Batalla de Paraguarí

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Paraguarí
Fecha 19 de enero de 1811
Lugar Paraguarí, (Paraguay)
Coordenadas 25°38′00″S 57°09′00″O / -25.63333333, -57.15


Coordenadas: 25°38′00″S 57°09′00″O / -25.63333333, -57.15
Resultado Retirada de Belgrano de Paraguarí
Beligerantes
Provincias Unidas del Río de la Plata. Intendencia del Paraguay
Comandantes
Manuel Belgrano
Jose Ildefonso Machain
Bernardo de Velasco
Manuel Atanasio Cabañas
Fuerzas en combate
Aprox. 700 soldados
6 piezas de artillería
Aprox. 5500 soldados
16 piezas de artillería
Bajas
10 muertos
13 heridos
120 prisioneros
70 entre muertos y heridos
16 prisioneros

La Batalla de Paraguarí, también conocida como Batalla de Cerro Porteño o Batalla de Paraguay, fue un enfrentamiento militar ocurrido el 17 de enero de 1811, en las cercanías de la localidad de Paraguarí (Paraguay), entre las fuerzas enviadas por la Junta Provisional Gubernativa de las Provincias del Río de la Plata a nombre del señor don Fernando VII, al mando de su representante, el coronel Manuel Belgrano, y las fuerzas de la Intendencia del Paraguay al mando de su gobernador, Bernardo de Velasco y Huidobro.

Antecedentes[editar]

A partir del 25 de mayo de 1810, la junta de Buenos Aires intentó mantener los privilegios del

[...] orden colonial en beneficio del bloque comercial porteño. (Horowitcz, 2004, p. 169)

Este intento de "apropiación de poder" que llevó adelante

[...] un sector de la burguesía porteña, que no va a dar muestras de querer compartirlo o distribuirlo entre los otros pueblos.(Damianovich , 2010, p. 46-47)

encontró resistencias en el Paraguay, en el Alto Perú, en Córdoba y Montevideo, las que cuestionaron su legitimidad. La provincia del Paraguay manifestó su posición de reconocer al Consejo de Regencia de España e Indias y mantener "armonía" y "fraternal amistad" con la junta de Buenos Aires "suspendiendo todo reconocimiento de superioridad en ella".[1] Pero la junta porteña sabía que

sus intereses chocaban con los otros segmentos de la sociedad colonial, y que, roto el dique de la monarquía absoluta, someterlos no sería tarea simple; pocos, muy pocos creían [en Buenos Aires] que tal sometimiento sería voluntario; de lo contrario, para qué mandar [...] un ejército al Paraguay cuando bastaba un chasqui convocando a un Congreso con fecha cierta".(Horowicz, 2004, p. 168/169)

La capacidad de la junta para enviar rápidamente diversas misiones militares al interior se basó en la fuerte militarización que había alcanzado Buenos Aires a partir de las invasiones inglesas en 1806. [2] Las instrucciones que debía observar Belgrano consistían en dejar a

la provincia [del Paraguay] en completo arreglo, removiendo todo el Cabildo y funcionarios públicos, y colocando hombres de entera confianza en los empleos [...] y si hubieran resistencia de armas, morirán el Obispo, el Gobernador y su sobrino [sic] con los principales causantes de la resistencia [Los prisioneros y/o desertores deberán ser enviados a Buenos Aires para ser alistados en el ejército].

Instrucciones Junta de Buenos Aires, 22 de septiembre de 1810, en (Instituto Belgraniano Central , 1982, p. 258-259, tomo III, vol. 1)

Belgrano salió de San Nicolás el 29 de septiembre de 1810 hacia Santa Fe, cruzó el Paraná y tras reunir sus fuerzas en la Bajada a fines de octubre reinició la marcha arribando a Candelaria a mediados de diciembre. El 19 el ejército inició el cruce del Paraná que se completó el 20 tras la ocupación de Campichuelo.

Belgrano inició su avance desde Itapúa hacia Asunción encontrando a su paso las casas abandonadas, cultivos destruidos y la ausencia de ganado que los lugareños habían arreado hacia el norte o escondido en los montes. Atribuyó esto al miedo que habían propalado los soldados paraguayos que se retiraron de Itapúa y Campichuelo.

Cómo Belgrano ignoraba el plan de defensa que yo tenía premeditado y no estaba convencido de la fidelidad al Rey y heroico valor de los habitantes de esta Provincia [...] ya se contemplaba dueño del Paraguay. En este supuesto emprendió su marcha con mil bandidos más o menos y seis piezas de artillería ligera, dirigiéndose con la mayor precipitación hacia el río Tebicuary, siempre observado por nuestras partidas que venían replegándose al ejército.

Gobernador Velasco a Gaspar Vigodet, Yaguarón, 28 de enero 1811 en (Molas, 1867, p. 205-206)
  • Avance desde el río Tebicuary
Operaciones militares en territorio paraguayo y misionero (diciembre de 1810-marzo de 1811.

El 5 de enero de 1811, José Ildefonso Machain, al mando de la primera división, cruzó el río Tebicuary. Dos días después Belgrano cruzó con el resto de sus fuerzas y viendo que persistía la actitud negativa de la población modificó su estrategia a una más prudente y conservadora pero que a larga debilitaría progresivamente su capacidad ofensiva:

Se pasó el Tebicuary, y nuevas casas abandonadas, y nadie [a]parecía. Entonces ya no me apresuré a que las carretas siguiesen su marcha, ni tampoco el coronel Rocamora, porque veía que marchaba por un país del todo enemigo, y que era preciso conservar un camino militar, por si me sucedía alguna desgracia, [y] asegurar [así] la retirada.

Memorias de Belgrano (Instituto Belgraniano Central , 1982, p. 372, Tomo IV)

No obstante, Belgrano siguió avanzando confiado en la capacidad de sus fuerzas y en la debilidad del enemigo de quien tenía informes precisos de su falta de soldados y armamentos, pues nueve meses antes Velasco había enviado al virrey Cisneros un detallado informe sobre la capacidad militar de la provincia del Paraguay. Además contaba con recibir apoyo de los paraguayos adictos a la junta de Buenos Aires:

Puede ser que nos encontremos con los de nuestro partido y que acaso, viéndonos, se nos reúnan, no efectuándolo antes por la opresión en que están.

Belgrano en (Paz, 1968, p. 339)

El coronel Tomás de Rocamora, envió apresuradamente 150 hombres al mando del capitán Clemente López para que se sumaran a Belgrano mientras él avanzaba lentamente para alcanzarlo en el río Tebicuary. Rocamora recién llegó al río Tacuarí el 19 de enero, dos días después de la batalla de Paraguarí, y recibió la orden de posicionar 50 hombres en lugar y retroceder con el resto a Itapúa para defender esa posición contra un posible desembarco de los botes paraguayos que se movían por el Paraná y que podían cortar su logística.[3]

Esta dispersión de las fuerzas invasoras era la consecuencia de la estrategia que había adoptado Velasco de retirarse en profundidad para alargar la línea logística de su adversario y obligarlo a derivar recursos para defenderla. Además, para complicar el abastecimiento de Belgrano, Velasco desalojó de hombres y alimentos el hinterland entre Itapúa y el lugar que él, a su conveniencia, elegiría para presentar batalla.

  • Líneas de penetración

En su avance, Belgrano eligió como línea de penetración el tradicional camino que unía Itapúa con Paraguarí. Ese camino atravesaba una zona abierta, con espacios desprovistos de vegetación alta, destinados a campos de pastoreo, salvo en las márgenes de los ríos y arroyos con sus pasos de vadeo bien determinados. Ya desde la época en que Azara había recorrido la zona, en abril de 1786, el arroyo Caañabé, por ejemplo, tenía un puente de madera. Esta región era conocida por los hermanos José y Ramón Espínola y Peña que fueron contratados por Belgrano en septiembre de 1810, no solo por sus importantes contactos en la provincia del Paraguay sino como conocedores de la zona donde sus familiares tenían propiedades. También estaban los establecimientos ganaderos y yerbateros de la familia Yegros, de la cual dos hermanos, Fulgencio y Antonio Tomás, eran importantes oficiales dentro del ejército de Velasco. Lo mismo sucedía con Manuel Cabañas que también tenía dos estancias grandes cerca del río Tebicuary.[4]

  • Líneas defensivas

Al cruzar el río Tebicuary Belgrano superó la segunda línea defensiva que disponía Velasco para frenar su avance hacia Asunción. La primera era el río Paraná. Velasco, al comentar a posteriori esta batalla a Gaspar Vigodet, manifestó que no había alcanzado a fijar su defensa sobre el Tebicuary Guazú debido a la falta de caballos para transportar los soldados, la artillería y las municiones. Además consideró que sus fuerzas no estaban capacitadas para realizar un ataque en movimiento. A diferencia del escaso poder de movilización de Belgrano en su marcha de aproximación desde Santa Fe hasta Candelaria, Velasco convocó a los escuadrones de Urbanos de los pueblos y en solo dos días se presentaron más de 6000 hombres. Estos, sin embargo, carecían de armas de fuego y de adiestramiento militar para oponerse a un ejército regular. Sumando los fusiles del arsenal más los que se habían traído de Candelaria y los requisados en los pueblos, estos no alcanzaban las 500 unidades. La oficialidad y caballería solo disponían de 21 pistolas, 169 espadas y 200 sables. La artillería se componía de 4 cañones en servicio, 14 medianos y 1 pedrero en servicio.[5] Velasco no tuvo otra opción que confiar en el manejo de la lanza por parte de la mayoría de sus soldados.

El 4 de enero de 1811, Velasco llegó a Paraguarí, antiguo colegio de los jesuitas, para analizar las ventajas tácticas que ofrecía la topografía del lugar por ser entrada a los valles y estar protegida además por el Caañabé y sus pantanos. Decidió organizar allí su línea defensiva con 3 divisiones. La primera la ubicó en el paraje Apuai al mando del coronel Gracia del 2° regimiento de Milicias. La segunda en Paraguarí, al pie del cerro Santo Tomás, al mando del teniente coronel Manuel Atanasio Cabañas del mismo regimiento y la tercera en la falda del cerro Aruai al mando del comandante de escuadrón Juan M. Gamarra. El día 11, conociendo con más precisión la dirección del avance de Belgrano, Velasco movió las fuerzas de Gracia aproximándolas a Cabañas y una vez que Belgrano tomó posición en el cerro Mbaé (o Rombado) a 6 km de Paraguarí, dispuso que Gamarra también se acercara a la zona abandonando el control de los pasos del arroyo Caañabé ubicado a unos 20 km al sur de Paraguarí.[6]

Batalla de Paraguarí[editar]

El 15 de enero de 1810, patrullas adelantadas de Belgrano, al mando de su ayudante Manuel Artigas, hicieron contacto con una partida paraguaya cerca del arroyo Mbasy o Ibáñez. Artigas informó que más allá del arroyo, a unos 4 km, se veía "mucha gente". Utilizando una lomada existente en su línea de marcha, Belgrano subió al cerro Mbaé (que luego se conocería como "Porteño"), distante unos 6500 metros de Paraguarí:

Eché el anteojo y vi en efecto un gran número de gente que estaba formada en varias líneas a la espalda de un arroyo [Yukyry] que se manifestaba por el bosque en sus orillas. Ya entonces me persuadí que aquel seria el punto de reunión y defensa que habían adoptado [los paraguayos] y que seria muy perjudicial retirarme pues decaería el espíritu de la gente y todo se perdería; igualmente creía que había allí [gente] de nuestro partido.

Belgrano.Memorias en (Instituto Belgraniano Central , 1982, p. 373, Tomo IV)

Sin tener otros datos sobre el enemigo, Belgrano pensó en enviar esa misma noche a Machaín con 200 hombres y dos piezas de artillería para "sorprender" a los paraguayos y obligarlos a huir mientras él se quedaba con el resto de las fuerzas a "cubrir la retirada" sobre el arroyo Mbasy. Este ataque no se realizó y mereció a posteriori el siguiente comentario del general José María Paz: "¡Rara operación! ¡Pobre mayor general [Machain]!".[7] Luego de fijar su cuartel en el cerro Mbaé, durante tres días, del 16 al 18 de enero, ambas fuerzas solo tuvieron contactos con patrullas de sondeo. Belgrano aprovechó la pausa para enviar proclamas y gacetas al enemigo. Pero "ninguno se pasó a nosotros y no teníamos más conocimiento de su posición y fuerzas que el que nos presentaba nuestra vista".[8] Confirmó así, una vez más, el rechazo que provocaba su campaña militar y que solo debía contar con sus propias fuerzas.

El plan de Velasco consistía en aferrar a Belgrano con su infantería y artillería para luego envolverlo con la caballería, algo alejada y oculta a la vista del enemigo. Para esta maniobra aprovecharía la llanura existentes al sur, entre Paraguarí y el cerro Mbaé.

El plan de Belgrano era avanzar directamente contra las fuerzas enemigas para aniquilarlas o dispersarlas y abrir el camino hacia Asunción. A tal efecto se formaron dos columnas: la primera de los granaderos de Fernando VII, la compañía de los regimientos 1° y 2°, la de Pardos y Caballería de la Patria, con dos cañones de a 2 (64,3 mm) bajo el mando del mayor general José Ildefonso Machain. La segunda columna compuesta por el regimiento 3°, la de Blandengues de Santa Fe y dos cañones de a 4 (81,1 mm) al mando del teniente coronel Gregorio Ignacio Perdriel. Ambas columnas, con un total de aproximadamente 460 hombres estaban dirigidas por Machain. Cuidarían los flancos 130 hombres de caballería además de una partida exploradora. En el cerro Mbaé, Belgrano se quedó con 60 hombres de la caballería de la Patria, el capitán José Ramón de Elorga con 2 cañones de a 4 con sus 16 artilleros, 18 hombres de su escolta al mando de José Espínola y peones desarmados a cargo de las carretas, caballos y ganado.[9] En caso de fracasar, tenía la alternativa de retroceder hasta el río Tebicuary, reunirse con las fuerzas que había dejado allí y establecer una transitoria línea defensiva a la espera de mayores refuerzos para reiniciar su verdadera misión: la conquista militar de la Provincia del Paraguay.

El 28 de junio de 1811, en el juicio seguido a Belgrano y Machain por los resultados de esta campaña militar, se le preguntó a Gregorio Perdriel si conocía "las órdenes de la Junta para no aventurar acción sin ventaja conocida". Este declaró lo siguiente: "Que no se les expuso [estas órdenes] que le han preguntado".[10] y además:

Que ignora[ba] el motivo que hubo para el ataque [a Paraguarí], el cual se determinó por Junta de Guerra, compuesta por el señor General [entonces coronel Belgrano], del Mayor General José Machain, de los capitanes Saturnino Saraza, Celestino Vidal, F. Aldao [...], José de Elorga [...] y el declarante, todos los cuales fueron de opinión de que se debía dar el ataque, fundando su opinión en el mal concepto que se había formado de los enemigos y en el ardimiento de nuestras tropas.(Instituto Belgraniano Central , 1982, p. 620, Tomo III, vol.1)

Cabe aclarar que el capitán Elorga, antes de esta reunión, había aconsejado a Belgrano esperar a ser atacados para "explorar bien todas la fuerzas del enemigo y por sus movimientos conocer si estaban diestros en las armas". En la reunión Elorga se calló la boca aduciendo que, en primer lugar, "su voto jamás aparecería por haber sido solamente de palabra", y en segundo lugar, porque le pareció que el comentario que hizo Belgrano en la junta de que "alguno" opinaba que "más valía ser atacado que atacar" lo había dicho en tono de burla.[11]

Batalla de Paraguarí.Primera fase.
Rojo: fuerzas de Belgrano.
Azul: fuerzas de Velasco
  • Primera Fase

En nombre de Fernando VII, portando las banderas del rey y al grito de ¡Viva el Rey!, [12] tanto Velasco como Belgrano decidieron avanzar en la madrugada del día 19 de enero fecha que este último eligió por haber cruzado 30 días antes el río Paraná. Este combate de encuentro entre dos fuerzas que avanzaron en la oscuridad y chocaron al clarear el día resultó favorable a las fuerzas de la junta de Buenos Aires. Las sorprendidas tropas paraguayas se dispersaron por los bosques linderos al arroyo Yukyry, afluente del Caañabé. Rota la línea quedó expuesta una batería paraguaya de 5 cañones ubicada en el centro la que tuvo que abandonar rápidamente su posición dejando un cañón "clavado" (se colocó un clavo en el lugar de encendido u "oído" para inutilizarlo) y llevándose los restantes. Machain ordenó a Perdriel que ocupase el lado derecho de la posición que había abandonado la batería para asegurar la brecha.

Entusiasmado por este primer resultado Machain ordenó mantener el avance y una avanzada de aproximadamente 100-120 hombres penetró como una cuña en el pueblo de Paraguarí.

Yo me hallaba en la división del coronel Gracia cuando se rompió el fuego y habiendo observado que flaqueaba, quise pasar a la de Cabañas, pero una partida de facinerosos en número como de 50, al mando de don Ramón Espínola, se dirigieron con mayor rapidez a sorprenderme en la Capilla de Paraguarí.

Velasco a Gaspar Vigodet, Yaguarón, 28 de enero 1811 en (Molas, 1867, p. 208)

Velasco abandonó rápidamente su cuartel y se retiró con su Estado Mayor hacia la cordillera de los Altos.

  • Segunda Fase

Los soldados que ingresaron a Paraguarí se dedicaron a capturar el parque de municiones y de boca, saquear el pueblo, el cuartel y las pertenencias de Velasco. El capellán de las fuerzas de Cabañas recriminaría más tarde a Belgrano por haber concedido a sus soldados, en la arenga previa a la batalla de Paraguarí, dos horas de saqueo. Belgrano negó esto atribuyéndolo a las manifestaciones de un "malvado" desertor.

En esta circunstancia, Machain tomó conciencia de la grave situación táctica en la que se encontraba: había perdido contacto y control con las fuerzas que habían ingresado al pueblo y con las de Perdriel que habían quedado atrás, en el punto de ruptura. Comenzó a recibir un nutrido fuego de artillería y fusilería por los flancos, proveniente de fuerzas paraguayas que se mantenían intactas en sus posiciones. En este desfavorable intercambio de fuego comenzó a quedarse sin municiones para su artillería y soldados por lo que pidió refuerzos a Belgrano, distante 6 km del lugar.

En las afueras de Paraguarí, Gamarra y Cabañas, sin contacto con Velasco, se pusieron de acuerdo para restablecer la situación. Cabañas atacó desde su posición al noreste, cercana al cerro Santo Tomás, con dirección a Paraguarí, mientras Gamarra, desde el oeste, intentó cerrar por el sur la retirada de las fuerzas que habían ocupado el pueblo. Machain ordenó entonces la inmediata retirada de las fuerzas que habían quedado fuera del pueblo. Viendo que Perdriel no se movía pese a las órdenes que le enviaba se dirigió personalmente para que lo hiciera. Perdriel, en su descargo, afirmó después que no hizo caso a las sucesivas órdenes de retirada porque asumía que el enemigo estaba derrotado y que además de ser verbales no venían por el conducto adecuado. De hecho, no había entrado prácticamente en combate. En la retirada ambas columnas recibieron fuego desde la retaguardia de la misma batería paraguaya que había abandonado antes su posición y que ahora, gracias a Cabañas, la había recuperado. Cuando las fuerzas de Machain fueron atacadas por Gamarra desde el oeste, comenzaron a disgregarse y huir en forma desordenada hacia el cerro Mbaé. Las fuerzas de Cabañas rodearon a los que habían quedado aislados en Paraguarí, los que no tuvieron otra opción que rendirse.

  • Tercera Fase

A las ocho de la mañana, Belgrano acudió con municiones. Envió adelante su reserva, al mando del ayudante mayor Francisco Saenz, quien lo hizo a galope tendido hacia Paraguarí. Esta fuerza, de unos 50-60 hombres, se sumaron a los que se retiraban y volvieron con ellas hasta cerca del campamento.[13] Belgrano detuvo a Machain y lo hizo volver para salvar a los que habían quedado cercados en Paraguarí. Ordenado el contraataque, Belgrano se volvió al campamento en el cerro Mbaé:

Dejándolos en marcha, retrocedí a mi punto, donde estaba la riqueza del ejército, a saber, las municiones y al que habían querido ir los paraguayos [...] con cuyo motivo se destacó a don José Espínola con el sargento de mi escolta y otros cuatro más.

Belgrano.Memorias en (Instituto Belgraniano Central , 1982, p. 374, Tomo IV)

Reagrupadas las fuerzas de Perdriel, y reforzadas con la compañía de Granaderos Fernando VII de Machain, se lanzó el contraataque. Estas fuerzas chocaron contra el 4° escuadrón del Regimiento de Gamarra, al mando de Yegros, que desde el oeste había ocupado el arroyo Yukyry. Pese a un fuego intenso que duró un cuarto de hora, Perdriel no logró progresar. Entonces Machain, viendo además que había cesado el combate en Paraguarí, lo que hacía suponer que los cercados habían sido aniquilados o se habían rendido, ordenó el repliegue de sus desmoralizadas y agotadas fuerzas hacia el cerro Mbaé.

  • Abandono del campo de batalla

Belgrano afirmó posteriormente que él pensaba reiniciar el ataque un vez que las tropas hubieran descansado pero que no pudo hacerlo por culpa del rumor propalado por "un tal Elorga", se refiere al capitán Elorga a cargo de la artillería, "[que] empezó a decir a los oficiales que una columna de paraguayos había tomado por nuestro costado izquierdo y que sin duda iba a cortarnos".[14] El miedo, según Belgrano, se apoderó de los oficiales, "comenzando por el Mayor General" [Machain]. Convocada una reunión, y con excepción del capitán Campos, todos estuvieron de acuerdo en la retirada aduciendo que los soldados estaban muy acobardados.

Formada ya la tropa la hablé con toda la energía correspondiente y les impuse pena de la vida al que se separase fuera de la columna veinte pasos; a las tres y media de la tarde salí con las carretas, el bote y las piezas de artillería, y ganados y caballadas que se habían tomado del campo enemigo el 16, únicos prisioneros que se trajeron al campamento.

Belgrano.Memorias en (Instituto Belgraniano Central , 1982, p. 377, Tomo IV)

El bote a que hace mención Belgrano era un lanchón de cuero tirado por 8 yuntas de bueyes que lo había acompañado desde Itapúa y el ganado consistía en 3000 reses y 1500 caballos, importante botín de guerra que debía arrear hacia el Tebicuary. La magnitud del cansancio de la tropa lo da la velocidad de la retirada que en ese día no alcanzó los 2 km por hora.

El ejército de Belgrano tuvo pérdidas significativas. Dejó en poder del enemigo 14 muertos, 126 prisioneros o sea el 20% de las dos columnas atacantes, entre ellos varios oficiales, 2 cañones, armas menores y municiones y sobre todo 150 fusiles de mucha importancia para los paraguayos que aumentaron su escaso parque en un 30%.[15] Entre los prisioneros figuró el sargento Estanislao López, luego caudillo y gobernador de Santa Fe. El edecán de Belgrano, Ramón Espínola y Peña, hijo del coronel José de Espínola y Peña, fue degollado, según Velasco "ignominiosamente", y su cabeza llevada ante su presencia. Las bajas paraguayas, entre muertos y heridos, alcanzaron a 70 combatientes.[15]

Esta batalla era importante como que afectaba el porvenir del Paraguay; pero cuando consideramos la pequeña cantidad de muertos y heridos, parece una cosa muy insignificante y les hace poco favor a los invasores. Estando mejor armados y mejor disciplinados [...] era de suponerse que hubieran dejado un gran número de sus enemigos muertos o heridos sobre el campo de batalla.

Charles A. Washburn representante de los Estados Unidos de América en (Garay, 1897, p. 83 y nota 8)

Causas del fracaso[editar]

Desde el punto de vista militar el "descalabro de Paraguarí"[16] se debió:

  • A la utilización de una línea de penetración obvia. Esto permitió a Velasco elegir a Paraguarí con punto defensivo con mucha antelación, lo que se contradecía con el extraño itinerario dado a Rocamora en su larga marcha desde Yapeyú hacia el río Paraná, diseñado, según Belgrano, para confundir estratégicamente al enemigo.
  • Al avance, de aproximadamente 90 km, desde el río Tebicuary hasta Paraguarí, con solo el 70% de los hombres y recursos disponibles. Belgrano dejó sobre ese río carretas y 400 soldados; más atrás, sobre el río Tacuarí, su cuartel general con 50 hombres; y a Rocamora, en Itapúa, sobre el Paraná.

Con un método semejante, no es extraño que siempre estuviese ante los enemigos en una chocante minoría y que sus medios fuesen desproporcionados a la empresa que se proponía.

General José María Paz en (Paz, 1855, p. 356)
  • A la decisión de atacar una posición sin haber hecho previamente un reconocimiento de toda la zona para evaluar el potencial y la disposición del enemigo. Uno de los oficiales bajo su mando declaró a posteriori que desconocían las condiciones fijadas por la junta de Buenos Aires para presentar batalla aunque estuvieron de acuerdo en realizarla. La ausencia de desertores o prisioneros impidió que Belgrano pudiera tener datos de inteligencia sobre el enemigo salvo lo poco que podía observar a simple vista, lo que no debía ser mucho por los árboles linderos al Yukyrý.
  • La ubicación del puesto de mando, parte de la artillería (33%), reservas y municiones a 6 km del frente que complicó la toma de decisiones y el apoyo inmediato a las fuerzas que atacaban Paraguarí. El general José María Paz atribuyó esta conducta de Belgrano a la doble función de militar y representante de la junta de Buenos Aires lo que implicó dejar en manos de Machain la conducción operativa.[17]
  • La excesiva subvaluación de la capacidad militar de Velasco y la moral de sus fuerzas, especialmente la estrategia de desgaste, ampliación del teatro de operaciones y líneas logísticas.
  • La persistente creencia, sin contar con pruebas que lo confirmaran, de que existía un importante partido favorable a la junta de Buenos Aires en el Paraguay. Las únicas personas que salieron a su encuentro desde Quyquyhó fueron la esposa y algunos parientes de su edecán José Espínola y Peña.
  • El desconocimiento de la idiosincrasia del pueblo paraguayo, su homogeneidad lingüística, cultural, tradición guerrera y el permanente malestar de la clase dominante por las exacciones económicas de Buenos Aires durante la época virreinal.

Retirada hacia el río Tacuarí[editar]

La moral de los soldados y oficiales después de la batalla no dejó otra opción que un permanente retroceso:

[...] aquí empecé a tener sinsabores de tamaño con las noticias que se me comunicaban de las conversaciones de oficiales que fue imposible averiguar el autor de ellas para hacer un ejemplar castigo: cada vez observaba más la tropa acobardada y fue preciso seguir la marcha.

Belgrano. Memorias en (Instituto Belgraniano Central, 1982, p. 377, Tomo IV)

El 27 de enero, desde el Tebicuarí, Belgrano escribía: "los Cobardes son los únicos que se me desertan".[18]

Ese mismo día, en un intento de depuración, Belgrano dio al capitán Elorga un oficio dirigido a la Junta de Buenos Aires que debía entregar personalmente. En ese oficio lacrado, cuyo contenido Elorga desconocía, Belgrano informaba la ineptitud del portador y su pase a disponibilidad: "hablando con la verdad que me caracteriza digo que si tienen mérito [la Junta] debe colocarse [a Elorga] donde no haya que esperar balas". Llegado a la capital Elorga entregó el oficio y ocho días después le comunicaron que quedaba degradado de su empleo. Con fecha 27 de abril representó los motivos de la misma y que se "oyese en justicia", y la junta le restituyó sus despachos de militar sin comunicarle las causas de lo uno ni lo otro.[19] Lo mismo ocurrió con el teniente Vicente Silva. En ambos casos la junta sacó y luego devolvió los despachos creando incertidumbre sobre si había sido correcta o no la decisión de Belgrano y/o vulnerando su autoridad.

  • Estado de ánimo de Belgrano

El mismo día de la batalla de Paraguarí y en días sucesivos Belgrano, abrumado por los resultados, mostró su enojo y desazón en las notas que envió a la junta de Buenos Aires: "este país [el Paraguay] no quiere perder los grillos". Al día siguiente repitió: "Todo me confirma en la idea que tengo de que esta gente será eternamente esclava". Siete días después argumentaba que "era de precisión decretar la conquista del Paraguay" para lo cual había que contar con un ejército más poderoso ya que "no hay uno solo que esté por la causa sagrada y se nos hace la guerra por todos los medios". Volvió a insistir tres días después: "[cuando] me informo más, más en él, es preciso Conquistar al Paraguay: no es posible pintar la rusticidad de estos hombres y como están entusiasmados para conservarse esclavos" para finalmente, en una carta privada a Cornelio Saavedra, afirmar que había que "entrar a la conquista de los salvajes paraguayos que solo se pueden convencer a fuerza de balas".[20]

  • Intimación de Antonio Tomás Yegros

El 24 de enero, Belgrano recibió la intimación del comandante de la vanguardia paraguaya, el capitán Antonio Tomás Yegros, para que se rindiera en un plazo perentorio. Advertía Yegros:

Ninguno, principalmente de mis paisanos, tendrá de que quejarse si son pasados a cuchillo por obstinados y al mismo tiempo aseguro, bajo palabra de honor, que serán tratados muy bien si se rinden como los demás.

Ultimátum de Yegros a Belgrano, Yaguarí, 24 de enero de 1811 en (Instituto Belgraniano Central, 1982, p. 406, tomo III, vol. 1)

Yegros se refería, obviamente, a lo sucedido a Ramón Espínola y Peña y que podía extenderse a su hermano José, a José Ildefonso Machain y a José Alberto Carcena y Echeverría, éste último tío de Cabañas y del propio Machain. Todos estos "colaboradores" de Belgrano eran considerados como traidores por sus compueblanos paraguayos.

Todos sabéis que entre las Tropas de la desgraciada Ciudad de Buenos Aires, vienen varios hijos espurios de esta Provincia [del Paraguay]. ¿Qué fundamentos tiene esa Junta turbulenta para deducir que sus honrados parientes, y paisanos [que residen en el Paraguay] habrán de seguir sus detestables ideas? Ellos son los primeros que vengarán la injuria que se les hace dando una prueba al Mundo entero de los fieles sentimientos que les animan.

Velasco. Bando del 18 de diciembre de 1810 en (Garay, 1897, p. 68)

De esta manera Belgrano no se detuvo en el río Tebicuary y prefirió retroceder hasta el río Tacuarí a solo 40 km de Itapúa. Descontó ya la existencia de un partido favorable a la junta de Buenos Aires en el Paraguay; la posibilidad de convencer a los paraguayos de acatar a la junta de Buenos Aires y mucho menos de querer obligarlos por la fuerza utilizando un ejército desproporcionado a las circunstancias y con muy baja moral. En Santa Rosa, a casi 150 km al sur de Paraguarí, Belgrano recibió el nombramiento de brigadier general

[...] esto me puso en la mayor consternación, así porque nunca pensé trabajar por intereses ni distinciones, como porque preví la multitud de enemigos que debía acarrearme: así que contesté a mis amigos que lo sentía más que si me hubieran dado una puñalada.

Belgrano. Memorias en (Molas, 1867, p. 398, volumen XIII)

Mitre compara la retirada de Belgrano con la de Jenofonte[editar]

Bartolomé Mitre, en su libro Historia de Belgrano, con el que inaugura una corriente de larga duración en la historiografía argentina, intenta exaltar a Belgrano comparando su retirada desde Paraguarí con la que Jenofonte realizó conduciendo y salvando a 10 000 mercenarios griegos que combatieron en Persia. De esta exagerada "comparación" dirá Juan Bautista Alberdi:

Las comparaciones, este recurso pueril de los que no tienen juicio propio, que no saben definir sino por la comparación con lo que esta definido [...] es el recurso favorito de Mitre. Todo pueblo que empieza a cultivar el saber, es [para Mitre] una Atenas [...] todo el que dispara, es un Jenofonte. [Alberdi agrega] Mitre ofende igualmente la honestidad de Belgrano, comparándolo a Jenofonte, por haberse retirado del Paraguay, no con diez mil griegos sino con setecientos hombres en lugar de novecientos que componía su ejército invasor [sic].

(Alberdi, 1974, p. 210 y 70)

Definición del adversario en los documentos[editar]

Si la junta de Buenos Aires era realista, si declaraba que su causa era la causa del rey, si sus ejércitos eran ejércitos del rey, si su estandarte era el de Fernando VII, entonces sus enemigos no podían ser otra cosa que malos vasallos del rey.[21]

Por esa razón Belgrano nombró a los paraguayos como "insurgentes", "velasquistas", "solo tienen el nombre del Rey en la boca", "esclavos del rebelde Velasco", "malvados y enemigos de esta causa", "canallas limítrofes", "agentes de Napoleón", "facciosos", "rústicos", "salvajes".

Pero como el gobernador Velasco, al igual que otros intendentes gobernadores, no creía en la fidelidad al rey que proclamaba la junta de Buenos Aires, se refirió a los invasores como "porteños", "insurgentes", "bandidos", "tropas de Buenos Aires", "facinerosos", "cábala [partido] de facciosos", "inicuos", "junta turbulenta", "esclavos de un gobierno arbitrario, tiránico y despótico", "hijos espurios", etc.

Referencias[editar]

  1. Molas, 1867, p. 549, Vol. X.
  2. Halperin Donghi, 2011, p. 139-142.
  3. Instituto Belgraniano Central , 1982, p. 625.
  4. Hoyt Willliams , 1974, p. 19.
  5. Vittone , 1960, p. 38-39.
  6. Molas, 1867, p. 235, vol. XII.
  7. Paz , 1855, p. 348.
  8. Instituto Belgraniano Central , 1982, p. 374.
  9. Garay, 1897, p. 73 nota 51.
  10. Molas, 1897, p. 217 Volumen .
  11. Instituto Belgraniano Central , 1982, p. 646, tomo XII, vol. 1.
  12. Alberdi, 1974, p. 66-68.
  13. Molas , 1867, p. 218, Vol. XII.
  14. Instituto Belgraniano Central , 1982, p. 376.
  15. a b Vittone, 1960, p. 57.
  16. Paz, 1855, p. 356.
  17. Paz, 1855, p. 357-358.
  18. Instituto Belgraniano Central, 1982, p. 410, Tomo III, vol.1.
  19. Instituto Belgraniano Central, 1982, p. 409 y 647, Tomo III, vol.1.
  20. Cardozo, 1940, p. 15.
  21. Damianovich, 2010, p. 60.

Bibliografía citada[editar]

  1. Alberdi, Juan Bautista (1974). Grandes y pequeños hombres del Plata. Colección Los argentinos vol.3. Buenos Aires (Argentina): Editorial Plus Ultra. 
  2. Best, Félix (1960). Historia de las guerras argentinas Vol. 2. Buenos Aires (Argentina): Ediciones Peuser. 
  3. Camogli, Pablo (2005). Batallas por la libertad. Buenos Aires (Argentina): Editorial Aguilar. 
  4. Cardozo, Efraím (1940). «La diplomacia de Belgrano en el Paraguay.». Sociedad de Historia Argentina 1 1939:  pp. 11-38 y Apéndice Documental. 
  5. Chaves, Julio César (1959). Historia de las relaciones entre Buenos-Ayres y el Paraguay, 1810-1813. Segunda edición. Buenos Aires (Argentina): Ediciones Nizza. 
  6. Damianovich, Alejandro A. (2010). «Santa Fe y la redistribución regional del poder en la temprana revolución rioplatense». Revista Junta Provincial de Estudios Históricos de Santa Fe (LXVIII):  pp. 42-87. ISSN 0326-887-X. 
  7. Garay, Blas (1897). La revolución de la independencia del Paraguay. Madrid (España): Est.tip. de la viuda é hijos de Tello. 
  8. Hoyt Williams, John (1974). «Esclavos y pobladores: Observaciones sobre la historia parda del Paraguay en el siglo XIX.». Revista Paraguaya de Sociología (30-32):  pp. 7-28. 
  9. Instituto Belgraniano Central (1982). Documentos para la Historia del General don Manuel Belgrano, Tomo III, Volumen 1, 1792-1811. Buenos Aires (Argentina): Instituto Nacional Belgraniano. ISBN 9789509497030. 
  10. Instituto Belgraniano Central (1982). Documentos para la Historia del General don Manuel Belgrano, Tomo IV, 1811-1812. Buenos Aires (Argentina): Instituto Nacional Belgraniano. 
  11. Molas, Mariano Antonio (1867). «Descripción Histórica de la Antigua Provincia del Paraguay. Aditamento de documentos justificativos». La Revista de Buenos Aires XII-XIII:  pp. Tomo XII:199- 224, Tomo XIII:370-399. 
  12. Paz, José María (1855). Memorias Póstumas. Buenos Aires (Argentina): Imprenta de la Revista. 
  13. Paz, José María (1968). Memorias Volumen 1. Buenos Aires (Argentina): Editorial Schapire S.R.L. 
  14. Vittone, Luis (1960). El Paraguay en la lucha por su independencia. Asunción (Paraguay): Imprenta Militar, Dirección Publicaciones. 

Véase también[editar]