Batalla de Solebay

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Solebay
Guerra franco-holandesa
Battle of Solebay june 7 1672 - De Ruyter against the Duke of York (Willem van de Velde II, 1691).jpg
La batalla de Solebay. Ruyter ataca al duque de York. Obra de Willem van de Velde el Viejo.
Fecha 7 de junio de 1672
Lugar cerca de Suffolk Inglaterra
Coordenadas 52°24′N 1°48′E / 52.4, 1.8Coordenadas: 52°24′N 1°48′E / 52.4, 1.8
Resultado Decisiva victoria de las Provincias Unidas
Beligerantes
First-dutch-flag.jpg Provincias Unidas Flag of England.svg Inglaterra Royal Standard of the King of France.svg Francia
Comandantes
Michiel de Ruyter Duque de York
Fuerzas en combate
91 naves de guerra y 44 brulotes 149 buques de guerra
Bajas
un buque incendiado, otro hundido y un tercero tomado además de numerosas bajas Dos buques quemados, hundidos tres, y uno tomado. Alrededor de dos mil bajas
[editar datos en Wikidata ]

La batalla de Solebay, también conocida como batalla de Southwold Bay, se enmarca dentro de la guerra franco-holandesa y enfrentó el 7 de junio de 1672[1] a la flota holandesa, al mando de Michiel de Ruyter contra una flota combinada anglo-francesa al mando del Duque de York (futuro Jacobo II) y del Vice-Almirante Conde Jean II d'Estrées. La batalla terminó con la victoria estratégica holandesa que impidió la invasión de las Provincias Unidas.

Preludio[editar]

Luis XIV odiaba a las Provincias Unidas porque se permitía la edición de libelos que le ridiculizaban. Además Colbert esta seguro que para la prosperidad de la economía francesa es preciso que se someta a las Provincias Unidas, primera potencia económica de Europa. Desde 1667 la concepción de una nueva tarifa aduanera creada por Francia afecta a las mercancías extranjeras, especialmente a las holandesas. Estos responden tasando con derechos exorbitantes la sal, los vinos y otros productos procedentes de Francia.[2] El rey sol planeo minuciosamente la invasión de las Provincias Unidas durante casi cuatro años.[3]

El rey francés había conseguido, gracias a la labor de Lionne y de Arnauld de Pomponne, aislar a las Provincias Unidas y la ayuda militar de Inglaterra y Suecia.[4] Contaba con un ejército de 120.000 soldados capaces y bien equipados, al mando del Príncipe de Conde y del Vizconde de Turenne[5] y en sus filas contaba con numerosos voluntarios de las más nobles familias en Francia deseosos de distinguirse en el ojo de su soberano, fondos generosamente proporcionados por el ministro del poder de las finanzas, Colbert, con un numeroso fondo de municiones y bases en los países vecinos y territorios amigos de Colonia y Münster. Al mismo tiempo, fue demasiado bien informado de la condición indefensa del enemigo. Johan de Witt y los Estados concibiendo que su primer intento sería Maastricht y que las dificultades de su conquista sería suficiente para disuadir de otras empresas a un monarca más enamorado de la pompa que de las fatigas y peligros de la guerra.

Fortificada Maastricht con el máximo cuidado, se dejó a las ciudades fronterizas en el Rin en un estado totalmente ineficiente de la defensa. Consciente de este hecho, Luis inició sus operaciones en el lado de Cléveris, y, separando su ejército en cuatro divisiones, puso sitio al mismo tiempo a tantos lugares. Se asedio a Rhynberg, el duque de Orleans se ocupó de Orsay, Conde recibió la orden de reducir Wesel, y Turenne, Burick. Todas se rindieron en una semana.[6]

A la toma de estas ciudades siguieron muchas otras. En algunos lugares las guarniciones, despreciando a sus comandantes incapaces, se negaron a actuar, o los gobernadores, desconfiado de sus tropas indisciplinadas, perdieron toda esperanza de prolongar la defensa, en otros, el odio entretenidos por los magistrados respecto a la casa de Orange era tan grande, que se apresuraron a entregar a sus pueblos al invasor, por el otro lado, los amigos de la Casa de Orange no miraba sin cierta complacencia en la desgracia que amenazaba el estado, y que esperaban que la reducen a la necesidad de elevar el príncipe a la dignidad de Estatuder, mientras que en aquellos lugares donde los católicos eran numerosos, la población, bajo la guía de los sacerdotes, obligó a las guarniciones y los gobiernos a abrir sus puertas al soberano a quien elogió como el restaurador de la religión.[7]

Retrato de Luis XIV. Obra de Hyacinthe Rigaud, 1701.
Retrato de Johan de Witt. Obra de Jan de Baen.

La sequía del verano era tan excesiva que el Rin se había convertido en vadeable en tres lugares, que se señaló a los franceses por parte de algunos campesinos de Güeldres, el rey determinó en intentar el paso entre Schenkenschans y Arnhem, cerca de Tollhuys, un pueblo a una distancia de cerca de dos millas de de la separación de la rama del río llamado Wahal. El Príncipe de Orange, que estaba estacionado con unos 22.000 hombres en Arnhein,[8] y a lo largo de las orillas del Yssel, en lugar de concentrar sus fuerzas para oponerse a la aproximación del enemigo el príncipe envió al general Wurtz, pero con una fuerza muy insuficiente, para ocupar el puesto en el Tollhuys Los coraceros franceses, liderados por el Conde de Guiche y Revel, se metieron en el vado bajo el fuego de la artillería, que, sin embargo, como no había más de diecisiete hombres estacionados en el mismo, no era muy temible. Ellos fueron seguidos por un número de voluntarios, y en poco tiempo la totalidad de la caballería pasó con pérdidas insignificantes. Las tropas holandesas, desanimados y por lo inesperado de la tentativa como por su propia inferioridad en número, fueron rechazadas después de una breve escaramuza. Un puente fue arrojado luego a través del río para la infantería, por lo que este famoso pasaje se llevó a cabo con relativa facilidad y seguridad. Como la posición del príncipe de Orange en el Yssel, que como consecuencia de la sequía era vadeable en la casi la totalidad de su curso, ya no era sostenible, se retiró a Utrecht. La ciudad de Utrecht se entrego sin lucha poco después.

La provincia de Holanda se encuentra en peligro inminente. No tenían ninguna defensa para oponerse a los progresos del enemigo, el ejército del príncipe se había reducido a cerca de 13.000 hombres,[9] dos de las ciudades fronterizas, Woerden y Oudewater, había solicitado garantías de los invasores, y Naardenfue sorprendida por el conde de Rochefort. Si hubiera marchado de una vez a Muyden podría haber ocupado ese pueblo también, un puesto de enorme importancia por su situación, ya que los barcos que viajan a Ámsterdam debe cruzar al alcance de sus cañones. Sin embargo el conde de Rochefort se quedó dos o tres días inactivo en Naarden.[10] Los Estados Generales decidieron entonces mandar una comitiva a Luis XIV para pedir la paz. Sin embargo Ámsterdam se negó a enviar delegados e hizo preparativos para defender la ciudad.

Luis XIV exige para firmar la paz que todas las prohibiciones y obligaciones impuestas últimamente en los artículos importados de Francia, deben ser retirados, que los católicos deberían gozar del ejercicio público de su religión, y deberían tener la mitad de las iglesias de las provincias.[11] A cambio de las tres provincias que habían conquistado, el rey exigió a todos los territorios de la generalidad, salvo Sluys y Cadsand, también Nimega y sus dependencias, los fuertes de Knodsenburg y Schenk, y Güeldres, todo a la izquierda del Rin, las islas de Bommel y Voorne, con los fuertes de San Andrés, Crévecoeur y Louvestein; Grave, y el condado de Meurs, porque el último de los cuales el príncipe de Orange, a la que pertenecía, debe ser indemnizado por los Estados. Los Estados debían pagar veinte millones de libras al rey de los gastos de la guerra, y "en reconocimiento a la paz que se complace en otorgar cuando podría fácilmente extender sus conquistas en su país", iban a enviar una embajada extraordinaria todos los años a París, con el propósito de presentar al rey una medalla de oro que pesaba una marca, y con una impresión de lo que significa que estaban en deuda con él para la preservación de esa libertad que la asistencia de sus predecesores les había permitido adquirir. Diez días se permitió a la consideración de estos términos, que, sin embargo, fueron rechazadas por unanimidad tanto por los Estados de Holanda y los Estados Generales.[12]

Las causas que se combinaron para exponer las Provincias Unidas con estos terribles desastres por tierra no tenían ninguna influencia en sus asuntos marítimos.

Tenía por máxima Johan de Witt y sus partidarios sostener la marina con el mayor esmero, y dar á la armada una preferencia visible sobre el ejército. Las dos violentas guerras que recientemente habían puesto a la república cara a cara con Inglaterra habían ejercitado el valor de los marineros holandeses y mejorado su táctica; Ruyter, era el más grande oficial de mar de su tiempo y la confianza de los marinos era igual á su alegría cuando tenían que servir bajo sus órdenes: por esto aceleró Witt la entrada en la lucha de la escuadra, con la esperanza de dar un gran golpe, capaz de reanimar á los Estados despavoridos, y de sostener su propia autoridad, que empezaba á declinar[13]

Flotas y movimientos previos[editar]

Ruyter, animado por los mismos motivos, dio la vela con una formidable armada compuesta de 91 naves de guerra y cuarenta y cuatro brulotes: á su bordo iba Cornelio de Witt, hermano del Gran Pensionario, en calidad de diputado de los Estados[14]

La flota anglo-francesa, al mando del duque de York y del Vice-Almirante Conde Jean II d'Estrées, estaba compuesta por 149 buques de guerra, además de los buques más pequeños.[15]

Retrato de Michiel de Ruyter. Obra de Ferdinand Bol, 1667.

La flota anglo-francesa había anclado el 6 de junio en Southwold Bay cerca de Suffolk para celebrar el aniversario de la restauración de la dinastía Estuardo en Inglaterra.[16]

Retrato del Duque de York.

Mientras la flota estaba anclada, se desconocía donde estaba situada la flota holandesa y por eso Edward Montagu, I Conde de Sandwich, en un consejo que se celebró instó del peligro que había de que fueran sorprendidos en la posición que estaban entonces y recomiendó encarecidamente que deben levar anclas y salir a la mar. El duque de York, que no quería aún partir, insinuó que el conde hablaba motivado miedo. La opinión del duque, sin embargo, prevaleció en el consejo de dirección, y los preparativos para las fiestas seguían en curso, cuando en la mañana del 7 el pronóstico del Conde de Sandwich quedo confirmado.[17]

El almirante holandés se informó de que la flota combinada se encontraba cerca de Suffolk, y el 7 de junio a las ocho de la mañana,[18] se abalanzó sobre ellos de manera tan inesperada, que muchos de sus barcos se vieron obligados a cortar los cables, que puedan salir más rápidamente, y formar en orden de batalla[19]

La batalla[editar]

Los holandeses avanzaron en tres escuadrones, el almirante Adriaen Banckert se situó a la izquierda del ataque, Baron Willem Joseph van Ghent a la derecha, mientras que De Ruyter se situó en medio.[20]

Los anglo-franceses también se habían organizado en tres escuadrones: El escuadrón blanco formado por franceses y dirigida por d'Estrées y que se enfrentaría a Banckert. El escuadrón rojo comandado por el Duque de York situada en el centro y el escuadrón azul dirigido por el Conde de Sandwich.

Al haberse presentado la flota holandesa por sorpresa, la escuadra azul inglesa, centro todos sus esfuerzos á salir pronto de la bahia, donde Ruyter hubiera podido fácilmente con sus brulotes destruir las escuadras combinadas, que ni tenían espacio donde moverse, ni estaban en orden, táctica muy prudente que dio tiempo al duque de York y al mariscal d´Estrées para desplegarse.[21]

Retrato de Edward Montagu. Obra de Sir Peter Lely, 1666.

Sandwich tuvo que sostener un combate vivísimo, y atrajo sobre si un vivo fuego holandés. Van Ghent murió en el combate y su nave se puso en fuga; La nave de Sandwich (Royal James) echó á pique otra nave que trató de embestirle al abordaje; la misma suerte deparó á tres brulotes en el momento en que pugnaban por aferrarse con él, y aunque su buque estaba acribillado, y de mil hombres que llevaba á bordo, cerca de 600 cubrían con sus cadáveres los puentes, continuaba haciendo disparos con toda su artillería en medio de la escuadra holandesa; pero un cuarto brulote, más afortunado que los otros, consiguió aferrarse con él, su pérdida fue ya inevitable. En vano sir Eduard Haddok, capitán del Royal James, insistió al conde para que dejara el barco; Sandwich rehusó dejar su bordo, y creyendo ofendido su honor por la temeraria expresión del duque, prefirió una muerte gloriosa á la ignominia.[22]

Mientras Sandwich luchaba desesperadamente Ruyter había dirigido sus tropas hacía el centro de la flota anglo-francesa. Ruyter señalando con el dedo al buque del duque de York y dijo a sus pilotos:

“Ese es nuestro hombre”.[23]

El incendio del Royal James. Obra de Willem van de Velde.

El piloto dirigió la nave hacía la del duque. Durante dos horas estuvieron lanzándose andanadas entre si hasta que el banco inglés (Prince) se encontró tan dañado que el duque de York tuvo que trasladar su bandera a bordo de otro barco (London). Banckert, por su parte, inició el ataque al escuadrón blanco, que los recibió con cierta apariencia de valentía, pero pronto intentaron escabullirse del combate. Al parecer Luis XIV había dado órdenes a d´Estrées de no comprometer la flota francesa en el combate con la esperanza de que las flotas inglesas y holandesas se destruyesen mutuamente.

El duque de York se encontraba en serias dificultades. Se encontraba sosteniendo combate con los barcos dirigidos por Ruyter. La muerte de Sandwich enfureció a lo que quedaba del escuadrón azul, que aunque demasiado tarde para el conde, logro hacer caer el ala derecha holandés en la confusión de tal manera que se vio obligado a retirarse por algún tiempo de la lucha. Esto proporcionó a Sir Joseph Jordan, que había logrado ahora al mando de la escuadra azul, una oportunidad de unirse con el rojo, con el fin de ayudar al duque de York, quien, al ser abandonado por los franceses, había sufrido mucho de los ataques de gran alcance de dos divisiones del enemigo con De Ruyter y Banckert. En este conflicto, Cornelio Evertzen, el almirante de Zelanda, murió, y el propio De Ruyter fue herido y escapó por poco de ser quemado por el fuego de los buques ingleses. Su barco se vio en tal estado de discapacidad que se vio obligado a ser remolcado fuera de la línea. El flanco derecho holandés se recuperó y se abalanzó a la ayuda de sus comandantes, y lo que les salvó de la destrucción.[24]

El buque francés Saint-Philipe en la batalla de Solebay. Obra de Jan Karel Donatus Van Beeck.

La batalla continuó hasta las nueve de la noche, cuando la flota holandesa estaba terriblemente dañada y se vio obligada a retirarse, la escuadra anglofrancesa había sufrido en el mismo grado y no estaban en condiciones para su persecución.

Consecuencias de la batalla[editar]

Aunque ambas partes reclamaron el triunfo, éste sin duda se inclino a favor de los holandeses, que sufrieron una pérdida algo inferior a la de sus antagonistas, y tuvo la satisfacción, por otra parte, de evitar el descenso a Zelanda de las flotas combinadas, que hubiera sido la consecuencia inmediata de una derrota.[25]

Los holandeses perdieron sólo tres barcos, uno de los cuales fue incendiado, hundido otro, y el tercero tomado. Su pérdida en los hombres se supone que han sido muy grandes, pero la publicación de la misma fue prohibida por los Estados.[26]

La pérdida por parte de Inglaterra fue bastante más grave. Dos de sus buques fueron quemados, hundido tres, y uno tomado. Tuvieron alrededor de dos mil hombres entre muertos y heridos: entre los principales fueron Sir Fretcheville, Almirante en el Cambridge, el capitán Digby de la Henry, el capitán Piercy del St. George, el capitán de la Waterworth Ana, Sir John Fox, del Prince, el capitán Harman del Triumph; Sir Philip Cartwright, Sir Charles Harbord, y muchas otras personas de distinción. Pero el destino del valiente conde de Sandwich se lamentó en particular[27]

Esta batalla y la rotura de más diques por parte holandesa hicieron que la guerra se alargase y no terminase con una rápida victoria anglo-francesa.

Los cuerpos colgados de los hermanos Witt. Obra de Jan de Baen.

Guillermo de Orange aprovecho la coyuntura para resultar en julio elegido como Estatuder de las provincias de Holanda y Zelanda y capitán general vitalicio de los Estados Generales.[28] Los hermanos de Witt esperaban que esta batalla afianzase su autoridad, sin embargo el 20 de agosto ambos hermanos son acusados como culpables de la falta de preparación del país y del desastre sufrido y son asesinados por un grupo de orangistas.[29]

Las flotas holandesa y anglo-francesa volvieron a encontrarse en la batalla de Schooneveld y en la batalla de Texel en las que las victorias holandesas obligaron a Inglaterra a retirarse de la guerra.

Notas y Referencias[editar]

  1. En algunas fuentes aparece como el 28 de mayo al estar por entonces vigente el calendario juliano en Inglaterra
  2. El mundo moderno Pag. 627
  3. El mundo moderno Pag. 627
  4. El mundo moderno Pag. 627
  5. The history of Holland and the Dutch nation from the beginning of..., Volumen 3 Pag. 95
  6. The history of Holland and the Dutch nation from the beginning of..., Volumen 3 Pag. 95/96
  7. The history of Holland and the Dutch nation from the beginning of..., Volumen 3 Pag. 96
  8. The history of Holland and the Dutch nation from the beginning of..., Volumen 3 Pag. 97
  9. The history of Holland and the Dutch nation from the beginning of..., Volumen 3 Pag. 99
  10. The history of Holland and the Dutch nation from the beginning of..., Volumen 3 Pag.99
  11. The history of Holland and the Dutch nation from the beginning of..., Volumen 3 Pag.101
  12. The history of Holland and the Dutch nation from the beginning of..., Volumen 3 Pag. 102
  13. Historia de Inglaterra: (1844. 748 p.) Pag. 499
  14. Historia de Inglaterra: (1844. 748 p.) Pag.499/500
  15. Lives of the warriors who have commanded fleets and armies before..., Parte 2 Pag. 395
  16. Deeds of naval daring i or anecdotes of the British navy Pag.360
  17. Deeds of naval daring i or anecdotes of the British navy Pag. 360/361
  18. The Royal military chronicle: or, the British officer's monthly..., Volumen 2 Pag. 3
  19. Deeds of naval daring i or anecdotes of the British navy Pag.361
  20. The history of Holland and the Dutch nation from the beginning of..., Volumen 3 Pag. 102
  21. Historia de Inglaterra: (1844. 748 p.) Pag. 500
  22. Historia de Inglaterra: (1844. 748 p.) Pag. 500
  23. The history of Holland and the Dutch nation from the beginning of..., Volumen 3 Pag.103
  24. Tales of the wars; or, Naval and military chronicle Pag.82/83
  25. The history of Holland and the Dutch nation from the beginning of..., Volumen 3 Pag.104
  26. Tales of the wars; or, Naval and military chronicle Pag. 83
  27. Tales of the wars; or, Naval and military chronicle Pag. 83
  28. El mundo moderno Pag. 628
  29. El mundo moderno Pag. 628

Bibliografía[editar]

-Edward Giffard. Deeds of naval daring i or anecdotes of the British navy. J. Murray, 1867.Pagina en Inglés

-William M. Clark. Tales of the wars; or, Naval and military chronicle.1836.Pagina en Inglés

-J. Davis. The Royal military chronicle: or, the British officer's monthly register, chronicle, and military mentor, Volumen 2. 1811 Pagina en Inglés

-Sir Edward Cust. Lives of the warriors who have commanded fleets and armies before the enemy, Parte 2. J. Murray, 1869en Inglés

-David Hume,. Historia de Inglaterra: (1844. 748 p.). Imprenta de Francisco Oliva, 1844[1]

-Charles Maurice Davies. The history of Holland and the Dutch nation from the beginning of the tenth century to the end of the eighteenth: including an account of the municipal institutions, commercial pursuits and social habits of the people; the rise and progress of the Protestant reformation in Holland; the intestine dissensions, foreign wars, &c, Volumen 3. G. Willis., 1851Pagina en Inglés

-David Hume, Antoine François Prévost d’Exiles (Abbé). Histoire de la maison de Stuart, sur le trône d'Angleterre, Volumen 3. Pagina en Francés

-Charles Duke YongeThe history of France under the Bourbons: A.D. 1589-1830, Volumen 2. Tinsley Brothers, 1866Pagina en Francés

-Bennassar M-Jacquart J-Lebrun F-Denis M-Blayau N.El Mundo Moderno. Akal Textos. Año 2005.

Véase también[editar]

Guerra franco-holandesa

Luis XIV de Francia

Guillermo III de Inglaterra

Guerras anglo-holandesas