Blanca de Castilla (1319-1375)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Escudo del infante Pedro de Castilla, padre de Blanca de Castilla.

Blanca de Castilla (Alcocer, agosto de 1319 - Monasterio de las Huelgas de Burgos, 1375). Fue hija del infante Pedro de Castilla y de la infanta María de Aragón.

Fue abadesa del monasterio de las Huelgas de Burgos y nieta de Sancho IV de Castilla y de Jaime II de Aragón.

Orígenes familiares[editar]

Hija del infante Pedro de Castilla y de la infanta María de Aragón, era nieta por parte paterna de Sancho IV de Castilla y de la reina María de Molina y por parte materna de Jaime II de Aragón y de su esposa, la reina Blanca de Nápoles.

Biografía[editar]

Blanca de Castilla nació en Alcocer en agosto de 1319,[1] un mes después de la defunción de su padre, el infante Pedro de Castilla, que murió a los veintinueve años de edad, en el Desastre de la Vega de Granada, junto con el infante Juan de Castilla el de Tarifa. Los padres de Blanca de Castilla contrajeron matrimonio en diciembre de 1311 en la ciudad de Calatayud. Su padre, el infante Pedro de Castilla, fue señor de los Cameros, Almazán, Berlanga, Monteagudo y Cifuentes y mayordomo mayor del rey Fernando IV de Castilla, que era su hermano,[2] y a la muerte de éste último, ocurrida en 1312, fue nombrado tutor de su sobrino Alfonso XI de Castilla, junto con su madre, la reina María de Molina, y su tío, el infante Juan de Castilla, hijo de Alfonso X de Castilla.

A la muerte del infante Pedro de Castilla, Garcilaso I de la Vega, que posteriormente llegaría a ser privado de Alfonso XI, comunicó al rey Jaime II de Aragón que el infante Pedro le había prometido que cuando naciese su hijo o hija le sería entregada a él para que fuese su ayo y lo criase.[3] El rey Jaime II respondió a Garcilaso de la Vega, por medio de una carta fechada el día 7 de agosto de 1319, que por su parte no habría obstáculos para que aquél fuese el ayo de la criatura que naciese, y le recomendó además que continuase sirviendo fielmente a su hija, la infanta María.[3]

En la primavera de 1320 Blanca de Castilla y su madre abandonaron el reino de Castilla y se dirigieron al reino de Aragón, sin que nadie en la Corte castellana, ni siquiera el infante Felipe de Castilla o su madre, la reina María de Molina, censuraran esa partida, a pesar de que la infanta María llevaba consigo a su hija Blanca, que era la heredera de las posesiones del infante Pedro de Castilla.[1]

No obstante, Don Juan Manuel, nieto de Fernando III de Castilla y aspirante a la tutoría de Alfonso XI de Castilla, y su esposa Constanza de Aragón, que también era hija de Jaime II de Aragón, insistieron ante Jaime II para que la infanta María de Aragón y su hija Blanca permaneciesen en Castilla, bajo su protección.[1] Diversos historiadores señalan la posibilidad de que, al intentar tener a la infanta María y a su hija Blanca de Castilla bajo su control, Don Juan Manuel se proponía asegurarse el apoyo de su suegro, Jaime II, e intimidar al infante Felipe de Castilla y a sus partidarios y, al mismo tiempo, controlar las posesiones de Blanca de Castilla.[1]

En 1322, la infanta María de Aragón y Garcilaso I de la Vega, que era el administrador del patrimonio de su hija en territorio castellano, acordaron que Blanca de Castilla contraería matrimonio, cuando alcanzase la edad requerida para ello, con su primo Alfonso XI, que aún era menor de edad, aunque el matrimonio no llegó a celebrarse.[4]

En 1325 Jaime II de Aragón proyectó casar a su nieta, Blanca de Castilla, con Juan el Tuerto, señor de Vizcaya y enemigo del infante Felipe de Castilla, de Garcilaso de la Vega y de Álvar Núñez Osorio, que eran los nuevos privados del rey Alfonso XI de Castilla. En 1325 Alfonso XI alcanzó la mayoría de edad y desbarató el proyecto de enlace matrimonial entre Blanca de Castilla y Juan el Tuerto, pues temía que en caso de celebrarse el señor de Vizcaya se apoderase del patrimonio de Blanca de Castilla, que estaba situado en la frontera entre Castilla y el reino de Aragón, y que desde allí le hiciese la guerra. El día 2 de diciembre de 1326 Juan el Tuerto fue ajusticiado en la ciudad de Toro por orden de Alfonso XI.[5]

En 1329, durante las vistas de Ágreda y Tarazona entre Alfonso IV de Aragón y Alfonso XI, éste último, aprovechando su presencia en el reino de Aragón, dispuso que su prima, Blanca de Castilla, que hasta entonces había vivido en compañía de su madre, le acompañase en su viaje de regreso a Castilla, según consta en la Gran Crónica de Alfonso XI.[6] [7] Desde 1336, Alfonso XI fue entregando como «apanages» a sus hijos ilegítimos, habidos con Leonor de Guzmán, los señoríos que habían pertenecido a Blanca de Castilla.[7]

A su llegada al reino de Castilla, Blanca de Castilla fue nombrada abadesa del monasterio de las Huelgas de Burgos, cargo que ocupó hasta su muerte. Fue la última abadesa que ostentó el señorío civil sobre dicho monasterio hasta su muerte, ocurrida en 1375.[8]

Sepultura[editar]

Fue sepultada en el monasterio de las Huelgas de Burgos, donde también fueron enterrados sus padres.[9] Durante la exploración del monasterio llevada a cabo a mediados del siglo XX se comprobó que sus restos se conservaban momificados, que la momia era corpulenta y gruesa, y que su hábito, blanco y negro, se encontraba muy picado.[10]

Su cadáver reposa en la actualidad en un sepulcro de piedra liso colocado en la nave de la Epístola, enfrente del sepulcro que contiene los restos de su madre, la infanta María de Aragón.[8]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Catalán, Diego (1977). Cátedra Seminario Menéndez Pidal, ed. Gran Crónica de Alfonso XI. Tomo II (1ª edición). Madrid: Editorial Gredos. ISBN 84-600-0796-0. 
  • Diago Hernando, Máximo (2005). «Vicisitudes de un gran estado señorial en la frontera de Castilla con Aragón durante la primera mitad del siglo XIV: los señoríos sorianos del Infante Don Pedro». Anuario de estudios medievales (Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas) (35):  pp. 47-90. ISSN 0066-5061. 
  • García Fernández, Manuel (1998). «La infanta Doña María, monja de Sijena, y su política castellana durante la minoría de Alfonso XI (1312-1325)». Anuario de estudios medievales (Editores Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC: Institución Milá y Fontanals. Departamento de Estudios Medievales) (28):  pp. 157-174. ISSN 0066-5061. 
  • Gómez-Moreno Martínez, Manuel (1946). El Panteón de las Huelgas Reales de Burgos. Instituto Diego Velázquez. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. 
  • Herrero Sanz, María Jesús (2004). Reales Sitios de España. Patrimonio Nacional, ed. Guía Santa María la Real de Huelgas. Burgos. Madrid. ISBN 84-7120-337-5. 
  • Salazar y Acha, Jaime de (2000). La casa del Rey de Castilla y León en la Edad Media (1ª edición). Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. ISBN 84-259-1128-1. 

Enlaces externos[editar]