Batalla del Puig

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla del Puig
Parte de la Conquista del Reino de Valencia,
dentro de la Reconquista
Batalla del Puig por Marzal de Sas (1410-20).jpg
Batalla del Puig, de Marzal de Sas
Fecha 15 de agosto de 1237
Lugar El Puig, Valencia, (Flag of Spain.svg España)
Coordenadas 39°35′00″N 0°18′00″O / 39.58333333, -0.3


Coordenadas: 39°35′00″N 0°18′00″O / 39.58333333, -0.3
Resultado Victoria decisiva de la Corona de Aragón
Consecuencias Conquista de Valencia
Beligerantes
Royal arms of Aragon.svg Corona de Aragón Allah.svg Taifa de Valencia
Comandantes
Royal arms of Aragon.svg Bernardo Guillermo de Entenza   Allah.svg Zayyan ibn Mardanish
Fuerzas en combate
50 caballeros[1]
1.000 infantes a pie
600 caballeros
11.000 infantes a pie

La batalla del Puig de Santa María tuvo lugar en el año 1237, durante la campaña para conquistar la ciudad de Valencia.

Antecedentes[editar]

Los almohades habían conseguido fusionar los emiratos de la Península Ibérica con los norteafricanos en una unidad política un tanto inestable. Los gobernadores almohades de Balansiya Zayd Abu Abd Allah y Abū Zayd podían actuar con plena autonomía, e incluso se titularon reyes, a pesar de que nunca acuñaron moneda ni negaron su sumisión al emperador de Marraquech. Después de la derrota en la batalla de Las Navas de Tolosa, el imperio se desintegró y repartió en reinos de taifas, de las cuales la más importante fue el reino de Granada, los háfsidas de Túnez, los Banu Zian de Argelia, y los benimerines de Marruecos.

El 1224 Jaime I llamó a los nobles de Aragón y Cataluña para iniciar la conquista de Balansiya entrando por Teruel; entonces Abū Zayd le pidió una tregua, la cual aceptó a cambio de la quinta parte de las rentas de Balansiya y Mursiyya. Durante el verano de 1225, Jaime I intentó el apoderarse del castillo de Peñíscola, pero los nobles aragoneses le dieron la espalda y fracasó.

Abū Zayd sufrió una rebelión indígena anti-almohade encabezada por Ibn Hud, que se apoderó de Madina Mursiyya en 1228 y dominó las regiones de Orihuela, Denia, Gandía, Játiva y Al-Yazirat Suquar, asediando Balansiya sin tomarla. Sin embargo, la amenaza del Reino de Castilla hizo que Ibn Hud se retirase hacia Madina Mursiyya.

El pacto entre el rey cristiano y Abū Zayd hizo que muchos musulmanes se pasasen al bando de Zayyan ibn Mardanish, nieto de Abu al-Hajjaj, creyendo que Abū Zayd los había traicionado al abandonar el Islam; éste dejó la ciudad de Valencia para trasladarse al norte, mientras que Zayyan entraba triunfalmente en la ciudad de Balansiya en enero de 1229, aunque sin proclamarse rey. Desde Madina Mursiyya, el rebelde antialmohade Ibn Hud había asediado la ciudad de Valencia, presionando a Zayyan para que la abandonase. Todo este desorden en la ciudad de Valencia fomentó las ansias de Jaime I para intentar de nuevo la conquista del Reino, después de haber tomado Mallorca a los musulmanes en 1229.

La campaña de Valencia[editar]

En 1235 se realizaron ataques a los alrededores de Balansiya, pero finalmente el ejército cristiano se retiró, tanto de Albalat cómo de Cullera. El 25 de junio de 1235, Jaime I el Conquistador asedió el castillo de Foios, ya muy cerca de Balansiya. Los musulmanes de Zayyan ibn Mardanish, al retirarse hacia el sur, habían arrasado la fortificación del puig de Cepolla o de Enesa

Jaime I se entrevistó en Teruel con Abū Zayd, el emir destronado, estableciendo un nuevo pacto entre ellos,[2] que venía a ser una confirmación del pacto de 1229. Correspondía a Jaime I la cuarta parte del territorio de Valencia que se sometiese a Abū Zayd, y este y sus hijos se declaraban vasallos de Jaime I, y de los hijo que éste tuviese con su segunda mujer Violante de Hungría. En este tiempo, Abū Zayd se había convertido al cristianismo, adoptando el nombre de Vicens. Ya cristiano, se casó con una dama de Zaragoza llamada María Ferrandia.[3]

En los documentos de 1236 figuran ya los preparativos catalano-aragoneses para el ataque de Balansiya. El 13 de octubre, las Cortes generales de Monzón[4] trataron de la conquista. En un documento del día 28, expedido en Lérida, Jaime prometía dotar a la iglesia de Valencia, cuando conquistase la ciudad, empresa tratada, dice, "apud Montesonum in curia generali quam convocavimus pro facienda exercitus contra mauros". El mismo día 28 prometía destinar a templo católico la mezquita mayor de Valencia. El 13 de noviembre dictó un decreto disponiendo que, una vez tomada la ciudad, la iglesia de Valencia pasaríz a ser dependencia de la Seo de Tarragona. Dos días después firmó el reconocimiento de la oferta hecha por el maestro provincial del Temple, para ayudar en la conquista de Valencia, del derecho de acuñación en los lugares pertenecientes a la orden, sin que esto constituyese un precedente contra los privilegios del Templo.

La campaña del Palancia[editar]

Jaime I, después de la toma de Burriana y la campaña fallida de Cullera, se dispuso a emprender el ataque final a la ciudad de Balansiya, reuniendo las Cortes generales en Monzón el 28 de octubre de 1236 donde consiguiría la ayuda necesaria, incluso el Papa Gregorio IX calificaba la acción de "cruzada" y otorgaba una bula el 2 de febrero de 1237. Después de una estancia en Montpellier, entre finales de 1236 y principios del 1237, el ejército, concentrado en Teruel empezó a bajar siguiendo el curso del río Palancia, tomando Vall de Uxó, Nules, y asediando Almenara.[5] A continuación se tomaron Bétera, Paterna, y Moncada, y finalmente el 25 de junio de 1237 el Puig de Cepolla también denominado Enesa, y después de Santa María, situado cerca de la capital valenciana.

Jaime I dispuso que la fortificación del Puig fuese reconstruida, se hizo un muro de tapia y un camino empedrado hasta el mar. Al cabo de dos meses, las obras quedaron listas y el castillo fue ocupado por una guarnición de cien caballeros y muchos peones, mandados por Bernat Guillem de Entença, pariente del rey.

El historiador musulmán Ibn Jaldún relata que, del 16 de septiembre de 1235 al 4 de septiembre de 1236, los cristianos, que habían atacado a los sarracenos, tenían siete campamentos, dos de los cuales eran contra Balansiya, Al-Yazirat Suquar y Játiva. Mientras el rey de Castilla tomaba Córdoba, Jaime se apoderaba de la mayor parte de los castillos de Balansiya y de Al-Yazirat Suquar. Añade que el catalán construyó el castillo de Enesa, para asediar Valencia, dejó su ejército y se volvió a su tierra.

La batalla[editar]

Zayyan ibn Mardanish reunió la gente de Játiva y el Júcar y avanzó hacia Enesa, reuniendo, según la Crónica, a 600 caballeros y 11.000 peones,[6] y atacando el 15 de agosto de 1237, según Al-Maqqarí, poco después de que el rey hubiese dejado el Puig en dirección a Huesca.

Ibn al-Abbar, que había sido secretario de Abū Zayd, presente como secretario de Zayyan, relata que la batalla aconteció al mediodía. El ejército musulmán fue derrotado, y la mayor parte de sus soldados sucumbieron. Entre los muertos musulmanes se encontraba el sabio predicador Aburrebii ibn Salim Elcolaí. Jaime I, al conocer la victoria, acudió al Puig, donde permaneció algunos días, y después se volvió a Aragón.

La fuerte derrota sufrida por los musulmanes tuvo una gran influencia sobre los curso de las operaciones. A partir de esta batalla, los destacamentos de los cristianos se multiplicaron por la comarca, y muchos musulmanes tuvieron de huir.

Consecuencias[editar]

Mientras Jaime I el Conquistador estaba en Aragón, murió Bernat Guillem de Entenza, lo cual introdujo el desánimo entre los nobles, especialmente entre los aragoneses. En un consejo de magnates, Blasco I de Alagón, en nombre de otros muchos barones, sostuvo que era mejor evacuar el Puig y abandonar de momento la empresa que podía ser reanudada más adelante.

Jaime I rehusó seguir el consejo de los nobles, y resolvió continuar la campaña. Desde Aragón, el monarca volvió al Puig de Santa María. Allí se encontró el 24 de enero de 1238. Trajo con él al hijo de Bernat Guillem de Entenza, denominado Guillem, que tenía unos 10 o 11 años, armándolo caballero ante los representantes de las órdenes militares, y haciéndole donación de todas las tierras de su padre. Provisionalmente designó como capitán del castillo a Berenguer de Entenza.

Aun así, no cesó la oposición a la continuación de la campaña. Al contrario, una gran parte de la guarnición del Puig, al saber que el rey se volvía, convino secretamente en abandonar aquella posición una vez que Jaime se hubiese marchado. Uno de los frailes dominicanos que había en la fortaleza denunció el complot al monarca. Ésta, al día siguiente, reunió los nobles en la capilla del castillo y les habló enérgicamente, Los barones reaccionaron, y prometieran proseguir la lucha hasta la victoria.

Poco después el Conquistador partía hacia Ulldecona para recibir a su mujer Violante; pero no quiso cruzar el río y arreció su decisión irrevocable de realizar la conquista de Valencia, a pesar de los consejos de su tío Ferrán y de las súplicas de la reina. Esta y los servidores de la casa real se establecieron en Burriana.

De retorno al Puig, Jaime recibió un mensajero que en nombre de Zayyan le ofreció, a cambio de abandonar el ataque a la capital, la cesión de todos los castillos desde el río Guadalaviar hasta Tortosa y Teruel, la construcción de un hermoso palacio para el rey en la Zaidía y el pago de un tributo anual de diez mil besantes. La respuesta del rey fue que, en el estado a qué habían llegado las cosas, no le convenía el trato. Él podía apoderarse de la ciudad de Valencia, y entonces caerían en su poder todos sus castillos y tierras. Así tendría la gallina y luego los pollitos.

Referencias[editar]

  1. Hernàndez, Francesc Xavier (2004). «Les Grans Conquestes». Història Militar de Catalunya. Vol. II: Temps de Conquesta (Segunda edición edición). Rafael Dalmau Editor. pp. p.102. ISBN 84-232-0655-6. 
  2. En este pacto no aparecía la firma de Abū Zayd, más bien figuraba su sello personal, con un águila, y la leyenda en castellano: Sciello de Ceit Buceit nieto de [Emir al] Momenin a 28 de mayo de 1236
  3. algunas fuentes incorrectamente citan a Dominga López
  4. Varios autores (2004). «La formación de los Países Catalanes... (siglos XIII-XIV)». Historia medieval de Cataluña (Primera edición (segunda impresión) edición). Universidad Abierta de Cataluña. pp. p.99. ISBN 84-9788-170-2. 
  5. LA Enciclopedia, Almenara
  6. Jaime I el Conquistador (1557). «cap. LX». Chronica, o commentari del gloriosissim e invictissim Rey en Iacme. Viuda de Joan Mey Flandro. pp. f. LXIIIv. 

Bibliografía[editar]