Batalla de Tagina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Tagina
Guerra Gótica
Fecha 1 de julio de 552
Lugar Tagina, moderna Gualdo Tadino, Italia
Resultado Decisiva victoria bizantina
Beligerantes
Imperio Romano de Oriente Reino Ostrogodo
Comandantes
Narsés Totila
Fuerzas en combate
Total: 25.000[1] [2] [3] [4] [5]
  • 1.500[6] -3.000[4] jinetes
  • 8.000 arqueros[6]
Total: 15.000[1] [4]
Bajas
Desconocidas, bajas c. 6.000 muertos[7]

La Batalla de Tagina, también conocida como de Taginae o Busta Gallorum, ocurrió el 1 de julio de 552 en la localidad italiana de Taginae ubicada en Gualdo Tadino cerca de Gubbio. En ella se enfrentaron las tropas del Imperio romano de Oriente bajo el mando del general Narsés y las tropas del reino ostrogodo bajo el mando de su rey Totila.

La batalla finalizó con el triunfo de Narsés y terminó con el reinado de los ostrogodos en Italia.

Antecedentes[editar]

En el año 533 la batalla de Tricamerón significó el fin del reino Vándalo de África y la anexión del norte de África al Imperio Bizantino lo que le proporcionó, al emperador Justiniano I, una excelente base de operaciones para actuar sobre Italia.

En el año 535, el asesinato por Teodato de la reina ostrogoda Amalasunta, hija del rey Teodorico el Grande, le dio a Justiniano el pretexto para iniciar una nueva guerra, esta vez contra los ostrogodos invadiendo Italia.

El general Belisario, vencedor de los vándalos en Afríca inició a fines del año 535, la invasión de Sicilia. En el 536 conquistó Nápoles, lo que significó la destitución y muerte de Teodato por su propio pueblo siendo designado rey un guerrero llamado Vitiges, el que contrajo matrimonio con una nieta de Teodorico.

Vitiges, se aseguró la neutralidad de los francos entregándoles posesiones, que los godos poseían en la Galia, entre ellas Provenza, pero cometió un grave error, se retiró de Roma encargándole su defensa al papa Silverio, el que el 10 de diciembre de 536, le abrió las puertas de la ciudad a Belisario, a pesar que había prometido defenderla.

Vitiges, en marzo de 537, con un gran ejército puso sitio a Roma, su primera medida fue destruir los acueductos, dejando sin agua a más de un millón de romanos. En el futuro, aunque fueron reparados, nunca volvieron a funcionar como antes.

Belisario recibió refuerzos al mando del general conocido como Juan el Sanguinario, este avanzó sobre Rímini, localidad a sólo 47 kilómetros de Rávena, la capital goda. Esto hizo que Vitiges levantara el sitio de Roma y se dirigiera al norte a proteger su capital.

Justiniano, para vigilar a Belisario, que cada vez ganaba más prestigio, le envió como refuerzo al general Narsés al mando de un ejército. La existencia de tres jefes bizantinos en Italia: Belisario, Narsés y Juan el Sanguinario produjo rencillas entre ellos, las que aprovechó Vitiges que a principios del año 539 envió a su sobrino Uraes que ocupara la ciudad de Milán. Uraes, luego de ocuparla efectuó una matanza que el historiador Procopio estimó en 300.000 personas.

Ante los reclamos de Belisario, Justiniano ordenó el regreso de Narsés a Cosntantinopla. Belisario sitió a Fiésole y Ósimo, últimas fortalezas que resistían al sur de Rávena. El año 540, Belisario conquistó Rávena apoderándose del tesoro godo el que envió a Constantinopla e hizo prisionero a Vitiges. Después de esta acción Belisario regresó a Constantinopla llamado por el Emperador.

A los ostrogodos le quedaban aún las ciudades de Verona y Pavía. Coronaron rey a Hildibaldo el que en el 541 derrotó a los ejércitos bizantinos recuperando prácticamente toda Italia. Ese mismo año Hildibaldo fue asesinado y lo sucedió Erarico, el que a los pocos meses fue también asesinado por Totila.

Totila, elegido rey, derrotó a los ejércitos bizantinos, cruzó los Apeninos y recuperó la Italia central, tomó Nápoles y en mayo de 543 cercó Roma. Ante lo anterior, Justiniano nuevamente envió a Belisario a Italia. El 17 de diciembre de 546 Totila tomó Roma, buscó la paz con Bizancio y la abandonó para enfrentar a Juan que estaba devastando Lucania. Después se retiró a Tívoli. Continuaron varios enfrentamientos indecisos entre ambos reinos y a principios de 549, Belisario fue llamado a Constantinopla y Totila cercó Roma por tercera vez, la que luego le fue nuevamente entregada.

Justiniano envió nuevamente a Italia a su Gran Chambelán el general Narsés. En el ínterin, Totila saqueó Corfú y con 300 naves navegó a lo largo de la costa del Epiro y Dalmacia destruyendo las naves que aprovisionaban al ejército bizantino que organizaba Narsés. Además, Totila cercó el puerto de Ancona, ante lo cual Valeriano pidió ayuda a Juan que se encontraba en Salona con órdenes de no moverse de allí hasta que no llegara Narsés. Juan desobedeció la orden y se puso en movimiento con 38 buques a los que se le sumaron 12 de Valeriano con los obtuvo la victoria en una batalla naval.

Este revés afectó mucho a Totila quién solicitó nuevamente la paz, solicitud que le fue rechazada una vez más por Justiniano. Negoció una alianza con el rey Teodebaldo rey de los francos. Sin embargo, los bizantinos perdieron tiempo cuando Justiniano decidió dividir la tribu de los hérulos entre los candidatos al trono Datius y Suartuas debido a la amenaza de su creciente tras lo cuál procedió también a una campaña de castigo contra los gépidos en el valle del Danubio.[8]

Movimientos previos[editar]

En la primavera de 552, Narsés inició la marcha hacia Italia por carretera con un numeroso ejército, se cree que eran 20.000 hombres entre hunos, lombardos, gépidos, hérulos y persas. Al llegar al extremo norte del mar Adriático se encontró con los francos que le cerraban el paso, como carecía de suficientes naves para transportar su ejército por mar continuó pegado a la costa hasta Rávena.

En Rávena se le unieron los restos del ejército romano que queba allí, y luego de un descanso de nueve días avanzó hasta Rímini. Avanzó hasta Ad Ensem – Scheggia – en la cumbre del paso de los Apeninos, donde acampó pues supo que Totila se movía a su encuentro.

Totila se encontraba cerca de Roma cuando supo que Narsés había llegado a Rávena. Inmediatamente atravesó Toscana y acampó su ejército en el pueblo de Tagina – Gualdo Tadino, cerca de Gubbio - cerca de 20 kilómetros al sur de donde se encontraba Narsés.

La batalla[editar]

Llegado a su posición, Narsés envió una embajada a Totila pidiéndole que se rindiera, este le contestó que en ocho días más se enfrentarían. Narsés sospechando que era una treta del godo, decidió iniciar el combate al día siguiente, lo que resultó acertado, pues a la mañana siguiente Totila avanzó sobre el ejército bizantino.

Narsés ocupó una colina con 50 arqueros, colina que representaba gran importancia estratégica, pues resguardaba el flanco izquierdo de su ejército. Totila esperaba la llegada de refuerzos, unos 2.000 efectivos de caballería.

El ejército de Narsés se desplegó en forma de arco, con la infantería en el centro. La caballería de los lombardos y hérulos se dispuso detrás de los arqueros. Totila formó a sus jinetes en el frente, con la infantería agrupada detrás de ellos.

Narsés dejó la iniciativa a Totila, pero el ataque se atrasó mucho porque los refuerzos godos llegaron hacia el mediodía. Antes, para hacer tiempo, Totila llevó a cabo una exhibición de sus dotes ecuestres luciendo una espléndida armadura ante las filas de ambos ejércitos.

Cuando llegaron los refuerzos godos, los bizantinos estaban almorzando. Totila mandó cargar a su ejército en el centro, esperando, al parecer, que la energía del envite derrumbase a las fuerzas de Narsés, pero Narsés era un general muy hábil. Movió a sus arqueros hacia adelante de modo que la caballería goda recibiera un aluvión mortal de flechas desde los dos flancos. Las bajas de Totila fueron terribles. Entonces, como el ejército ostrogodo continuaba luchando con ímpetu, Narsés desplazó a su caballería para atacarle por los lados.

A primera hora de la tarde, el ejército ostrogodo estaba totalmente desorganizado y Narsés lanzó un ataque general. Las líneas ostrogodas perdieron la cohesión y sus tropas se dispersaron. Los ostrogodos sufrieron un total de 6.000 muertos, incluyendo al rey Totila.

Consecuencias[editar]

Narsés emprendió la tarea de exterminar a los godos supervivientes, que habían proclamado como su rey a Teias. Narsés ocupó Roma y luego acorraló a Teias en Sarno, no lejos del Vesubio. Después de dos meses, Teias se retiró hacia el Monte Lettere, lugar en que se libró una batalla en la que murió Teias. Se convino una capitulación en la que el resto de los godos reunirían todo su dinero y abandonarían Italia para vivir libremente en el reino bárbaro que ellos escogieran.

Italia se incorporó de esta manera al Imperio Romano de Oriente como exarcado, siendo Narsés exarca (gobernador) del territorio. Los ostrogodos, por su parte, jamás pudieron recuperarse después de esta batalla.

Bibliografía[editar]

  • FULLER, J.E.C (1963). Batallas decisivas del mundo occidental y su influencia en la historia. Barcelona, Luis de Caralt. 
  • National Geographic Society (1969). «Europe». National Geographic Magazine 1969. 
  • KINDER Y HILGEMANN (1972). Atlas histórico mundial. Madrid. Ediciones Istmo. 

Referencia[editar]

  1. a b Ground warfare: an international encyclopedia, Volumen 1. Stanley Sandler, pp. 858, ABC-CLIO, 2002.

    Narses had some 25,000 under his command, including 5,500 Lombards; 3,000 Heruli and smaler contingents of Gepids, Huns, Persians, and Romans. Totila could field no more than 15,000 men.

  2. Kingdoms of the Empire: the integraton of barbarians in late Antiquity, Walter Pohl, pp. 90, BRILL, 1997.

    The emperor decide to swear όμαιχμία with the Lombards and sent a considerable army (whose commanders took with them 1500 Herules as xymmachoi). The exact chronology of the wars between Gepids and Lombards has been disputed. Most scholars give the date 547 for the first war, 549 for the second and 551 for the third. They argue that in 552 a Lombard contingent of 2500 soldiers and 3000 servants marched against the Ostrogoths in Narses' army, and therefore the war between Gepids and Lombards must already have been over.

  3. Gepidic Society in the 6th Century En la campaña de 552 contra Totila los gépidos contribuyeron a las fuerzas de Bizancio con solo 400 hombres frente a los 3.000 que enviaron los longobardos de Pannonia.
  4. a b c d El fin del imperio romano. William Rosen. Editorial Paidós, 2008.

    El tamaño del ejército que Narsés llevó a la península italiana ponía de manifiesto la decisión de Justiniano de enviar, por primera vez, una fuerza lo bastante potente para lograr sus objetivos; su composición reflejaba la experiencia de su capitán general como emisario de Justiniano ante una gran variedad de pueblos bárbaros: tres mil jinetes herúleos, dos mil hunos, cuatro mil desertores del ejército persa, entre diez y quince mil tropas regulares del ejército imperial, principalmente de Tracia e Iliria, y casi seis mil lombardos. (...) Narsés pudo forzar una batalla decisiva en tierra contra su rival, y, sin otra cosa en mente, prosiguió hacia el sur y llevó a casi 30.000 soldados hasta Rímini, y de allí a Taginae, donde lo esperaba Totila, con 15.000 soldados. (pp. 318)
    Delante de ellos estaba el ejército de Totila, también dispuesto en línea, pero con diez mil soldados menos, por lo que se veía superado en ambos flancos por los efectivos de Narsés. Totila entendió entonces la importancia de ganar tiempo para que llegara al campo de batalla un cuerpo de caballería goda de dos mil jinetes que necesitaban desesperadamente. (pp. 319)

  5. "The Barbarians in Justinian's Armies". John L. Teall. Speculum, vol. 40, No. 2, 1965, pp. 294-322 (veasé pp. 310-312).
  6. a b c Ground warfare: an international encyclopedia, Volumen 1. Stanley Sandler, pp. 858, ABC-CLIO, 2002.

    Narses deployed 8,000 archeds in a crescent-shaped formation before his infatery; with the dismounted Lombards and Heruli in the center, while 1,500 calvary took position on the left wing to outflank the enemy's infantry. Totila formed his army in two lines, with the infantry deployed behind the cavalry. After 2,000 more horsemend had arrived, Totila launched a frontal assault of his cavalry, using same tactics that had proved sucessful in many earlier battles.

  7. Ground warfare: an international encyclopedia, Volumen 1. Stanley Sandler, pp. 858-859, ABC-CLIO, 2002.

    The Ostrogoths sufferd devastating losses, with perhaps some 6,000 men killed, among the king Totila, who had been mortally wounded at the beginning of the battle.

  8. Strategies of distinction: the construction of ethnic communities, 300-800, Walter Pohl & Helmut Reimitz, BRILL, 1998, pp. 108.

    Meanwhile, however, the Roman Heruli had become fed up with waiting and asked the emperor Justinian to chose a king for them from among their nobility. This he did, his choice falling upon Suartuas, but the arrival of Datius then provoked a second major split. Some Heruli remained loyal to Datius, but many went over to Suartuas, and when Justinian decided to back Datius, Suartuas' followers moved on to submit themselves once again to the Gepids. The Heruli were now divided into three sub-groups. The end result of this development was that, when Justinian decided to make war upon the Gepids in 549 A.D., some 1,500 Heruli fought for him, but another 3,000 were fighting on the other side(26).
    Referencia n°26: Procopius, Wars 6, 15, 27-33, 7, 34, 40-3.