Bolígrafo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Boligrafo»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Una bolilla se carga con tinta a la vez que deja su trazo al escribir.

Un bolígrafo, pluma esferográfica, birome, esfera, plumero, esferógrafo, pluma (por la referencia al instrumento predecesor de uso de tinta que se hacía de una pluma de ave) o puntabola es un instrumento de escritura consistente en una punta de carga, que contiene una bola, generalmente de acero o wolframio, que en contacto con el papel, va dosificando la tinta a medida que se la hace rodar, del mismo modo que un desodorante de bola; (los nombres “lapicero” y “lapicera” suelen también usarse con referencia al bolígrafo; sin embargo, su uso correcto es en referencia al portaminas). El bolígrafo puede ser de punto fino, mediano o diamante. Es el instrumento de escritura más popular y utilizado del mundo.

El bolígrafo es básicamente un tubo de plástico o metal que contiene la tinta, teniendo en un extremo la punta de escritura, que engarza una pequeña esfera o bola, de la que toma el nombre, y que sirve para regular la salida de tinta al papel de forma fluida y constante. Este tubo o “carga” (de tinta) se encuentra en el interior de un armazón que permite asirlo con comodidad. Dicho armazón puede ser de dos partes (base y tapón) o de una sola, con diversos mecanismos que sacan o retraen la punta de la carga para protegerla de golpes y evitar que manche cuando se lleva en el bolsillo. La masiva producción ha hecho que su costo sea muy bajo y lo ha convertido en el instrumento universal de escritura manual.

Nombre[editar]

En Argentina, Paraguay y Uruguay es conocido, además de como “lapicera” y “bolígrafo”, por birome, que es el nombre comercial con que se vendieron los primeros bolígrafos del mundo, fabricados en Argentina en 1942.[1] De modo similar en muchos países europeos, así como en Australia y Nueva Zelanda, los bolígrafos son conocidos como biros. En Panamá y en Puerto Rico se conoce como bolígrafo o pluma. En distintos países como México, Chile y Venezuela, el término bolígrafo es coloquialmente intercambiable, pues se le conoce informalmente también como pluma, lápiz pasta y lapicero (lápiz pasta en Chile), respectivamente. En Cuba se le conoce formalmente como bolígrafo, pero también se les conoce como lapicero, principalmente en la región central y oriental, y como pluma en La Habana y en el resto de la región occidental de la isla. En Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Perú también se lo conoce como lapicero. En la Región Costa de Ecuador se llama pluma, pero en la Sierra y en ciertas partes de Colombia es también conocido como esfero. En algunas regiones colombianas como en la Caribe recibe igualmente el nombre de plumero o el ya mencionado lapicero. En Bolivia es conocido como lapicero, bolígrafo o puntabola. En España se emplea bolígrafo, acortado a boli. En Portugal y Brasil también es conocido como caneta esferográfica o caneta.

Partes del bolígrafo[editar]

Elementos comunes en todos los bolígrafos:

  • Caña: cuerpo del bolígrafo.
  • Carga: contenedor de la tinta.
  • Bolilla: Esta gira, se carga con la tinta, y deja el trazo sobre el papel.
  • Tinta: Espesa, no soluble en agua. Resiste mucho tiempo en los tanques sin secarse, aunque se seca instantáneamente al escribir.

Elementos habituales en los bolígrafos:

  • Pulsador: mecanismo más común de apertura (existen otros mecanismos de apertura, como el de giro).
  • Clip: mecanismo de sujeción en el bolsillo (existen otros mecanismos de fijación, como el de mosquetón).
  • Puntero: parte inferior de la caña.

Complementos o elementos opcionales:

  • Antideslizantes.
  • Marca inscrita en la caña.
Punta de un bolígrafo; la escala blanca indica 1 mm.

Historia[editar]

Publicidad en una revista argentina de 1945, promocionando la primera birome.
Así eran los primeros bolígrafos marca “Birome” fabricadas por los hermanos Biro y Meyne.
El interior de un auténtico bolígrafo marca Birome.

Molesto por los trastornos que le ocasionaba su pluma fuente cuando esta se le atascaba en medio de un reportaje, el húngaro naturalizado argentino Ladislao Biro y su hermano Georg, quien era químico, lograron una tinta que era muy útil para la escritura a mano, pero que tenía el inconveniente de que no podía utilizarse con la pluma pues se trababa al escribir. Pero Ladislao ideó cómo resolver este último inconveniente observando a unos niños mientras jugaban en la calle con bolitas que al atravesar un charco salían trazando una línea de agua en el piso seco: se dio cuenta de que en vez de utilizar una pluma metálica en la punta, debía utilizar una bolita. La dificultad de trasladar ese mecanismo a un instrumento de escritura residía en la imposibilidad de desarrollar esferas de un tamaño suficientemente pequeño. Ladislao Biro patentó un prototipo en Hungría y Francia en 1938, pero no lo llegó a comercializar. Ese mismo año, Agustín Pedro Justo, quien pocos meses antes había dejado de ser Presidente de la Nación Argentina, le invitó a radicarse en su país cuando de casualidad lo conoció en momentos en que Biro estaba en Yugoslavia haciendo notas para un periódico húngaro. Agustín Justo lo vio escribiendo con un prototipo del bolígrafo y maravillado por esa forma de escribir se puso a charlar con él. Biro le habló de la dificultad para conseguir una visa y Justo, que no le había dicho quién era, le dio una tarjeta con su nombre.[2]

Biro no se decidió en ese momento a viajar a la Argentina, pero en mayo de 1940, al comenzar la Segunda Guerra Mundial, él y su hermano emigraron a la Argentina junto con Juan Jorge Meyne, su socio y amigo que le ayudó a escapar de la persecución nazi por su origen judío.[2] Tiempo después su esposa Elsa y su hija Mariana desembarcarían también en Buenos Aires. En ese mismo año formaron la compañía Biro Meyne Biro y en un cochera con cuarenta operarios y un bajo presupuesto perfeccionó su invento, registrando el 10 de junio de 1943 una nueva patente en Buenos Aires. Lanzaron el nuevo producto al mercado bajo el nombre comercial de Birome (acrónimo formado por las sílabas iniciales de Biro y Meyne). Al principio los libreros consideraron que esos «lapicitos a tinta» eran demasiado baratos como para venderlos como herramienta de trabajo y los vendían como juguetes para chicos.[2] Al respecto, en su última entrevista antes de fallecer, Biro afirmó: “Mi «juguete» dejó treinta y seis millones de dólares en el tesoro argentino, dinero que el país ganó vendiendo productos no de la tierra sino del cerebro”.

Cuando comenzaron a promocionarse se les llamaba (pluma) esferográfica y se hacía hincapié en que siempre estaba cargada, se secaba en el acto, permitía hacer copias con papel carbón, era única para la aviación y su tinta era indeleble.

En 1943 licenció su invento en la entonces extraordinaria suma de 2.000.000 de dólares a la firma de instrumentos de escritura Eversharp, de los Estados Unidos, que fue adquirida a su vez por la empresa Parker Pen, que instaló su planta de la Argentina y sus oficinas comerciales en las que ocupaba Birome, y en 1951 a Marcel Bich, de Francia. Este último desarrolló, bajo la marca BIC, un bolígrafo de bajo costo que contribuyó enormemente a la popularización del invento.

En 1945 la Fuerza Aérea de los Estados Unidos hizo un pedido de 20.000 unidades. Biro no había patentado su invento en Estados Unidos, lo que provocó fuerte competencia. En el mismo año Milton Reynolds desarrolló su propio modelo, y Franz Seech inventó la tinta que seca en contacto con el aire, conocida comercialmente como Paper Mate.

La sociedad formada por Biro y sus socios quebró, aquejada de falta de financiación y por nuevos inventos que no tuvieron éxito comercial. Un antiguo proveedor, Francisco Barcelloni, independientemente de los desarrollos de Bich, intentó entusiasmar a Biro para fabricar un bolígrafo de bajo costo. No logró convencerle y se instaló por su cuenta; mejoró el flujo de tinta y ensayó una bolilla de triple dureza. Posteriormente, Barcelloni contrató a Biro para la dirección de la nueva fábrica, cuyo nombre comercial era Sylvapen.

Entre otros inventos Biro diseñó un perfumero usando el mismo principio que el bolígrafo. Más tarde, con el mismo principio se creó el desodorante de bolilla, conocido en inglés como 'roll-on'.

Clasificación[editar]

Las plumas esferográficas se pueden clasificar en distintas categorías:

  • Punto: Fino o mediano, es decir, el grosor de la escritura.
  • Vida útil: desechable o recargable.
  • Mecanismo de apertura: tapa, pulsador o giro.
  • Material del que están hechos: plástico, metálico o bioplástico.

Los bolígrafos presurizados son aquellos en los que el cartucho que guarda la tinta está sellado, y a su vez la tinta está bajo presión. Gracias a esa presión la tinta sale aún en ausencia de gravedad. Por esta razón es utilizado por los astronautas.

Arte Bolígrafos[editar]

Arte bolígrafo del Lennie Mace, Uchuu Neko Parade (Desfile del Gato Extranjero) 2005, Tokyo; bolígrafo y bricolaje en el papel, 130x92cm.

Desde el momento de su invención, el bolígrafo se ha convertido en un medio de arte versátil para los artistas profesionales, así como para los doodlers aficionados. Según los usuarios, son baratos y ampliamente disponibles, y portátiles. Por lo tanto, esta herramienta común de la escritura es también una fuente del arte alternativo.[3] Las técnicas de lápiz y tinta tradicionales como “punteado” y “esgrafiado” se pueden utilizar para crear medios tonos o la ilusión de la forma y el volumen. Famosos artistas del siglo 20, tales como Andy Warhol, entre otros, han utilizado los bolígrafos en algún momento durante sus carreras.[4]

Las obras Bolígrafo sigue atrayendo el interés en el siglo 21. Los artistas contemporáneos reciben reconocimiento por su uso específico de los bolígrafos, por su capacidad técnica, la imaginación y la innovación. El artista coreano Il Lee ha estado creando grandes y abstractas obras de arte solo con el uso del bolígrafo desde principios de la década de 1980.[5] Su obra ha sido expuesta en Seúl (Corea del Sur) y América.

Desde mediados de la década de 1980, Lennie Mace ha creado imaginativas obras de arte utilizando solo el bolígrafo, de diversos contenidos y complejidad, aplicándolos a superficies no convencionales, como la madera y el denim. [6] Lennie Mace acuñó términos como PENtings y Media Graffiti para describir su variada producción. Mace es el artista más prolífico en su uso del bolígrafo. Su obra se exhibe a nivel nacional en Estados Unidos, y regularmente en Japón. Sus ilustraciones a bolígrafo también han aparecido en publicaciones internacionales como The New York Times.[7] [8] [9]

Más recientemente, el artista británico James Mylne ha estado creando arte fotorrealista usando en su mayoría bolígrafos negros, a veces con color mezclado-media mínima. Obras de arte de Mylne es popular en Londres e internacionalmente a través de Internet.[10] [11]

Ilustraciones del artista japonés Shohei también se han hecho populares en los Estados Unidos a través de Internet.[12] Artistas como Juan Francisco Casas y Samuel Silva atrajeron la atención del internet “viral” con su propia obra de arte en bolígrafo.[13] [14]

La disponibilidad del color de la tinta, y la sensibilidad a la luz, son algunas de las preocupaciones de los artistas del bolígrafo.[15] Los errores son un riesgo mayor para ellos. Si se dibuja una línea, por lo general no puede ser borrada. [6] Además, el "blobbing" de la tinta sobre la superficie de dibujo, y los “saltos” de flujo de tinta, requieren una consideración cuando se utilizan los bolígrafos para propósitos artísticos. [16] [17]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «birome», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=birome 
  2. a b c Daniel Balmaceda (2011). Historias de las palabras. Sudamericana. ISBN 978-950-07-3586-5. 
  3. Attewill, Fred (29 de septiembre de 2011). «Artist wins £6,000 art prize after using 3p ballpoint pens from Tesco». Metro (Kensington, London, England: Associated Newspapers Ltd). ISSN 1469-6215. OCLC 225917520. Consultado el July 2012. 
  4. Warhol, Andy; Slovak, Richard; Hunt, Timothy (2007). Warhol Polaroid Portraits. New York City, New York, USA: McCaffrey Fine Art. pp. intro. ISBN 9780979048418. OCLC 420821909. Consultado el July 2012. 
  5. Genocchio, Benjamin (10 de agosto de 2007). «To See the World in Ballpoint Pen». The New York Times (Manhattan, New York, USA: Arthur Ochs Sulzberger, Jr.). ISSN 0362-4331. OCLC 1645522. Consultado el June 2012. 
  6. a b Liddell, C.B. (3 de abril de 2002). «The hair-raising art of Lennie Mace; Lennie Mace Museum». The Japan Times (Tokyo, Japan: Toshiaki Ogasawara). ISSN 0447-5763. OCLC 21225620. Consultado el May, 2012. 
  7. Small, Suzy (19 de agosto de 2005). «Ai Candy; exhibition preview». Tokyo Weekender (Tokyo, Japan: BC Media Group) 2 (15):  p. 16. http://www.tokyoweekender.com/archives/index.php?vol=2005&número=15. 
  8. Liddell, C.B. (Jan 2002). «Getting the ball rolling in harajuku». Tokyo Journal (Tokyo, Japan: Nexxus Communications K.K.) 21 (241):  pp. 36–37. ISSN 0289-811X. OCLC 13995159. 
  9. Lebron, Orlando (1998). «Media Graffiti». Juxtapoz Art & Culture Magazine (San Francisco, California, USA: High Speed Productions) 17 (Winter, 1998). ISSN 1077-8411. OCLC 30889397. 
  10. Mylne, James (2010). «About Ballpoints, & Using Them in Art». Biro Drawing.co.uk. James R. Mylne. Consultado el June 2012.
  11. Battle, Bella (12 de enero de 2011). «Biro art is simply ink-redible». The Sun (London, England: News International). ISSN 0307-2681. OCLC 723661694. Consultado el June 2012. 
  12. «Shohei ballpoint pen illustrations». Volume 20. Hi-Fructose (June 16, 2011). Consultado el May 2013.
  13. staff (2 de febrero de 2008). «Simply birolliant - the incredible 10ft 'photographs' drawn with a ballpoint pen». Daily Mail (England: Associated Newspapers Ltd). ISSN 0307-7578. OCLC 16310567. Consultado el June 2012. 
  14. Garnham, Emily (16 de abril de 2010). «Biro artist recreates Girl With A Pearl Earring masterpiece». Daily Express (London, England: Northern and Shell Media). OCLC 173337077. Consultado el June 2012. 
  15. Holben Ellis, Margaret (1995). The care of prints and drawings (reprint, illustrated edición). Lanham, Maryland, USA: Rowman Altamira. pp. 101–103. ISBN 9780761991366. OCLC 33404294. Consultado el July 2012. 
  16. Johnson, Cathy (2010). Watercolor tricks & techniques: 75 new and classic painting secrets (illustrated, revised edición). Cincinnati, Ohio, USA: North Light Books. p. 123. ISBN 978-1-60061-308-1. OCLC 299713330. Consultado el July 2012. 
  17. Tizon, Natalia (2007). Art of Sketching (illustrated edición). New York City, New York, USA: Sterling Publishing. p. 84. ISBN 9781402744235. OCLC 76951111. Consultado el July 2012. 

Enlaces externos[editar]