Billete de cien euros

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Billete de cien euros
EUR 100 obverse (2002 issue).jpg
EUR 100 reverse (2002 issue).jpg
País Flag of Europe.svg Eurozona Otros países:
Valor 100 €
Ancho 147 mm
Largo 82 mm
Medidas de seguridad Sello holográfico, Banda de color dorado, Constelación de EURión, Marca de agua, Micro-impresiones, Tinta visible bajo luz ultravioleta, Impresión en relieve, Número de serie
Tipo de papel Fibra de algodón
Color      Verde
Años de impresión Desde 2002
Anverso
Diseño Arco de arquitectura barroca y rococó (Siglos XVII y XVIII)
Diseñador Robert Kalina
Fecha de diseño Septiembre de 1996
Reverso
Diseño Puente de arquitectura barroca y rococó (Siglos XVII y XVII) y mapa de europa
Diseñador Robert Kalina
Fecha de diseño Septiembre de 1996
Otras denominaciones
5, 10, 20, 50, 100, 200, 500 €.

El billete de cien euros (100€) es el que tiene el tercer valor más alto de todos los billetes de euro, y ha sido utilizado desde la introducción del euro en el año 2002. Es el tercero más grande de los billetes de euro y es de color verde. El billete se usa en 22 países que tienen el euro como moneda única (20 de los cuales la han adoptado oficialmente).[1] Estos 22 países representan un total de 332 millones de usuarios.[2]

En julio del 2012 había aproximadamente 1.681.502 billetes de cien euros en circulación en los países de la zona euro.

Historia[editar]

El euro fue introducido el 1 de enero de 1999, convirtiéndose en de repente la moneda de más de 300 millones de personas en Europa.[3] Durante sus tres primeros años de existencia, el euro era una moneda virtual porque sólo se utilizaba en contabilidad. Físicamente el euro no fue introducido hasta el 1 de enero de 2002, cuando reemplazó la moneda nacional de cada país que formaba la eurozona de los 12, con precios de cambio de divisa fijados.[3]

Período de transición[editar]

El período de transición durante el cual las monedas y billetes de las monedas nacionales podían ser cambiados por monedas y billetes de euro duró dos meses, del 1 de enero de 2002 hasta el 28 de febrero de 2002. La fecha oficial en la que la moneda nacional dejó de ser legal varió dependiendo de lo que decidiera cada estado miembro.[3] El primer lugar donde la moneda nacional dejó de ser aceptada fue Alemania, que decidió que lo dejara de ser el 31 de diciembre de 2001, aunque el período de cambio de moneda duró los dos meses estipulados. Incluso una vez que las monedas nacionales dejaron de ser legales, seguían siendo aceptadas para cambiarse por euros por los bancos centrales de cada país durante un período mínimo de 10 años, e incluso en algunos casos sin límite, como en el caso de España.[3] [4] [5]

Diseño[editar]

Marca de agua en el billete de cien euros

El billete de cien euros es el tercero más grande, con unas medidas de 147×82 mm, y su esquema de color es verde.[6]

Todos los billetes muestran puentes y arcos en un estilo arquitectónico europeo diferente; y en el caso del billete de diez euros, ese estilo corresponde a la era barroca y rococó (Siglos XVII y XVIII). Aunque los diseños originales de Robert Kalina pretendían mostrar monumentos reales, los motivos empleados muestran únicamente monumentos ficticios de cada era arquitectónica, con el fin de evitar polémicas sobre cuáles deberían ser incluidos.

Al igual que todos los billetes de euro, contiene la denominación, la bandera de la UE, la firma del presidente del BCE y las iniciales de dicho banco en diferentes idiomas de la UE, una representación de los territorios de ultramar de la Unión, las estrellas de la bandera de la UE y varios elementos de seguridad.

Elementos de seguridad[editar]

Los elementos de seguridad del billete de cien euros son superiores a los de denominaciones inferiores. Algunas de las medidas de seguridad que posee son:[7]

  • Un sello holográfico. Si se inclina el billete, la imagen del holograma cambia alternando entre el valor del billete y el símbolo del euro sobre un fondo multicolor.
  • Varios patrones con la Constelación de EURión.
  • Una banda dorada. En inclinar el billete por su reverso se ve el valor del billete y el símbolo del euro.
  • Una marca de agua, que aparece al observar el billete a contraluz.
  • Tinta que cambia de color. Al inclinar el billete, el número que indica el valor del mismo en el reverso cambia de color, variando entre marrón, verde y violeta.
  • Impresión en relieve de algunos elementos del billete, como las líneas diagonales de los lados o el nombre del BCE.
  • Tinta visible bajo luz ultravioleta. Bajo luz ultravioleta los billetes no brillan por sí mismos, aparecen pequeñas fibras repartidas por el papel en color rojo, azul y verde, la bandera de la UE se ve verde y sus estrellas naranjas, la firma del presidente del BCE se vuelve verde, las estrellas y círculos del billete brillan y el mapa y el puente resaltan en amarillo verdoso.
  • Microtexto. En varias partes del billete hay impresos pequeños textos con el valor del billete, el símbolo del euro, o las letras "BCE" reducidos a 0,2 mm, los cuales se pueden observar bien con ayuda de una lupa.
  • Hilo de seguridad. Es un hilo que recorre el billete verticalmente, enquistado en el interior del papel, y que se aprecia al poner el billete a contraluz.
  • Punteado. Si se mira la banda holográfica a contraluz se puede ver el símbolo del euro microperforado.
  • El papel. El papel del billete está hecho de fibra de algodón puro, lo que le confiere una textura con firme, resistente y con carteo, y un tacto ligeramente áspero.
  • Un número de serie. El número indica entre otros datos, el país y el banco central que imprimió el billete.

Circulación[editar]

En mayo del 2013 había aproximadamente 1.681.502 billetes de cien euros en circulación en los países de la zona euro.[8] Esto representa un total aproximado de 168.150.206 euros en billetes de cien. El Banco Central Europeo controla la circulación y la cantidad de monedas y billetes de euro. Es una tarea del Eurosistema para garantizar un suministro eficiente y sin problemas del euro y para mantener su integridad a toda la zona euro.

Seguimiento[editar]

Hay varias comunidades de personas a nivel europeo que, como afición, realizan un seguimiento de los billetes de euro que pasan por sus manos, y saben por donde han viajado. La herramienta más conocida para seguir billetes es EuroBillTracker.[9] El objetivo es registrar tantos datos como sea posible para conocer detalles sobre su propagación: como desde donde a donde viajan, hacer un seguimiento y generar estadísticas y rankings, como por ejemplo, en qué países hay más billetes. En julio de 2013, EuroBillTracker había registrado más de 120 millones de billetes[1], con un valor superior a 2.105 millones de euros.

Falsificación[editar]

Los billetes de euro son difíciles de falsificar gracias al gran número de elementos de seguridad. El billete de cien euros es el tercero más falsificado de todos tras el billete de veinte euros y el de cincuenta. Durante el primer semestre de 2012, un 17,0% del total de billetes de euros falsificados eran billetes de cien.[10] Ya que un usuario que recibe un billete falso no puede recibir ninguna compensación por él, y ante su detección, las entidades bancarias tienen orden de retirarlos inmediatamente, el BCE y los bancos centrales nacionales recomiendan estar alerta y reconocer los billetes falsos bajo el método de tocar-mirar-inclinar.

El BCE también cuenta con un centro de análisis de falsificaciones, que coopera con Europol. El Grupo de Bancos Centrales para la Disuasión de Falsificaciones recrea medidas que impiden la falsificación o la impresión o fotocopia en color de billetes por medios digitales, a fin de evitar la producción de billetes falsos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]