Batalla de Potidea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Potidea
Guerra del Peloponeso
Fecha 432 a. C.
Lugar Potidea
Resultado victoria ateniense
Beligerantes
Atenas Corinto
Potidea
Comandantes
Arquéstrato
Calias
Aristeo
Fuerzas en combate
3.000 hoplitas (reforzados por otros 1.600 hoplitas)
600 jinetes
70 barcos
1.600 hoplitas
400 hostigadores
200 jinetes
12 barcos
Bajas
150 hombres 300 hombres


La batalla de Potidea fue, con la batalla de Síbota, uno de los catalizadores de la Guerra del Peloponeso. Se libró cerca de Potidea en 432 a. C. entre Atenas y un ejército combinado de Corinto y Potidea, junto con varios aliados peloponesios.

Potidea era una colonia de Corinto, sita en la península Calcídica, pero era miembro de la confederación de Delos y pagaba tributo a Atenas. Tras Síbota, Atenas pidió que Potidea demoliera la muralla que daba al mar, expulsara a los magistrados corintios, y enviara rehenes a Atenas. Atenas temía que Potidea se rebelara debido a la influencia corintia o macedonia, cuando Pérdicas II de Macedonia alentaba rebeliones entre los aliados de Atenas en Tracia.

Atenas reunió una flota de 30 trirremes y 1000 hoplitas bajo el mando de Arquéstrato, quien había pensado en principio atacara a Pérdicas en Macedonia, pero fue desviado a Potidea. Los potideatas enviaron embajadores a Atenas y a Esparta, y cuando las negociaciones se rompieron en Atenas, Esparta prometió ayudar a la rebelión de Potidea. La flota ateniense navegó a Potidea, pero cuando llegó, Arquéstrato estaba atacando a los macedonios, pero los potideatas ya se habían rebelado y aliado con Pérdicas. Corinto envió 1600 hoplitas y 400 soldados de infantería ligera a Potidea, bajo el mando de Aristeo. En respuesta, Atenas envió otros 2000 hoplitas y 40 barcos más, bajo el mando de Calias. Tras algunas luchas contra Pérdicas, las fuerzas combinadas ateniense navegaron a Potidea y desembarcaron allí. Pérdicas y 200 de sus jinetes se unieron a Aristeo, y su ejército combinado marchó a Potidea.

En la batalla, el ala de las tropas corintias de Aristeo derrotaron a una sección de la línea ateniense, pero en otro sitio los atenienses resultaron victoriosos. Aristeo regresó a Potidea a lo largo de la costa con alguna dificultad, con la esperanza de evitar a la falange principal ateniense. Una fuerza de reserva de potideatas, localizada en la vecina polis de Olinto, intentó ayudar a Aristeo, pero fueron derrotados. Los corintios y los potideatas perdieron unos 300 hombres y los atenienses unos 150, incluyendo a Calias. La caballería macedonia no se unió a la batalla.

Los atenienses permanecieron fuera de Potidea durante algún tiempo y fueron reforzados por otros 1600 hoplitas bajo el mando de Formión. Ambos bandos construyeron muros y contramuros. Los atenienses le cortaron a Potidea la salida al mar mediante un bloqueo naval. Durante el bloqueo, representantes atenienses y espartanos se reunieron en Esparta, cuyo resultado de ello fue una declaración formal de guerra.

Sin embargo, este asedio mermó seriamente el tesoro ateniense, que supuso un gasto de 1000 talentos/año en este ataque. Esta, en combinación con la plaga que asoló a Atenas a principios de la década del 420 a. C., hizo el control de Pericles insostenible. La estrategia períclea de guarecerse detrás de los Muros Largos y depender de las pocas reservas que les quedaban volvieron desfavorables las conciencias de sus conciudadanos hacia el gran estadista ateniense.

Alcibíades y Sócrates estuvieron entre los soldados atenienses en esta batalla, en la cual el filósofo salvó la vida de su pupilo.

En el Museo Británico se conserva el epitafio referente a los muertos de la batalla de Potidea, que reza lo siguiente: «El éter recibió a sus almas, la tierra a sus cuerpos.»

Véase también[editar]