Batalla de San Mateo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de San Mateo
Guerra de Independencia de Venezuela
Estatua de Ricaurte.jpg
Estatua en San Mateo que conmemora el momento en que Antonio Ricaurte se inmolo junto con el parque para evitar que cayera en manos realistas.
Fecha 28 de febrero-25 de marzo de 1814
Lugar San Mateo (Venezuela)
Resultado Victoria patriota
Beligerantes
Bandera de la Guerra a Muerte.svg Segunda República de Venezuela Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svgJolly-roger.svg[1] Imperio español
Comandantes
Simón Bolívar José Tomás Boves
Fuerzas en combate
1.500 infantes y 600 jinetes[2] [nota 1] 2.000 infantes y 5.000 jinetes[2] [nota 1]
Bajas
90 muertos[3] 800-1.000 muertos y heridos[3] [4]

La Batalla de San Mateo fue un importante encuentro de la Guerra de Independencia de Venezuela, en la cual un ejército llanero al mando del militar español José Tomás Boves sitiaron por varios días a fuerzas republicanas comandadas por Simón Bolívar. Los realistas cargaron varias veces contra la ciudad de San Mateo fueron contenidos por los patriotas con mucha dificultad.

Antecendentes[editar]

Tras sublevarse a fines de 1813, mientras el grueso del ejército patriota estaba en campaña contra Ceballos, Boves había reunido bajo su mando una fuerza de 20.000 llaneros según el testimonio de José Francisco de Heredia y Mieses, oidor de la Real Audiencia de Caracas.[5] Según el general Lino Duarte Level eran 19.000 al morir Boves en Urica.[6] La mayoría de Cojedes, Apure y Guárico.[7] Finalmente tras apoderarse de Calabozo después de su victoria en la batalla de San Marcos (8 de diciembre) se lanzo en una sangrienta campaña por el centro del país hacia Caracas con la mitad de esa tropa,[5] unos 10.000[8] a 12.000[6] jinetes operativos, pero apenas 300 eran españoles.[9] Primero derrotó a Vicente Campo Elías cuando intento detenerle en la La Puerta, iniciando su avance por los valles de Aragua (3 de febrero de 1814), amenazando así a Caracas y Valencia. Temiendo que Boves reclutara a los 1.400 presos españoles y canarios que estaban en las prisiones de La Guaira y Caracas, Bolívar hizo ejecutar a 1.253 de ellos (8 de febrero).[10]

Boves logro conseguir el apoyo de los esclavos fugitivos, pardos e indios de los Llanos. De estos últimos logró reclutar miles de las milicias de las misiones al sur del Orinoco (mapoyos, yaruros, panares, guahibos y demás) y a la larga se le sumaron los salvajes (no reducidos) al norte del río, como los kariñas y waraos que contaban cada una 500 a 2.000 guerreros durante la Emigración a Oriente para acosar a los republicanos.[11] El apoyo a los realistas de parte de los pueblos indígenas fue mayoritario, destacando los casos de los caribes[12] y de los caquetíos.[nota 2]

Entre las razones de este apoyo masivo estuvieron que el ejército de Campo Elías tenía entre sus objetivos la recaptura masiva de los esclavos fugados desde las plantaciones de la costa caribe.[13] Estos esclavos eran vitales para reactivar la economía de la zona republicana. Debido a este motivo las tropas republicanas fueron extremadamente violentas con los llaneros. La causa fue el miedo que tenían los ganaderos llaneros, que usaban libremente el terreno para pastar sus ganados, de ver usurpadas sus tierras por los grandes terratenientes y mercaderes caraqueños.[14] Esta amenaza afectaba en particular a las comunidades indígenas, cuyas tierras comunales estaban protegidas por la Corona española. Por último estaban el rencor y el deseo de ascenso social expresados en la posibilidad de ser liberados por servir en el ejército, ascender en la estructura de mando (Boves ascendía a sus soldados según sus meritos y no por su casta o clase social) y conseguir botín con el saqueo (siempre muy brutal) de pueblos, haciendas y ciudades.

Asedio de la ciudad[editar]

El 28 de febrero de 1814 llegan las primeras avanzadas de caballería a los alrededores de la ciudad y asaltan las trincheras que defendían la entrada al valle pero lo estrecho del terreno y lo concentrado del fuego republicano causan muchas bajas en los llaneros que son obligados a retirarse. A la mañana siguiente, Boves que ya había llegado al lugar ordena a la caballería subir a Puntas del Monte, una serie de colinas que se encontraban en el ala izquierda de los defensores, desde ahí los llaneros cargaron varias veces pero nuevamente sufrieron muchas bajas por los bien atrincherados defensores. Cuenta la leyenda en una de estas cargas fue herido mortalmente Antíno, el caballo de Boves, y que éste —que era conocido por su crueldad— lloró desconsoladamente y juró vengarse frente a sus hombres.[15]

La batalla[editar]

La inutilidad de una carga de caballería contra las lineas republicanas, hizo a Boves pensar un plan que le permitiera obtener el parque republicano almacenado en la «casa alta» del ingenio Bolívar para armar a sus hombres, que en su mayoría contaban solo con lanzas.

La custodia le fue encomendada al capitán neogranadino Antonio Ricaurte y a una pequeña tropa de 50 soldados. Durante el ataque realista del 25 de marzo, Francisco Tomás Morales se apoderó del Ingenio, y al mismo tiempo, una de sus columnas, bajando por la fila de Los Cucharos tomó la «casa alta». Ricaurte, quien, al ver tropas realistas en condiciones de capturar aquel arsenal, esperó a que entraran y acto seguido prendió fuego a los polvorines y lo hizo volar con lo cual pereció él y aquellos que se hallaban dentro del recinto. Bolívar aprovechó el desorden momentáneo que se produjo entre los atacantes y lanzó un contraataque, con el cual reconquistó la «casa alta», hoy museo histórico Antonio Ricaurte.

Fin de la batalla[editar]

A finales de marzo Boves tuvo conocimiento de la cercanía de un ejército repúblicano de 4.000 de hombres que se acercaba a San Mateo para auxiliar a Bolívar.[16] Por una parte envió parte importante de sus fuerzas al mando de Francisco Rosete a los Valles del Tuy y con el resto de sus fuerzas decidió salir a enfrentar las fuerzas de Santiago Mariño que se dirigían a auxiliar a la ciudad, se encontraron en Bocachica cerca de la ciudad, Boves fue derrotado y volvió a los Llanos a reunir otro ejército.

Referencias[editar]

  1. Antonio Núñez Jiménez (1994). Un Mundo Aparte: Aproximación a la Historia de América Latina y el Caribe. Madrid: Ediciones de la Torre, pp. 249. ISBN 84-7960-043-8.

    Como un vulgar pirata, Boves hace flamear su bandera negra donde sobresale una tétrica calavera.

  2. a b George Washington Crichfield. American supremacy: the rise and progress of the Latin American republics and their relations to the United States under the Monroe doctrine. Volumen I. Brentano's, 1908, pp. 22.

    On February 28 the Spanish General Boves, with 2000 infatry and 5000 cavalry, attacked Bolívar at San Mateo, with 1500 infantry and 600 cavalry.

  3. a b Vicente Lecuna (1955). Bolívar y el arte militar formada sobre documentos: sin utilizar consejas ni versiones impropias. Nueva York: Colonial Press, pp. 41
  4. Efemérides - La primera Batalla de San Mateo
  5. a b Rufino Blanco-Fombona & Rafael Ramón Castellanos (1981). Ensayos históricos. Fundación Biblioteca Ayacucho, Caracas, pp. 365. ISBN 84-660-0003-8.
  6. a b Lino Duarte Level (1911). Cuadros de la historia política y militar de Venezuela. Madrid: Editorial América, pp. 298.
  7. "Rendición de Valencia después de 20 días de heroica resistencia. Boves viola el tratado de capitulación y asesina a los oficiales patriotas". Diario Vea. 8 de julio de 2011. Consultado el 12 de mayo de 2012.
  8. Waldo David Frank (1967). Nacimiento de un mundo: Bolívar dentro del marco de sus propios pueblos. Editorial Aguilar, La Habana, pp. 154.
  9. Rufino Blanco-Fombona (1969). Bolívar y la guerra a muerte: época de Boves, 1813-1814. Ministerio de Educación, Dirección Técnica, Departamento de Publicaciones, Caracas, pp. 117.
  10. Ernest Desplaces & Louis Gabriel Michaud (1854). Biographie universelle, ancienne et moderne, ouvrage rédigé par une société de gens de lettres. Tomo IV. París: Chez Madame C. Desplaces, pp. 630.
  11. M. Malte-Brun (1828). Diccionario geográfico Universal. Tomo II. París: Mame y Delaunay-Vallée, pp. 167
  12. Germán Nicolás Freire & Aimé Tillett (2007). Salud indígena en Venezuela. Tomo II. Caracas: Editorial Arte, pp. 209. ISBN 978-9-80226-049-2. Al inicio del siglo XIX los pueblos caribes sumaban en territorio venezolano 13.000 gentes según Whitehead.
  13. Manuel López. "Cimarrones llaneros crearon una sociedad armónica". Entrevista a Miguel Izard, pp. 14 y 26. Todos adentro. 3 de enero de 2009. Consultado el 9 de enero de 2013.
  14. Elliot, John H. (2008). Imperios del mundo atlántico. España y Gran Bretaña en América, 1492-1830. México; Madrid: Santillana, pp. 554-555. Traducción de Marta Balcells. ISBN 978-607-11-0082-5.
  15. {{cita libroEl 28 de febrero de 1814 llegan las primeras avanzadas de caballería a los alrededores de la ciudad y asaltan las trincheras que defendían la entrada al valle pero lo estrecho del terreno y lo concentrado del fuego republicano causan muchas bajas en los llaneros que son obligados a retirarse. A la mañana siguiente, Boves que ya había llegado al lugar ordena a la caballería subir a Puntas del Monte, una serie de colinas que se encontraban en el ala izquierda de los defensores, desde ahí los llaneros cargaron varias veces pero nuevamente sufrieron muchas bajas por los bien atrincherados defensores. Cuenta la leyenda en una de estas cargas fue herido mortalmente Antíno, el caballo de Boves, y que éste —que era conocido por su crueldad— lloró desconsoladamente y juró vengarse frente a sus hombres | autor = Indalecio Liévano Aguirre | título = Bolívar | año = 1988 | editorial = Madrid: Ediciones Cultura Hispánica | id = }}
  16. Demetrio Quintero Quintero (2008). El pasado de Colombia: Lecciones de historia patria. Bogotá: CI Paniberica Ltda, pp. 108. ISBN 978-9-58984-553-0.

Notas[editar]

  1. a b Clodfelter, Micheal (2002). Warfare and armed conflicts: a statistical reference to casualty and other figures, 1500-2000. Londres: McFarland, pp. 350. ISBN 978-0-78641-204-4. El primer ataque de Boves, del 28 de febrero lo enfrento a él con 8.000 llaneros contra Bolívar y 2.000 republicanos, murieron o fueron heridos 213 patriotas y 2.000 realistas. En el segundo ataque, 20 de marzo, Bolívar y sus dos mil hombres enfrentaron a los 12.000 que traía el caudillo llanero. Boves fue nuevamente rechazado, tuvo 800 muertos y 1.000 prisioneros. Por último, el tercer ataque, 25 de marzo, Bolívar con 2.500 tropas rechazó a 10.000 soldados de Boves. El Libertador tuvo 1.200 muertos y heridos, el Urogallo 1.000.
  2. Rosa Isabel Zarama Rincón (2004). "Héroes y Antihéroes en Pasto y Coro, 1821-1824". Montalban. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello, no. 38. Los caquetíos al mando de los caciques de Santa Ana y Moruy pagaron caro su respaldo a la causa del rey. Desde 1810 participaron constantemente en las guerra de independencia, aportando varias veces numerosos contingentes al bando realista, durante la Segunda República la provincia de Coro donde vivían estaba en poder del general español Juan Manuel Cajigal al que dieron su apoyo. Hacia 1821 tras la derrota en la batalla de Carabobo quedaron muy debilitados, siendo vencidos en San Francisco. Terminaron culpándose entre ellos de su derrota. El cacique de Moruy murió poco después y el de Santa Ana huyo de republicanos y rivales locales. Luego muchos indios fueron masacrados por los rebeldes o terminaron suicidándose. Debido a esto no participaron de la contraofensiva de Francisco Tomás Morales entre los años 1821 y 1823. De los 8.000 que eran en 1800 quedaban 1.800 en 1821 (pp. 112). Durante el período posterior a la independencia terminaron por desaparecer como pueblos. Los pueblos como Pasto y Coro fueron de los más afectados por las guerras de independencia. El apoyo popular, la decisión y capacidades de sus dirigentes y la difícil geografía permitieron a estos pueblos lograr ofrecer una prolongada y decidida resistencia a los republicanos aunque a un grave coste económico y demográfico (pp. 111-113). Debe mencionarse que los historiadores posteriores a la independencia decían que el rechazo de amplios sectores de la población a la lucha justa contra España se debía según José Manuel Restrepo a el fanatismo religioso, el fanatismo por la monarquía y su funesta ignorancia llamándolos los hijos descarriados de Colombia (pp. 114-115).