Batalla del monte Gilboa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla del Monte Guilboa
Fecha 1010 a. C. aproximadamente
Lugar Monte Guilboa (actual Galilea, Israel)
Resultado Victoria Filistea
Beligerantes
Israel Filisteos
Comandantes
Saúl
Abner
Akis de Gat y los reyes de otras ciudades filisteas
[editar datos en Wikidata ]


La batalla del Monte Guilboa fue una batalla entre filisteos e israelitas en la cual estos últimos eran comandados por Saúl, su rey. La batalla fue una victoria para los filisteos y provocó el suicidio de Saúl, muriendo en esta batalla 3 de sus hijos, entre ellos el gran amigo intimo del futuro rey David, Jonatán.

Desde la llegada de los pueblos del mar, alrededor de 1200 a. C. los filisteos hostigaban constantemente a los israelitas, ya que contaban con la tecnología de la manufactura del hierro y la experiencia griega en tecnología militar. Solo hubo reveses para los filisteos en breves periodos, cuando los israelitas estuvieron dirigidos por Sansón y por Samuel. Pero ya con la monarquía bajo Saúl, los filisteos comenzaron a sufrir derrotas más seguidas.

Varias de estas batallas fueron ganadas gracias a la habilidad de David, un joven pastor de ovejas de Bet Lejem. Este último comenzó a ganar cada vez más popularidad entre los israelitas, por lo que Saúl comenzó a tramar contra él, al ver peligrar su reino.

David al notar que su vida corría peligro, huyó de Saúl y se refugió un par de veces entre los filisteos de Gat. Solo la segunda vez tuvo éxito. El rey de Gat, llamado Akish o Avimelej, lo recibió como refugiado, lo contrató como mercenario y le dio la aldea de Siklag para vivir con sus soldados. Posteriormente las tensiones entre israelitas y filisteos aumentaron hasta el punto, que las dos naciones se declararon la guerra.

La batalla se desarrolló en el Monte Gilboa. David se disponía a participar en contra de su nación del lado de los filisteos, pero los reyes de otras ciudades filisteas se opusieron a que David los acompañara, ya que temían que se podría poner del lado de sus compatriotas, por esta razón le fue prohibido a David y a sus hombres participar en la batalla.

Saúl había ido la noche anterior a la batalla a consultar a una adivina, la cual hizo volver un supuesto espíritu del profeta Samuel, que le dijo que moriría y perdería su reino.

En la batalla, los israelitas fueron ampliamente superados por las armas de hierro de los filisteos, incluso historiadores han afirmado que el ejército de Saúl estaba compuesto por soldados voluntarios, sin entrenamiento y sin armadura.

En la batalla murieron 3 hijos de Saúl, Jonatán, Maljishua, y Avinadav. El rey, herido y presumiendo que sería capturado por los filisteos, le pidió a su escudero que lo matara, pero este se negó, por lo que Saúl se mató con su propia espada.

David cuando supo de la noticia, lloró y mató al mensajero que pretendía haber asesinado a Saúl, para obtener beneficios. En lugar de alegrarse por la muerte de su enemigo, compuso un canto en su honor y en el de su amigo Jonatán.

Posguerra[editar]

Esta batalla sería la última gran victoria de los filisteos contra Israel, por lo menos la que quedó registrada. Con Saúl muerto, la tribu de Judá coronó como rey a David, mientras que las otras 11 tribus siguieron a Es-Baal o Is-boset, hijo de Saúl.

Después que David fue rey de todo Israel, los filisteos fueron derrotados y sometidos. Esta supremacía militar de Israel sobre los filisteos seguiría por varias décadas, y se debió, probablemente, a que David, mientras estuvo con los filisteos aprendió la tecnología de la manufactura del hierro. Siendo este conocimiento quizás el único motivo por el que los filisteos habían logrado derrotar a los israelitas por varios años.