Batalla de Raqqa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Raqqa
Guerra Civil Siria
Fecha 3 de marzo de 2013 - 6 de marzo de 2013
Lugar Raqqa, Siria
Coordenadas 35°57′00″N 39°01′00″E / 35.95, 39.016666666667Coordenadas: 35°57′00″N 39°01′00″E / 35.95, 39.016666666667
Conflicto Batalla por el control de la ciudad entre rebeldes y el gobierno sirio
Resultado - Raqqa es tomada completamente por los rebeldes
Beligerantes
Flag of Jabhat al-Nusra.jpg Frente Al Nusra
Flag of Jihad.svg Terroristas ligados a Al Qaeda
Bandera de Siria Ejército Libre de Siria
Bandera de Siria Fuerzas Armadas de Siria
Bajas
46 muertos. 30 muertos, 300 capturados.

La Batalla de Raqqa - Invasión de Raqqa o Caída de Raqqa - fue un enfrentamiento perteneciente a la Guerra Civil Siria. La batalla inició el 3 de marzo de 2013, cuando los rebeldes extremistas del Frente Al Nusra invadieron la ciudad de Raqqa, en el norte de Siria y la dominaron en totalidad tan solo tres días después, convitiéndola en la primera ciudad en caer completamente en manos de esta facción de los rebeldes sirios.[1]

Luego de esta invasión, el Ejército de Siria ha contraatacado cruelmente y se ha enfrascado en una batalla por retirar a sus enemigos de la ciudad.[2] La caída de Raqqa en manos de los rebeldes supone un importante avance en su combate contra las fuerzas del régimen del presidente Bashar Al-Asad.

Antecedentes[editar]

Localización de Batalla de Raqqa en Siria
Batalla de Raqqa (Siria)

Durante la guerra, Raqqa no significó nunca una amenaza para le gobierno. Solo un par de protestas menores se habían vivido desde el inicio de los combates. Incluso en 2012, cuando la guerra civil se propagó por todo el país, la ciudad se mantuvo en calma y sin mayores incidentes.

Pero a comienzos de 2013, los rebeldes comenzaron a ganar en el norte y este de Siria, por lo que se vieron en la obligación de tomar todas las ciudades importantes, incluyendo Raqqa, que aun estaba bajo dominio gubernamental. Fue entonces, cuando decidieron llevar a cabo una ofensiva.

Desarrollo[editar]

Invasión rebelde[editar]

El 3 de marzo de 2013, en medio de otras batallas en distintas ciudades, los rebeldes entran en la ciudad de Raqqa, situada en el norte de Siria, y comenzaron a capturarla de norte a sur. Luego de intensos conflictos con la policía y soldados, los rebeldes eufóricos comenzaron a tener poder en la ciudad y a ganar gran terreno. El 04 de marzo, los rebeldes toman control de la plaza principal de la ciudad, donde derrocan la estatua del antiguo presidente Hafez Al-Asad (padre de Bashar Al-Asad), haciendo que Raqqa se convierta en un símbolo del poder del Ejército Libre de Siria y de los opositores del régimen. El mismo día, los rebeldes atacaron la residencia del gobernador de la provincia, Hasan Jalalide.

Pese a que las fuerzas leales del presidente sirio intentaban detener a sus enemigos, los rebeldes los derrotaban fácilmente, teniendo un avance no muchas veces visto en otras ciudades donde también hay combates; los rebeldes nunca habían avanzando tanto en tan poco tiempo.[3] [4]

"Esta es la primera ciudad en Siria donde los rebeldes han hecho tales progresos. Ahora tienen un control casi total de Raqqa y siguen avanzando. La ciudad ha caído."

Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

En un comunicado, el consejo dijo que con la caída de Raqqa, se estableció un vínculo entre vastas áreas que cedieron ante la oposición en la región productora de petróleo del este del país y regiones controladas por rebeldes en las provincias de Aleppo e Idlib en el norte sirio. El ingreso de los rebeldes a Raqqa, una ciudad conocida como "el hotel" del país luego de que miles de familias huyeron de sus hogares hacia allí, podría ser un nuevo peligro para millones de refugiados, quienes habían pedido a los rebeldes que no ingresaran a las densamente pobladas áreas metropolitanas por temor a que los aviones y la artillería de Asad pudiera atacar zonas residenciales.[5]

Bombardeos del gobierno[editar]

Luego de que los rebeldes tomaran Raqqa, el Ejército de Siria comenzó el 13 de marzo a bombardear despiadadamente la ciudad y a lanzar misiles en contra de la misma. Pese a que los rebeldes fueron los impulsores, la mayoría de las víctimas fueron civiles inocentes.[6]

La ciudad quedó muy dañada y más de 40 personas murieron inicialmente, aunque ahora ha ascendido a 200. Quedando como uno de los ataques más mortales de la guerra en el año 2013. La población de la ciudad, que era de 240.000 habitantes, se ha disparado con la llegada de cientos de miles de refugiados, pero con estos ataques, Raqqa se suma a una de las muchas ciudades conflictivas del país. Dejándola en una situación de crisis y sufrimiento.[7]

Los bombardeos se han mantenido desde la captura de la ciudad.

Hechos posteriores y dominancia terrorista[editar]

Aunque la victoria fue, en efecto, de los rebeldes, esta ciudad no quedó controlada por los rebeldes moderados del Ejército libre o de la Coalición Nacional Siria, si no que quedó bajo el poder de los rebeldes radicales liderados por el Frente Al Nusra, grupo extremista ligado a Al-Qaeda.

De esta forma, en Raqqa se ha mantenido un régimen liderado por los terroristas, ondeando la bandera del yihadismo y dominando los grupos ligados al Al-Qaeda. Muy lejos del ideal libertador propugnado por los rebeldes moderados que no controlan la zona.

Referencias[editar]