Belenismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Portal de belén a tamaño real que se representa en el patio del Palacio de Narros (Zarauz) todas las Navidades
Nacimiento al estilo napolitano.

Belenismo o construcción de belenes (también llamados nacimientos, misterios, pesebres, portales o pasitos en los diferentes países y regiones de habla hispana),[1] es la representación plástica del nacimiento de Jesucristo, que se suele exponer durante las fiestas de Navidad en hogares, iglesias, comercios, etc. La construcción y exhibición de belenes forma parte de la liturgia navideña en muchas partes del mundo, especialmente en la tradición católica.

Historia[editar]

La primera celebración navideña en la que se montó un belén para la conmemoración del nacimiento de Jesucristo fue en la Nochebuena de 1223, realizado por San Francisco de Asís, en una cueva próxima a la ermita de Greccio (Italia). La escena del nacimiento de Cristo no fue representada con figuritas y miniaturas de objetos cotidianos, como hacemos actualmente,[2] ni con personas, aunque para la ocasión San Francisco sí utilizó animales. Se celebró la misa nocturna acompañada de una representación simbólica de la escena del nacimiento, mediante un pesebre (sin niño) con el buey y la mula, basándose en la tradición cristiana y los Evangelios apócrifos, así como en la lectura de Isaías: "Conoce el buey a su dueño, y el asno el pesebre de su amo. Israel no conoce, mi pueblo no discierne" (Is. 1,3). Estos animales ya aparecen en el pesebre del siglo IV, descubierto en las catacumbas de la Basílica de San Sebastián de Roma, en el año 1877. Cuenta San Buenaventura en su "Legende de Santi Francisci" que tras celebrar la misa el sacerdote sobre el pesebre[3] (utilizándolo como altar), San Franciso cantó el Evangelio y realizó la predicación sobre el nacimiento de Cristo, hijo de Dios, en circunstancias tan humildes como las que en aquel momento se reproducían (es decir, en una fría noche de invierno, en el interior de una cueva, resguardado en el lugar donde comían los animales que, junto al Niño, lo calentaban con su aliento, causando una enorme emoción entre los asistentes, de tal forma que el señor del lugar, Juan de Greccio "aseguró que vio un hermoso niño dormido en el pesebre, que el padre Francisco cogió en sus brazos y lo hizo dormir"[4] Se supone que tras esta primera ocasión, que más que un belén puede asimilarse a un drama litúrgico[5] se fue popularizando la instalación de belenes en las iglesias durante la Navidad, con figuras de terracota, cera o madera en vez de seres vivos.

Giotto, la institución del belén en Greccio

Antes de la celebración de Greccio existen muchos antecedentes de representación plástica del nacimiento de Jesús, tanto en las Catacumbas romanas (lo que da idea de su relación con el cristianismo primitivo)[6] como en las iglesias y otros lugares relacionados con el culto religioso cristiano. Los antropólogos e historiadores relacionan directamente las figuras del belén con diferentes objetos de culto de formas antropomórficas y animales, desde las Venus prehistóricas[7] hasta las pequeñas esculturas griegas llamadas tanagras,[8] pero muy especialmente por el culto romano a los dioses del hogar (lares) que se realizaba también mediante pequeñas esculturas con forma humana y que se custodiaban en el larario[9]

En todo caso, a partir del siglo XIV, (fundamentalmente a través de los monjes franciscanos, cuya regla consistente en estricta pobreza, humildad, sencillez y cercanía al pueblo -frente a órdenes más ricas, "aristocráticas" y cercanas al poder político- se avenía muy bien con el humilde nacimiento del Mesías, por lo que usaron su representación como elemento de predicación, considerándose por tanto el pesebre un invento franciscano, cultivado especialmente por éstos y por sus las restantes órdenes franciscanas, como las clarisas y los capuchinos) el montaje de los belenes por Navidad se consolidó como tradición en la península itálica y fue pasando al resto de Europa, al principio como práctica eclesiástica, posteriormente aristocrática y finalmente popular. Sucedió de esta forma en España, ya que cuando a mediados del siglo XVIII el rey de Carlos VII de Nápoles pasó a ser rey de España, promovió la difusión de los nacimientos entre la aristocracia española, llegando posteriormente a la práctica popular en la toda España y en América.[10]

En el siglo XVIII en América, tras la disolución por decreto papal de la orden de los jesuitas, los franciscanos ocuparon su lugar y usaron los belenes como método de evangelización. Allí son habitualmente anacrónicos, ya que incluyen animales y plantas americanas, que en Palestina no se conocían en tiempos de Jesús, como los guajolotes, magüeyes y nopales; pero que recuerdan el carácter rural de la escena. Esta peculiaridad se debe también a que en la parte latinoamericana situada en el Hemisferio Sur del planeta, en Navidad no se celebra el solsticio de invierno, sino el del verano, por lo que el clima y los productos agrícolas sudamericanos son muy diferentes a los europeos y palestinos[11]

Los países belenistas son, en Europa: España, Portugal, Francia, Italia, Alemania, Austria, Hungría, Chequia, Eslovaquia y Polonia; asimismo son construidos en toda Latinoamérica y en la actualidad en los Estados Unidos. La tradición de las iglesias protestantes no es aficionada al belén, por su origen iconoclasta.

A partir del siglo XV se generalizó la costumbre del belén. En 1465, en el Renacimiento, se fundó en París la primera empresa fabricante de figuras de belén. En Alcorcón se creó el primer taller belenista peninsular en 1471, y tenía influencias de Inglaterra que no llegaron al taller belenista hasta 1501. El tercer en producir figuritas belenistas fue la República de Siena en 1475, de estilo renacentista. El cuarto país en crear figuritas belenistas fue Portugal en 1479, la primera fábrica, que se encontraba en Lisboa, fue quemada por los martinistas en 1835. Cuando Inglaterra adoptó el anglicanismo, las figuritas belenistas fueron quemadas, y debido al rechazo a los íconos, en 1601 se hizo un decreto, la "Bethelem Ban", y quien no lo cumpliera sería condenado a muerte; en el siglo XIX con la consolidación de la tolerancia religiosa, se levantó esa condena. La popular "Fira de Santa Llúcia" de Barcelona, de venta de figuras y objetos para el belén, existe por lo menos desde 1786. Cataluña, Murcia y Madrid, durante el siglo XX, eran centros donde se fabricaron más de cuatrocientos millones de figuras de belén. En la actualidad existen numerosos talleres artesanales en Cataluña, Murcia, Andalucía y algunos otros en el resto de España que continúan haciendo figuras, que son conocidas y apreciadas en todo el mundo.

Es interesante destacar, que en la ciudad Patrimonio de la Humanidad de San Cristóbal de La Laguna en la isla de Tenerife en España, es de donde primero se tiene constancia en este país, de que se expuso de forma pública en una casa particular y fuera de lo que es un templo, un Portal de Belén para disfrute de todos los vecinos. Ocurrió en el siglo XVII en el domicilio de la familia Lercaro en la calle San Agustín de este municipio, edificio que hoy alberga el Museo de Historia tinerfeño y en el que se conserva este precioso Belén procedente de Génova en Italia que se muestra a sus visitantes.[12] Asimismo, fue el santo tinerfeño Pedro de San José Betancur, fundador de la Orden Betlemita y también en el siglo XVII, uno de los principales precursores del Belenismo en las tierras americanas descubiertas por los españoles.[13]

En el siglo XIX apareció el arte (o afición artesana) del belenismo, que en general se practica a través de Asociaciones Belenistas, la primera de las cuales fue la de Wenns (Tirol, Austria) en 1860;[14] aunque se cree que en Barcelona ya existía una asociación belenista anterior a esta fecha, su creación oficial es en 1863;[15] en todo caso, y puesto que la asociación de Wens desapareció al cabo de un año de su fundación, la barcelonesa es la asociación con actividad en la actualidad más antigua del mundo. La asociación internacional es la Universalis Foederatio Praesepistica (UN-FOE-PRAE), fundada en Barcelona en 1952 y sede actual en Roma (Italia).

Características y clasificación[editar]

Belén de tipo abierto y estilo popular, de sobremesa, figuras bíblicas de madera, Alemania

El Segundo Congreso belenista internacional, celebrado en Roma en 1955 por la UN-FOE-PRAE, aprobó como la definición de belén la aportada por el folklorista catalán Joan Amades: "Entendemos por pesebre (o belén) la representación plástica y objetiva del nacimiento de Jesús mediante la disposición de un país visto de manera panorámica, en el que se sitúa una diversidad de figuras móviles que se pueden mover y alterar de sitio a gusto del que hace el pesebre. Toda otra figuración del nacimiento del Mesías, representada en pintura, vidriería, bajo relieve o cualquier otra manifestación artística que no reúna las condiciones indicadas, no puede ser considerada como pesebre", a lo que añadió el historiador Josep Maria Garrut "el pesebre se destruye después de cumplir su misión".[16] Veremos cómo esta definición "idealista" no acaba de ajustarse a la práctica popular.

Diorama artístico de gran tamaño, figuras bíblicas en paisaje catalán, Francesc Romagosa, Barcelona, 1997

El belén representa por lo general a Jesús, María y José en un pesebre, o según otras tradiciones, en un establo, granero o cueva, donde, según Lucas 2,7, nació el niño. La tradición los acompaña de una mula y un buey, según el relato de los Evangelios apócrifos y del texto del libro del profeta Isaías y del Habacuc.

Puede incluir además representaciones de los pastores reunidos para adorar al recién nacido, de los tres Reyes Magos con sus ofrendas, de ángeles y de la estrella de Belén. Pero además de estas escenas, se acostumbran a incluir otras, relacionadas con toda la historia del nacimiento de Jesús, como son la Anunciación del Ángel a la Virgen María, la Visitación de María (embarazada) a su prima Santa Isabel (embarazada a su vez de Juan Bautista), la infructuosa Búsqueda de Posada de José y María en Belén, la Matanza de los Inocentes por Herodes y la Huida a Egipto de la Sagrada Familia, e incluso otras menos relevantes como el Sueño de José, la visita de los Reyes Magos a Herodes, los esponsales de José y María, la Presentación de Jesús en el Templo y el Taller de Nazaret de José, carpintero. Las escenas de más carga religiosa, y fundamentalmente la Natividad, son llamados Misterios.

350 Belén típico de Cracovia, Polonia

Pero en muchos países tienen una tradición propia de escenas belenísticas, como por ejemplo: en Cataluña se representan escenas típicas de la Navidad contemporánea, como la ceremonia de montar el pesebre, la Misa del Gallo, el "caga tió" (juego para hacer a los niños los regalos navideños) o la reunión de toda la familia en "Per Nadal, cada ovella al seu corral" (en Navidad, cada oveja en su casa); los pesebres alemanes pueden representar toda la vida de Cristo, incluyendo nacimiento, predicación, Pasión y Resurrección; y en la Provenza francesa se representa todo un pueblo más o menos contemporáneo y sus personajes (los santons), manteniéndose a veces montado todo el año y poniendo la escena de la Natividad solamente en las fechas navideñas tradicionales.[17]

Generalmente el Nacimiento se monta antes de Navidad, tradicionalmente el 8 de diciembre, coincidiendo con la fiesta de la Inmaculada Concepción, y se conserva armado hasta el 2 de febrero, fecha de la presentación de Jesús en el Templo y fiesta católica de la Candelaria. En algunos lugares es costumbre que partir de la fiesta de la Epifanía, el 6 de enero, se añadan las figuras de los Reyes Magos en adoración, que mientras tanto han sido desplazados por el paisaje del Belén.

La variedad de los tipos de belenes es enorme, dado que cada país y cada región, hasta cada belenista, tiene su modelo y estilo propio. Sin embargo, podemos proponer algunas clasificaciones básicas:

350 Belén alemán "de escaparate"
Belén mecánico con movimiento de estilo artístico, figuras bíblicas movibles, Alemania
  • La principal es según la presentación del montaje:
    • Abiertos o panorámicos, que son los visibles al menos por tres de sus caras o lados, situados más bajos que el punto de vista del espectador, sin estar rematados por celaje alguno, ni techo ni armazón que lo cierre, sino, en todo caso, por un telón liso de fondo.
    • Cerrados los dotados de un cerramiento exterior (cajón, estructura metálica o de madera, cortinajes, etc.), que encierran el belén dejando como única vista un frente, a través de una embocadura, donde vemos todo como un paisaje cerrado provisto de perspectiva, como en un teatro, y cuyo realismo supera con mucho a los belenes abiertos. Se acostumbran a denominar dioramas artísticos. Una variedad muy importante del belén cerrado, que no es diorama, es el de escaparate o caja, más estrecho que un diorama, tiene varias caras o lados de vidrio que permite ver su interior y a veces puede estar concebido como un retablo que se cierra; su contenido es reducido y ligero para ser manejable y portátil y normalmente solamente representa la Navidad, su característica más singular es que una vez montados no se deshacen más, se exponen durante la Navidad y pasadas las fiestas se guardan[18]
  • La segunda clasificación es según la técnica de confección del belén:
    • Populares son los que se realizan utilizando técnicas sencillas de montaje, con materiales tradicionales (corcho, musgo, serrín, papel plateado, etc.) construcciones prefabricadas adquiridas comercialmente (portal y casitas de corcho y madera, ahora muchas veces plástico o resina; papeles decorados pintados como fondo, etc.), presentados normalmente "abiertos" y sin técnicas de perspectiva o muy básicas (como colocar en el fondo del paisaje pequeñas construcciones, figuras de mucho menor tamaño, etc.). La sencillez en el montaje no obliga a que las figuras sean también "populares", ya que muchas veces se utilizan figuras de gran calidad artística, dependiendo del gusto del constructor. En general son los típicos belenes domésticos.
    • Artísticos son los que el belenista realiza utilizando técnicas específicas y sofisticadas, propias del arte, la construcción y el maquetismo, intentando que el paisaje y el entorno del belén sea lo más realista posible o proporcione una serie de sensaciones similares a las de la contemplación de una obra artística. El belenista acostumbra a construir los edificios, modelar el paisaje, poner la iluminación adecuada, utilizando materiales muy diversos como el yeso, la madera, el poliestireno expandido, las pinturas, etc., y utilizar técnicas de albañil, carpintero, pintor, electricista, etc. El belén artístico, además, ha de respetar las reglas de la escala y la perspectiva. Casi todos los dioramas son de tipo artístico, mientras que los belenes abiertos son artísticos y populares de manera indiferente.
  • Según la manera y estilo de las figuras y el paisaje representado existen tres categorías:
    • Los bíblicos (también llamados "hebreos" o "palestinos"), que recrean el paisaje, los personajes, los enseres y las costumbres que había en Palestina en el momento del Nacimiento del Salvador.
    • Los locales o regionales, que utilizan paisajes no bíblicos (normalmente de la zona donde vive el belenista) y son normalmente anacrónicos, puesto que las figuras representan personajes de tipología local, regional y o costumbrista, de épocas diferentes a la del nacimiento de Cristo; por ejemplo, en Nápoles se utilizan figuras vestidas a la moda del siglo XVIII, en Francia son figuras de finales del XIX o en Sudamérica visten las ropas tradicionales de cada país o de la gente humilde.
    • Los modernos, serían construidos de forma no figurativa, sino siguiendo las convenciones del arte contemporáneo y llegando hasta la abstracción, utilizando materiales y técnicas no convencionales y de diversa procedencia, como el metal, conchas, tejidos, botellas, luces, origami, "instalaciones·, etc.

A partir de estas premisas, podemos realizar innúmeras clasificaciones, alguna de ellas relevante.

  • Los belenes pueden ser de cualquier tamaño, desde belenes en miniatura que se pueden colocar (como ejemplo extremo) en el ojo de una aguja o de forma más habitual en cajas de música, en botellas o tinajas, etc., pasando por belenes de sobremesa, los más frecuentes en el ámbito doméstico, de tamaño reducido, que se colocan encima de algún mueble, bajo el árbol de Navidad o en el hueco de la chimenea, por ejemplo, hasta los nacimientos grandes, que ya necesitan una ubicación específica al ocupar una parte considerable de una habitación. Pero desde el punto de vista del tamaño, los más relevantes son los belenes Monumentales, los que generalmente construidos en el exterior, aprovechando incluso rincones naturales de un terreno, ocupan una superficie grande y suelen ser obra de varios artistas. Como ejemplo de belén monumental puede citarse el de Vitoria (Álava, País Vasco, España), que se instala desde 1962 en el Parque de la Florida y que posiblemente sea el más grande del mundo, a tamaño natural, de su modalidad. En Cataluña se construyen pesebres monumentales en espacios interiores, normalmente presentados como la narración de una historia teatralizada, en que no es tan relevante el tamaño (aunque ocupen escenarios de tamaño medio o grande) como el movimiento de los dioramas, los decorados, las figuras, la música y la calidad del texto narrado.
Pesebre navideño Paipa-Boyacá, belén abierto de gran tamaño, estilo popular y personajes regionales o locales.
  • Por los personajes empleados tenemos dos clases de nacimientos:
    • Los vivientes, en que personas reales desarrollan las diferentes escenas del belén, incluso con la participación o no de animales vivos y vegetación natural. Aunque el primer belén, el de Greccio, fue de este tipo, ha de ser considerado más una representación de tipo teatral o religiosa (como los autos sacramentales) que un belén.
    • Los tradicionales, en que utilizan figuras realizadas en diferentes materiales para todas sus escenas. A su vez se subdividen en:
-Fijos: Sus figuras no realizan movimientos, aunque en algunos belenes, en especial los populares, pueden ser desplazadas dentro del escenario, mientras que en los artísticos, y en especial en los dioramas, las figuras ocupan lugares preestablecidos y fijos de los que no pueden ser movidos (normalmente están fijados a la escena con algún medio)
-Animados: Dispositivos mecánicos o eléctricos permiten que las figuras realicen movimientos repetitivos.

Existen otros tipos de belenes fuera de la clasificación anteriormente expuesta, como los polacos, que consisten en una gran construcción de cartón y madera, reproduciendo los templos al estilo eslavo, colocando el nacimiento fijo en un balcón de la fachada y los personajes secundarios (a veces móviles) por el resto del edificio.[19] También es digna de mencionar aquí la tradición checa de los belenes recortables de cartón.[20]

Fachada del Nacimiento de la Basílica de la Sagrada Familia, Barcelona, las escenas del belén ocupan la totalidad de la fachada, las figuras talladas en piedra son de tipo local, salvo la Sagrada Familia y los Reyes Magos

A nivel arquitectónico, una de la mejores plasmaciones artísticas del belén podemos encontrarla en la Fachada del Nacimiento del Templo de la Sagrada Familia de Barcelona, obra de Antoni Gaudí.

Curiosidades locales[editar]

En los pesebres populares de Cataluña se incluye una figura típica y muy antigua llamada caganer que representa a un campesino en el acto de la defecación, que hace referencia a cultos agrarios relacionados con la fertilidad del campo. El "pessebre" puede montarse antes de Navidad, pero es costumbre no poner el Niño en su cuna hasta la Nochebuena. La fecha tradicional para desmontar el pesebre es la Candelaria, el 2 de febrero. La actividad pesebrística catalana se organiza a través de Asociaciones, que montan exposiciones durante la Navidad y organizan concursos. Parte de los personajes del pesebre catalán se basan en la obra "Els Pastorets" (los pastorcillos), obra de teatro sobre la Natividad escrita por Folch i Torres. A principios de Navidad, entre el primer sábado de diciembre y el 23 de mismo mes, se monta en Barcelona, en la Plaza de la Catedral, la Fira (Feria) de Santa Llúcia, una de las más antiguas del mundo y la más importante de España (sin parangón con ninguna otra por la variedad y cantidad de su oferta), donde se encuentran todo tipo de figuras, accesorios para montar el belén (casitas, construcciones, aperos rurales y ajuar doméstico, luces, corcho, musgo, etc.) así como árboles de Navidad, muérdago, zambombas, "tiós" (tronco de árbol que se golpea para que los niños obtengan regalos) y objetos de decoración navideña. Existe una similar, pero más pequeña, frente a la Sagrada Familia.

Vuelve a casa por Navidad (Per Nadal, cada ovella al seu corral, diorama artístico, grande, de costumbres locales, figuras regionales, Agustí Térmens, Barcelona, año 2004

En Laguardia (Álava, País Vasco, España), en la Iglesia de Santa María, en la Capilla de la Inmaculada, sobre un tablado rodeado de ramas de pino y de boj, y enmarcado por un lienzo que representa la Sierra de Cantabria y un portal, se instala al menos desde 1749 un Belén barroco de movimiento, ya que sus figuras de tela, madera y cuero son articuladas. En los días festivos de Navidad, tras la Misa Mayor, se escenifican distintos momentos del nacimiento y vida de Jesús. Al son de diferentes piezas musicales, a cargo de los gaiteros de la localidad, los pastores danzan, giran y se golpean moviendo sus brazos y piernas, al tiempo que los carneros luchan con sus esquilas. El 1 de enero se escenifica la presentación del Niño Jesús en el Templo, y el 6 de enero, día de la Epifanía o de los Reyes Magos, la adoración de los mismos al Niño. Pasadas las fiestas de Navidad, el primer domingo de febrero se escenifica la huida a Egipto. Actualmente el belén está formado por un conjunto de 73 piezas.[21] Este belén fue instalado en agosto de 2006 en Perelada durante la celebración del "Festival Internacional de Música" que se celebra cada verano desde 1987 en la mencionada localidad catalana. Fue la primera vez en la historia en que este conjunto se representó fuera de su parroquia, Santa María de los Reyes. En aquella edición, el Belén de Laguardia compartió cartel con artistas de talla internacional, como Montserrat Caballé, Jessye Norman, Riccardo Muti o Caetano Veloso.[22]

Escena de la Huida a Egipto del nacimiento monumental "Salve, Emmanuel". Muestra del Belén de Jerez de la Frontera.

En Jerez de la Frontera, Cádiz, son destacables los llamados "nacimientos", cuyo concurso anual tanto en categoría de "belenistas" (personas ya consagradas en el arte del belenismo), familiares y de entidades goza de gran prestigio y tradición desde 1966, en colaboración con Radio Popular. El realismo, movimiento y calidad de las técnicas en la representación de las escenas de los "nacimientos jerezanos" son una constante en el trabajo de sus creadores. También es destacable la Muestra del Belén de Jerez (o Museo del Belén), que desde diciembre de 2011, año de su inauguración, expone de manera permanente el montaje "Salve, Emmanuel", un nacimiento monumental con efectos de luz y sonido que narra las escenas más significativas de la natividad. La ampliación de esta muestra se ha llevado a cabo en 2012 con la inauguración de exposiciones permanentes de dioramas, nacimientos y un belén napolitano de grandes dimensiones.

En Provenza, al sur de Francia, los belenes incluyen a veces centenares de figurines de arcilla pintados llamados santons, que representan todos los oficios y profesiones tradicionales de la región. Debido a su valor cultural, los santons se coleccionan más allá de su uso en el Portal. Gran parte de las figuras provenzales surgen de la obra literaria "La pastorale Maurel", una popular e ingenua representación teatral inspirada en la Navidad.[23]

Belén abierto, popular, figuras regionales de Occitania "santons"

En la región andina de Venezuela se realiza generalmente una ceremonia para levantar al niño Jesús, llamada «Paradura del niño». En la región capital, los nacimientos combinan tradiciones criollas con modernas. Utilizan hojas de plátano y casitas coloniales de múltiples colores.

En Ecuador, México, Colombia, Guatemala, El Salvador, Venezuela, Perú, Argentina, Chile y Canarias la figura del Niño se coloca después de la llegada de la Navidad, fecha en que se celebra su nacimiento, y luego de ser «arrullado» es colocado entre José y María.

En el arrullo, los padrinos del niño (quienes son encargados de dar los aguinaldos) toman al niño en una sabanita y comienzan a arrullarlo mientras se canta "duerme y no llores" u otro canto de arrullo o villancico y luego se da a besar a todos los presentes. Cada persona, toma una colación cuando besa al niño y al término; el niño es colocado entre José y María. Luego se reparten los aguinaldos, se quiebran las piñatas, y se tiene la cena de navidad.

En Perú el nacimiento se desmonta el 6 de enero, en una celebración llamada Bajada de Reyes, en la cual se invita a familiares y amigos, y se festeja mientras se va desmontando uno a uno las figuras del nacimiento. Dicha celebración se repite en grupos más grandes como comunidades o empresas privadas. Así mismo, en la región de Ayacucho existe el Retablo ayacuchano que consiste en un nacimiento dentro de una especie de caja de madera, que al abrirse recuerda los grandes altares de los templos del lugar, pero cargados de figuras y de colorido, pudiendo alcanzar grandes tamaños.

Legislación[editar]

La recogida popular de musgo para hacer belenes puede poner en riesgo algunas especies raras. En España puso en peligro la existencia de la Cladonia mediterranea, un liquen blanco parecido al musgo.[24] Suele venderse en tiendas españolas, importado de zonas como Finlandia donde es abundante.[24]

En España, cada comunidad autónoma tiene su propia legislación: en las partes más secas del país está totalmente prohibida su recogida, mientras que en las partes más húmedas sólo se prohíbe recoger determinadas especies. Por ejemplo, la Comunidad de Madrid tiene prohibido "cortar, arrancar o recolectar plantas, ni otros recursos o materiales naturales, para usarlos como adornos navideños como ramas de acebo, muérdago, tejos o musgos, para evitar dañar el medio natural y afectar a la biodiversidad", y recomienda usar en su lugar serrín, corcho, barro y arena, así como adornos naturales secos tales como semillas, piñas u hojas secas.[25] En la comunidad de Aragón, se multa con hasta 60.000 euros la recogida de cualquier especie que aparezca en el Catálogo de Especies Amenazadas de Aragón, incluyendo acebo y varios tipos de musgo.[26]

En Venezuela, en 2013 se prohibió la recogida de musgo, líquenes y otras especies.[27]

Bibliografía[editar]

  • Sagrada Biblia, Antiguo y Nuevo testamento (múltiples ediciones)
  • Amades, Joan: Edició revisada d'El Pessebre, 1ª edición, Arola Editors, Barcelona, 2009. ISBN 978-84-92839-14-8.
  • Garrut, Josep Maria: Viatge a l'entorn del meu pessebre, Editorial Selecta, 1ª edición, Barcelona, 1959.
  • Caballe i Clos, Tomás: El Belén catalán, espejo del belén mundial, Editorial Freixinet, 1ª edición, Barcelona, 1959. ISBN 978-84-935281-4-0.
  • Rebé Landa, José María: Belenes, experiencia de un belenista. Edita Caja Laboral Euskadiko Kutxa. 1ª edición, Donostia, 2001.
  • Ajamil Gainzarain, Clara Isabel y Gutiérrez Páramo, Francisco Javier: El Belén de Santa María de los Reyes de Laguardia (Álava). Un belén barroco de movimiento. Edita Obra Social de Caja Vital Kutxa y Asociación Belenista de Álava. 1ª edición, Vitoria, 2004. ISBN 978-84-607-9822-4.
  • Asociación de Belenistas de Jerez: Los nacimientos jerezanos. Técnicas de construcción. Imprime Gráficas Anfra. Depósito legal CA-352/96. Jerez de la Frontera.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. "Belenismo" no se recoge en el DRAE, pero sí "belenista" «belenista», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=belenista . Las demás denominaciones también están recogidas: «belén», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=bel%C3%A9n «nacimiento», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=nacimiento «pesebre», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=pesebre «portal», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=portal «pasito», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=pasito 
  2. Tomás Caballé y Clos: El Belén catalán, espejo del belén mundial, pag 50-53
  3. San Francisco no podía celebrar la misa por ser solamente diácono y no sacerdote, aunque podía predicar y leer el Evangelio
  4. Amades, Joan: El Pessebre, pag. 25
  5. Amades, Joan, op. cit. pag. 24 y 25
  6. Rebé Landa, José María: Belenes, pag. 16
  7. Amades, Joan: El pessebre, pag. 194
  8. Garrut, Josep Mª:: Viatge a l'entorn del meu pessebre, pag. 67
  9. Garrut, Josep Mª., op. cit., pag. 45
  10. Rebe Landa, José María, op. cit. pags.28-30
  11. Amades, Joan, op. cit. pags 112-115
  12. (Portal de los Lercaro)
  13. Navidad, Hispanidad, Identidad
  14. Amades, Joan, op. cit. pag. 95
  15. Garrut, Josep Mª, op. cit. pag. 103
  16. Amades, Joan, op. cit. pag. 15
  17. Amades, Joan, op. cit. pags. 102 y 103
  18. Amades, Joan, op. cit. pag. 185
  19. Garrut, Josep Mª, op. cit. pag. 106
  20. Amades, Joan, op. cit. pag. 95
  21. Ajamil, Clara I. y Gutiérrez, F.Javier, El Belén de Santa María de los Reyes de Laguardia (Álava). Un belén barroco de movimiento
  22. Cuesta, Sergio (2007). «El Belén móvil de Laguardia repite la escenificación del festival de Perelada». Vitoria, España: El correo digital. Consultado el 14-08-2010.
  23. Garrut, Josep Mª, op. cit. pags. 186 a 199
  24. a b Xavier Llimona, Albert Masó (Otoño 2007), «El musgo blanco. Nuestros belenes pueden poner en peligro una especie rara de liquen», Mètode (revista), http://metode.cat/es/Revistas/Articulo/La-molsa-blanca 
  25. Gobierno regional de la Comunidad de Madrid (7 Diciembre 2013), La Comunidad invita a disfrutar de una Navidad sostenible y responsable medioambientalmente, http://www.madrid.org/cs/Satellite?blobcol=urldata&blobheader=application%2Fpdf&blobheadername1=Content-Disposition&blobheadervalue1=filename%3D131206+RECOMENDACIONES+NAVIDAD+SOSTENIBLE.pdf&blobkey=id&blobtable=MungoBlobs&blobwhere=1352841349012&ssbinary=true 
  26. M. Navarcorena (12 Diciembre 2004), «Cortar acebo del monte supone una multa de hasta 60.000. El Código Penal lo castiga con hasta dos años de cárcel por ser una especie protegida», El Periódico de Aragón, http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/aragon/cortar-acebo-monte-supone-multa-60-000_155188.html 
  27. Prensa Ambiente – Michael Segovia (5 Diciembre 2013), Ministerio del Poder Popular para el Medio Ambiente, ed., Ratificada la prohibición de uso y comercialización del musgo, http://www.minamb.gob.ve/index.php?option=com_content&view=article&id=6677:ratificada-la-prohibicion-de-uso-y-comercializacion-del-musgo-prensa-ambiente-051213-el-gobierno-bolivariano-a-traves-del-ministerio-del-poder-popular-para-el-ambiente-ratifico-con-la-resolucion-175-la-prohibicion-en-todo-el-territorio-nacional-l&catid=35:notas-de-prensa&Itemid=99  Resolución 175, publicada en Gaceta Oficial N° 40.305, 29 noviembre 2013