Bebida alcohólica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Bebida destilada»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Vino tinto.

Las bebidas alcohólicas son aquellas bebidas que contienen etanol (alcohol etílico) en su composición. Atendiendo a la elaboración se pueden distinguir entre las bebidas producidas simplemente por fermentación alcohólica (vino, cerveza, sidra, hidromiel, sake) en las que el contenido en alcohol no suele superar los 15 grados, y las producidas por destilación, generalmente a partir de un producto de fermentación previo. Estas últimas se denominan licores, y entre ellas se encuentran bebidas de muy variadas características, que van desde los diferentes tipos de aguardientes, hasta bebidas como el brandy, whisky, anís, tequila, ron, vodka, cachaça, vermú y ginebra entre otras.

La cantidad de alcohol de un licor u otra bebida alcohólica se mide bien por el volumen de alcohol que contenga o bien por su grado de alcohol.

El alcohol es una droga legal en la mayor parte del mundo, con la excepción de los estados islámicos, y causa millones de muertes al año por alcoholismo.[1]

Bebidas destiladas[editar]

Destiladores de Tequila

Las bebidas destiladas son el resultado del proceso de separación de agua y alcohol de un líquido previamente fermentado cuya materia prima puede ser un cereal (como la cebada, maíz o centeno), un tubérculo (como la papa) o desechos de frutas (como el caso de la grappa que se elabora con los hollejos de la uva).

El método de destilación puede ser industrial o artesanal, dependiendo del volumen de producción y de la calidad deseada para el producto final. En cualquier caso, el objetivo de la destilación es obtener una bebida de alcohol puro con un nivel superior a los 40º.

La destilación puede estar secundada por un proceso de infusión a través del cual se añaden aromas al producto final, como en el caso del gin cuyo componente principal y distintivo es el enebro.[2]

Se llama bebida blanca a las bebidas transparentes que tienen menos congéneres (componentes biológicamente activos) y por lo tanto son menos dañinas.[3] [4]

Entre las principales bebidas de este tipo existen:

Consecuencias del consumo de bebidas alcohólicas[editar]

Consumir bebidas alcohólicas trae consecuencias y efectos adversos a corto, medio y largo plazo, incluso con el consumo de pequeñas cantidades. Beber puede favorecer las conductas de riesgo, y hay ocasiones en las que el alcohol está presente como causante de accidentes laborales, de tráfico, altercados, violencia y agresiones o vandalismo.

Según diferentes parámetros, como son la cantidad de alcohol, antecedentes familiares, estado de salud, frecuencia de consumo, etcétera, consumir alcohol en grandes cantidades llevará a padecer consecuencias como: pérdida de conocimiento, dificultar la respiración, causar la muerte por coma etílico, parálisis respiratoria y compromiso cardiovascular.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Organización Mundial de la salul (who) (febrero de 2011). «Alcohol Nota Descriptiva N°349».
  2. «Bebidas Espirituosas». Federación Española de Bebidas Espirituosas [http://www.febe.es/.
  3. Xatacaciencia (19 de enero de 2011). «[Es verdad que las bebidas alcohólicas más oscuras producen peores resacas».
  4. Dr Gustavo Castillo R.. «¿Que es la Resaca o Cruda?».

Enlaces externos[editar]