents/081024-entrevista-hibakusha.pdf
  95. Nakamura,K. (2008). Crié mi hijo con leche envenenada de mi pecho. La Vanguardia. Recuperado de http://blocs.esquerra.cat/documents/081024-entrevista-hibakusha.pdf
  96. «Japan commemorates 63rd anniversary of Hiroshima nuclear bomb». Thaindian News. Consultado el 25 de abril de 2009.
  97. «"Relief for A-bomb victims" (editorial)». The Japan Times. Archivado desde el original el 2012-05-29. Consultado el 13 de abril de 2009.
  98. «Nagasaki le rinde tributo a sus muertos por la segunda bomba atómica». Diario de Yucatán. Consultado el 25 de abril de 2009.
  99. «The study result of Korean hibakusha done in 2004.» (en inglés). Consultado el 25 de abril de 2009.
  100. «Korean Hibakusha, Japan’s Supreme Court and the International Community» (en inglés). Consultado el 25 de abril de 2009.
  101. «El último superviviente "oficial" de Hiroshima y Nagasaki, autor=El Mundo» (en español). Consultado el 26 de marzo de 2009.
  102. «Japan Confirms First Double A-Bomb Survivor» (en inglés). Consultado el 25 de abril de 2009.
  103. "Least Abhorrent Choice", Revista Time, 3 de febrero de 1947.
  104. Walker, J. Samuel (Abril 2005). «Recent Literature on Truman's Atomic Bomb Decision: A Search for Middle Ground». Diplomatic History 29 (2):  p. 334. 
  105. «Pro and Con On Dropping the Bomb» (en inglés). Consultado el 26 de abril de 2009.
  106. Bermudez, 2007, p. 172.
  107. Holdstock, 1995, p. 87.
  108. «Peace Memorial Park» (en inglés). Consultado el 25 de abril de 2009.
  109. «History of Peace Declaration» (en inglés). Consultado el 25 de abril de 2009.
  110. «UNESCO Newsletter Oct 05» (en español) (PDF). Consultado el 25 de abril de 2009.
  111. «Hiroshima» (en español). Consultado el 25 de abril de 2009.
  112. «Museo Nacional para la paz de Nagasaki» (en español) (PDF). Consultado el 25 de abril de 2009.
  113. «Peace Park» (en inglés). Consultado el 25 de abril de 2009.
  114. «Urakami Cathedral» (en inglés). Consultado el 25 de abril de 2009.
  115. Notas del CD Naxos 8.554491 de Mieczysław Tomaszewski
  116. «Orchestral Manoeuvres In The Dark – Enola Gay». Consultado el 7 de diciembre de 2012.
  117. «Official OMD Website - Enola Gay lyrics». Consultado el 12 de febrero de 2012.
  118. a b c «Hiroshima en el cine» (en español). Consultado el 27 de abril de 2009.
  119. «Ficha en IMDB» (en inglés). Consultado el 27 de abril de 2009.
  120. a b Puede verse la versión completa en el sitio: archive.org
  121. «Barefoot Gen (manga)» (en inglés). Consultado el 27 de abril de 2009.
  122. «Town of Evening Calm, Country of Cherry Blossoms (manga)» (en inglés). Consultado el 27 de abril de 2009.

Bibliografía[editar]

  • Adams, Simon; Crawford, Andy (2000). World War II (en inglés). Doring Kindersley Limited. ISBN 0-78946-298-2. 
  • Allen, Thomas (1995). Code-Name Downfall (en inglés). Simon & Schuster. ISBN 0-68480-406-9. 
  • Bermudez, Fernando (2007). El fin del fin. Fernando Bermudez Ardila. 
  • Bix, Herbert (1996). Hiroshima in History and Memory (en inglés). Cambridge University Press. ISBN 0-521-56682-7. 
  • Campbell, Richard H. (2005). The Silverplate Bombers: A History and Registry of the Enola Gay and Other B-29s Configured to Carry Atomic Bombs (en inglés). McFarland & Company, Inc. ISBN 0-7864-2139-8. 
  • Davidson, John (2005). La Guerra del Pacífico: Día a día. Diana, S.A. de C.V. ISBN 84-662-1227-2. 
  • Fernández Buey, Francisco (2005). Albert Einstein: ciencia y conciencia. El Viejo Topo. ISBN 8-49635-621-3. 
  • Frank, Richard B. (1999). Downfall: The End of the Imperial Japanese Empire (en inglés). Random House. ISBN 0-67941-424-X. 
  • Hakim, Joy (1995). A History of Us: War, Peace and all that Jazz (en inglés). Oxford University Press. ISBN 0-19-509514-6. 
  • Hiroshima Peace Memorial Museum (1999). The Spirit of Hiroshima: An Introduction to the Atomic Bomb Tragedy. Hiroshima Peace Memorial Museum. 
  • Holdstock, Douglas (1995). Hiroshima and Nagasaki: retrospect and prospect (en inglés). Routledge. ISBN 0-714-64667-9. 
  • Kido, Kōichi (1966). Kido Kōichi nikki [Diario de Kido Kōichi]. Daigaku Shuppankai. 
  • Mikiso, Hane (2001). Modern Japan: A Historical Survey. Westview Press. ISBN 0-8133-3756-9. 
  • Reischauer, Edwin (1986). My Life Between Japan And America (en inglés). Harper & Row. ISBN 0-06039-054-9. 
  • Sherwin, Martin J. (2003). A World Destroyed: Hiroshima and its Legacies. Stanford University Press. 
  • Thomas, Gordon; Morgan Witts, Max (1978). Enola Gay (en inglés). Pocket Books. ISBN 0-671-81499-0. 
  • Thomas, Gordon; Morgan Witts, Max (2005). Enola Gay: Una apasionante investigación sobre la bomba atómica de Hiroshima. Ediciones B - Mexico. ISBN 8-466-62042-7. 
  • Thorpe, Charles (2006). Oppenheimer: the tragic intellect (en inglés). University of Chicago Press. ISBN 0-22679-845-3. 
  • Wainstock, Dennis (1996). The decision to drop the atomic bomb (en inglés). Greenwood Publishing Group. ISBN 0-275-95475-7. 

Bibliografía recomendada[editar]

Existe una vasta literatura respecto a estos bombardeos, la decisión de usar las bombas, y la rendición de Japón. Las siguientes fuentes brindan una muestra de trabajos prominentes en esta materia:

  • The Committee for the Compilation of Materials on Damage Caused by the Atomic Bombs in Hiroshima and Nagasaki (1981). Hiroshima and Nagasaki: The Physical, Medical, and Social Effects of the Atomic Bombings. Basic Books. ISBN 0-465-02985-X. 
  • Goldstein, Donald M; Dillon, Katherine V. & Wenger, J. Michael (1995). Rain of Ruin: A Photographic History of Hiroshima and Nagasaki. Brasseys, Washington & London. ISBN 1-57488-033-0. 
  • Hogan, Michael J. (1996). Hiroshima in History and Memory. Cambridge University Press. ISBN 0-521-56206-6. 
  • Knebel, Fletcher and Bailey, Charles W. (1960). No High Ground. Harper and Row. ISBN 0-313-24221-6.  Historia de los bombardeos, y de la toma de decisiones sobre su uso.
  • Murakami, Chikayasu (2007). Hiroshima no shiroi sora ~The white sky in Hiroshima~. Bungeisha. ISBN 4-286-03708-8. 
  • Ogura, Toyofumi (1948). Letters from the End of the World: A Firsthand Account of the Bombing of Hiroshima. Kodansha International Ltd. ISBN 4-7700-2776-1. 
  • Rhodes, Richard (1977). Enola Gay: The Bombing of Hiroshima. Konecky & Konecky. ISBN 1-56852-597-4.  |autor= y |apellidos= redundantes (ayuda)
  • Sekimori, Gaynor (1986). Hibakusha: Survivors of Hiroshima and Nagasaki. Kosei Publishing Company. ISBN 4-333-01204-X. 
  • Sherwin, Martin J. (2003). A World Destroyed: Hiroshima and its Legacies. Stanford University Press. ISBN 0-8047-3957-9. 
  • Sodei, Rinjiro (1998). Were We the Enemy? American Survivors of Hiroshima. Westview Press. ISBN 0-8133-3750-X. 
  • Sweeney, Charles, et al (1999). War's End: An Eyewitness Account of America's Last Atomic Mission. Quill Publishing. ISBN 0-380-78874-8. 

Enlaces externos[editar]

En español[editar]

En inglés[editar]

  • «A Nagasaki Report». Tuttle-Mori Agency, Inc.. Consultado el 27 de abril de 2009.