Batalla de los montes Nervasos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de los montes Nervasos
Invasiones germánicas en la península ibérica
Reino suevo.svg
El reino suevo durante su máxima expansión (siglo VI). Sus posesiones están señaladas en verde, las zonas de influencia en rojo, y en amarillo los límites de las provincias romanas.
Fecha 419
Lugar Provincia de León (Flag of Spain.svg España)
Resultado Victoria suevo-romana
Beligerantes
Vándalos,
Alanos
Suevos,
Imperio romano de Occidente
Comandantes
Gunderico Hermerico,
Asterio

La batalla de los montes Nervasos fue un enfrentamiento militar ocurrido en el año 419 entre los suevos, dirigidos por su rey Hermerico y auxiliados por los romanos del comes Hispanorum Asterio, y los vándalos, acaudillados por su propio rey Gunderico y auxiliados por los alanos, en el contexto de las invasiones germánicas en la península ibérica. El encuentro, que tuvo lugar en la actual provincia de León (España), se saldó con una victoria sueva.

Antecedentes[editar]

Entre los años 409 y 411 d. C., los pueblos germánicos de los vándalos y suevos, así como los iranios alanos,[1] penetraron en la península ibérica a través del Pirineo occidental, después de haber sometido la Galia romana a un régimen de saqueo y pillaje durante tres años.[2] Los romanos no pueden dar una respuesta eficaz debido a las sublevaciones locales de Geroncio y Máximo, y con esto se abre el periodo de las invasiones germánicas en la península ibérica.[3] Los invasores pactaron entre sí, y a suertes, el reparto de los territorios hispanos: atravesando sin detenerse la Tarraconense, que permanece en su mayor parte en manos romanas,[2] los vándalos silingos se asientan en la provincia romana de la Bética, los alanos en Lusitania y la Carthaginense, mientras que suevos y vándalos asdingos llegan a un acuerdo sobre la Gallaecia. Los suevos se quedarían con los conventos Lucense (con capital en Lucus Augusti, Lugo) y Bracarense (con capital en Bracara Augusta, Braga), y los asdingos el Convento Asturicense (con capital en Asturica Augusta, Astorga).[3]

Hispania en 409-429.

En 416, Walia, rey de los visigodos de Tolosa, entra en la Península como aliado de los romanos para combatir a los invasores bárbaros. Estos prefieren no unirse para enfrentarse a la amenaza común, y para 418 ha aniquilado casi por completo a los silingos y dispersado a los alanos tras matar a su monarca Atax, que se refugian entre los asdingos (motivo por el que en adelante los reyes vándalos se nombraran «reyes de los vándalos y los alanos»).[1] [2]

El caudillo suevo Hermerico, por su parte, consigue firmar un tratado con el emperador Honorio para que conceda a su tribu el estado legal de foederati (del que disfrutan también los visigodos), por lo que los hispanorromanos deben cederles tierras. Se establecen guarniciones en las ciudades y Braga empieza a ser considerada el centro de poder. El desagrado de los hispanorromanos por el tener que dar parte de sus tierras a los suevos se mostrará en el futuro como fuente de conflictos entre nativos y colonos, dándose varios tratados de paz incumplidos y el envío de una embajada indígena al general Aecio en la Galia, encabezada por el obispo Hidacio, que no conseguirá sus propósitos.[3]

En alianza con los romanos, Hermerico se dejaría llevar por los deseos expansionistas de su reino y entra en conflicto con sus vecinos vándalos, los más cercanos.[4]

La batalla[editar]

Los detalles del enfrentamiento entre los dos pueblos no están claros, pero podemos deducir que fueron los suevos los que llevaron la iniciativa al romper las hostilidades, ya que los montes Nervasos (llamados así o bien por el antiguo pueblo de los narbasos o por el general romano Erbasio),[5] a pesar de su localización incierta, han podido ser situados en la comarca leonesa de El Bierzo, entonces el Convento Asturicense, que en virtud del pacto de 409411 pertenecía a los vándalos asdingos de Gunderico.

Durante la invasión del territorio enemigo, Hermerico y su ejército son acorralados en los montes Nervasos por las tropas de Gunderico, y sólo la oportuna intervención romana salva a los suevos de una grave derrota.[1] [2] Es el comes Hispanorum Asterio quien al frente de un poderoso ejército romano levanta el asedio de las posiciones suevas y obliga al ejército vándalo a retirarse. No acabará aquí la campaña romana, pues Asterio acosará a los vándalos hasta obligarles a replegarse al sur, hacia Bracara Augusta donde espera su vicarius Maurocelo, que comandaba otro ejército para la ocasión, para interceptar a los asdingos y derrotarlos.[1] [2]

Peine de hueso época sueva, probable intercambio comercial. Perteneciente a la cultura de Cherniajov, fue hallado en Castro Bergidum.

Consecuencias[editar]

Forzado por la derrota, el rey Gunderico guiará a su pueblo a buscar el asentamiento en la Bética. Entre 421 y 422 derrotan al ejército imperial de Flavio Castino enviado contra ellos para recuperar lo perdido,[1] y construyen una gran flota con la que logran el predominio naval de la región y conquistar buena parte del sudeste de Hispania, llegando a saquear ciudades como Hispalis (Sevilla) y Carthago Nova (Cartagena), entre otras localidades.

En 428 muere Gunderico y le sucede en el trono su medio hermano Genserico, que decide que el nuevo hogar de los vándalos está en el norte de África, en el que las disputas internas impedirán la resistencia romana.[3] Pero mientras Genserico se encuentra ocupado con los preparativos que harán que 80.000 personas, 15.000 de ellos guerreros, crucen el estrecho de Gibraltar, las bandas suevas de Hermigario le atacan por la retaguardia tras haber saqueado la Lusitania.[2] Los incursores serán derrotados cerca de Mérida y su líder se ahoga en el Guadiana mientras intentaba huir.[2] Al año siguiente los vándalos desembarcan en Ceuta, desde la que en pocos años se hará con toda el África occidental romana para ser después barridos de la historia por Belisario, general de Justiniano I.

Respecto a los suevos, permanecerían en Gallaecia hasta la conquista visigoda de Leovigildo de su reino en 585, compartiendo la misma suerte que sus enemigos vándalos.

Referencias[editar]

  1. a b c d e «Invasión de los bárbaros y dominación de los visigodos» (html). Nubeluz.es. Consultado el 11 de agosto de 2010.
  2. a b c d e f g Cossue (28 de noviembre de 2005). «Breve historia del reino suevo de Gallaecia (1)». Celtiberia.net. Consultado el 11 de agosto de 2010.
  3. a b c d «Los años 408 a 433» (pdf). InterClassica (3 de marzo de 2007). Consultado el 11 de agosto de 2010.
  4. Arce, pág. 111
  5. «Ayuntamiento de Villamanín: Arbas del Puerto» (html). Ayuntamiento de Villamanín. Consultado el 11 de agosto de 2010. «Arbas deriva, según coinciden los más informados autores, de su enclave en los 'Montes Erbasos', que, a su vez, lo tomaría de un general romano de nombre Erbasio».

Bibliografía[editar]

  • Arce, Javier (2007). Bárbaros y romanos en Hispania. Marcial Pons Historia. ISBN 84-96467-57-0.