Batalla de Padierna

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Padierna o Contreras
Guerra de Intervención Estadounidense
Battle of Contreras 1847.jpg
Batalla de Padierna
Fecha 19 y 20 de agosto de 1847
Lugar Ciudad de México, Distrito Federal
Resultado Victoria Estadounidense
Beligerantes
US flag 29 stars.svg Estados Unidos Flag of Mexico (1823-1864, 1867-1968).png República de México
Comandantes
Winfield Scott Gabriel Valencia
Fuerzas en combate
8500 c.4000
Bajas
300 muertos o capturados 700 muertos
843 capturados y el resto disperso

La Batalla de Padierna (también llamada Batalla de Contreras) se libró al amanecer del 19 de agosto y culminó en la madrugada del 20 de agosto de 1847, en las afueras de la ciudad de México, en Padierna, entre el barrio de San Ángel, Contreras y Tlalpan (actualmente en la zona comprendida entre San Jerónimo, la Colonia Héroes de Padierna, la Presa de Anzaldo en periférico, y la zona que irónicamente hoy se llama "Placid Gardens" en la Ciudad de México). La creencia popular suele considerar esta batalla como menor, y combatida de manera absurda por los mexicanos, incluso llena de traiciones y rencillas, sin embargo, grande fue la valentía y el arrojo de los combatientes directos, y fue una batalla que de haber sido estratégicamente cimentada, pudo haber cambiado significativamente el curso de la historia de la invasión estadounidense. Los batallones formaban parte de los restos de la División del Norte (al mando del General Gabriel Valencia), la caballería de Guanajuato, las fuerzas del General Frontera (muerto en batalla), la guerrilla de Reina (oriundo del pueblo de Contreras), y el refuerzo del General Pérez. El ejército invasor era el del general estadounidense Winfield Scott durante la invasión estadounidense, conocida como Guerra de Intervención Estadounidense.

Desarrollo de la batalla[editar]

El general Scott, quien, después de la victoria en la Batalla de Cerro Gordo y la ocupación de Puebla, había entrado al Valle de México para tomar la capital, decidió rodear las defensas del Peñón y atacar desde el sur, zona que no había sido fortificada porque esa ruta a la ciudad se consideraba impasable y estaba sólo ligeramente defendida. El 19 de agosto y dirigiendo las operaciones con vista estratégica desde el cerro Zacatépetl, pudo hacer pasar sus piezas de artillería entre la roca volcánica de "El Pedregal", resto de la erupción del Xitle, tomando el Rancho de Anzaldo y logrando flanquear a los mexicanos y logrando así desplazarse hacia la estratégica posición de los Bosques de San Jerónimo, desde donde divisaban las posiciones y tenían forma de escape. Cuando el General Valencia observó el avance estadounidense sobre San Jéronimo, mandó dos ataques, primero con el regimiento de Guanajuato, y luego con la caballería de Torrejón, en la que perdió la vida el valiente general Frontera. La posición estadounidense los favoreció y así diezmó ambas escaramuzas.

Mientras tanto, la lucha por la posesión del Rancho de Padierna que estaba más abajo del de Anzaldo fue encarnizada. Los estadounidenses cañonearon a las fuerzas de Valencia y tomaron Rancho Padierna. Al anochecer, los mexicanos retomaron el sitio a bayoneta calada, pero con pérdidas importantes.

El General Antonio López de Santa Anna, en ese entonces general supremo y presidente de la República Mexicana, en una actitud que ha sido considerada como de traición, pero argumentando que el camino no era el adecuado para transportar sus fuerzas (De Lomas del Toro a Padierna se atravesaban barrancos y zonas por donde la artillería pesada era imposible de transportar, aunque como hizo, la caballería pudo ser enviada), dejó Padierna y se dirigió a San Ángel, no sin antes mandar el apoyo por Lomas del Toro, a cargo del General Pérez, lo cual dio ánimos de triunfo momentáneos al ejército de Valencia. Al anochecer de ese día 19, había ordenado a Valencia, que estaba a cargo de la División del Norte) no presentar batalla en el desventajoso terreno del Pedregal y el desprotegido Rancho Padierna, y retirarse a San Ángel, pero el general Valencia, enfurecido por no haber recibido el apoyo directo del ejército de Santa Anna durante el día de la batalla, hizo caso omiso de la orden y desplegó su fuerza en Padierna al amanecer del día 20.

Cuando los estadounidenses atacaron a la maltrecha División del Norte con tres divisiones, Valencia no creyó posible un ataque por el Pedregal y no respondió con la rapidez y pericia necesarias, aunado al hecho de que las municiones mexicanas habían sido inutilizadas por la lluvia pertinaz de la noche. Santa Anna, aunque la derrota era ya inminente, se quedó observando la batalla desde San Ángel sin brindar ningún apoyo a las tropas empeñadas en combate.

Resumen de Movimientos tácticos[editar]

(mx) Ejército Mexicano (na) Ejército Invasor Estadounidense

-(na) Los estadounidenses se sitúan en el monte Zacatépetl desde donde parten dos divisiones, una hacia el pedregal (A) y otra hacia Rancho Padierna (B).

-Valencia sitúa sus fuerzas al Oeste de Rancho Padierna (mxA), sobre cerro Pelón Cuauhtitla, y una pequeña guarnición en Rancho Anzaldo (mxB).

-La división (naB) conquista Rancho Padierna y la división (mxB) es retirada de Anzaldo para reforzar Padierna.

-La división (naA) escondida en Pedregal, toma Anzaldo e incursiona por el Bosque de San Jeronimo rodeando a Valencia (mxA y mxB).

-La guerrilla de Reina (mxC) cubre las alturas de San Jerónimo.

-Las fuerzas de Santa Anna (mxD) observan desde lo alto de Lomas del toro y envían la división del general Pérez a rodear San Jerónimo (mxE).

-(na) comienza la retirada

-Valencia manda la caballería y zapadores de Torrejón y Frontera, pertenecientes a la división (mxA) en escaramuzas sangrientas.

-(mxD) se retira a San Ángel y solicita la retirada de (mxA, mxB, mxC, mxE).

-Valencia reagrupa sus fuerzas en Rancho Padierna reconquistandolo y es atacado por (naA y naB) en la madrugada del 20 provocando la derrota.

Errores en batalla del ejército Mexicano (según algunos datos que describe Heriberto Frías)[editar]

  • Ocupar una posición estratégica desfavorable (en Cerro del Pelón Cuahutitla, hoy Héroes de Padierna), dado que al frente se tenían maizales (por donde los estadounidenses dispararían amparados por ellos), a las espaldas montañas escabrosas que impedirían la posible retirada y quedar a la vista elevada de Scott desde el cerro del Zacatepetl.
  • Habiendo colocado baterías en el Rancho de Anzaldo (construcción firme y vigorosa), haberlos llevado como refuerzo a Padierna luego de los primeros ataques, dejando descubierto el paso de los estadounidenses para tomar Anzaldo y luego ascender a los Bosques de San Jerónimo cerrando los flancos mexicanos.
  • No haber colocado Baterías importantes en el Bosque de San Jerónimo.
  • Enviar sin apoyo al Regimiento de Guanajuato para cortar el avance estadounidense en San Jerónimo, quienes ya protegidos, diezmaron el ataque.
  • Volver a enviar en escaramuza a la caballería de Torrejón nuevamente a San Jerónimo, resultando seriamente mermada y perdiendo al General Frontera.
  • Luego del apoyo enviado por Santa Anna a través de Lomas del Toro y a cargo del General Pérez, la inmovilidad de Santa Anna bajo pretexto de condiciones de terreno, aun cuando Scott al verlo planteaba la retirada. Hecho que fue percibido por las fuerzas en combate como de traición.
  • Luego de haber quedado rodeado Valencia, no acatar la orden de Santa Anna de retirada, antes de la madrugada del día 20.
  • Por parte de Santa Anna, haber dejado a su suerte al General Valencia.
  • Especialmente, que el General Valencia no haya acatado la orden de Santa Anna sobre la retirada estratégica ante la pertinaz lluvia que azotaría por la noche y que mojó las baterías mexicanas, inutilizándolas prácticamente ante el ataque estadounidense de la madrugada del día 20 y que culminó con la derrota en la batalla.

Aciertos estratégicos de los estadounidenses[editar]

  • Fijar su punto de observación en el cerro de Zacatepetl, puesto a mayor altura que la disposición del ejército comandado por Valencia.
  • Tomar la fortificación del Rancho de Anzaldo, punto estratégico para llegar a San Jerónimo y San Ángel, ante la desprotección dejada por los refuerzos de Valencia
  • Ascender poco a poco por los caminos hacia el Bosque de San Jérónimo, cortando la comunicación y tapándole los flancos a Valencia.
  • Retirarse del Rancho de Padierna, dejando expuestos a los comandados por Valencia para el ataque final de la madrugada del 20.
  • Y la suerte. Haber encontrado un camino de cabras que les permitió escabullirse cuando estaban rodeados luego del refuerzo del General Pérez.
  • Siendo Scott el comandante considerado más dotado de la época, haber leído las desaveniencias y rencillas entre Santa Anna y Valencia.

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]