Bestia de Gévaudan

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bestia de Gévaudan. Ilustración de la época ofreciendo 2700 francos por su muerte[1]
Grabado del siglo XVIII[2]

Bestia de Gévaudan, es el nombre de un críptido antropófago que asoló la región de Gévaudan, en el actual departamento francés de Lozère, en el sur de Francia, entre 1764 y 1767. Fue un animal que originó una serie de ataques, en contra de las personas, ocurridos entre el 30 de junio de 1764 y el 19 de junio de 1767. Estos ataques, los más seguidos mortales, fueron entre 88 y 124 según el censo realizado, tuvieron lugar principalmente en el norte de Gévaudan (actualmente corresponde al departamento de Lozère), región pecuaria). Algunos casos fueron registrados en el sur de Auvernia y en el norte de Vivarais y Rouergue.

La "Bestia de Gévaudan" superó rápidamente a todas las noticias de la época, al punto de lograr la movilización de muchas tropas reales y dar cabida a toda clase de rumores, tanto sobre su naturaleza, vista por todos como un lobo, un animal exótico, un hombre-lobo, incluso como un asesino en serie, en una época más reciente, razones que impulsaron al ataque de los pobladores - el castigo divino sobre la teoría "del animal adiestrado para matar".

Menos de un centenar de ataques equivalentes se dieron a lo largo de la historia de Francia, donde todas las regiones fueron infestadas por cerca de 20.000 lobos. El problema fue oportuno para la prensa, después de la Guerra de los Siete Años: el Courrier d'Avignon local, luego La Gazette de France a nivel nacional y los periódicos internacionales, vieron la oportunidad de aprovecharse de este hecho para hacer una serie de artículos sobre este tema durante varios meses.[3]

De 1764 a 1767, dos animales (uno identificado como un lobo grande y el otro como un cánido parecido a un lobo) fueron fusilados. El lobo grande fue fusilado por François Antoine, porta-arcabuz del Rey de Francia, en septiembre de 1765, en el dominio de la Real Abadía de Chazes. A partir de esta fecha, los periódicos y la corte del Rey se desinteresaron en Geudavan y en las muertes atribuidas a la Bestia y lamentadas anteriormente. El segundo animal fue abatido por Jean Chastel, vecino de La Besseyre-Saint-Mary, el 19 de junio del 1767. Según la tradición, el animal matado por Chastel sería la Bestia de Geudavan, debido a que, después de ésta fecha ninguna muerte le fue atribuida.

Historia[editar]

Primeros ataques[editar]

La primera persona atacada por la bestia, fue una vaquera que vivía cerca de Langogne, pero, en ese momento los bueyes se aproximaron e hicieron huir al animal. Como resultado, solo fue desgarrada la ropa de la mujer. La primera víctima oficial fue Jeanne Boulet, una jovencita de 14 años, muerta el 30 de junio de 1764,[4] en el pueblo de Hubacs (cerca de Langogne), en la parroquia de Saint-Étienne-de-Lugdarès en Vivarais.

« El primero de julio de 1764, fue enterrada, Jeane Boulet, sin sacramentos, siendo asesinada por una bestia feroz, "présans" Joseph Vigier y Jean Reboul. »

La víctima fue enterrada, sin haber hecho la comunión, ni siquiera pudo confesarse antes de su muerte. Sin embargo existe un registro del día de su muerte en la que el párroco dice,[5] que ella fue víctima de la Bestia Feroz, lo que sugiere que no fue la única víctima, pero si fue la primera víctima declarada.

La segunda víctima fue reportada el 8 de agosto. Tenía 14 años y vivía en la aldea de Masmejean, parroquia de Puy-de-Laurent.[6] Estas dos víctimas murieron en la ciudad de Allier. Las siguientes, desde finales de agosto hasta septiembre, murieron en los alrededores de la selva Mercoire.[7]

Etienne Lafont, administrador de la Diócesis de Mende, se encontraba en Marvejols a finales de agosto. Decidió enviar a este lugar a los cazadores de Mende, dirigidos por el señor Mercier, como ayuda debido a que ya se acercaban a Langogne.[4] Sin embargo, pronto Lafont se dio cuenta de que estas cacerías eran insuficientes, por lo tanto, advirtió de la situación al señor de Saint-Priest, intendente del Languedoc, y el conde de Montcan, gobernador de la provincia. Es este último dio orden al capitán Duhamel, que se encontraba en Langogne con sus dragones, para llevar a cabo la misión y conducir las operaciones para la cacería de la Bestia.[8]

Duhamel y los dragones[editar]

Por lo tanto, a partir del 15 de septiembre, el capitán Duhamel y sus dragones comenzaron su cacería,[8] además los campesinos se armaron para apoyarlo. Ese año había cuatro compañías de dragones, voluntarios de Clermont, estacionados en Pradelles o Langogne y comandados por Duhamel, el capitán y asistente mayor. Estos soldados estaban presentes en los alrededores de la región de Cevennes, debido a conflictos con los camisards a principios del siglo (1702-1715). Durante las muchas cacerías llevadas a cabo en el bosque de Mercoire, la bestia nunca apareció, incluso se dice que huyó rápidamente esa zona, debido a ellas. Luego se traslada a los confines de la Margeride y Aubrac, a principios de octubre.

El 7 de este mes, una joven fue asesinada en el pueblo de Apcher, parroquia de Prunières, y su cabeza se encontró ocho días después. Al día siguiente, un vaquero de 15 años fue atacado cerca de La Fage-Montivernoux. Ese mismo día, la bestia atacó a otro vaquero, entre Prinsuéjols y el castillo de la Baume, propiedad del conde de Peyre. Sin embargo, el muchacho se refugió entre sus vacas, para lograr esconderse de la bestia. Poco después, los cazadores que salían de un bosque cercano se dieron cuenta de que la bestia todavía estaba al acecho del joven.[9] Dos de los cazadores dispararon a la bestia, que en dos ocasiones cayó y se levantó. Nadie pudo atraparla, de modo que huyó hacia el bosque. La caza, que fue organizada para el día siguiente, también resultó un fracaso. Dos campesinos dijeron que habían visto al animal salir cojeando durante la noche. Así, por primera vez, la Bestia fue herida.[8] En octubre de 1764, la Bestia dirigió sus ataques al Sur, siendo la responsable de la muerte de María Solinhac, atacada en Brouilhet, en la ciudad de Hermaux.

El 2 de noviembre, Duhamel y sus 57 dragones salieron de Langogne, para instalarse en Saint-Chély, en la posada de Grassal.[10] Sin embargo, el 11 de noviembre ellos pudieron realizar su primera cacería, debido a la nieve. Al ver la falta de resultados de las cacerías hasta esa fecha, los estados de Languedoc se reunieron el 15 de diciembre, y propusieron una recompensa de 2.000 libras a quien matara a la bestia. Después de esto, cinco personas más murieron y uno de estos ataques le fue atribuido a la Bestia, durante el mes de diciembre[11] durant ce mois de décembre.[7]

El llamamiento a la oración[editar]

El 31 de diciembre de 1764 el obispo de Mende, monseñor Gabriel-Florent de Choiseul-Beaupré, también conde de Gévaudan, llamó a la oración y la penitencia. Este llamamiento pasó a la historia como la "Orden del obispo de Mende".[N 1] Todos los sacerdotes de la diócesis tenían como orden anunciarla a sus seguidores. En este texto, el obispo llamó a la bestia “la plaga enviada por Dios para castigar a los hombres por sus pecados”. Citó a San Agustín para discutir la "justicia de Dios" y también usó la Biblia para mostrar, según su punto de vista, amenazas expuestas por Dios por boca de Moisés: "Yo armaré contra ellos, los dientes de Bestias Feroces”.[12] Tomando en cuenta este mandamiento, es ordenado que sea respetada una cuarentena con oraciones y cantos, y esto durante tres domingos consecutivos.

Pero las oraciones parecían vanas, porque la Bestia continuó con su masacre a principios del año 1765. Durante los meses de enero y febrero, las cacerías de Duhamel y sus dragones no tuvieron éxito. Además fueron acusados de no pagar el alojamiento y comida, y de destruir las cosechas. Entonces el consejero del rey Luis XV, Clement Charles Francois L'Averdy, envío un cazador, Normand, el Sir Denneval (o Enneval) como reemplazo. Era considerado el mejor cazador de lobos del reino, ya que mató a más de 1200. Martin Denneval y su hijo fueron a Gevaudan a mediados de febrero.

La batalla de Portefaix[editar]

Ilustración del combate de J. Portefaix y sus acompañantes contra la Bestia. Bibliothèque nationale, Histoire de France, 1764[13]

Antes de la llegada de los Denneval, el 12 de enero, la bestia atacó a siete niños de Villaret, parroquia Chanaleilles. La lucha y el valor que pusieron los pastores jóvenes quedaron demostrados en los archivos anuales. Desde la aparición de la bestia, se recomendó no enviar a los niños solos a cuidar el ganado. El ganado en esta región estaba compuesto de vacas y ovejas. Sin embargo, los hombres estaban a menudo ocupados con el trabajo agrícola. Para evitar la situación desventajosa que tenían los niños, se formaron grupos de jóvenes para el cuidado de los animales.

Este es el caso de los siete hijos de Villaret, cinco varones y dos niñas de entre ocho y doce años de edad. La bestia los atacó, girando en torno a los niños que tenían una posición defensiva. Se apoderó de uno de los chicos más jóvenes, pero los demás lograron pinchar a la bestia con la ayuda de palos, hasta que lo soltó. Aun así, tuvo tiempo para devorar una parte de la mejilla derecha de su víctima. Luego volvió al ataque, sosteniendo a Joseph Panafieu,p.57</ref> el más joven, por el brazo y se lo quería llevar. En ese momento, uno de los jóvenes sugirió huir, mientras la bestia estaba ocupada, pero otro, Jacques André Portefaix, dijo lo contrario. A continuación, se apresuraron a rescatar a su desafortunado compañero, tratando de picar los ojos de la bestia. Encontraron la forma de hacerlo y logran que la bestia lo deje ir. Luego, debido a los gritos, llegó un grupo de hombres, pero la bestia huyó a un bosque cercano.[14]

El señor de Saint-Priest informó al Sr. Averdy de esta lucha y como premio por su valentía, el rey ofreció a pagar la educación Jacques Portefaix. De este modo, el 16 de abril de 1765, Portefaix fue admitido en los “Hermanos de la Doctrina Cristiana”, de Montpellier. Allí permaneció hasta noviembre de 1770, fecha en la cual entró en la Escuela Real de Artillería de Corps. Después, se convirtió en teniente con el nombre de Jacques-Villaret, y murió 14 de agosto de 1785, a la edad de 32 años.[15]

La llegada de los Denneval[editar]

Grabado publicado en 1840 en el journal des chasseurs Ilustración del combate de Jeanne Jouve
Fuente en Aumont-Aubrac, donde la Bestia posa con el escudo de armas de la ciudad

El 17 de febrero de 1765 los Denneval llegaron a Clermont-Ferrand, donde fueron presentados al intendente de Auvernia, el Sr. Ballainvilliers. Al día siguiente, estaban en La Chapelle-Laurent y dos días después en Saint Flour.[16] A principios de marzo llegaron a Gévaudan.

En ese mes de marzo se escuchó el testimonio de la lucha heroica de Jeanne Jouve por salvar a sus hijos.[17] Jeanne Chastang, la esposa de Pierre Jouve vivía en Vessière (St. Albans). El 14 de marzo, al mediodía, se encontraba fuera de su casa con tres de sus hijos. De repente, atraída por un ruido, se dio cuenta de que su hija de 9 años de edad, acababa de ser capturada por la bestia, la cual había pasado encima de un muro. Su hija más joven tenía cerca de 14 meses. Al ver esto, Jeanne Jouve se lanzó sobre la bestia y se las arregló para que la bestia soltase a su hija.

La bestia vino a atacar a la más joven de sus hijos, pero ésta, no alcanzó a llegar a ella, porque la madre le protege. Luego, la bestia se arroja sobre el otro niño, Jean-Pierre, de 6 años y lo sostiene del brazo. Jeanne Jouve se lanza nuevamente sobre la bestia. A ello siguió una larga batalla, donde Jeanne Jouve se lanza al suelo, entre arañazos y mordidas por repetidas veces. Finalmente, la bestia, que tiene a Jean-Pierre, se las arregla para escapar, pero poco después, se encuentra con los dos hermanos mayores, los cuales, ya se preparaban para llevar a las ovejas a pastar. Fueron capaces de liberar a su hermano menor y la bestia huyó. Sin embargo, Jean-Pierre, sucumbió debido a sus graves heridas varias horas después. Como recompensa por su acto heróico, Jeanne Jouve recibió 300 libras como gratificación de parte del rey.[18]

Los Denneval se establecieron en Gévaudan. A su llegada, querían que la cacería fuera exclusiva para ellos y para lograr esto debían eliminar a Duhamel. A continuación, hablaron con el Sr. y Averdy, el 8 de abril. Duhamel y sus dragones debieron abandonar el país para su nuevo destino en Pont-Saint-Esprit.[19] Sin embargo, los Denneval tardaron mucho para iniciar la cacería, la primera intervención fue el 21 de abril. El objetivo de esta cacería parecía ser traer a la bestia a Prunières, bosques pertenecientes al conde de Morangiès. Pretendían acercarse a la bestia, pero ésta pudo escapar sin que pudiesen disparar.

En abril de 1765, la historia de la bestia se extendió por toda Europa. Le Courrier d'Avignon relata que los periodistas británicos se burlaban del hecho de que no se podía matar a un solo animal. Mientras tanto, el obispo y los comisarios se enfrentaban a una afluencia masiva en el correo. Las personas de toda Francia proponían métodos extravagantes para vencer a la bestia.[20]

El 1 de mayo, la bestia se encontraba cerca del bosque de Rechauve, entre el Malzieu San Alban. Mientras se preparaba para atacar a un joven pastor, un hombre, un hermano Marlet, de la aldea de La Chaumette, ubicada al sureste de St. Alban, la vio desde la ventana de su casa, situada a unos 200 metros de distancia. A continuación, advirtió a sus dos hermanos y a todos los que estuviesen dispuestos a armarse, para salir de la casa. La bestia habría recibido dos disparos y habría caído, pero aun herida, logra escapar. Al día siguiente, Denneval, fue al sitio y continúa a lo largo, en compañía de veinte hombres. Todo el mundo pensaba que la bestia había sido herida de muerte, pero el anuncio de que una mujer fue asesinada por la tarde, en la parroquia de Venteuge, los desengañó.

El día después de la caza, el marqués Pierre-Charles de Morangiès escribió una queja al presidente de la comunidad Etienne Lafont Denneval, en la que decía: “El Sr. Denneval llegó haciendo tanto alarde y como de costumbre, el resultado fue penoso. Usted que es un político, está obligado a revelar la desfachatez de ellos, que de cazadores solo tienen la figura”. El 18 de mayo, Morangies hizo una nueva carta de queja a Lafont, sobre la cacería sin éxito de Denneval. El 8 de junio, bajo las órdenes del rey François Antoine, el portador de arcabuz de su majestad, salió de París hacia Gévaudan. Fue acompañado por su hijo menor, Robert François Antoine de Beauterne, y también por ocho capitanes de la guardia real, seis guardas de caza, un sirviente, y dos detectives.[16]

Antoine sustituye a Denneval[editar]

Monumento en Auvers representa el combate de Marie-Jeanne Valet

El 20 de junio llega a Saint-Flour, con autorización del Rey, el cazador real Antoine. Se trasladó a Malzieu el 22 de junio donde Antoine y sus hombres se aliaron con Denneval ejecutando diferentes cacerías. Sin embargo, pornto surgieron diferencias no poníendose de acuerdo en la conducción de la misión, razón por la cual, Denneval tuvo que salir del país el 18 de julio por orden de Rey. Para Antoine, la Bestia no era más que un simple lobo, en uno de sus escritos dijo: “las huellas obtenidas no ofrecen ninguna diferencia con las de un lobo grande".[21] La cacería se ve dificultada por la geografía del país y por lo tanto trae nuevos perros como refuerzo.[21] También recibe la ayuda del conde de Tournon, un caballero de Auvernia.

Una mujer es atacada por la Bestia. Parte de una pintura titulada : « Representación de la feroz Bestia como una hiena », Bibliothèque Nationale. Recueil Magné de Marolles. Sans date.

El domingo 11 de agosto se organizó una gran cacería. Sin embargo, esta fecha no está en la historia por este hecho, sino, por la hazaña lograda por "la Dama de Gévaudan". Marie-Jeanne Valet, de 20 años, sirvienta del cura de Paulhac. Ella tomó prestada, junto con otras campesinas, una escalerilla[N 2] para cruzar un pequeño arroyo, pero inmediatamente, son atacados por la bestia. Las otras retroceden, pero la bestia se abalanza sobre Marie-Jeanne. Entonces, ella le clavó su lanza en el pecho. La Bestia cayó al río y desapareció en el bosque. La historia llega rápidamente a Antoine, quien fue a la escena para ver la lanza que estaba cubierta de sangre, y que los restos encontrados fueran similares a los de la Bestia. En una carta dirigida al ministro él la llama "Doncella de Gévaudan".[22]

Los Chastel encarcelados[editar]

Un cazador en busca de la Bestia

Unos días más tarde, el 16 de agosto, se produce un evento que podría permanecer en el anonimato si no hubiera estado ligado a la familia de Chastel, en donde Jean, el padre, es reconocido como el asesino de la bestia. Hasta ese momento, una caza en general se organizó en el bosque Montchauvet. Jean Chastel, y sus dos hijos, Pierre y Antoine, participaron. Dos de los guardabosques de François Antoine Pelissier y Lachenay, fueron a su lado y le preguntaron su opinión sobre el terreno, antes subir a caballo, en un camino de hierba, entre dos bosques.[22] Ellos quieren asegurarse de que no se trata de pantanos, en complicidad, los Chastel garantizan la seguridad de este terreno, entonces Pelissier se confía, e inmediatamente su caballo se quedó atascado y luego fue lanzado. Con dificultad se las arregla y con la ayuda de Lachenay, logra salir del pantano, mientras que los Chastel se reían de la situación. Los dos guardas de caza toman al más joven de los Chastel, para llevarlo a François Antoine.

El anciano y el padre toman a Lachenay y le exigen que libere al joven. Mientras Pelissier acude en su ayuda, él también estaba metido en este problema. Los guardabosques, por lo tanto se ven obligados a la retirada. Por la noche, ellos escriben un par de minutos para denunciar los hechos, y bajo la orden de François Antoine, los Chastel son detenidos y encarcelados en Saugues. La instrucción que se dio a los jueces y cónsules de la ciudad, por Antoine es: "No los dejes salir más que cuatro días, después de nuestra salida de esta provincia".[23] El hecho de que hubo una disminución de los ataques de la Bestia durante este período de reclusión, muestra según algunos autores, un vínculo entre la familia Chastel y la Bestia.[24]

El lobo Chazes[editar]

François Antoine durante la cacería de Chazes. Cuivre chez Maillet à Paris, sans date[25]

Durante la segunda quincena del mes de septiembre, entre 20 o 21, François Antoine es advertido de que un gran lobo, tal vez la bestia, anda merodeando cerca del bosque de las damas de la Abadía de Chazes, cerca de St. Julien-des-Chazes. A pesar de que la bestia nunca había estado en ese lado del río Allier, Antoine decide dirigirse allí. Rodearon el área del bosque de manzanos, con la ayuda de 40 tiradores de Langeac. Y fue él, François Antoine, el que elimina al animal, el cual se encontraba a 50 pasos de él. Él dispara y la bestia cae, se levanta y lo ataca. El guardia Rinchard, que estaba cerca, tira a su alrededor y derriba al animal. Según los escritos de François Antoine, este animal no era más que un lobo de gran tamaño que pesaría unas 130 libras. A continuación, lo transportaron a Saugues, en donde sería disecado por el Sr. Baker, un cirujano de la ciudad. Según el informe oficial, varios testigos confirmaron que este fue el animal que los atacó. Entre los testigos estaban Marie- Jeanne Valet y su hermana.[26]

Presentación del cadáver de la Bestia por François Antoine ante la corte del rey Luis XV. Chez Mandare[27]

Casi inmediatamente después de la redacción del informe judicial, Antoine de Beauterne, el hijo, carga del animal en su caballo para ir a París. Sin embargo, paso por Saint-Flour para mostrárselo al señor Montluc. Llegó a Clermont-Ferrand en la noche. Allá él hizo embalsamar el animal. El 27 de septiembre, Antoine de Beauterne dejó Clermont y con el animal llegó a Versalles el 1 de octubre. El animal fue expuesto en los jardines del Rey. Mientras tanto, François Antoine y sus guardabosques se quedaron en Auvernia y continuaron con la caza en los bosques y en los alrededores de la abadía real de Chazes, lugar en donde, una loba y sus cachorros habían sido reportados. El último de estos cachorros fue asesinado el 19 de octubre. François Antoine y aquellos que lo acompañaban salieron del país el 3 de noviembre.

Oficialmente, la Bestia de Gévaudan está muerta, asesinada por el porta – arcabuz del Rey, François Antoine. Poco importaban los eventos siguientes, igualmente el lobo de Chazes era reconocido como la Bestia. Esto se confirmó en 1770 cuando François Antoine fue visto, portando un lobo moribundo, que simbolizó la bestia[28] ·.[N 3]

Nuevos ataques[editar]

Grabado de la Bestia atacando a una mujer.[N 4]

El mes de noviembre se desarrolló, sin ningún ataque detectado. El pueblo comenzó a considerar que en realidad Antoine había acabado con el animal que había estado aterrorizando al país. En una carta fechada del 26 de noviembre, Lafont también indica al intendente de Languedoc: "No se oye hablar de nada en lo relacionado a la Bestia".[29] Pero pronto, los rumores comenzaban a relatar los ataques presuntamente cometidos por la Bestia entre Lorcières y Saugues. Estos ataques son esporádicos hasta principios de 1766, y tanto Lafont como la gente no sabían si atribuir estos males a la bestia o a los lobos. Sin embargo, el 1 de enero, el señor de Montluc, en una carta al intendente de Auvernia, parece convencido de que la bestia ha reaparecido.[30] Esto alerta al rey, pero él no quiere oír hablar de esta bestia, a la cual según su arcabuz, ya estaba muerta. A partir de ese momento, los periódicos comenzaron a dar informes de más ataques ocurridos en Gévaudan o al sur de la región de Auvernia.

El 24 de marzo, los administradores de Gévaudan se encontraban en la ciudad de Mende. Etienne Lafont y el joven marqués de Apcher (defensor de envenenar a los cadáveres de los perros y llevarlos a los pasajes habituales de la Bestia). Los ataques también se incrementaron durante el mes de marzo y los Señores del país, se dieron cuenta de que su salvación no provenía de la corte del rey. La bestia, parece que ya no había ganado tanto terreno como antes. En efecto, ella se fija en la región de las tres montañas: el Monte Mouchet, el monte y el Grand Mont Chauvet. Estos tres picos separados por unos 15 kilómetros el uno del otro. Las medidas adoptadas son ineficaces. Pese a que las pequeñas batidas estuvieron bien organizadas, esto fue en vano. La Bestia continuó sus ataques durante todo el año 1766. Sin embargo, parece que su procedimiento había cambiado un poco, era menos audaz y más cautelosa. En cualquier caso, eso es lo que se encuentra escrito en varias cartas, como las del cura de Lorcières, canónigo de Ollier, dirigidas al administrador Étienne Lafont.[31]

La Bestia de Chastel[editar]

Monumento en honor a Jean Chastel en su ciudad natal La Besseyre-Saint-Mary

A principios del año 1767, se siente una ligera pausa en los ataques.[32] Pero en primavera de este mismo año, los ataques recrudecen. La gente entre tanta incertidumbre no hacer otra cosa más que rezar. Mientras tanto los peregrinajes se multiplican, principalmente hacia Notre Dame de Beaulieu[N 5] y Notre Dame De Estours.[N 6] Un hecho conocido sucedió a principios del mes de junio, según la leyenda, Jean Chastel hizo bendecir tres esferas, que luego fueron fundidas en medallas para el sombrero de la Virgen María.[33]

El 18 de junio, se informa que el Marques de Apcher, había visto un día anterior a la bestia cerca de las parroquias de Nozeyrolles y Desges. La víctima, Jeanne Bastide de 19 años en la ciudad de Lesbinières.[7] El marques decide llevar a cabo un golpe en esta región, el monte Monte Mouchet en el bosque de la Ténazeire, el 19 de junio. Varios vecinos se ofrecen como voluntarios para acompañarlo, entre ellos Jean Chastel, un cazador de muy buena reputación.[32]

El último caso fue encontrado en un lugar conocido como sogne d'Auvers,[N 7] el animal fue visto en un cruce de caminos, y recibió un disparo en el hombro. Rápidamente, los perros del marques llegaron para tomar a la bestia.[32]

A partir del disparo, la leyenda[27] conserva el discurso de Pierre Pourcher que ha estado en su familia por generaciones: << Cuando llegó la bestia, Chastel recitó las Letanías de la Virgen María, las recordó muy bien, pero por un sentimiento de compasión y confianza con la Madre de Dios, el termina sus oraciones luego cierra su libro, guarda sus lentes en su bolsillo y toma el arma y mata en un instante a la bestia>>.[34]

Ocho días después de que Jean Chastel haya destruido a la bestia, según varios testimonios, el 25 de junio, un lobo fue sido visto con la bestia, el cual fue asesinado por Jean Terrisse, cazador del monseñor de Tour d'Auvergne.[32] Recibió cerca de 48 libras de gratificación.[35]

El destino de la Bestia[editar]

La Bestia es llevada al castillo de Besque, en Charraix, residencia del Marques de Apcher. El notario Marin establece un informe muy preciso de las dimensiones del animal. Los cirujanos de Saugues lo acompañan, el Panadero y sus hijos, junto con el médico[36] de Agulhon de la Mothe. La Bestia es disecada por el panadero y a su vez expuesta en el castillo de Besque. Al Marqués de Apcher no le molestaron los prodigiosos gastos hechos para recibir a la multitud que se dio cita para ver a la Bestia. Numerosos testimonios de víctimas atacadas también se inscribieron en el informe de Marin. La Bestia estuvo un largo tiempo en Besque (doce días[32] ). El Marques solicita a un sirviente llamado Gilbert que la lleve a Versalles para mostrársela al Rey. Enseguida, los escritos del cura Poucher confirman que Jean Chastel efectivamente fue de viaje. Mientras que, varios estudios durante el año 2010 a firman que el sirviente Gilbert efectivamente había llevado a la Bestia a París, pero no existen pruebas de que Chastel haya viajado igualmente[37] ·.[38]

Al llegar al castillo del rey, el animal esta en un estado de putrefacción avanzado. El Panadero había sido el encargado de vaciar las entrañas y reemplazarlas con paja. El trayecto y el calor no favorecieron a la conservación del cuerpo. En el momento en que Chastel (o Gilbert) pidieron una entrevista con el rey para presentarle a la Bestia, esta petición fue cancelada debido al estado del animal. Es entonces cuando Georges-Louis Leclerc de Buffon en persona decide examinar a la Bestia y concluye que se trataba de un lobo de gran tamaño.[32] Posteriormente, la Bestia es enterrada en un jardín del castillo sin nada para preservarla. No ha quedado rastro de lo que Buffon haya podido escribir sobre la bestia.[38] En una reunión efectuada el 9 de septiembre, los estados particulares de Gévaudan otorgaron a Jean Castel una modesta recompensa por el valor de 72 libras[32] ·.[34]

Complementos históricos[editar]

Ubicación[editar]

Mapa de Gévaudan y sus alrededores

La Bestia ha causado estragos principalmente en el país de Gévaudan, cuyos límites son esencialemente los mismos que los del departamento de Lozère. Igualemente, fue vista en Velay (Haute-Loire), Haute-Auvergne (Cantal), y Rouergue (Aveyron). Considerando la división administrativa de los años 2000, la Bestia ha cobrado cerca de 80 víctimas[39] en la región de Auvernia y más de 70 en Languedoc-Roussillon. A nivel de depertamentos, la Lozère es la más afectada con más de 70 víctimas, por delante de la Haute-Loire que acumulan más de 60. Los poblados de Saugues, Pinols y Malzieu son los que presentan mayor número de víctimas con 34, 23 y 22 personas respectivamente.[40]

Desde el punto de vista geográfico, la Bestia ha estado presente mayoritariamente en las montañas de Margreride, y en ciertas ocasiones en los montes de l'Aubrac. Primeramente, causó estragos al este de Gévaudan, hacia Langogne y el bosque de Mercoire, antes de migrar hacia Margeride y la zona de los Tres Montes: el monte Chauvet, Montgrand y el monte Mouchet.

En el siglo XVIII, el medio ambiente de Gévaudan estaba constituido por valles y montañas boscosas. Sin embargo existen en Margeride, numerosas turberas (también llamadas « sagnes» o « molières» ) lo que las hace díficil de mover. Es por eso que las ciudades se encontraban dispersas, y con infraestructura limitada para construir vías de acceso. En cuanto al clima, no era extraño que el invierno sea muy largo. De hecho, las primeras nevadas podían ya ocurrir en septiembre, y la temporada invernal podía durar hasta el mes de mayo.

Registro cronológico[editar]

Fecha Gévaudan o Auvergne Francia
1715 Fin de la guerra de los camisards Muerte de Luis XIV
25 de octubre 1722 - Fin de la Regencia, Luis XV alcanza la mayoría de edad.
1723 Gabriel-Florent de Choiseul-Beaupré se convierte en obispo de Mende -
1756 - 1763 - Guerra de los Siete Años
Abril - Mayo 1764 Primeros ataques de un animal salvaje -
30 de junio 1764 Jeanne Boulet es la primera víctima oficial de la Bestia -
15 de septiembre 1764 Comienzo de las cacerías de Duhamel -
2 de noviembre 1764 Duhamel se instala en Saint-Chély -
31 de diciembre 1764 Carta Pastoral del Obispo -
12 de enero 1765 La Lucha de Portefaix -
Marzo 1765 Llegada de Denneval -
8 de junio 1765 - François Antoine deja París por Gévaudan
22 de junio 1765 François Antoine se instala en Malzieu -
18 de julio 1765 Los Denneval dejan Gévaudan -
11 de agosto 1765 Lucha de Marie-Jeanne Valet -
16 de agosto 1765 Jean, Pierre y Antoine Chastel son encarcelados -
21 de septiembre 1765 El lobo de Chazes es abatido por François Antoine -
1 de octubre 1765 - Antoine de Beauterne presenta la Bestia al Rey
3 de noviembre 1765 François Antoine deja Gévaudan -
20 de diciembre 1765 - Muerte del delfín Luis de Francia
18 de junio 1767 Jean Chastel caza a la Bestia de Gévaudan enla sogne d'Auvers -

El Informe de Marin[editar]

El 20 de junio de 1767, después de que Jean Chastel haya dado muerte al animal, el notario real Roch Étienne Marin redacta el informe de autopsia de la Bestia realizado en el castillo de Besque, propiedad del Marques de Apcher, en la ciudad de Charraix (Haute-Loire). Este informe fue hallado en 1958, y ofrece cierta información sobre la naturaleza del animal.[41] Aquí se muestra una parte de las dimensiones (teniendo como referencia que un pie es igual a 32.4, una pulgada mide 27mm y una línea tiene 2.25mm).

Elemento Tamaño en pulgadas / pies Equivalente actual
Longitud de la raíz de la cola hasta la parte superior de la cabeza tres pies 99cm
Desde la parte superior de la cabeza hasta los ángulos de los ojos seis pulgadas 16.2cm
Ancho de una oreja a la otra siete pulgadas 18.9cm
Abertura de hocico siete pulgadas 18.9cm
Anchura horizontal del cuello ocho pulgadas, seis líneas 23cm
Anchura de hombros once pulgadas 29.7cm
Ancho de la base de la cola ocho pulgdas, seis líneas 23cm
Longitud de la cola ocho pulgadas 21.6cm
Diámetro de la cola tres pulgadas, seis líneas 9.5cm
Longitud de la oreja cuatro pulgadas, seis líneas 12.2cm
Anchura de la frente por debajo de las orejas seis pulgadas 16.2cm
Longitud del húmero ocho pulgadas, cuatro líneas 22.5cm
Longitud del antebrazo ocho pulgadas 21.6cm
Longitud de la mandíbula seis pulgadas 16.2cm
Ancho de la nariz una pulgada, seis líneas 4cm
Longitud de la lengua catorce pulgadas desde la raíz 37.9cm
Ancho de los ojos una pulgada, tres líneas 3.4cm
Grosor de la cabeza siete pulgadas 18.9cm
Patas traseras de la primera a la segunda articulación siete pulgadas, dos líneas 19.4cm
Desde la segunda a la tercera articulación hasta las garras diez pulgadas 27cm
Ancho de las patas cuatro pulgadas, seis líneas 12.2cm
Castaña en el extremo de la pata seis pulgadas 16.2cm

(la leyenda describe el peso del animal entre los 50 kg.[42] )

Además, este informe muestra detalles sobre las fauces del animal. Así se puede notar que la mandíbula superior tiene 14 dientes, 6 incisivos, 2 colmillos y 6 molares. La mandíbula inferior se compone de 22 dientes: 12 incisivos y 10 molares. Ésta fórmula dental no tiene equivocaciones: se trata de un cánido. Se incluyen también varios testimonios de personas que han visto al animal, así como también de heridas y cicatrices de las víctimas.

Estadísticas[editar]

Las estadísticas suelen variar según los autores y el periodo donde fueron escritos. Sin embargo, deben ser conocidas por varias razones. En primer lugar no hay evidencia de que todas las víctimas calificadas como oficiales sean realmente atribuidas a la Bestia. Las muertes de algunas personas pudieron ser atribuidas a la Bestia sin comprobación. Por otro lado, siguiendo una orden del obispo, en algunos registros de entierro no se incluyó información que indicara que el asesinato fue obra de la Bestia, porque de ser así eso era considerado como pecado. Del mismo modo, luego de la salida de François Antoine, las fuentes son menos frecuentes.

Las fuentes calificadas como oficiales indican que un poco más de 80 personas fueron asesinadas[43] ·.[44] Igualmente se informa de una treintena de personas heridas y otras cincuenta que fueron atacadas.[45]

Parece exacto el hecho de que la Bestia no registro muertes entre adultos varones, ni tampoco tenía preferencia entre mujeres y hombres.Sin embargo, atacó con más frecuencia a niños que a personas adultas.[44] En efecto, estos últimos fueron los que se encargaban de criar ganado en los pastizales y por lo tanto, eran los más expuestos a los ataques.

Características de la Bestia[editar]

Grabado del siglo XVIII, representando a la Bestia devorando a una mujer

Si la historia de la Bestia de Gévaudan continúa siendo contada después de los acontecimientos y su desaparición, es porque posee muchos misterios.

Principalmente, su naturaleza morfológica. De hecho, ninguno de los animales capturados por François Antoine o Jean Chastel fueron conservados. Si nos atenemos al informe de Marin, podría referirse a la descripción de un perro, pero de aspecto poco habitual.[46] De todas formas, muchos testigos que acostumbran ver lobos en sus campos, no reconocieron a este animal como un lobo, sino que lo denominaron directamente con el término bestia, "la bête" en lengua occitana.

En segundo lugar, muchos relatos sugieren una relativa invulnerabilidad de esta Bestia. La ineficacia de las armas alimentó la teoría de que la Bestia tenía una piel de jabalí como coraza, como los perros que fueron utilizados en la guerra a comienzos del siglo XIX. Muchos relatos indican que la Bestia fue herida por una o más balas disparadas por los cazadores de buena reputación, pero aun así continuaba de pie. Los testimonios atribuyen a la Bestia el poder de estar en varios lugares al mismo tiempo. Había sido vista en un intervalo de tiempo en varios lugares con varios kilometros de distancia entre uno y otro. Sin embargo, estas distancias pueden ser consideradas para un solo animal.

Dos características de la Bestia que llaman la atención son su familiaridad y su audacia. Un poco después de la salida de François Antoine, ya no parece alertarse ante la gente. Cuando la Bestia se encuentra con la resistencia de una víctima o de sus acompañantes, se aleja "40 pasos", a veces se sentaba por unos momentos, y si no era perseguida, atacaba. La Bestia podía o no alejarse de la escena del crimen. Muchas veces, las víctimas fueron atacadas en la ciudad[N 8] y la mayor parte de testigos indicaban que los ataques tuvieron lugar a plena luz del día.[47]

Por último la Bestia era muy agresiva y ágil.[48] Esta agresividad estaba caracterizada por el empeño que no siempre estaba impulsado por el hambre. Su agilidad se atribuye a la habilidad de saltar sobre las paredes, lo cual ningún perro normal puede hacer.

Aliados[editar]

La familia Chastel[editar]

Artículo anexo:Jean Chastel

La familia Chastel pasó a la historia por varias razones. En primer lugar, porque Jean Chastel fue la persona que mató a la Bestia de Gévaudan. Pero también porque varios autores acusaron a Chastel, incluyendo a Antoine, hijo de Jean, de haber domado y adiestrado a la Bestia. Jean Chastel vivía en un pueblo de La Besseyre-Saint-Mary, y era conocido con el sobrenombre "de la masca" que significaba "(hijo) de la bruja". Él sabía leer y escribir, lo demostraba firmando frecuentemente los registros. Con esas firmas consiguió su oficio. Aunque, era una persona trabajadora, también gustaba del cabaret y la cerveza.[49]

Dos hijos de Jean Chastel están relacionados con la historia de la Bestia: Antoine y Pierre. Fueron encarcelados al mismo tiempo que su padre en agosto de 1765. Desde allí el escribe los libros de Abel Chevalley y Henri Pourrat, mientras Antoine vivió en el bosque de la Ténazeyre no muy lejos de donde se escondía la Bestia, sin embargo este suceso no se cuenta en la leyenda, y no hay un escrito de esa época que lo afirme[49] ·.[50]

La familia de Morangiès[editar]

Escudo de armas de los Molette de Morangiès

La casa de la Molette de Morangiès es un pequeño señorío situado en Molette, hoy en dia conocido como el pueblo de Prévenchères. Por otra parte pertenecía a Garde-Guérin.[51] En 1410, Jean de Molette hereda el castillo y el señorío de Morangiès, cerca de Molette.[52] En 1608, François de Molette de Morangiès se casa con Marie de Louet de Calvission,[53] heredera del señorío de Saint-Alban.[N 9] El 31 de diciembre de 1726, Pierre-Charles de la Molette de Morangiès desposa a Loiuse-Claudine de Guérin de Châteauneuf-Randon de Tournel. Esta unión permite a los Morangiès adquirir la baronía de Tournel, y el derecho de entrada a los estados de la regiòn de Languedoc.

Se instala entonces en el castillo de Boy en Valdonnez, el cual posee una belleza notable.[54] En 1741 compró por más de 20 000 libras[55] una parte de la baronía de de Canilhac, pero igualmente los derechos de entrada a los estados de Gévaudan y Languedoc que en ese entonces estaban asociados. Luego hizo que transfirieran el título de propiedad a Saint-Alban por decisión real.[52]

Pierre-Charles de Molette se nombra Marqués de Morangiès, Conde de Saint-Alban, Baron y Señor de muchos lugares. En 1745 se disttinguió en la batalla de Fontenoy, cuando era mariscal de brigada. Estos hechos le permiten recibir la cruz de caballero de Saint-Louis y es nombrado teniente general. Luego fue llevado como prisionero en la Guerra de los Siete Años, y resulta afectado por la desgracia del mariscal Soubise después de la derrota de Rossbach. Se retira entonces a un hotel particular en París, antes de regresar a Saint-Alban. En 1765 el obispo de Mende le informa que el rey le devuelve su confianza.[52]

Tuvo cuatro hijos y dos hijas. Uno de ellos formó parte de la historia de la Bestia de Gévaudan, de trata de Jean-François-Charles, conde de Monrangiès. Nació el 22 de febrero de 1728 en el castillo de Boy. A sus 14 años, fue mosquetero del rey. Fue coronel del regimiento de infantería de Languedoc durante la batalla de Minorque en 1756. Entre otras cosas también fue nombrado gobernador de Minorque por el mariscal de Richelieu.[52] Permaneció allí hasta 1763. En 1753 contrajo matrimonio con Marie-Paule-Thérèse de Beauvilliers de Saint-Aignan, hija de un duque, con quien tuvo dos hijos.

La familia de Apchier[editar]

El Marqués de Apchier[N 10]

La baronía de Apchier es una de las ocho baronías de Gévaudan, las cuales daban derecho de entrada a los estados particulares de Gévaudan, e igualmente,[N 11] los alrededores de los estados de Languedoc. Esta baronía está situada, desde el siglo XX, entre Bes y Truyère; llega a obtener poder cuando Garin de Châteaunef-Randon, co-señor con su hermano Odilon de la baronía de Châteaunef-Randon, esposa de Alix de Apchier, heredera de la baronía.[56] El castillo principal de la baronía se encuentra ahora en el pueblo de Apcher, hoy conocida como el pueblo de Prunière en Lozère.

En 1638, la heredera de la baronía es Marguerite, esposa de François de Crussol, duque de Uzès. Su nieto, Charles de Crussol, vende la propiedad para pagar sus deudas.[56] Fue Pierre Bouniol, juez general del "condado de Apchier" quien compra la mayor parte de la baronía. Luego vuelve a venderla con el derecho de entrada a los estados de Gévaudan, entre 1717 y 1719 al Marques de Roquelaure, Emmanuel de Besuéjouls.[56]

En 1764, el Marques de Apcher es Jean-Joseph. Nació el 3 de junio de 1745 en el castillo de Besque. Es hijo de Joseph de Randon y Henriette de la Rochefoucauld. En 1765 tenía 20 años cuando poco a poco toma la deltantera en la caza contra la Bestia de Gévaudan. Fue él quien organizó el grupo de búsqueda del 19 de junio de 1767, donde Jean Chastel derrotó a la Bestia.

El Cuerpo Eclesiástico[editar]

Gabriel-Florent de Choiseul-Beaupré[editar]

Iglesia de Aumont-Aubrac

Gabriel-Florent de Choiseul-Beaupré fue obispo de Mende, y consecuentemente, conde de Gévaudan desde 1723. Proviene de la familia de Choiseul, y durante su episcopado sus primos César Gabriel de Choiseul-Praslin y Étiene François de Choiseul se ocuparon de puestos de alto rango[N 12] en el reino. Él buscaba continuamente cuidar de los habitantes de Gévaudan. Pero no dudó en criticar sus costumbres desde su mandato hasta la posteridad. Fue también él quien decidió retirar Saint Sévérien de la lista de obispados de Mende, lo cual es tomado por el cura Pourcher para describir a la Bestia como "el azote de Dios".

El padre Trocellier[editar]

El padre Trocellier, cura de Aumont-Aubrac, organizó numerosas batidas en su parroquia y más allá. Igualmente, fue testigo ocular de la Bestia, a la que había descrito en cartas de forma múltiple. Él escribió también que "... la Bestia se levanta sobre sus patas traseras, y en esta posición expone sus patas delantersas, por lo que consigue la estatura de un hombre promedio". Esta habilidad de pararse en dos patas evoca la idea de un mandril, para determinar a que animal corresponde la apariencia de la Bestia, escrita en una carta dirigida al fiducidiario Lafont. Él grabó sus impresiones en el registro parroquial y diseñó también un retrato de la Bestia.

El Cuerpo Administrativo[editar]

El conde de Saint-Florentin

Conde de San Florentin El señor Conde “ Louis Phélypeaux “ de San Florentin fue un ministro del rey II. Fue un interlocutor privilegiado de correspondencias entre los gentiles hombres de Gévaudan y la corte del rey.

Señor de l´Averdy Como el conde de San Florentin, Clemente de l´Averdy fue un ministro del rey, interventor general de finanzas e intervino en una correspondencia con Gévaudan.

Los Cazadores[editar]

Capitan Duhemel Jean Baptiste, Lois Francois Boulanger, señor de Duhamel, teniente del régimen de “Cambis “ a partir de 1747. En 1756 hasta 1758 vino de un regimiento de “Royal Roussillon Cavalerie”. Después estuvo encargado como ayuda superior del batallón del regimiento de voluntarios de Clermont-Price. En el año de 1758 es quien obtiene el grado de capitán. Él venía de un batallón de “Dragons “ en 1760. Los primeros ataques de la Bestia fueron en 1764, el comando sus tropas en la región de Langogne.

Señores Denneval Jean Charles marc Antoine Vaumesle d´Enneval, algunas veces nombrado Martin, nació en 1703, fue un gran jefe de lobos en Normandie desde 1703 a 1769. Él vino a Gevaudan con Jean Francois.

Antoine de Beauterne Francois Antoiné, nacido alrededor de 1695, fue portador arcabucero del rey Luis XV, teniente de cazas e inspector del bosque de la capitanía de San German en Laye. Fue igualmente un gran jefe de loberos del reino y caballero de la orden de San Luis. Vino con su tercer hijo, Robert Francois Antoine de Beauterne, que había nacido el 26 de junio de 1748, portador de arcabuz sucesor y guardia civil del rey. Ese fue el último que tuvo el nombre de tierra de” Beauterne” independientemente de cualquier heredero familiar. Ellos fueron asistentes, el guardia Lacoste, los guardias civiles de la capitania real de San Ferman Pélissier, « Régnault y Dumoulin», los guardias civiles en caballo de “Duc d´Orléans “ “ Lacour y Rinchard “ y los guardias de “Duc de Penthiévre”.

Teorías[editar]

La plaga de Dios[editar]

El término de “ fléau “ está empleado desde 1765 por monseñor de “Choiseul-Beaupré “ en su mandato: La plaga extraordinaria, es una plaga que no son partículas y que no porta con carácter sorprendente y si es visible de la cólera de Dios. La bestia no es un lobo, ni cualquier animal conocido, pero es una bestia única enviada por Dios para castigo a la gente de sus pecados. Esta teoría es de un lugar que considera como la primera historia de la Bestia, el cura “ Pierre Poucher “ nació en Mazet, cerca de “Julianges “, cura que estuvo en San Martín de Boubaux y estampo por si mismo los libros que escribió. Para él, esta plaga que fue enviada por Dios, principalmente a causa de la desaparición de “ Sévérien” de la lista de Obispos de Mende. “ Sévérien, quien había sido discípulo de “ Martiel de Limoges “ en mucho tiempo fue considerado como el evangelizador de Gevaudan en el transcurso del siglo III. Sin embargo, el pudo de esta hacer una buena o mala interpretación de textos quien hizo confundir a “Sévérien de Gabala “ en “ Syrie “ con Sévérien del país de Gabales. Por esta razón es que el obispo Gabriel Florent fue desclasificado de la lista de Obispos en 1763, poco después de los primeros ataques.

Uno o más lobos[editar]

Un lobo

Oficialmente, todos los animales callan en Gévaudan, por tanto los cazadores contra la bestia están todos los días con los lobos. Es todo un caso dice el señor de Buffon, a propósito del animal muerto o callado para François Antoine, como compañía para “Jean Chastel “. La teoría de lobos antropófagos evoca una familia de lobos desde los años 1960. Estos tres lobos, según el Obispo “Xavier Pic “, habían sido cazados por los hermanos Marlet de la Chaumette. “Jacques de Bayac” llegó a una conclusión similar, la misma posibilidad de la presencias de cuatro lobos. “Guy Crouzet “ y el canónigo “Felix Buffière “ son mucho menos precisos sobre su número, pero concluyen igualmente en la "culpabilidad" de lobos. La teoría de los lobos se basaría en que estarían sometidos a la bestia y contraerían la enfermedad de la rabia, que había provocado la muerte del animal en algunos meses.

Una de las primeras teorías, avanzó en el momento de los acontecimientos, que quien vio a la bestia la calificó de animal exótico. El contenido de la evocación en efecto fue: Una bestia feroz, desconocida en el ambiente. El animal con más frecuencia considerado sería la hiena que se escapó de la famosa feria de “Beaucaire”. “Guy Crouzet “ la evocó con prudencia, además que “ Gérard Mématory “ emitió la hipótesis de que esta hiena había estado acompañada, asociando al animal exótico con la intervención humana.

Para corroborar la hipótesis de la hiena es que ésta aparece en un pequeño fascículo que se publicó en 1819 y que lo vendió a un jardinero. Este fascículo evocó a una hiena traída de oriente: Un animal feroz e indomable, de la especie de los lobos. Habita en Egipto, recorrió las tumbas para arrancar los cadáveres, en el día ataca a los hombres, mujeres y niños, los devora. Lleva una melena sobre su espalda, como el tigre real. Ésta es de la misma especie que la que vieron en el gabinete de historia natural, y quien devoró en Gévaudan a una gran cantidad de personas.

Para bien de otros animales se describió como si fuera el glotón o mapache. La familia de felinos están en lugares diversos en que sean evocadas (ubicuidad): león, pantera, leopardo, un gran mono como el « babouin» o el mismo oso hormiguero.

Se basa en ciertas descripciones, cercanas a la “Criptozoologia”, en la que los ataques se vincularían con Menosiquios Mesonychia desaparecidos hacia el fin del Eoceno.

Teoría de un sádico loco[editar]

Una hiena

Es la teoría de un loco sádico aislado totalmente con presencia de un animal. Es el doctor “Puech “ profesor catedrático de la universidad de medicina de “Montpellier “ quien avanzo de este hipótesis en 1910., según él, los cadáveres abandonados por el sádico incriminado había estado carcomido por los lobos. Es la presencia de misterios recubiertos de piel de lobos quienes estuvieron entrenados por el miedo y la acusación de un tonto.

El término sádico, se relaciona en una escena de ciertos asesinatos, donde las cabezas fueron encontradas cortadas y los niños desnudos. Es decir fueron atacados por la bestia, muchos niños fueron encontrados desnudos, lejos de su vivienda, dispersos. Se puede hacer referencia, por ejemplo, a una carta de “ Lafont “ de Saint –Priest:

La madre, no es indicado no volver de nuevo, estuvo en este prado donde encontró los zuecos del niño sobre el camino. Se fue a informar a su marido que, con la gente del pueblo, corrió toda la noche para hacer investigaciones y se encontraron a la punta del día sus ropas en un campo con un pedazo de la camisa pero nunca pudo descubrir el cadáver. El 25 por noche, encontraron el cadáver que estaba totalmente desnudo

Las artimañas similares son descritas por “Antoine de Beauterne” en el proceso verbal regido el 9 de septiembre de 1765.

Una muchacha de 12 años fue hallada ayer por la noche, en la Vachèlerie de Paulhac, encontramos una parte de la prenda de vestir totalmente rasgado junto a ella un gran derramamiento de sangre. Más arriba se encontró una parte de sus enaguas totalmente deterioradas por los pliegues. Mucho más arriba, en el brezal, se encontró el cadáver de esta muchacha".

Esta hipótesis responde de igual forma sobre los muchos casos de decapitaciones. Según el autor Michael Louis: EDs una aberración de creer que un animal decapite a sus víctimas. Desde un punto de vista nutricional, la cabeza de un hombre no sería una de las partes más interesantes. Un total de 14 víctimas fueron encontradas. Entre estas, la Pequeña Agnés Mourgues:

El 21 de diciembre 1765, una muchacha de 11 años, Agnès Mourgues de Marcillac, fue degollada y devorada. Se encontró allí su ropa en pedazos y su pequeño cuerpo desnudo, como si ella acabase de nacer y terriblemente mutilada: la cabeza desatada en seis, el cuello, los hombros, el pecho devorados, así como la pantorrilla de una pierna".

Cabe recalcar que ningún escrito relata que un habitante de Gévaudan haya visto a la bestia decapitar una de sus víctimas. Según Gérard Ménatory, los casos de degollamiento humano por los animales existentes. Pero ningún caso de decapitación no se puede aun ser revelado. Ni la mandíbula de un lobo sería suficiente para hacer esto. Esta hipótesis tuvo una repetición pero no implica más que a uno, máximo dos personas.

Intervención humana o Complot[editar]

Su hijo Abel Chevalley y Henri Pourrat quienes popularizaron la teoría según la cual la bestia de Gévaudan es un animal que mato, acompañado de muchos humanos. Un noble descarriado de la región, Jean-François-Charles de Morangiès y un campesino solitario llamado Antoine Chastel, son las siguientes personas designadas como domadores. Abel vio la bestia una mañana y una hiena del África por Antoine, el último hijo que tuvo como cómplice. Para Henri es lo mismo quien adiestro a la bestia, cubierto por su padre, quien finalmente derribo al animal. Raymond-Francis Dubois va un poco más lejos de esta pista. En defensor de los lobos, el acusa a un perro. Este perro, fue adiestrado para la guerra como existía en el siglo XVI, estuvo cubierto de un blindaje. La piel de jabalí, muy recio o tupido y apretado, habría podido constituir una protección eficaz e incluye contra las batallas. Es ahí donde Antoine Chastel quien habría elevado y guiado a este animal, siguiendo órdenes de un noble país. Michel Louis fundador y director del parque zoológico de Amnévillem es participante de esta teoría. Para él, la raya negra constatada sobre la espalda de la bestia no corresponde a el pelaje de un lobo, sino por lo contrario, caracteriza a un jabalí. El revela que esta característica no se observó sobre el cadáver de distintos animales asesinados.

La teoría de un animal asesinado por la intensión de notables de la región estuvo repitiendo frecuentemente desde los años 1990 por las producciones literarias, BC, etc. Como en el “ Pacto de Lobos “, la ficción de Christophe Gans.

Uso moderno de la leyenda[editar]

Sitios turísticos[editar]

Monumento a la Bestia en Marvejols, obra de Auricoste.
Escultura de la Bestia de Gévaudan en Saugues
Escudo de armas del pueblo de Paulhac-en-Margeride, aprobada en el 2001, presenta dos Bestias de Gévaudan[N 13]

La región donde se castigo a la bestia, así como el de los alrededores, son pocos los que tienen miedo de la leyenda. Museos, estatuas y centros pedagógicos que hace la aparición.

  • Una escultura de la bestia en Saint-privat d´Allier.
  • El museo de la bestia en Gévaudan en Saugues. Este restituyo a los personajes en yeso y con efectos sonoros, la atmósfera de terror de la época de 1764 y 1767 en la región de Saugues.
  • Una estatua de madera se elaboró igualmente en el pueblo de Saugues, a la cual viene a añadirse diversas representaciones.
  • Una estatua que se encuentra en al pueblo Auvers. Ella representa el combate de Marie Jeanne Vallet contra la bestia y fue realizada por el escultor Philippe Kaeppelin. La inauguró en 1995, suscitando incluso una polémica con respecto al uso turístico de un animal que cometía tales crímenes.
  • Una estela a la memoria de Jean Chastel, el vencedor de la bestia se encontró en el pueblo de La Besseyre-Saint-Mary.
  • Una estatua de la bestia de Gévaudan tallado por Emmanuel Auricoste figura en Marvejols. La bestia jamás vino cerca de la ciudad.
  • En el 2010, la comunidad de Malzieu, inauguró una estatua representando la lucha de una aldeana contra la bestia.

Teatro[editar]

La historia de la bestia de Gévaudan fue adaptada en un teatro. Actuó de un segmento en tres actos de Jacques Audiberti, salió en 1936 se la nombró la bestia negra. La presentó en 1948 en París, Huchette y se renombró en la Fiesta negra. Los nombres históricos no se conservan. Esta obra presenta un luto entre los habitantes y aristócratas locales. . En el 2008 una nueva obra fue montada con el nombre de “ Es la bestia “ con Geneviève y Robert Sicard y una enfoque en escena de Patricia Capdeveille. Es una adopción de un libro de Laurent Fournier titulado la “Petite histoire des grands ravages d'une méchante bête “

Cine y Televisión[editar]

Muchas películas tomaron tomas de la historia o leyenda de la bestia de Gévaudan.

  • El pacto de los lobos, película de Christophe Gans (2001)
  • La bestia de Gévaudan, telenovela de Patrick Volson 2003.
  • El Gévaudan es mencionado en un debut de la película el Hombre lobo de Joe Johnston 2010.

Pero esta historia tiene por objeto muchos reportajes y otros documentales, como:

  • La bestia de Gévaudan, serie dramática “El tribunal del Imposible” difundida en 1967.
  • La bestia de Gévaudan, autopcia de un mito de David Teyssandier, 2002.
  • La bestia de Gévaudan, documental de 1970 de la televisión suiza.
  • ¿Cuál es el misterio de la Bestia de Gévaudan?, en la serie Secretos de Historia, documental de 2007-2008, Francia.
  • La bestia de Gévaudan, en la emisión de Europa, un pedazo de la historia, animada por Franck Ferrand como invitado Michel Louis, 2011.

También es mencionada en la serie de televisión Teen Wolf, en la que se explica que la historia tiene que ver con la familia de una de las protagonistas.

Literatura[editar]

El escritor escocés Robert Louis Stevenson atravesó Gévaudan en 1878, quien cuenta en su relato “ Voyage avec un âne dans les Cévennes”. El escribió así con respecto a la bestia: Era el país del siempre memorable animal, el Napoleón Bonaparte de los lobos.

La bestia volvió a partir de los años 1970, el personaje central de muchas bandadas resaltadas. Estas primeras apariciones son de un formato iguales a las anteriores, puesto que la revista “Héroic” en los numerales 23, el uno de junio de 1955, cuenta el resalto verídico de la bestia de Gévaudan. Entre 1970 y 1990, la bestia aparece en los diseños de COMES de Claude Auclair, junto a Pierre Christin, Enki Bilal. Ciertos autores de bandadas designados como Didier Convard, tentados de alejarse ligeramente de la historia dicha oficialmente.

En los años 2000, el dúo Adrien Pouchalsac y Jan Turek sacaron una trilogía, quien vio más cerca a la historia, lo cual no es lo mismo para sobre la bestia de Gévaudan para Jean Louis Pesch donde el secreto de Portefaix y el niño de Gévaudan de “ Cyrille Le Faou et Roger Lagrave “. Los novelistas de ficción son igualmente inspirados en la historia de la bestia para los recitales, como por ejemplo Gévaudan de Philippe Mignabal o el perro de Dios de Patrick Bard.

Juegos de video y música[editar]

La historia de la bestia de Gévaudan igualmente, sirvió de trama para un video juego que salió en 1985. Este videojuego fue desarrollado y editado por C.I.L ( Compañía Informática Lúdica). Se representa con su forma en un juego de aventura textual, sobre los micro-ordenadores. APPLE II. La historia representa la hipótesis según la Bestia que fue un hombre lobo. El jugador encarando a la bestia y debe encontrar un medio de curar el mal. Para muchos, el rapero francés “MC Solaare”, hizo en un abrir y cerrar de ojos a la bestia de Gévaudab en la canción CASH MONEY, sobre el álbum Mach 6. En esta canción quien evoca una mujer superficial y materialista, y él le dice que “Si lo ama, todo dormirá dentro y tendrás el collar en dinero de la bestia de Gévaudan.

Anexos[editar]

Se le atribuye la muerte de más de 130 campesinos, en su mayoría mujeres y niños, que fueron encontrados despedazados por los dientes de algún animal. En algunos casos las víctimas fueron encontradas decapitadas o partidas por la mitad, lo que demuestra la enorme violencia con la que fueron asesinadas. Son menores los casos de animales domésticos muertos por la Bestia, pues parece que ésta prefería la carne de los pastores a la de sus ganados.

Según el testimonio de uno de los capitanes de los dragones, logró ver cara a cara a la Bestia antes de que ésta consiguiese huir. Era tan grande como su propio caballo, pero pronto lo dejó atrás con facilidad, pues lo superaba ampliamente en velocidad y agilidad. Mientras huía, él y los hombres que le acompañaban descargaron varias decenas disparos contra ella que ni siquiera parecieron atravesar su piel.

El monstruo de Gévaudan.

El asunto de la Bestia de Gévaudan traspasó fronteras y llegó a considerarse un problema serio para el gobierno de Luis XV, entonces recién salido de la Guerra de los Siete Años. Las potencias extranjeras comentaban jocosas cómo el ejército francés podía pensar siquiera en la victoria si sus mejores tropas no eran capaces de capturar un "simple" lobo en mitad de su propio país. Pronto se retiraron de la zona a las autoridades locales por considerarlas inútiles, y se pescó a más de un cazador particular que ponía pistas falsas para despistar a los dragones y aspirar a cobrar la recompensa matando él mismo la Bestia. Se pusieron trampas y se rastreó el monte día y noche, pero la bestia siempre aparecía en otro lugar y continuaba su siniestra matanza.

El nerviosismo se apoderó de la población y estallaron disturbios. Se acusó públicamente a algunos vecinos de ser hombres lobo que se convertían por las noches en la bestia; otros se volvieron contra los gitanos, a los que acusaron de criar alguna bestia salvaje en su circo que había escapado al monte. Los sacerdotes predicaban contra el rey, responsable indirecto de la crisis, o decían que las víctimas eran jóvenes lascivas a las que Dios había enviado la Bestia como castigo. Incluso se llegó a poner en el punto de mira a un noble que había estado en África y criaba en los jardines de su palacio hienas, tigres, leones y perros de presa, acusándolo de cruzar los animales hasta dar con una bestia asesina e indestructible.

Fuese ella o no, lo cierto es que en 1767, con más de 130 muertes en la región, un campesino armado abatió en Gévaudan un lobo descomunal, más grande que cualquiera de los que se podían encontrar en Francia. Poco después se mató una loba también de gran tamaño. La leyenda cuenta que los responsables de las capturas emplearon balas de plata hechas tras fundir medallas de la Virgen María, algo que ha pasado posteriormente al imaginario colectivo como la única forma de matar un hombre-lobo. Al menos uno de los ejemplares fue llevado a París, donde llegó en un estado de putrefacción muy avanzado, lo que impidió disecarlo. Su esqueleto fue expuesto en el Museo Real de la ciudad hasta su destrucción en un incendio. A pesar de que el esqueleto se ha perdido, las descripciones parecen indicar que se trataba de una gran subespecie de lobo de los Alpes, extinta en el siglo XIX. La falta de animales grandes que estos lobos encontraron en su nuevo hogar les habrían impulsado a alimentarse de los humanos, fáciles de capturar y matar. Desde entonces, no se ha producido ningún ataque similar a los de la Bestia.

La posible identidad de la Bestia de Gévaudan[editar]

Ateniéndonos a las descripciones de la época (muy probablemente exageradas en cuanto al tamaño y cualidades de la bestia del Gévaudan), se pueden sacar varias conclusiones que nos pueden ayudar a la hora de establecer su identidad:

1) Parece cierto que un animal con características poco comunes fue capaz de atacar y matar a varias decenas de personas en la segunda mitad del siglo XVIII en los bosques de la región del Gévaudan. Las cifras varían, según las fuentes consultadas entre 70 y 140 muertes. Es probable que la cifra real de muertes se ajuste más a 70, si bien hay que tener en cuenta que se produjeron varias decenas de heridos.

2) El hecho de que la mayoría de víctimas mortales fueran mujeres y niños, algunas de las cuales presentaban signos evidentes de haber sufrido abusos sexuales antes o después de su muerte, hace creíble pensar que una o más personas, aprovechándose de las circunstancias, dieran rienda suelta a sus peores instintos, violando, asesinando y mutilando a varias de las víctimas atribuidas a la bestia. Los restos de estos crímenes, abandonados en los bosques no tardarían en ser localizados y devorados por animales que pudieron cargar con la culpa de la autoría de los hechos.

3) Es difícil averiguar la especie animal capaz de provocar tantas muertes ajustándonos a las descripciones de quienes lo avistaron. Dejando de un lado otras versiones acerca de posibles animales fantásticos y hombres-lobo, los candidatos más probables serían los siguientes:

a) Lobos: En 1764 en esa zona abundaban los lobos, que eran muy temidos, principalmente por toda la mitología asociada a ellos y por los ataques que realizaban al ganado doméstico. De hecho fueron cazados muchos ejemplares durante las numerosas batidas que se realizaron para tratar de acabar con la bestia. Uno de ellos, de un tamaño enorme, fue abatido por un habitante de la zona y tras ello parece ser que los ataques (o las informaciones sobre ellos) disminuyeron durante un breve período. Como las muertes continuaban y era un hecho difícil de silenciar, las partidas de caza volvieron a los bosques del Gévaudan, acabando con la vida de otro gran ejemplar de lobo que se dijo podría ser la pareja del anterior (las fuentes hablan de unas dimensiones de 1,80 m. desde la base de la cola hasta la punta del hocico y 65 kg de peso). Para añadirle más intriga a la historia, el esqueleto del animal abatido se conservó en un museo de París hasta 1830 cuando fue destruido por un incendio. Es muy improbable que un lobo solitario fuese capaz de realizar todos los ataques ya que no concuerda en absoluto con el comportamiento de la especie. Un grupo de lobos actuando coordinadamente sí serían capaces de realizar estos ataques, pero los testimonios coincidían en que se trataba de un sólo animal. Además, los humanos sólo en muy raras ocasiones han sido víctimas de los lobos. Sí se conocen casos bien documentados de otros animales causantes de decenas de muertes de personas en otros continentes, en los cuales ejemplares aislados (leones, tigres y leopardos) se han acostumbrado a cazar y devorar hombres ya que les resultaban presas muy fáciles de capturar. Se habla también de una supuesta subespecie de lobo extinta en el siglo XIX, de mayor tamaño y ferocidad que las actuales, como posible candidato. Este dato habría que tomarlo como poco fiable, aunque es cierto que en muchas especies de animales por diversos motivos surgen muy de vez en cuando individuos de mayor tamaño que la media habitual (así como también surgen otros de menor tamaño de lo habitual). En cualquier caso nunca estaríamos hablando de un animal del tamaño de una res y 500 kg. de peso, como aseguraban algunas de las descripciones de la época.

b) Especies exóticas: En el siglo XVIII en Europa, ya vivían en cautividad numerosas especies exóticas procedentes de todo el mundo, como leones, leopardos, tigres, hienas y pumas. Cualquiera de estos animales escapado de su cautiverio podría adaptarse a vivir en libertad en una zona boscosa con recursos suficientes para proporcionarles alimento y cobijo. Algunas de las descripciones del animal dicen que tenía un gran tamaño, pelaje de color rojizo, con una cresta de pelo en el dorso y varias franjas verticales más oscuras en la parte posterior del cuerpo. Esta descripción podría adecuarse a primera vista a una hiena rayada, y de hecho varios autores contemporáneos y posteriores a los sucesos apuntaron a este animal como probable causante aunque si bien este animal puede tener un comportamiento agresivo en ocasiones, no es plausible que ataque y devore a decenas de personas. Otro tanto podría decirse del tilacino o lobo marsupial de Tasmania, con el cual se ajustan varias de las descripciones: hocico alargado, grandes fauces, capacidad de dar grandes saltos y cuartos traseros atigrados. Este animal (presuntamente extinto a mediados del siglo XX) ya era conocido a finales del siglo XVIII por los colonos de Australia y Tasmania (y por los aborígenes desde mucho antes), aunque la posibilidad de que hubiera en Europa algún ejemplar en 1764 traído por algún barco desde las antípodas, se antoja muy remota. Tampoco el tamaño y su supuesta ferocidad se ajustan a esta especie. Hay ejemplares de tigres cuyas típicas rayas verticales están casi limitadas a sus cuartos traseros y desde luego un tigre es perfectamente capaz de llevar a cabo la mayoría de actos supuestamente cometidos por la bestia del Gévaudan. Tendríamos, por tanto, en un tigre escapado de cautividad como posible (aunque improbable) candidato a ser nuestra misteriosa bestia.

c) Híbridos: Algo más probable en esa zona sería un híbrido producido entre un perro y un lobo o entre dos razas grandes de perro. Son relativamente frecuentes y conocidos los casos de cruces fortuitos entre perros y lobos, ya que comparten un material genético prácticamente idéntico y pueden generar descendencia con capacidad reproductora. Sería muy interesante ver el resultado del cruce entre un lobo y una especie de perro de gran tamaño (un mastín o un alano por ejemplo) bien fuera domesticado o asilvestrado. Por otro lado, las peleas organizadas entre perros de presa entrenados para la lucha y otros animales (osos, lobos, tejones, etc...) ya eran habituales en toda Europa desde hacía varios siglos. Esos perros utilizados para batidas de caza y peleas, muchas veces eran cubiertos parcialmente por sus dueños con protecciones de cuero y metal para evitar las heridas que les pudieran producir sus potenciales presas. Este hecho, también podría explicar, al menos en parte, el extraño aspecto de la bestia ante los ojos de los testigos, si bien, es probable que alguno de ellos reconociera tales protecciones. No sería difícil imaginar lo que podría hacer un híbrido de las especies antes mencionadas abandonado en una zona habitada y teniendo que subsistir por sus propios medios. Por todo ello, esta última es la posibilidad que parece más aceptable, teniendo en cuenta los datos que se poseen y las descripciones de los testigos.

Otros casos similares[editar]

Los ataques ocurridos en Gévaudan no fueron casos aislados. Un siglo antes, en 1693, ocurrieron ataques similares en Benais, donde hubo cerca de 100 víctimas, la mayoría mujeres y niños. La bestia responsable fue descrita de forma muy similar a la de Gévaudan. Durante los sucesos de Gévaudan fue vista una bestia el 4 de agosto de 1767 en Sarlat, una región con cuevas prehistóricas situada cerca de Gévaudan. Cuatro décadas después, entre 1809 y 1813, hubo más ataques en Vivaris, donde hubo al menos 21 víctimas (niños y adolescentes). Entre 1875 y 1879, hubo más ataques en L'Indre. Todos estos ataques ocurrieron en periodos de 4 años. Existen informes de ataques por parte de criaturas similares hasta 1954.

Cine[editar]

El pacto de los lobos[editar]

En 2001, el director francés Christophe Gans llevó la historia de la Bestia a la gran pantalla en la película El pacto de los lobos. En ella, los actores Samuel Le Bihan y Mark Dacascos interpretan respectivamente al botánico y ex-soldado Grégoire de Fronsac y su ayudante indio Mani, contratados por la corona francesa para documentar científicamente la verdadera naturaleza de la Bestia de Gévaudan y abatirla. Jugando con los hechos reales y las invenciones para el guion, Gans postula la posibilidad de que los grandes lobos muertos en 1767 no fuesen de verdad la Bestia, sino que estas capturas fuesen un fraude cometido por el propio Luis XV para acabar con el problema de cara a la galería.

Según la película, el verdadero responsable sería realmente una bestia entrenada desde la infancia por el noble Jean-François de Morangias, destacado durante unos meses en Senegal y que a la vuelta se había traído una camada de cachorros de lupus alimonatis (en realidad león, solo que en la película esto no es específico) tras matar a su madre. Morangias, miembro de una sociedad secreta tradicionalista llamada El Pacto de los Lobos, con importantes miembros en la nobleza local y la Iglesia, pretendía con ello socavar el prestigio de la Corona y causar la caída del rey, acusado de ser demasiado moderno por los estamentos tradicionales.

Referencias[editar]

  1. Cette gravure date du début 1765, avant la prime de 9000 livres accordée par Louis XVI. La légende complète est la suivante : « Figure du Monstre qui désole le Gévaudan. Cette Bête est de la taille d'un jeune Taureau elle attaque de préférence les Femmes, et les Enfans, elle boit leur Sang, leur coupe la Tête et l'emporte. Il est promis 2700lt à qui tuerait cet animal»
  2. La signature porte : AF Alençon 1765
  3. Jean-Marc Moriceau (2007). Histoire du méchant loup, 3000 attaques sur l'homme en France XVe - XXe siècle. Fayard. p. 124. 
  4. a b Michel Louis, La Bête du Gévaudan, édition 2006, partie I, chapitre 2
  5. Acte visible sur le site des AD07, commune de Saint-Étienne-de-Lugdares, types d'acte: baptêmes, mariages et sépultures datés de 1757 à 1780, page 113 ((en francés) actes en ligne)
  6. François Fabre, La bête du Gévaudan, édition complétée par Jean Richard, édition De Borée, 2006, Chapitre premier, p.1
  7. a b c François Fabre, La bête du Gévaudan, édition complétée par Jean Richard, édition De Borée, 2006, Annexes: tableau des victimes de la Bête
  8. a b c Michel Louis, La Bête du Gévaudan, édition 2006, partie I, chapitre 3
  9. (,)
  10. (,)
  11. Exemple avec l'extrait du registre paroissial de Rieutort-de-Randon, et l'acte d'inhumation de Jeanne Bonnet le 26 décembre 1764
  12. Bible de Saci traduit du vulgate, Deutéronome, chap. XXXII, verset 24 [1]
  13. François Fabre, La bête du Gévaudan, édition complétée par Jean Richard, édition De Borée, 2006, table des illustrations
  14. (en francés) Récit de l'histoire
  15. (en francés) Récapitulatif des faits
  16. a b Michel Louis, La Bête du Gévaudan, édition 2006, partie I, chapitre 5
  17. (en francés) Récit complet du combat de Jeanne Jouve
  18. (,)
  19. Plantilla:Buffière, tome II, p. 1151
  20. (,)
  21. a b Plantilla:Buffière, tome II, p. 1162
  22. a b Plantilla:Buffière, tome II, p. 1163
  23. Plantilla:Buffière, tome II, p. 1164
  24. Éric Mazel, Pierre-Yves Garcin, La Bête du Gévaudan à travers 250 ans d'images, p. 47
  25. Éric Mazel, Pierre-Yves Garcin, La Bête du Gévaudan à travers 250 ans d'images, pp. 48-49
  26. Michel Louis, La Bête du Gévaudan, édition 2006, partie I, chapitre 7
  27. a b Éric Mazel, Pierre-Yves Garcin, La Bête du Gévaudan à travers 250 ans d'images, p. 65
  28. Éric Mazel, Pierre-Yves Garcin, La Bête du Gévaudan à travers 250 ans d'images, p. 132
  29. Plantilla:Buffière, tome II, p. 1167
  30. Michel Louis, La Bête du Gévaudan, édition 2006, partie I,chapitre 8
  31. François Fabre, La bête du Gévaudan, édition complétée par Jean Richard, édition De Borée, 2006, chapitre XVII
  32. a b c d e f g François Fabre, La bête du Gévaudan, édition complétée par Jean Richard, édition De Borée, 2006, chapitre XX
  33. Plantilla:Buffière, tome II, p. 1169
  34. a b (,)
  35. Pierre Cubizolles, Loups-garous en Gévaudan: le martyre des innocents, 1995, p. 101
  36. Plantilla:Buffière, tome II, p. 1172.
  37. Massif Central Magasine, numéro 98, avril-mai-juin 2011 p.26
  38. a b (en francés) PDF La Gazette de la Bête #11, décembre 2010
  39. El término "víctima" agrupa a las personas que hayan sido heridas, asesinadas o simplemente atacadas por la Bestia. Los datos son cálculos aproximados según la información presentada por Jean Richard en el libro de François Fabre.
  40. François Fabre, La bête du Gévaudan, édition complétée par Jean Richard, édition De Borée, 2006, Annexes complétées
  41. (en francés) Transcription du rapport Marin
  42. (en francés) PDF La deuxième mort de la Bête du Gévaudan, Franz Julien, p.3
  43. François Fabre, La bête du Gévaudan, édition complétée par Jean Richard, édition De Borée, 2006, Annexes: personnes tuées par la Bête
  44. a b (en francés) Études statistiques par Phil Barnson, d'après Alain Bonet
  45. François Fabre, La bête du Gévaudan, édition complétée par Jean Richard, édition De Borée, 2006, Annexes: Les personnes blessées ou attaquées
  46. Michel Louis, La Bête du Gévaudan, édition 2006, partie II, chapitre 4
  47. Michel Louis, La Bête du Gévaudan, édition 2006, partie II, chapitre 2: Une Bête bien familière
  48. Éric Mazel, Pierre-Yves Garcin, La Bête du Gévaudan à travers 250 ans d'images, p. 76
  49. a b (en francés) Famille Chastel sur labetedugevaudan.com
  50. Plantilla:Buffière, tome II, pp. 1181-1183
  51. Vicomte Marie Henri François Charles de Lescure, Armorial du Gévaudan, 1929
  52. a b c d (en francés) PDF En marge de la Bête du Gévaudan, défense et illustration du comte de Morangiès, étude menée par Serge Colin
  53. Plantilla:Buffière, tome I, p. 398
  54. Plantilla:Buffière, tome I, p. 366
  55. X. Salomon, Les barons de Canilhac, Païs, janvier-mai 1960
  56. a b c Plantilla:Buffière, tome I, p. 385

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]


Error en la cita: Existen etiquetas <ref> para un grupo llamado «N», pero no se encontró la etiqueta <references group="N"/> correspondiente, o falta la etiqueta </ref> de cierre