Benkos Biohó

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Estatua de Benkos Biohó ubicada en San Basilio de Palenque.

Benkos Biohó, también conocido como Domingo Biohó, fue un líder de esclavos cimarrones en Colombia durante el siglo XVII.

Biografía[editar]

Nació en la región de Biohó (Guinea Bissau, África Occidental), donde ejerció como rey hasta el día en que fue convertido en esclavo al ser secuestrado por el traficante portugués Pedro Gómez Reynel, vendido al comerciante Juan de Palacios y revendido por este como esclavo al español Alonso del Campo en 1596, en Cartagena de Indias.

Huida y organización[editar]

Fue colocado como boga en el río Magdalena y la embarcación donde viajaba se hundió y él aprovechó para huir. Lo recapturaron, pero en 1599 escapó nuevamente y se internó en los terrenos cenagosos alejándose hacia el suroriente de Cartagena. Organizó un ejército que logró dominar todas los Montes de María. También conformó una red de inteligencia que le daba información sobre los sucesos que acontecían en la ciudad y organizaba las fugas de más esclavos cimarrones hacia el territorio liberado, palenque o quilombo. Era llamado rey de Arcabuco. El nombre Benko corresponde a un lugar al oriente del río Senegal.

Tratado de paz[editar]

Como no pudo derrotar a los cimarrones, el Gobernador de Cartagena Gerónimo de Suazo y Casasola ofreció el 18 de julio de 1605 un tratado de paz a Benkos Biohó, reconociendo la autonomía del Palenque de la Matuna y aceptando que Biohó entrara a la ciudad armado y vestido a la española, en tanto que el palenque se comprometían a no recibir más cimarrones ni a estimular nuevas fugas ni a usar título de rey.

Ejecución[editar]

La paz sólo se concretó en 1612 bajo la gobernación de Diego Fernández de Velasco. El tratado fue violado por los españoles en 1619 cuando andando descuidadamente, Biohó fue sorprendido por la guardia de la muralla y apresado: lo ahorcaron y descuartizaron el 29 de marzo de 1621. El gobernador García Girón que ordenó la ejecución, argumentó amargamente que era peligroso el respeto que Biohó generaba en la población y que «con embustes y encantos se lleva tras de sí a todas las naciones de Guinea que hay en la ciudad».

Antes de ser ejecutado dijo que él era lo que muchos no podían: un guerrero.

Legado[editar]

Para finales del siglo XVII, en la zona de los Montes de María había más de 600 cimarrones, bajo el mando de Domingo Padilla, que reclamaba para sí el título de capitán mientras su esposa Juana adoptaba el de virreina, y se opusieron con éxito a los intentos de soberanía de las autoridades coloniales.

Ubicación[editar]

Se publicó en España[1] un estudio sobre los palenques de negros en Cartagena de Indias a fines del siglo XVII, delimitándolos en tres áreas geográficas:

  • los del norte en la sierra de Luruaco compuestos por negros criollos y conocidos con los nombres de Betancur y Matubere;
  • los del centro en los Montes de María, con gentes de larga trayectoria cimarrona, organizadas en cuatro palenques, aunque solamente se mencionan dos de ellos, el de San Miguel y el del Arenal;
  • los del sur en la serranía de San Lucas, entre los ríos Magdalena y Nechí, conocidos como los palenques de Norosí y Cimarrón, formados por negros criollos.

Palenque de San Basilio[editar]

El después llamado Palenque de San Basilio fue un símbolo de independencia para los esclavos fugitivos, convirtiéndose en el primer Pueblo Libre de América, por decreto Real del Rey de España del año 1713. Allí se habla hasta hoy una lengua propia proveniente del portugués antiguo, incluyendo palabras de lenguas africanas. Los africanos capturados hablaban en diferentes lenguas y en el barco de traficantes, para poder comunicarse, aprendían la lengua de sus captores portugueses. Al fugarse aun no había aprendido el castellano y llegaban al palenque a hablar en portugués.

El Palenque de San Basilio fue declarado en 2005 como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, por la Unesco. A unos 50 kilómetros al oriente de Cartagena, sobre cerros de valor estratégico que eran usados como puestos de vigías, todavía se oyen los nombres de los palenques vecinos: Sincerín, Mahates, Gambote.

Referencias[editar]

  1. La historiadora María del Carmen Borrego Pla, utilizando dos legajos del Archivo de Indias

http://www.youtube.com/watch?feature=endscreen&NR=1&v=i7uS7DxBcyg