Blutfahne

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Adolf Hitler pasando revista a las SA durante el Congreso de Núremberg de 1935. En el automóvil, junto a Hitler, se encuentra la Blutfahne.

Blutfahne (traducido literalmente como bandera de sangre) es el nombre que designa a la bandera roja con la esvástica utilizada por Adolf Hitler y su partido, el NSDAP, durante el fallido Putsch de Múnich del 9 de noviembre de 1923.

Orígenes[editar]

El origen de la Blutfahne se encuentra en el intento fallido del golpe de Estado de noviembre de 1923 (Putsch de Múnich). Tras la marcha por el centro de la ciudad de Múnich organizada por Adolf Hitler y Erich Ludendorff, los puchistas se encararon a la policía frente a la Feldherrnhalle. Se produjo un tiroteo que se saldó con catorce puchistas y cuatro policías muertos. La sangre de tres miembros de las SA muertos (Andreas Bauriedl, Anton Hechenberger y Lorenz Ritter von Stransky-Griffenfeld) manchó la bandera con la esvástica llevada por Heinrich Wilhelm Trambauer. El portador huyó con la bandera a casa de un conocido y la guardó hasta la salida de prisión de Hitler, momento en que se la entregó. La bandera se convierte en ese momento en objeto de culto: es izada en un nuevo mástil, se le añade un nuevo remate y debajo de este se añade una placa con los nombres de los miembros de las SA muertos en el Putsch.

El 4 de julio de 1926, se le entregó la Blutfahne al SS Reichsführer Joseph Berchtold, con la orden de que la guardara.

Uso como reliquia[editar]

A partir del congreso del NSDAP de 1926, todos las banderas y banderines de las SS son consagradas ante la Blutfahne, tal y como se hacía en la tradición medieval.[1] Hasta 1931, en los periodos entre congresos, la bandera se guardaba en la Sala de Honor de las SA, en los locales del NSDAP de Múnich. A partir de 1931, la bandera se trasladó a la "Fahnenhalle" (Sala de Banderas) de la Casa Parda. El portador oficial de la bandera fue Jakob Grimminger, uno de los participantes del Putsch golpista de noviembre de 1923.

Destino final[editar]

La Casa Parda, sede oficial del Partido Nazi, sufrió fuertes daños durante los bombardeos de Munich durante 1944. Se estima o señala comúnmente que la bandera quedó destruida en estos bombardeos. Sin embargo, referencias posteriores -aunque sin base alguna- indican que fue rescatada inicialmente para ser legada a los reconstructores de un nuevo Reich, después de la Segunda Guerra Mundial, señalando además que ésta fue vendida hace años aun coleccionista particular.

Bibliografía[editar]

  1. Davis McGregor, Flags of the Third Reich: Party & Police Units, Osprey, London, 1994, p.4.

Enlaces externos[editar]