Batalla de Rueda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Rueda
Reconquista
Almanzor campaigns.svg
Campañas de Almanzor.
Fecha Julio de 981 o de 983
Lugar Rueda, Valladolid (España)
Roa, Burgos (España) 41°36′N 4°49′O / 41.600, -4.817
Coordenadas 41°36′00″N 4°49′00″O / 41.6, -4.81666667Coordenadas: 41°36′00″N 4°49′00″O / 41.6, -4.81666667
Resultado Victoria musulmana
Beligerantes
Banner of arms kingdom of Leon.svg Reino de León
Arrano Beltza.svg Reino de Pamplona
Pendon del Reino de Castilla.svg Condado de Castilla
Umayyad Flag.svg Califato de Córdoba
Comandantes
Banner of arms kingdom of Leon.svg Rey Ramiro III de León
Arrano Beltza.svg Rey Sancho Garcés II de Pamplona
Pendon del Reino de Castilla.svg Conde García Fernández
Umayyad Flag.svg Hayib Abu ʿAmir Muhammad

La Batalla de Rueda (981 o 983) fue un enfrentamiento militar librado entre las fuerzas del Califato de Córdoba lideradas por el hayib Abu ʿAmir Muhammad y una coalición cristiana formada por Reino de León, el Condado de Castilla y el Reino de Navarra. Termino con una decisiva victoria musulmana sobre tres princeps cristianos.[1]

Ubicación[editar]

Debido a la dificultad para interpretar correctamente las distintas crónicas, los historiadores debaten aun sobre el emplazamiento donde sucedió. Según Reinhart Dozy el enfrentamiento tuvo lugar en Rueda (Valladolid), pero en esos tiempos sería apenas una aldea; según José María Ruiz Asencio se libro en Roa (Burgos), una fortaleza repoblada en 912.[2]

Antecedentes[editar]

También existen dificultades para interpretar correctamente las fechas y el curso de acontecimientos que llevaron al enfrentamiento.

Desde 978 gobernaba de facto el califato un triunvirato formado por el cadí de Medinaceli, el exitoso general Galib, el chambelán del califa Hisham II, Abu Amir Muhammad, y la madre del joven califa, la vascona Subh. Sin embargo, las malas relaciones entre el anciano general y el chambelán provocaron una guerra civil.[3] Galib reunió a sus leales tropas[4] y procuro el apoyo del Condado de Castilla y el Reino de Pamplona,[5] mientras Abu Amir convocaba a sus partidarios y contingentes de mercenarios bereberes.[6] El encuentro decisivo se dio en Torrevicente, un 9 de julio de 981. Galib resulto muerto y sus seguidores se dispersaron[7] o se pasaron al bando enemigo.[8] Tras esa victoria el chambelán asumió el título de al-Manṣūr, «el Victorioso», cuya castellanización, «Almanzor», será el nombre con el que sería recordado.[9] Dicha acción sería recordada como la «campaña de la victoria».[10]

Para castigar a los estados cristianos por su apoyo a Galib Almanzor emprendió una serie de aceifas. La primera se inicio el 24 de agosto y produjo el saqueo de Zamora. El dictador volvió a Córdoba cargado de botín y esclavos el 17 de septiembre. Una segunda expedición atacaría el moderno Portugal, llegando hasta Trancoso, villa que también resulto devastada, y Viseo (29 de octubre-22 de noviembre).[11] Al año siguiente, 982, se producirá la «campaña de las tres naciones», que asolo las tierras de castellanos, leoneses y navarros (1 de junio-4 de agosto).[12]

En 983 Almanzor lanza una nueva aceifa, esta vez contra Simancas, estratégica fortaleza en poder cristiano desde la batalla homónima de 939.[13] La expedición comienza el 16 de junio de ese año y finalizada con el retorno del hayib a la capital el 17 de julio.[14] El asedio de la fortaleza duró un solo día, resultando el grueso de la guarnición y la población masacradas.[1] Según las crónicas musulmanas 17.000 mujeres serán tomadas cautivas para ser vendidas como esclavas en Córdoba.[14]

La batalla[editar]

Según algunos historiadores, la batalla de Rueda se producirá inmediatamente después de la destrucción de Zamora, en julio de 981.[15] Otros eruditos, en cambio, dicen que el combate se libro recién en julio de 983, como reacción a la destrucción de Simancas.[2] Una tercera interpretación es exactamente la contraria a la anterior. Los aliados cristianos, en vez de luchar en Rueda como reacción a la destrucción de Simancas, habrían combatido en un intento de detener el avance del chambelán por el Pisuerga y salvar la estratégica fortaleza.[2] Algunos también aceptan la posibilidad que pudieron suceder dos batallas en el mismo lugar: Roda.[2]

Siguiendo la segunda interpretación, Ruiz Asencio dice que después de tomar Simancas Almanzor se dedico a arrasar las tierras del río Duero alrededor de la villa fortificada de Roa. En esos momentos llegaron las huestes del rey navarro Sancho Garcés II y el conde García Fernández, quizás con la intención de auxiliar Simancas, pero no habrían llegado a tiempo. Finalmente se sumaron al ejército del rey leonés, el joven Ramiro III, y decidieron no encerrarse en la plaza sino que presentar batalla campal. Las crónicas dicen poco sobre el combate, pero se sabe que el ejército musulmán era muy superior en número y al parecer simplemente desbordó a los cristianos, que se dieron a la fuga como pudieron.[2]

Tras la victoria Almanzor avanzó contra León, capital del reino, pero Ramiro III salió a su encuentro. El rey cristiano rechazo el primer ataque de los soldados musulmanes, pero estos tenían más miedo a la furia de su comandante que a sus enemigos, así que volvieron a la carga y llegaron a las puertas de la ciudad, sin embargo, una tormenta invernal los obligo a volver a Córdoba.[1]

Consecuencias[editar]

El rey pamplonés y su hijo, García Sánchez, terminaron por someterse a los designios del dictador del Califato.[16] Incluso se presentará en Córdoba para arrodillarse ante él y entregarle a una de sus hijas como esposa que será madre de Abd al-Rahman Ibn Sanchul. Sin embargo, esto no impedirá a Almanzor a lanzar una aceifa contra su reino en 992.[17]

Las continuas derrotas que se venían desde 977 debilitaron la posición del rey leonés, especialmente entre los nobles gallegos y portugueses, los más afectados por las aceifas cordobesas contra el reino.[18] Estos acabarían por rebelarse a favor del pretendiente Vermudo Ordóñez, hijo de Ordoño III y nieto de Ramiro II y Fernán González, en 981.[19] Para coronarlo en Santiago de Compostela el 15 de octubre de 982.[20] Se desataba una guerra civil con Portugal y Galicia a favor de Bermudo II y Castilla y León respaldando a Ramiro III.[21] En el invierno de 982-983 Ramiro III lanzo una ofensiva contra su rival, produciéndose una sangrienta batalla en Portela de Arenas o Areas, cerca de Monterroso (Lugo), que acabo sin claro vencedor. A pesar de ello, la posición de Bermudo II consiguió consolidarse, estableciendo su corte en Galicia y empezando a cosechar un triunfo tras otro mientras Ramiro se refugiaba en León y era lentamente abandonado por sus aliados. Finalmente, la capital leonesa fue tomada por los seguidores de Bermudo en marzo de 984, Ramiro se refugiaba en Astorga, donde moriría el 26 de junio de ese año.[22] La guerra civil había concluido.

Clave en la victoria de Bermudo fue el apoyo de Almanzor. El dictador le proveyó de dinero, armas y soldados a cambio de su vasallaje. Mientras Ramiro presentaba una actitud hostil contra Córdoba, recibiendo numerosas embestidas contra sus territorios.[21] Apenas volvió de Portilla de Arenas se encontró con la mencionada ofensiva sobre Simancas, a la que se sumaron ese mismo año dos aceifas contra Salamanca y Sacramenia. Así Almanzor conseguía desmantelar la repoblación cristiana en la línea del Duero y someter a tributo a León, porque acabada la guerra civil la mayoría de sus tropas siguieron en territorio leonés, garantizando la posición de Bermudo pero también su fidelidad.[22]

Con León sometido Almanzor puso su atención en el Condado de Barcelona, un aliado suyo pero también una presa rica y vulnerable,[23] y en Castilla, que seguiría sin someterse hasta el año 995, cuando muera García Fernández.[24] Ya no habrá más coaliciones cristianas ni batallas campales para los ejércitos califales hasta Peña Cervera en el año 1000.

Referencias[editar]

  1. a b c Dozy, 2010: 114
  2. a b c d e Martínez, 2005: 504
  3. Martínez, 2005: 493
  4. Martínez, 2005: 494
  5. Martínez, 2005: 497
  6. Martínez, 2005: 498
  7. Martínez, 2005: 500
  8. Martínez, 2005: 499
  9. Dozy, 2010: 114; Echevarría, 2000: 103; Martínez, 2005: 500
  10. Echevarría, 2000: 103
  11. Martínez, 2005: 501
  12. Martínez, 2005: 501-502
  13. Ortega, 2010: 272
  14. a b Martínez, 2005: 503
  15. Ortega, 2010: 272
  16. Rivero, 1982: 87
  17. Narbaitz, 2007: 96
  18. Martínez, 2005: 505
  19. González, 1978: 105
  20. Dozy, 2010: 117; Martínez, 2005: 505
  21. a b Martínez, 2005: 506
  22. a b Dozy, 2010: 117; Martínez, 2005: 506
  23. Dozy, 2010: 117-118
  24. Martínez, 2005: 536

Bibliografía[editar]

  • Dozy, Reinhart P. (2010) [1861]. Historia de los musulmanes de España. Tomo II (Libro III -El Califato- y Libro IV -Los reyes de Taifas-). Madrid: Turner. Traducción de Federico de Castro. ISBN 978-8-47506-942-5.
  • Echevarría Arsuaga, Ana (2000). "El azote del año mil: Almanzor, según las crónicas cristianas". Los protagonistas del año mil. Aguilar de Campoo: Fundación Santa María la Real & Centro de Estudios del Románico, pp. 89-116. Coordinación de José Ángel García de Cortázar. ISBN 84-89483-14-0.
  • González López, Emilio (1978). Grandeza e decadencia do reino de Galicia. Vigo: Editorial Galaxia. Traducción de Francisco Fernández del Riego. ISBN 978-8-47154-303-5.
  • Martínez Díez, Gonzalo (2005). El condado de Castilla, 711-1038: la historia frente a la leyenda. Tomo II. Valladolid: Marcial Pons Historia. ISBN 978-8-49537-994-8.
  • Narbaitz, Pierre (2007) [1978]. Navarra o cuando los vascos tenían reyes. Bayona: Txalaparta. ISBN 978-8-48136-488-0.
  • Ortega Rubio, Juan (2010) [1895]. Los pueblos de la provincia de Valladolid. Valladolid: Editorial MAXTOR. ISBN 978-8-49761-732-1.
  • Rivero, Isabel (1982). Compendio de historia medieval española. Madrid: Ediciones Akal. ISBN 978-8-47090-125-6.

Véase también[editar]