Batalla de Quiapo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Quiapo
Guerra de Arauco
Fecha 13 de diciembre de 1558[1]
Lugar En las cercanías de Quiapo (Bahía del Carnero) Provincia de Arauco, Chile
Coordenadas 37°26′23″S 73°35′09″O / -37.4397, -73.58597222Coordenadas: 37°26′23″S 73°35′09″O / -37.4397, -73.58597222
Resultado Victoria española
Beligerantes
Flag of Cross of Burgundy.svg Imperio español Lautaro flag.svg Mapuches
Comandantes
Flag of Cross of Burgundy.svg García Hurtado de Mendoza Lautaro flag.svg Lemucaguin[2] [3]
Fuerzas en combate
200 a 300 españoles[4]
varios indios auxiliares
piezas de artillería
8.000[5]
Bajas
2 españoles muertos,[6] muchos españoles heridos, más algunos caballos lesionados, pérdida de muchos auxiliares.[7] 300 muertos, muchos capturados[8]


La Batalla de Quiapo en la Guerra de Arauco fue la batalla final de la campaña de García Hurtado de Mendoza contra los Mapuche bajo el toqui Lemucaguin (también llamado Caupolicán el joven por ser hijo del empalado jefe Caupolicán). Fue peleada en Quiapo, Bahía del Carnero, Chile, el 13 de diciembre de 1558.

Antecedentes[editar]

Después de la muerte de Caupolicán, García Hurtado de Mendoza pensó que habían subyugado a los mapuches. Por el contrario, la forma de fallecer de Caupolicán inspiró a los mapuches a continuar la lucha con una guerra de guerrillas, en la cual no había día que algunos yanaconas o un encomendero no murieran en las manos de los weichafe (guerreros) mapuches. Cuando el número de desaparecidos o de muertos hubo alcanzado 400 yanaconas y 10 españoles, el gobernador fue convencido de que estaba equivocado. En Quiapo, los mapuches, comandados por su nuevo toqui llamado Lemucaguin[9] [10] construyeron una fortaleza que pararía a las fuerzas de Mendoza en Arauco y éste no podría reconstruir una fortaleza allí. Mendoza volvió del sur y avanzó de Cañete a Quiapo.

Batalla de Quiapo[editar]

Este fuerte organizado por los mapuches y que consistió en rodear con tres fortalezas dispuestas en tal forma que la guarnición hispana quedo en medio de un triangulo desde el cual se les dispensaba a diario todo tipo de insultos y amenazas pero no se atrevían a salir a enfrentarlos por lo sorprendente de la fortaleza.

El gobernador García Hurtado de Mendoza herido en su orgullo alistó una fuerza de 300 soldados divididos en dos grupos y antes de partir les arengó:

¡Esos traidores se arrepentirán de haber provocado a los hijos de España!.

García Hurtado de Mendoza[11]

García Hurtado de Mendoza tomó por asalto el fuerte mapuche en diciembre de 1558, cuya existencia cortaba las comunicaciones entre sus tropas, Las columnas atacaron de frente y retaguardia con la artillería e infantería derrotando completamente a los mapuches. Hurtado de Mendoza después del triunfo inspeccionó detenidamente el fuerte levantado por los indios y comentó a sus oficiales, entre los cuales muchos lucharon en Europa, al igual que él:

¡Ni en Flandes, ni en Italia he visto fortificaciones mejor que esta, a lo sumo iguales, mejores no, concluyó diciendo, ante el gesto afirmativos de sus hombres.

García Hurtado de Mendoza[11]

Hurtado de Mendoza obtuvo una aplastante pero laboriosa victoria, ahorcando al menos a 100 mapuches como escarmiento. Después de la batalla, Hurtado de Mendoza ejecutó a la mayor parte de los mapuches capturados, pero Peteguelén, hijo de Cuyomanque un cacique importante en la región de Arauco, fue perdonado. Con su ayuda y la de este padre agradecido, fue capaz de atraer a la mayor parte de los líderes de Arauco y de Tucapel a someterse a la ley española mientras seguía la reconstrucción de la fortaleza en Arauco.[12]

Concecuencias[editar]

Tras finalizar las operaciones con los mapuches, el monarca Felipe II relevó a García Hurtado de Mendoza, reemplazándole por el vencedor de Lautaro, Francisco de Villagra. El gobernador García Hurtado de Mendoza se fue con la idea ilusoria de que había vencido al pueblo mapuche, pero lo concreto y objetivo es que fue uno de los pocos gobernadores que lograron un cierto grado de éxito en la Guerra de Arauco. Dicho éxito se debía, por un lado, a la abundancia de recursos en soldados, pertrechos y armas que trajo, recursos con los que no contaron los anteriores conquistadores y, por otro lado, a que los indígenas no tuvieron estrategas de la talla de Lautaro, sumándose también la lucha mapuche contra la peste, que había diezmado su población.

Los mapuches quedaron en una aparente paz, pero habían evolucionado: ya contaban con armas de fuego sustraídas al conquistador y mejores estrategias. Las derrotas infligidas por parte de Hurtado de Mendoza hicieron del pueblo mapuche un cuerpo más cohesionado y una voluntad más férrea para seguir como un solo ente el camino de la guerra.

Véase también[editar]

Referencias y notas de pie[editar]

  1. Jerónimo de Vivar, Crónica del Reino de Chile, Capítulo CXLII
  2. Rosales, Historia general ..., Tomo II, CAPÍTULO XXI
  3. Juan Ignatius Molina, The Geographical, Natural, and Civil History of Chili, Vol II, Book III, Chap. VIII
  4. Vivar, Crónica ..., Capítulo CXLII
  5. "siete mil indios" Vivar, Crónica ..., Capítulo CXLII; "más número de ocho mill indios" Marmolejo, Historia..., Capítulo XXX
  6. de Lobera, Cap. VI:"entre tanta multitud de difuntos solos dos eran españoles"
  7. Goyeneche, Tomo I, Cap. I
  8. Vivar, Crónica ..., Capítulo CXLII; 700m ejecutados Marmolejo, Historia..., Capítulo XXX
  9. El historiador temprano Diego de Rosales dice que el toqui que ése llevó en Quiapo era Lemucaguin(Diego de Rosales, “Historia General del Reino de Chile”, Flandes Indiano, Tomo II, Capitulo XXI). El historiador posterior Juan Ignacio Molina dijo que el toqui en Quiapo era Caupolicán el joven, hijo del toqui Caupolicán.
  10. The Geographical, Natural, and Civil History of Chili By Don Juan Ignatius Molina, Longman, Hurst, Rees, and Orme, Paternoster-Row, London, 1809)
  11. a b InosChile. Lebú. Batalla de Quiapo
  12. Pedro Mariño de Lobera, Crónica del Reino de Chile, Parte tercera, Capítulo XI.
Bibliografía