Batalla de Normandía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Batalla de Normandia»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Normandía
Segunda Guerra Mundial
NormandySupply edit.jpg
Desembarco de suministros en la playa Omaha para la invasión de Normandía a mediados de junio de 1944
Fecha 6 de junio al 30 de agosto de 1944
Lugar Normandía, Bandera de Francia Francia
Coordenadas 49°20′00″N 0°34′00″O / 49.333333, -0.566667Coordenadas: 49°20′00″N 0°34′00″O / 49.333333, -0.566667
Resultado Decisiva victoria aliada
Consecuencias
Beligerantes
Aliados:
Bandera del Reino Unido Reino Unido
Bandera de los Estados Unidos Estados Unidos
Bandera de Canadá Canadá
Bandera de Polonia Polonia
Flag of Belgium (civil).svg Bélgica
Bandera de los Países Bajos Países Bajos
Bandera de Grecia Grecia
Bandera de Noruega Noruega
Flag of Czechoslovakia.svg Checoslovaquia
Bandera de Australia Australia (Commonwealth)
Bandera de Nueva Zelanda Nueva Zelanda (Commonwealth)
Bandera de Francia Francia
Bandera de España Exiliados españoles
Otros estados del
Bandera del Reino Unido Imperio Británico
Eje:
Bandera de Alemania Alemania nazi
Comandantes
Bandera de los Estados Unidos Dwight David Eisenhower:
Bandera del Reino Unido Bernard Montgomery (fuerzas terrestres)
Bandera del Reino Unido Bertram Ramsay (fuerzas navales)
Bandera del Reino Unido Trafford Leigh-Mallory (fuerzas aéreas)
Bandera de Alemania Gerd von Rundstedt
(Comando del Ejército Oeste)
Bandera de Alemania Erwin Rommel
(Grupo de Ejércitos B)
Fuerzas en combate
1 452 000 (25 de julio)[1]
2 052 299 (finales de agosto)[2]
380 000 (23 de julio)[3]
+ 1 000 000 (toda Francia)[4]
2200[4] - ~2300 tanques y cañones[5]
Bajas
De 225 606 a 226 386
4101 aviones[6]
~4000 tanques[7]
De 400 000[8] a 450 000[4]
2127 aviones[9]
~2200 tanques y cañones de asalto[5]

Víctimas civiles:
11 000–19 000 muertos en el bombardeo previo[10]
13 632–19 890 muertos durante la invasión[11]
Total: 25 000–39 000 muertos
[editar datos en Wikidata]

La batalla de Normandía, llamada en clave Operación Overlord, fue la operación militar lanzada por los Aliados que culminó en la exitosa invasión de la Europa Occidental ocupada por la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. La operación dio comienzo el 6 de junio de 1944 con los desembarcos de Normandía (la Operación Neptune, más conocida como Día D). Un asalto aerotransportado llevado a cabo por 1200 aeronaves precedió a un desembarco anfibio que involucró a 5000 barcos. El día 6 de junio, 160 000 soldados cruzaron el canal de la Mancha desde Inglaterra a Francia y hacia finales de agosto las tropas aliadas en suelo francés eran más de tres millones.

La decisión de emprender una invasión a través del Canal de la Mancha en 1944 se tomó en la Conferencia Trident de Washington D. C. en mayo de 1943. El general estadounidense Dwight D. Eisenhower fue nombrado comandante del Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada (SHAEF) y el general británico Bernard Montgomery comandante del 21.er Grupo de Ejércitos, que aglutinaba todas las fuerzas terrestres que tomarían parte en la invasión. El lugar elegido fue la costa de la región francesa de Normandía, donde se seleccionaron cinco playas a las que se dieron nombres en clave: Utah y Omaha, que serían atacadas por los estadounidenses, Sword y Gold, objetivo de los británicos, y la playa Juno, lugar de desembarco de los canadienses. Para superar las dificultades que se esperaban en las playas normandas se desarrolló una tecnología específica, como dos puertos artificiales llamados Mulberry y unos carros de combate especiales, los Hobart's Funnies. En los meses previos a la operación, los Aliados llevaron a cabo un elaborado engaño militar, la Operación Bodyguard, usando desinformación tanto electrónica como visual. Con ello consiguieron evitar que los alemanes supieran la fecha y localización de los desembarcos. Adolf Hitler había encargado al reputado mariscal de campo Erwin Rommel la supervisión y mejora de una cadena de fortificaciones costeras llamada Muro Atlántico en previsión del ataque enemigo.

Los aliados no fueron capaces de alcanzar los objetivos planeados para el primer día, pero sí aseguraron una precaria cabeza de playa que expandieron con tenacidad en los días siguientes con la captura del puerto de Cherburgo el 26 de junio y de la ciudad de Caen el 21 de julio. Los alemanes intentaron un fallido contraataque el 8 de agosto que dejó a 50 000 soldados germanos del 7.º Ejército de la Wehrmacht atrapados en la denominada bolsa de Falaise. El 15 de agosto los Aliados lanzaron una invasión del sur de Francia, la Operación Dragoon, y el 25 de agosto se produjo la Liberación de París. Las fuerzas alemanas se retiraron por el valle del río Sena el 30 de agosto, lo que marcó el final de la Operación Overlord.

Preparativos para el Día D[editar]

En junio de 1940, el dictador alemán Adolf Hitler triunfó en lo que él llamó «la victoria más famosa de la Historia», la caída de Francia.[12] La Fuerza Expedicionaria Británica, de carácter defensivo, quedó atrapada a lo largo de la costa norte de Francia por el empuje alemán pero fue capaz de evacuar a 338 000 tropas hacia Inglaterra en la evacuación de Dunquerque (del 27 de mayo al 4 de junio).[13] Los militares británicos informaron el 4 de octubre a su primer ministro, Winston Churchill, de que incluso con la ayuda de otros países de la Commonwealth y de los Estados Unidos, no sería posible reconquistar la Europa continental del dominio alemán en un futuro cercano.[14] Después de que los nazis iniciaran la invasión de la Unión Soviética en junio de 1941, su líder Iósif Stalin comenzó a presionar para que se creara un segundo frente de guerra en Europa Occidental. Churchill lo descartó porque, incluso con la ayuda estadounidense, sentía que los británicos no contaban con fuerzas suficientes para una ofensiva de ese tamaño[15] y además quería evitar asaltos frontales como los que tuvieron lugar de manera desastrosa en las batallas de Passchendaele y del Somme en la Primera Guerra Mundial.[16] En 1942 y 1943 se expusieron dos planes tentativos, las operaciones Roundup y Sledgehammer, pero los británicos no consideraron que ninguna fuera práctica o tuviera verdaderas posibilidades de éxito.[17] En cambio, los Aliados lanzaron la conquista de Sicilia en el mes de julio y del resto de Italia en septiembre de 1943.[18] Estas invasiones dieron a las tropas una valiosa experiencia en guerra anfibia.[19]

Los comandantes del Cuartel General Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada, de izquierda a derecha: el teniente general Omar N. Bradley, el almirante Bertram Ramsay, el mariscal del aire Arthur Tedder, el general Dwight D. Eisenhower, el general Bernard Montgomery, el mariscal del aire Trafford Leigh-Mallory y el teniente general Walter Bedell Smith.

La decisión de emprender una invasión a través del Canal de la Mancha se tomó en la Conferencia Trident que tuvo lugar en Washington D. C. en mayo de 1943.[20] Churchill prefería que el empuje aliado se desarrollara desde el Mediterráneo, pero fue desautorizado por los estadounidenses, que eran los que proporcionaban la mayor parte de las tropas y el material.[21] El teniente general británico Frederick E. Morgan fue nombrado Jefe del Estado Mayor, Comandante Supremo Aliado (COSSAC), para desarrollar un plan detallado.[20] Las ideas iniciales se vieron limitadas por el escaso número de lanchas de desembarco disponibles, la mayoría de las cuales estaban usándose en los teatros de guerra del Mediterráneo y el Pacífico.[22] En parte debido a las lecciones aprendidas en la batalla de Dieppe del 19 de agosto de 1942, los Aliados decidieron no intentar un asalto directo a los fuertemente defendidos puertos franceses.[23] El fracaso en Dieppe también evidenció la necesidad de contar con adecuada artillería y soporte aéreo, especialmente apoyo aéreo cercano, y barcos especializados capaces de navegar extremadamente cerca de la costa.[24] Los cazas británicos, como el Spitfire y el Typhoon, tenían poca autonomía de vuelo, lo que limitaba mucho las localizaciones potenciales para el desembarco puesto que un apoyo aéreo eficaz dependía de que los aviones sobrevolaran los lugares de combate durante el mayor tiempo que fuera posible.[25] Morgan consideró cuatro lugares de Francia para los desembarcos: Bretaña, la península de Cotentin, Normandía y Calais. Puesto que Bretaña y Cotentin son penínsulas, a los alemanes les hubiera resultado relativamente fácil dificultar el avance aliado en la estrechez de estos istmos, por lo que ambos fueron descartados.[26]

Calais es el punto de la Europa continental más cercano a Gran Bretaña y era la ubicación desde la que los alemanes lanzaban hacia Inglaterra sus cohetes V1 y V2, todavía en desarrollo. De hecho, los germanos pensaron en principio que era el lugar de desembarco más probable, por lo que era la zona más fortificada.[27] La realidad es que era una región que ofrecía pocas probabilidades para una invasión exitosa por la abundancia de ríos y canales,[28] mientras que la costa normanda sí que permitía amenazar de manera simultánea el puerto de Cherburgo, otros puertos más occidentales, en Bretaña, facilitaba el avance terrestre hacia París y finalmente hacia la propia Alemania. Por todo esto, Normandía resultó el lugar elegido para el desembarco.[29] El inconveniente más grave de esta costa, que era la falta de instalaciones portuarias, se superaría gracias al desarrollo de unos novedosos puertos artificiales.[30]

El estado mayor del COSSAC planeó lanzar la invasión el 1 de mayo de 1944.[28] El borrador inicial del plan fue aceptado en la Conferencia de Québec en agosto de 1943. El general estadounidense Dwight D. Eisenhower fue nombrado Comandante Supremo de la Fuerza Expedicionaria Aliada (SHAEF)[31] y el general británico Bernard Montgomery fue designado comandante del 21.er Grupo de Ejércitos, que aglutinaba todas las fuerzas terrestres que tomarían parte en la invasión.[32] El 31 de diciembre de 1943, Eisenhower y Montgomery vieron por vez primera el plan del COSSAC, que proponía desembarcos anfibios de tres divisiones y el lanzamiento el paracaídas de otras tres para permitir operaciones en un frente más amplio y acelerar la captura del vital puerto de Cherburgo.[33] La necesidad de adquirir o construir muchas más lanchas de desembarco para esta enorme invasión obligó a retrasar su realización hasta el mes de junio.[33] Finalmente, fueron 39 las divisiones Aliadas implicadas en la batalla de Normandía: 22 estadounidenses, 12 británicas, tres canadienses, una polaca y una francesa, que sumaban un millón de soldados,[34] todos bajo mando británico.[35]

Plan de invasión de los Aliados[editar]

Rutas de asalto a las costas de Normandía el Día D, 6 de junio de 1944.

«Overlord» (Jefe supremo, en idioma inglés) fue el nombre asignado a la operación de gran escala que se planeaba en el continente.[36] Su primera fase, el desembarco anfibio y la creación de una cabeza de playa segura, recibió el nombre en clave de Operación Neptune.[30] Para lograr la superioridad aérea que se necesitaba para asegurar una invasión exitosa, los Aliados lanzaron una campaña de bombardeos (de nombre en código Operación Pointblank) que pretendía destruir la producción alemana de aeronaves, el suministro de combustible y sus aeródromos. Así, las infraestructuras de comunicación, las carreteras y las vías férreas fueron bombardeadas para aislar el norte de Francia y dificultar a los germanos el envío de refuerzos. Estos ataques fueron bastante dispersos para no dar pistas sobre la localización de los desembarcos.[30] Asimismo, se planearon varios engaños para evitar que los nazis averiguaran el lugar y la fecha del ataque aliado.[37]

La costa de Normandía se dividió en diecisiete sectores que recibieron nombres en clave usando un alfabeto por palabras, desde Able, al oeste de la playa Omaha, hasta Roger, en el flanco este de la playa Sword. Cuando el plan de invasión pasó a incluir la península de Cotentin y la playa Utah, se añadieron otros ocho sectores. Estos sectores costeros fueron a su vez divididos en playas identificadas por los coloros verde, rojo y blanco.[38]

Antes de los desembarcos en las playas normandas, varias divisiones de soldados se lanzarían en paracaídas cerca de Caen, en el flanco oriental de la zona de actuación para asegurar los puentes sobre el río Orne, y al norte de Carentan, en el flanco occidental. El objetivo inicial era tomar Caen, Carentan, Isigny y Bayeux. Los estadounidenses, asignados para desembarcar en las playas Utah y Omaha, tenían como misión aislar la península de Cotentin y capturar las instalaciones portuarias de Cherburgo. Los británicos, en las playas Sword y Gold, y los canadienses, en la playa Juno, debían intentar la toma de Caen, establecer aeródromos en sus cercanías y crear un frente de batalla en Caumont-l'Éventé, al sureste de Caen, para de esta manera proteger el flanco estadounidense. La posesión de Caen y alrededores otorgaría a británicos y canadienses una zona estable desde la que lanzar la operación de captura de Falaise. Durante las tres primeras semanas se crearía una zona segura y se intentaría controlar plenamente todo el territorio conquistado al norte de la línea Avranches – Falaise, tras lo que los ejércitos aliados podrían girar a la izquierda y avanzar hacia el río Sena.[39] [40] [41] Montgomery preveía tres meses de combates y la operación finalizaría cuando todas las fuerzas llegaran al Sena.[42]

La flota de invasión, liderada por el almirante Sir Bertram Ramsay, se dividió en la Fuerza Naval Occidental (bajo mando del almirante Alan G. Kirk) y con la finalidad de dar apoyo a los sectores estadounidenses, y la Fuerza Naval Oriental (bajo mando de Sir Philip Vian) en los sectores anglocanadienses.[43] [44] Las fuerzas estadounidenses del Primer Ejército, lideradas por el teniente general Omar Bradley, comprendían el V (playa Omaha) y VII (playa Utah) Cuerpos. En el lado británico, el teniente general Miles Dempsey estaba al mando del Segundo Ejército, dentro del cual el XXX Cuerpo se asignó a la playa Gold y el I Cuerpo a las playas Juno y Sword.[45] Todas las fuerzas terrestres estaban bajo el mando supremo de Montgomery y las fuerzas aéreas se asignaron al mariscal del aire Trafford Leigh-Mallory.[46] El Primer Ejército Canadiense contaba también con personal y unidades polacas, belgas y neerlandesas.[47] Otras naciones aliadas también participaron en la operación.[48]

Reconocimientos[editar]

Mapa del plan aéreo para la invasión Aliada de Normandía.

La Fuerza Aérea Expedicionaria Aliada realizó 3200 vuelos de reconocimiento fotográfico desde abril de 1944 hasta el comienzo de la invasión. Se tomaron fotos de la costa a muy baja altitud para mostrar a los invasores el terreno, los obstáculos en las playas y las estructuras defensivas como búnkeres y nidos de ametralladoras. Para evitar dar pistas a los alemanes sobre el lugar de los desembarcos, estos vuelos se realizaron por toda la costa atlántica europea. También se tomaron fotos aéreas tierra adentro, de puentes, ubicación de unidades militares o edificios, en muchos casos desde distintos ángulos para obtener toda la información que fuera posible.[49] Los miembros del Cuartel General de Operaciones Combinadas prepararon clandestinamente mapas detallados de puertos, incluidos sondeos de profundidad.[50]

Una petición de envío de fotos de vacaciones y postales de Europa anunciada en la BBC recibió diez millones de imágenes, algunas de las cuales resultaron muy útiles para obtener información del terreno. La información recolectada por la Resistencia francesa ayudó a proveer detalles sobre movimiento de tropas y técnicas de construcción empleadas por los alemanes en sus búnkeres y otras instalaciones defensivas.[51]

Los alemanes usaron la máquina Enigma y otras técnicas de cifrado para codificar muchos mensajes de radio, cuyos códigos cambiaban con frecuencia. Un equipo de descodificadores aliados instalados en Bletchley Park, Inglaterra, era responsable de descifrar cada nuevo código alemán tan pronto como fuera posible para así ofrecer información actualizada sobre los planes nazis. La información así obtenida se denominaba inteligencia Ultra, pues sólo se podía revelar a los comandantes supremos. El código Enigma usado por el mariscal de campo Gerd von Rundstedt, comandante supremo del Comando del Ejército Oeste alemán y por tanto militar al cargo de todo el Frente Occidental, fue descifrado a finales de marzo de 1944. Esos códigos se cambiaron justo después del desembarco del 6 de junio, pero el 17 de junio los aliados fueron capaces de interpretar otra vez las señales interceptadas.[52]

Tecnología[editar]

Vista aérea de un puerto artificial, llamado Mulberry y construido por los Aliados frente a Arromanches, Normandía (septiembre de 1944).

En respuesta a las lecciones aprendidas en la desastrosa batalla de Dieppe, los Aliados desarrollaron nuevas tecnologías que aseguraran el éxito de Overlord. Para complementar el bombardeo costero previo al desembarco y los asaltos aéreos, algunas de las lanchas de desembarco se equiparon con artillería y cañones antitanque con los que ofrecer fuego de apoyo cercano.[53] Los Aliados habían decidido no atacar inmediatamente ninguno de los fuertemente defendidos puertos franceses, por lo que se diseñaron dos puertos artificiales, llamados Mulberry, compuestos por diques de hormigón que se trajeron flotando desde Inglaterra y se encallaron frente a las costas francesas y varios muelles flotantes que llegaban hasta la costa.[54] Los puertos Mulberry se complementaron con varios barcos de bloqueo que ofrecían protección anti artillería.[55] Con la expectativa de que el combustible fuera muy difícil o imposible de conseguir en el continente, los Aliados pusieron en marcha la Operación PLUTO, la creación de un conducto submarino compuesto por tuberías específicas de 7,6 cm de diámetro que tendrían que colocarse desde la isla de Wight hasta Cherburgo en los 18 días posteriores al Día D. Problemas técnicos y el retraso en la toma de la ciudad francesa significaron que este conducto no estuviera operativo hasta el 22 de septiembre. A finales de octubre se tendió una segunda tubería desde Dungeness a Boulogne.[56]

Para afrontar las especiales condiciones de la campaña de Normandía, se construyeron una serie de carros de combate llamados Hobart's Funnies, que se desarrollaron bajo supervisión del general Percy Hobart. Eran tanques M4 Sherman y Churchill especialmente modificados, unos antiminas, otros con lanzallamas o especiales para tender puentes o rampas que ayudaran a subir acantilados.[57] En algunas zonas, la arena de la playa era tan blanda que impediría el cruce de un carro de combate, por lo que se creó un vehículo especial que tendía una alfombra de estera sobre la que podrían cruzar otros tanques convencionales.[58] Los vehículos acorazados de los ingenieros reales británicos se modificaron para cumplir diversas funciones, como tender puentes y disparar cargas explosivas a gran distancia contra fortines enemigos.[59] Los tanques de doble dirección, otro invento del grupo del general Hobart, eran carros de combate anfibios autopropulsados que flotaban gracias una lona estanca inflada con aire comprimido.[60] Sin embargo, a la hora de la verdad estos vehículos demostraron hundirse con demasiada facilidad antes de llegar a la costa y muchos de ellos se perdieron el Día D, especialmente en la playa Omaha.[61]

Engaños[editar]

En los meses previos a la invasión, los Aliados pusieron en marcha la Operación Bodyguard, una estrategia global diseñada para engañar a los alemanes sobre la fecha y localización de los desembarcos.[62] La Operación Fortitude estuvo compuesta por Fortitude Norte, una campaña de desinformación a través de falsas radiotransmisiones que hicieran creer a los nazis que al ataque se produciría en Noruega,[63] y Fortitude Sur, una enorme artimaña para que los germanos pensaran que los desembarcos se producirían en Paso de Calais en julio. Los Aliados se inventaron un ficticio Primer Grupo de Ejército de Estados Unidos, supuestamente acuartelado en Kent y Sussex y dirigido por el general George Patton. Para ello, se construyeron falsos carros de combate, camiones y lanchas de desembarco y se colocaron cerca de la costa. Algunas unidades militares, entre ellas el II Cuerpo y la 2.ª División canadienses, se instalaron en la misma zona para reforzar la ilusión de que se estaba reuniendo allí un gran ejército.[37] [64] Además de las radiotransmisiones falsas, también se emitieron mensajes reales del 21.º Grupo de Ejército a Kent para dar la impresión a los alemanes de que era allí donde se reunían la mayor parte de las tropas Aliadas.[65] Patton estuvo estacionado en Inglaterra hasta el 6 de julio, dando así continuidad al engaño de que se produciría un segundo ataque en Calais.[66] Tanto los soldados como los civiles eran perfectamente conscientes de la necesidad de guardar el secreto y las tropas de invasión se mantuvieron lo más aisladas que fue posible, especialmente en el período inmediatamente anterior a la operación. A pesar de todas las precauciones, un general estadounidense tuvo que ser enviado de vuelta a su país después de que revelara la fecha de la invasión en una fiesta.[37]

Los alemanes pensaban que tenían una extensa red de espías en el Reino Unido, pero en realidad todos sus agentes habían sido capturados y algunos se habían convertido en agentes dobles que trabajaban para los Aliados. El agente doble Joan Pujol, un español contrario a los nazis conocido con el sobrenombre de «Garbo», estuvo los dos años anteriores a Overlord desarrollando una falsa red de informantes que los nazis pensaron que trabajaban a su favor. En los meses previos a la invasión, Pujol envió cientos de mensajes a sus superiores en Madrid, mensajes especialmente preparados por el servicio de inteligencia británico para convencer a los germanos de que el ataque sería en Calais en el mes de julio.[65] [67]

Muchas de las estaciones de radar alemanas en la costa francesa fueron destruidas en preparación de los desembarcos.[68] En la noche anterior al Día D, en la Operación Taxable, el Escuadrón N.º 617 de la Royal Air Force lanzó hojas de metal que provocaron una señal de radar que fue erróneamente interpretada por los alemanes como un convoy naval. Esta ilusión se vio reforzada por un pequeño grupo de lanchas que arrastraban globos. Estas tiras de metal también fueron arrojadas por el Escuadrón N.º 218 de la RAF en Boulogne-sur-Mer en la Operación Glimmer. Esa misma noche, un reducido grupo de miembros del Servicio Aéreo Especial británico dejó caer maniquíes de paracaidistas sobre las localidades francesas de El Havre e Isigny, haciendo pensar a los nazis que allí se había producido otro asalto aerotransportado.[69]

Simulacros y seguridad[editar]

Ejercicios de entrenamiento para el Día D con munición real.

Los ejercicios de entrenamiento para Overlord comenzaron mucho antes, en julio de 1943.[70] Por su similitud con las playas normandas, la villa costera inglesa de Slapton, en Devon, fue desalojada en diciembre de 1943 y ocupada por las fuerzas armadas para realizar allí sus entrenamientos, que incluyeron el uso de lanchas de desembarco y sortear obstáculos en las playas.[71] Fue cerca de este lugar cuando el 28 de abril de 1944 murieron 749 soldados y marineros estadounidenses por el ataque de un buque torpedero alemán que sorprendió a los miembros de la Fuerza de Asalto U mientras realizaban la Operación Tigre.[72] En el Centro de Entrenamiento Combinado de Inveraray, Escocia, también se llevaron a cabo ejercicios con lanchas y munición real.[73] Las maniobras navales preparatorias se realizaron en Irlanda del Norte y los equipos médicos de Londres y otros lugares hicieron simulacros para saber cómo actuar ante una avalancha de heridos.[74] Los paracaidistas también realizaron prácticas, entre ellas una gran demostración de salto el 23 de marzo de 1944 en la que estuvieron presentes Churchill, Eisenhower y otros altos oficiales.[75]

La sorpresa táctica se consideró un elemento necesario del plan para los desembarcos.[76] La información sobre la localización y la fecha exactas tan sólo era conocida al máximo nivel de las fuerzas armadas. La tropa fue aislada en sus cuarteles a finales de mayo y se le prohibió cualquier contacto con el exterior.[77] A los soldados se les informó con mapas del terreno que eran correctos en todos sus detalles excepto por los nombres de los lugares y a la mayoría no se le comunicaron sus destinos reales hasta que ya estaban cruzando el Canal de la Mancha.[78] La efectividad de las operaciones de engaño fue todavía mayor gracias a un apagón informativo general en toda Gran Bretaña.[37] Se prohibieron los viajes y comunicaciones con la vecina República de Irlanda y la navegación frente a las costas británicas se restringió.[79]

Previsión meteorológica[editar]

Los planificadores de la invasión crearon un conjunto de condiciones climáticas ideales para el momento de la invasión que significaron que tan sólo unos pocos días de cada mes eran idóneos. Se necesitaba plenilunio, que iluminaría a los pilotos de los aviones y provocaría mareas altas. Los Aliados querían programar los desembarcos para poco antes del amanecer, a medio camino entre la marea alta y la baja y mientras estaba subiendo, con lo que se podrían ver mejor los obstáculos plantados por los alemanes y se minimizaba el tiempo que los hombres estarían expuestos al enemigo. También se establecieron unos criterios específicos para la velocidad del viento, la visibilidad y la nubosidad.[80] Eisenhower seleccionó tentativamente el día 5 de junio como fecha del asalto, pero el día 4 las condiciones no eran las idóneas por culpa del fuerte viento y la mar gruesa, que impedirían zarpar a las lanchas, y de una nubosidad que dificultaba que los aviones encontraran sus objetivos.[81]

Por la tarde del 4 de junio, el equipo meteorológico de los Aliados, encabezado por el capitán James Stagg de la Royal Air Force, predijo que el tiempo mejoraría lo suficiente como para que se pudiera iniciar la invasión el día 6. Se reunió con Eisenhower y otros comandantes en su cuartel general en Southwick House para discutir la situación.[82] Los generales Montgomery y Walter Bedell Smith, jefe del Estado Mayor de Eisenhower, estaban ansiosos por lanzar la invasión. El almirante Bertram Ramsay estaba dispuesto a zarpar, pero al mariscal del aire Trafford Leigh-Mallory le preocupaba que las condiciones climatológicas fueran desfavorables para los aviones. Después de mucha discusión, Eisenhower decidió que la operación seguiría adelante.[83] El control que los Aliados tenían sobre el océano Atlántico significaba que los meteorólogos alemanes no tenían acceso a tanta información como sus enemigos sobre el tiempo.[68] Por ello, el centro meteorológico de la Luftwaffe alemana en París predijo dos semanas de tiempo tormentoso y por ello numerosos comandantes de la Wehrmacht dejaron sus puestos para asistir a unas maniobras militares en Rennes, mientras que a muchos soldados se les concedieron permisos.[84] El mariscal de campo Erwin Rommel regresó a Alemania con motivo del cumpleaños de su esposa y para reunirse con Hitler con intención de solicitar el envío de más carros de combate.[85]

Si Eisenhower hubiera pospuesto la invasión, las siguientes fechas disponibles con la correcta combinación de mareas (pero sin luna llena) eran dos semanas después, del 18 al 20 de junio. Si así hubiera sido, en esos días los Aliados se habrían encontrado una gran tormenta que duró cuatro días, del 19 al 22 de junio, y que habría hecho imposibles los desembarcos.[81]

Preparativos y defensas alemanas[editar]

Erwin Rommel supervisando las defensas costeras del Muro atlántico (abril de 1944).

La Alemania nazi tenía desplegadas 50 divisiones en Francia y los Países Bajos, y otras 18 en Dinamarca y Noruega. En Alemania se estaban formando otras 15 divisiones, pero no había ninguna reserva estratégica.[86] La región de Calais estaba defendida por el 15.º Ejército y Normandía por el 7.º Ejército, comandado por el coronel general Friedrich Dollmann.[87] [88] Las bajas en combate en el transcurso de la guerra, particularmente en el Frente Oriental, dejaron a Alemania sin hombres jóvenes para reclutar. Por lo general, los soldados alemanes eran seis años mayores que los del bando aliado. Muchos de los soldados del Tercer Reich destinados en Normandía eran Ostlegionen (legiones orientales), procedentes de reclutamientos o voluntarios del Turquestán,[89] Rusia, Mongolia y otros lugares. Estaban armados con equipamiento capturado y carecían de transportes motorizados.[90] Unidades que llegaron después, como la 12.ª SS División Panzer Hitlerjugend, estaban formadas mayormente por jóvenes mucho mejor equipados y entrenados que el resto de tropas estacionadas a lo largo de la costa.[91]

Muro atlántico[editar]

Alarmado por los ataques de los Aliados en Dieppe y Saint-Nazaire en 1942, Hitler ordenó la construcción de fortificaciones a lo largo de toda la costa Atlántica, desde España a Noruega, para protegerse de una invasión. Planeó crear 15 000 emplazamientos defendidos por 300 000 hombres, pero debido a los recortes, sobre todo en hormigón y mano de obra, la mayoría de estos puntos fortificados nunca se construyeron.[92] El lugar mejor defendido, porque se pensaba que allí atacarían los Aliados, era Paso de Calais.[92] En la zona de Normandía, las mejores fortificaciones estaban alrededor de las instalaciones portuarias de Cherburgo y Saint-Malo.[33]

Un informe enviado por Rundstedt a Hitler en octubre de 1943 con respecto a la debilidad de las defensas en Francia llevó al nombramiento de Erwin Rommel para que supervisara la construcción de más fortificaciones a lo largo del previsible frente de batalla, que se extendía desde los Países Bajos hasta Cherburgo.[92] [93] Rommel recibió el mando del recién reformado Grupo de Ejércitos B, que aglutinaba al 15.º y 7.º Ejércitos, así como las fuerzas desplegadas en Países Bajos.[94] [95] La enmarañada estructura de mando de la Alemania nazi puso dificultades a Rommel para que cumpliera con su tarea, pues no podía dar órdenes a la Organización Todt, dirigida por el ministro de armamento Albert Speer, por lo que en algunas zonas se vio obligado a asignar soldados a las tareas de construcción.[33]

Obstáculos en una playa de Paso de Calais (18 de abril de 1944).

Rommel creía que Normandía era un probable lugar de desembarco enemigo, por lo que ordenó construir numerosas estructuras defensivas por toda su costa. Además de búnkeres y nidos de ametralladoras de hormigón armado, ordenó colocar en las playas estacas de madera, trípodes de metal, minas y enormes obstáculos anti tanque para dificultar y retrasar la aproximación a la costa de las lanchas de desembarco y el movimiento de los carros de combate.[96] Esperando que los Aliados desembarcaran con la marea alta para que su infantería no estuviera expuesta en las playas demasiado tiempo, mandó ubicar los obstáculos a la altura que marcaban las pleamares.[80] Alambres de espinos, trampas explosivas y la poda de la vegetación costera harían muy difícil el avance de la infantería.[96] Por orden de Rommel, el número de minas en las costas se triplicó.[33] Debido a la enorme superioridad aérea de su enemigo (4029 aviones Aliados asignados a las operaciones en Normandía y otros 5514 para bombardeo y defensa, contra 570 aeronaves de la Luftwaffe estacionadas en Francia y los Países Bajos)[80] en los prados y campos se colocaron maderos verticales unidos por alambres (llamados Rommelspargel, espárrragos de Rommel) que impidieran el aterrizaje de aeronaves aliadas.[33]

Reservas móviles[editar]

Rommel, que creía que la mejor oportunidad para los intereses alemanes era detener la invasión en las costas, pidió que las reservas móviles, especialmente carros de combate, se estacionaran lo más cerca de la costa que fuera posible. Rundstedt, el general Leo Geyr von Schweppenburg (comandante del 5.º Ejército Panzer) y otros altos mandos pensaban que no podrían detener la invasión en las playas. Geyr abogó por una doctrina convencional: mantener a las formaciones panzer concentradas en una posición central alrededor de París y Ruan y solo desplegarlas cuando ya se hubiera identificado la principal cabeza de playa de los Aliados. Geyr también señaló que en la campaña de Italia las unidades ubicadas cerca de la costa habían resultado dañadas por bombardeos navales. La opinión de Rommel era que debido a la abrumadora superioridad aérea del enemigo, no serían posibles los movimientos de carros de combate a gran escala una vez comenzada la invasión. Hitler tomó la decisión final, que fue dejar tres divisiones bajo mando de Geyr y darle a Rommel el control operacional de tres divisiones de tanques como reservas. El Führer tomó el control personal de cuatro divisiones como reservas estratégicas que no se podían usar sin órdenes directas suyas.[97] [98] [99]

La invasión[editar]

Estáis a punto de embarcar en la Gran Cruzada, para la que nos hemos estado preparando estos meses. Los ojos del mundo están sobre vosotros. Las esperanzas y oraciones de las personas amantes de la libertad en todas partes marchan con vosotros. En compañía de nuestros valientes aliados y compañeros de armas en otros frentes, conseguiréis destruir la maquinaria de guerra alemana, la eliminación de la tiranía nazi sobre los pueblos oprimidos de Europa y seguridad para nosotros mismos en un mundo libre.

Dwight D. Eisenhower, Carta a las Fuerzas Aliadas.[100]
Paracaidistas británicos sincronizando sus relojes delante de un avión Armstrong Whitworth Albemarle. 5 de junio de 1944.

En mayo de 1944 había 1,5 millones de soldados estadounidenses en Reino Unido.[51] La mayoría se alojaban en campamentos temporales levantados en el suroeste de Inglaterra, preparados para cruzar el Canal de la Mancha hacia el sector occidental de las zonas de desembarco. Las tropas anglocanadienses estaban acampadas más al este, repartidas entre Southampton y Newhaven. Un complejo sistema llamado Control de Movimiento aseguró que los hombres y los vehículos salían según lo planeado desde veinte puntos de embarque.[77] Algunos soldados tuvieron que montar en sus lanchas una semana antes de la operación.[101] Los barcos se encontraron en un punto de reunión (apodado «Piccadilly Circus») al sureste de la isla de Wight para formar los convoyes que cruzarían el canal.[102] Los buques dragaminas comenzaron a despejar las rutas a seguir en la noche del 5 de junio[81] y unos mil bombarderos despegaron antes del amanecer para atacar las defensas costeras.[103]

Alrededor de 1200 aeronaves partieron de Inglaterra justo antes de la medianoche para trasladar a tres divisiones aerotransportadas hasta sus zonas de lanzamiento detrás de las líneas enemigas varias horas antes de los desembarcos.[104] A la 82.ª y 101.ª divisiones aerotransportadas del ejército estadunidense se les asignaron objetivos en la península de Cotentin, al oeste de la playa Utah. La 6.ª División Aerotransportada británica tenía como misión tomar intactos los puentes sobre el canal de Caen y el río Orne.[105] El 4.º batallón SAS de la Francia Libre, compuesto por 538 hombres, tenía asignados objetivos en Bretaña (operaciones Dingson y Samwest).[106] [107] En el Día D, 6 de junio de 1944, unos 132 000 soldados cruzaron el Canal de la Mancha por mar y otros 24 000 por aire.[77] El bombardeo naval preliminar comenzó a las 05:45 y duró hasta las 06:25, efectuado por cinco acorazados, veinte cruceros, sesenta y cinco destructores y dos monitores.[77] [108] La infantería comenzó a arribar a las playas a las 06:30.[109]

Las playas[editar]

Avance de la infantería aliada en la playa Utah.

La lancha que transportaba a la 4.ª División de Infantería estadounidense que debía asaltar la playa Utah fue arrastrada por la corriente hasta un lugar situado a 1800 metros al sur de la posición prevista. Las tropas se toparon con poca resistencia del enemigo y sufrieron menos de 200 bajas.[110] Sus esfuerzos por penetrar tierra adentro estuvieron muy lejos de lo planeado, pero avanzaron 6,4 km y contactaron con la 101.ª División Aerotransportada.[111] [112] Los lanzamientos de paracaidistas al oeste de la playa Utah no tuvieron mucho éxito, pues tan sólo el 10% de los soldados aterrizaron en los lugares planeados. Reunir a los hombres para formar unidades de combate fue muy difícil por la escasez de radios para comunicarse y por el terreno, poblado de vegetación, muros de piedra y zonas pantanosas.[113] [114] La 82.ª aerotransportada consiguió tomar su objetivo primario en Sainte-Mère-Église y trabajó para proteger el flanco occidental,[115] pero su fracaso en la captura de los puentes sobre el río Merderet provocó un retraso importante en asegurar la península de Cotentin.[116] La 101.ª ayudó a proteger el flanco sur y capturó la presa del río Douve en La Barquette,[114] pero no se hizo con el control de varios puentes cercanos en el primer día.[117]

En Pointe du Hoc, el objetivo de los doscientos hombres de la 2.ª División Ranger, comandada por el teniente coronel James Rudder, era escalar unos acantilados de 30 m con cuerdas y escalas y destruir la batería de cañones allí ubicada. Bajo fuego enemigo procedente de la parte alta, los soldados estadounidenses escalaron los acantilados solo para descubrir que los cañones ya habían sido retirados. Los ranger localizaron las piezas de artillería, sin guardia pero todavía operativas, y las deshabilitaron. Atacados por los alemanes, los componentes de esta división quedaron aislados y algunos fueron capturados. Al amanecer del día 7 de junio, Rudder sólo contaba ya con 90 hombres capaces de combatir. No recibieron ayuda hasta el día 8, cuando llegaron miembros del 743.º Batallón Acorazado.[118]

En las fauces de la Muerte, famosa fotografía de Robert F. Sargent que muestra a las tropas estadounidenses atacando la playa Omaha la mañana del 6 de junio.

Omaha, la playa más fuertemente defendida, fue asignada a la 1.ª División de Infantería estadounidense, complementada por tropas de la 29.ª División.[119] Allí se enfrentaron a la 352.ª División de Infantería de la Wehrmacht, en lugar del regimiento que esperaban encontrarse.[120] Las fuertes corrientes marinas forzaron a muchas lanchas a desembarcar al este de los puntos previstos o las retrasaron. Aquí las bajas aliadas fueron muchas más que la suma de los hombres caídos en el resto de playas, pues los soldados recibieron un intenso fuego desde lo alto de los acantilados.[121] Los problemas para sortear los obstáculos de las playas obligaron a pedir a las 08:30 un alto en la llegada de nuevas lanchas. Sobre esa hora se aproximaron un grupo de destructores para ofrecer soporte artillero.[122] La salida de esta playa solo fue posible a través de cinco barrancos y hacia el final de la mañana apenas seiscientos hombres habían subido al terreno superior.[123] Para el mediodía, cuando el bombardeo naval había hecho su efecto y los alemanes se estaban quedando sin munición, los estadounidenses fueron capaces de despejar algunos caminos en las playas. También comenzaron a limpiar los obstáculos de las defensas alemanas para que los vehículos pudieran avanzar.[123] La estrecha cabeza de playa fue ensanchada en los días posteriores y los objetivos previstos para la primera jornada de invasión no estuvieron completados hasta tres días después.[124]

En la playa Gold los fuertes vientos dificultaron los desembarcos y los tanques anfibios tuvieron que dejarse cerca de la costa o directamente en la playa en lugar de los puntos más alejados que se habían planeado.[125] Los ataques aéreos no habían conseguido destruir la fortificación de Le Hamel, por lo que su poderoso cañón de 75 mm estuvo disparando hasta las 16:00. En el flanco occidental, el Regimiento Real de Hampshire capturó la localidad de Arromanches (futura ubicación de uno de los puertos Mulberry), mientras que en su zona oriental se tomó contacto con las fuerzas canadienses de la playa Juno.[126]

La playa Gold el 7 de junio de 1944.

Los desembarcos en la playa Juno se retrasaron por culpa de la mar gruesa y las tropas llegaron antes que los barcos de protección anti artillería, por lo que hubo numerosas bajas mientras salían de las lanchas. Gran parte del bombardeo naval había errado sus objetivos y dejado intactas las defensas alemanas, a pesar de lo cual las fuerzas canadienses despejaron muy pronto la playa y crearon dos salidas hacia las poblaciones de la parte alta. El retraso en la toma de Bény-sur-Mer provocó un atasco en la costa, pero a la caída de la noche las cabezas de playa contiguas de Juno y Gold abarcaban 19 km de ancho y 7 km tierra adentro.[127] En la playa Juno murieron 961 soldados aliados.[128]

En la playa Sword, 21 de los 25 tanques anfibios llegaron indemnes a la costa para ofrecer protección a la infantería, que comenzó a desembarcar a las 07:30. Despejaron rápidamente la playa y crearon varias salidas para los carros de combate. Con el fuerte viento, la marea subió más rápido de lo previsto y complicó las maniobras para ubicar las protecciones anti artillería.[129] La Infantería Ligera del Rey de Shropshire comenzó a avanzar hacia Caen a pie pero tuvo que retroceder por la falta de protección blindada tras haber avanzado varios kilómetros.[130] A las 16:00, la 21.ª División Panzer alemana montó un contraataque entre las playas Juno y Sword que estuvo a punto de llegar a la costa, pero se topó con una fuerte resistencia por parte de la 3.ª División Mecanizada británica y enseguida los germanos se retiraron para ayudar en la zona entre Caen y Bayeux.[131] [132]

Las primeras partes de los puertos Mulberry se transportaron a través del Canal de la Mancha el día 7 de junio y estuvieron en uso a mediados de mes.[55] Uno de estos puertos fue construido frente a Arromanches por los británicos y el otro frente a la playa Omaha por los estadounidenses. Unas fuertes tormentas el 19 de junio interrumpieron el desembarco de suministros y destruyeron el puerto artificial de Omaha.[133] El de Arromanches, que tuvo que ser reparado, fue capaz de recibir alrededor de 6000 toneladas diarias de material y estuvo en uso continuo en los siguientes diez meses, a pesar de lo cual la mayoría de suministros se dejaron en las propias playas hasta que el puerto de Cherburgo estuvo desminado y limpio de obstáculos a partir del 16 de julio.[134] [135]

Las bajas entre los aliados en el Día D fueron unas 10 000, con 4414 muertes confirmadas.[136] Por su parte, los alemanes sufrieron 1000 bajas.[137] Los planes de invasión aliados preveían la captura de las localidades de Carentan, St. Lô, Caen y Bayeux en el primer día y que todas las playas estarían conectadas por una línea del frente de entre 10 y 16 km tierra adentro, pero ninguno de estos objetivos se cumplió.[111] Las cinco cabezas de playa no estuvieron conectadas hasta el 12 de junio, para cuando los aliados tenían en su poder una línea del frente de 97 km de longitud y 24 km de anchura.[138] Caen, un objetivo vital, seguía en manos alemanas al final del Día D y no fue completamente capturada hasta el 21 de julio.[139] Casi 160 000 soldados cruzaron el Canal de la Mancha el 6 de junio y para finales de agosto había en suelo francés más de tres millones de hombres del bando aliado.[140]

Cherburgo[editar]

La península de Cotentin y el puerto de Cherburgo en 1944.

En el sector occidental de la zona de invasión, los estadounidenses estaban ocupando la península de Cotentin y en especial la ciudad de Cherburgo, que brindaría a los aliados al control de un puerto de aguas profundas. El terreno detrás de las playas Utah y Omaha está caracterizado por el bocage, un paisaje compuesto de pequeñas parcelas irregulares separadas entre sí por setos vivos, muretes, terraplenes y árboles.[141] Muchas zonas estaban además protegidas por nidos de ametralladoras.[142] La mayoría de los caminos eran muy estrechos para los carros de combate[141] y los alemanes habían inundado con agua de mar los campos hasta dos kilómetros de la playa Utah.[143] Las fuerzas alemanas en esta península incluían la 91.ª, la 243.ª y la 709.ª Divisiones de Infantería.[144] Tres días después del desembarco, los comandantes aliados ya eran conscientes de que Cherburgo sería difícil de tomar y decidieron aislar la península para evitar la llegada de refuerzos germanos.[145] Tras varios intentos fallidos por parte de la inexperta 90.ª División de Infantería, el general J. Lawton Collins asignó la misión a la 9.ª División, que consiguió llegar a la costa oeste de la península el 17 de junio y así aislar Cherburgo.[146] La 9.ª división, a la que se sumaron la 4.ª y la 79.ª, se hicieron con el control de la península el 19 de junio tras duros combates, mientras que la ciudad de Cherburgo cayó el día 26. Para entonces los alemanes habían destruido el puerto, el cual no estuvo operativo hasta el mes de septiembre.[147]

Caen[editar]

Tanques Sherman (al fondo) y un cañón antitanque (frente) en las calles de Caen, 10 de julio de 1944.

Los combates de los Aliados en la zona de Caen se desarrollaron contra la 21.ª División Panzer y la 12.ª SS División Panzer Hitlerjugend y pronto llegaron a un punto muerto.[148] Durante la Operación Perch, el XXX Cuerpo intentó avanzar hacia el sur a través del monte Pinçon, pero enseguida abandonó este avance en favor de un movimiento de pinza para rodear Caen. El XXX Cuerpo de Ejército efectuó una maniobra de flanqueo desde Tilly-sur-Seulles hacia Villers-Bocage, mientras que el I Cuerpo hizo lo propio por el este de Caen. Sin embargo, el ataque del I Cuerpo fue detenido muy pronto, mientras que el XXX Cuerpo capturó brevemente Villers-Bocage antes de que su vanguardia acorazada fuera emboscada por los germanos y se iniciara la batalla de Villers-Bocage, que duró todo un día. Los británicos se tuvieron que retirar en Tilly-sur-Seulles.[149] [150]

Tras un retraso provocado por tormentas entre el 17 y el 23 de junio, se lanzó la Operación Epsom el día 26 de junio, un intento del VIII Cuerpo británico de circunvalar Caen y atacarla desde el suroeste para establecer una cabeza de puente al sur del río Odón.[151] Aunque esta operación no logró tomar la ciudad, los alemanes emplearon todos sus panzer y perdieron muchos carros de combate.[152] Rundstedt fue despedido el 1 de julio después de aseverar que la guerra ya estaba perdida y fue reemplazado en el Comando de Ejército Oeste por Günther von Kluge.[153] Caen recibió un bombardeo muy intenso en la noche del 7 de julio y después los Aliados ocuparon la orilla norte del Orne en la Operación Charnwood, desarrollada los días 8 y 9 de julio.[154] Dos ofensivas, las operaciones Atlantic y Goodwood entre el 18 y el 21 de julio, capturaron el resto de Caen y las zonas altas del sur, pero para entonces la ciudad estaba arrasada.[155] El 20 de julio, Adolf Hitler sobrevivió a un importante intento de asesinato.[156]

Avances de los Aliados[editar]

Aviones bombarderos estadounidenses destruyendo vías férreas en Domfront para dificultar la llegada de refuerzos alemanes (junio de 1944).

Una vez asegurada la península de Cotentin hasta el sur de la localidad de Saint-Lô, el 25 de julio los Aliados lanzaron la Operación Cobra y llegaron más al sur de Avranches el 1 de agosto.[157] El Tercer Ejército del general George Patton, activado el 1 de agosto, se hizo rápidamente con el control de Bretaña hasta el río Loira, mientras que el Primer Ejército presionó hacia el este en dirección a Le Mans para proteger su flanco. Para el 3 de agosto, Patton y su Tercer Ejército pudieron dejar una pequeña fuerza en Bretaña y dirigirse en dirección este para enfrentarse al grueso de las fuerzas alemanas al sur de Caen.[158] Al mismo tiempo, el 30 de julio los británicos pusieron en marcha la Operación Bluecoat para asegurar Vire y las tierras altas del monte Piçon.[159] Ante las objeciones de Kluge, el 4 de agosto Hitler ordenó una contraofensiva, la Operación Lüttich, desde Vire hacia Avranches.[160]

Mientras el 8 de agosto el II Cuerpo canadiense presionaba al sur desde Caen hacia Falaise en la Operación Totalize,[161] los generales Bradley y Montgomery se dieron cuenta de que había una oportunidad de atrapar al grueso de las fuerzas alemanas en Falaise. El Tercer Ejército de Patton continuó su movimiento envolvente desde el sur y alcanzó Alenzón el 11 de agosto. Aunque Hitler siguió insistiendo hasta el día 14 en que sus fuerzas debían contraatacar, Kluge y sus oficiales comenzaron a planear la retirada general hacia el este.[162] El ejército alemán resultó muy perjudicado por la insistencia del Führer en tomar él mismo todas las decisiones importantes, lo que dejaba a sus fuerzas sin órdenes por períodos de hasta 24 horas mientras la información iba y venía de la residencia del dictador alemán en las montañas Obersalzberg de Baviera.[163] En la noche del 12 de agosto, Patton le preguntó a Bradley si sus fuerzas podrían continuar hacia el norte para cerrar la brecha y rodear a las fuerzas alemanas. Bradley se negó porque Montgomery ya había asignado al Primer Ejército canadiense la ocupación del territorio al norte,[164] [165] donde encontraron una fuerte resistencia pero fueron capaces de tomar Falaise el 16 de agosto. El círculo aliado se cerró el 21 de agosto, atrapando a 50 000 soldados alemanes, aunque más de un tercio del 7.º Ejército y nueve de las once divisiones panzer alemanas ya habían escapado al este.[166]

Mapa que muestra los movimientos de avance de los Aliados desde las playas de Normandía y la formación de la bolsa de Falaise en agosto de 1944.

La toma de decisiones de Montgomery en la bolsa de Falaise fue criticada entonces por los comandantes estadounidenses, especialmente por Patton, aunque Bradley opinaba que Patton no hubiera sido capaz de cerrar la brecha.[167] Este tema ha sido objeto de mucha discusión entre los historiadores.[168] [169] [170] Hitler relevó a Kluge del mando el 15 de agosto y le reemplazó por el mariscal de campo Walter Model. Kluge se suicidó el 19 de agosto después de que Hitler se enterara que había participado en el intento de asesinato del 20 de julio.[171] [172] El 15 de agosto los Aliados iniciaron la invasión del sur de Francia, conocida como Operación Dragoon.[173]

La Resistencia francesa se alzó contra los alemanes en París el 19 de agosto.[174] En un principio Eisenhower quiso dejar de lado la capital para perseguir otros objetivos, pero las noticias del hambre que estaban pasando los parisinos y la intención declarada de Hitler de destruir la ciudad llevó a que el general francés Charles de Gaulle insistiera en la toma inmediata de la Ciudad de la Luz.[175] Las fuerzas francesas de la 2.ª División Blindada dirigida por Philippe Leclerc llegaron desde el oeste el 24 de agosto, mientras que la 4.ª División estadounidense presionó desde el sur. Durante la noche se produjeron combates dispersos y en la mañana del 25 de agosto se liberó París.[176]

Las operaciones continuaron en los sectores anglocanadienses hasta finales de mes. El 25 de agosto la 2.ª División Acorazada estadounidense se abrió camino hasta Elbeuf, donde entró en contacto con las divisiones blindadas británicas y canadienses.[177] La 2.ª División de Infantería canadiense se internó en el bosque de la Londe en la mañana del 27 de agosto, donde se toparon con gran resistencia alemana. En tres días de combates, la 4.ª y la 6.ª brigadas canadienses sufrieron numerosas bajas luchando contra los germanos en un terreno muy apto para la defensa. Finalmente, las tropas de la Wehrmacht se retiraron el día 29 y cruzaron el río Sena el 30 de agosto.[177] En la tarde de ese día, la 3.ª División de Infantería canadiense cruzó el Sena cerca de Elbeuf y fue recibida con júbilo en Ruan.[178]

Fin de la campaña[editar]

Lanzamiento de cientos de paracaidistas en los Países Bajos en septiembre de 1944 durante la Operación Market Garden, desastrosa para los intereses de los Aliados.

Eisenhower tomó el mando directo de las fuerzas terrestres de los Aliados el 1 de septiembre. Preocupado por un posible contraataque alemán y por los escasos suministros que llegaban a Francia, decidió continuar las operaciones en un frente más amplio en lugar de intentar penetrar profundamente en territorio enemigo.[179] El encuentro entre las fuerzas aliadas procedentes de Normandía y las que venían del sur de Francia se produjo el 12 de septiembre como parte del avance hacia la línea Sigfrido.[180] El 17 de septiembre, Montgomery lanzó la Operación Market Garden, un fallido intento aerotransportado anglo-estadounidense para capturar los puentes de los Países Bajos y permitir a las fuerzas terrestres cruzar el río Rin para entrar en Alemania.[179] El avance aliado se ralentizó debido a la resistencia alemana y la escasez de combustible. El 16 de diciembre los nazis lanzaron una contraofensiva conocida como batalla de las Ardenas, su último gran ataque en la guerra. El 12 de enero los soviéticos encadenaron varios ataques exitosos conocidos como Ofensiva del Vístula-Óder. Hitler se suicidó el 30 de abril mientras las tropas del Ejército Rojo cercaban su Führerbunker en Berlín y la Alemania nazi se rindió el 7 de mayo de 1945.[8]

Dos soldados canadienses posan con una bandera capturada a los alemanes (10 de agosto de 1944).

Los desembarcos de Normandía fueron la mayor invasión marítima de la Historia, pues implicó a casi 5000 lanchas de desembarco y asalto, 289 buques de escolta y 277 dragaminas.[102] Esta operación aceleró el final de la Segunda Guerra Mundial en Europa y atrajo numerosas tropas desde el Frente Oriental que de otra manera hubieran retrasado el avance soviético. La apertura de otro frente en Europa occidental fue un tremendo golpe moral para el ejército alemán, que temía la repetición de otra guerra en dos frentes como en la Primera Guerra Mundial. Los desembarcos de Normandía también iniciaron la «Carrera por Europa» entre el Ejército Rojo soviético y los poderes occidentales, algo que muchos historiadores consideran el origen de la Guerra Fría.[181]

La victoria aliada en Normandía se debió a varios factores. Los trabajos alemanes en su muro atlántico no estaban finalizados, pues poco antes de la invasión Erwin Rommel informó de que su construcción solo estaba completa al 18% en algunas zonas porque los recursos se desviaban a otras cosas.[182] Los engaños de la Operación Fortitude dieron sus frutos y obligaron a los alemanes a preparar la defensa de un enorme tramo de costa.[183] Los Aliados consiguieron y conservaron la superioridad aérea, lo que significó que los alemanes no pudieron hacer observaciones aéreas de los preparativos que se hacían en Gran Bretaña y tampoco interferir en ellos con bombardeos aéreos.[184] Las infraestructuras de transporte de Francia resultaron muy dañadas por los bombardeos aliados y los sabotajes de la resistencia francesa, por lo que los germanos tuvieron muy difícil el envío de suministros y refuerzos.[185] Gran parte de la descarga de artillería previa a la invasión erró sus objetivos y tuvo poco impacto,[186] pero el soporte artillero cercano funcionó bastante bien durante los desembarcos con la excepción de la playa Omaha.[187] La indecisa y excesivamente complicada estructura de mando de la Wehrmacht también ayudó al éxito de los Aliados.[188]

Bajas[editar]

Aliados[editar]

Tropas de asalto estadounidenses heridas durante el asalto a la playa Omaha.

Desde el Día D hasta el 21 de agosto, los aliados trasladaron 2 052 299 hombres al norte de Francia. El coste en vidas de la campaña de Normandía fue muy alto para ambos bandos.[6] Entre el 6 de junio y finales de agosto, los ejércitos estadounidenses sufrieron 124 394 bajas, de los que 20 668 fueron muertos. Las bajas dentro de Primer Ejército canadiense y el Segundo británico fueron 83 045: 15 995 muertos, 57 996 heridos y 9054 desaparecidos. De estos, las bajas canadienses ascendieron a 18 444, de entre las que 5021 fueron muertos en acción.[189]

La fuerzas aéreas aliadas, que realizaron 480 317 salidas en apoyo de la invasión, perdieron 4101 aeronaves y 16 714 hombres (8536 miembros de la USAAF y 8178 que volaban bajo bandera de la RAF).[6] [190] Asimismo, los aliados perdieron unos 4000 carros de combate, repartidos de manera similar entre los estadounidenses y las fuerzas anglocanadienses.[7] Los historiadores difieren ligeramente en el número total de vidas que costó esta campaña, pues sus cifras se mueven entre 225 606[191] [192] de la estimación más baja y 226 386 de la más alta.[193] [194]

Alemania[editar]

Soldados alemanes rendidos a los canadienses en Saint-Lambert-sur-Dive el 21 de agosto de 1944.

Las fuerzas armadas alemanas desplegadas en Francia informaron de 158 930 bajas entre el día D y el 14 de agosto, justo antes del comienzo de la Operación Dragoon en el sur de Francia.[195] Tan sólo en la bolsa de Falaise, la Wehrmacht perdió unos 50 000 hombres, de ellos 10 000 muertos y 40 000 capturados.[7] Las estimaciones de bajas alemanas en la campaña de Normandía varían desde 400 000 (la mitad muertos o heridos y el resto capturados) hasta 450 000 (240 000 muertos, heridos o desaparecidos, más 210 000 capturados).[4]

No hay cifras exactas sobre los carros de combate alemanes destruidos en Normandía. En combate intervinieron unos 2300 tanques y cañones de asalto, de los que solo 100 - 120 atravesaron el río Sena al final de la campaña.[5] Mientras que los alemanes reconocieron únicamente la pérdida de 481 tanques entre el Día D y el 31 de julio,[195] el recuento llevado a cabo por la Sección Operacional de Investigación N.º 2 del 21.º Grupo de Ejército indica que los Aliados destruyeron 550 carros de combate en los meses de junio y julio[196] y otros 500 en agosto,[197] lo que supone 1050 tanques perdidos por la Wehrmacht.

Civiles y patrimonio cultural franceses[editar]

Los combates para la liberación de Normandía se cobraron la vida de entre 13 632 y 19 890 civiles franceses,[11] y muchos más sufrieron heridas de gravedad.[10] Además de los que fueron asesinados durante la propia invasión, el bombardeo masivo efectuado por los Aliados antes de la Operación Overlord mató a entre 11 000 y 19 000 normandos.[10] La Segunda Guerra Mundial costó la vida a unos 70 000 civiles franceses.[10] Además, las minas terrestres y las municiones no explotadas siguieron matando civiles inocentes en Normandía en los años posteriores al final del conflicto.[198]

Un soldado británico ayuda a una civil francesa en la devastada Caen en julio de 1944.

Antes de la invasión, el SHAEF de los Aliados dio instrucciones en las que enfatizaba la necesidad de limitar la destrucción del patrimonio histórico y cultural francés, las cuales serían la base para la Convención para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado, del año 1954. Estos lugares, enumerados en un listado, no debían ser usados por la tropa sin el permiso expreso de los altos mandos militares.[199] A pesar de todo, muchos campanarios de iglesias y catedrales y otros edificios históricos de Normandía resultaron dañados o destruidos para evitar que fueran usados en su beneficio por los alemanes.[200] Se hicieron esfuerzos para evitar que las ruinas de inmuebles históricos se utilizaran para reparar carreteras y también se salvaguardaron piezas de valor,[201] caso del Tapiz de Bayeux y otros importantes tesoros culturales, que se guardaron en el Château de Sourches, cerca de Le Mans, al inicio de la guerra y sobrevivieron intactos.[202] Las fuerzas alemanas de ocupación también tenían una lista de edificios protegidos, pero su intención era mantenerlos en buen estado para acomodar a las tropas.[201]

Muchos pueblos y ciudades de Normandía acabaron totalmente devastados en los combates y bombardeos. En Caen, por ejemplo, al final de la batalla por la liberación de la ciudad tan sólo quedaba alojamiento para 8000 habitantes cuando antes de la guerra vivían en ella 60 000 personas.[200] De las 18 iglesias que había en esta ciudad, cinco fueron destruidas y cuatro gravemente dañadas, junto a otros 66 monumentos.[202] En el departamento de Calvados, al que pertenecen todas las playas de los desembarcos del Día D, 76 000 personas se quedaron sin hogar. Asimismo, de los 210 normandos de religión judía que vivían en esta zona antes del conflicto, tan sólo uno sobrevivió a la guerra.[203]

El saqueo fue una preocupación, pues ambos bandos lo practicaron, tanto los alemanes que se retiraban como los Aliados que avanzaban. Por ejemplo, las fuerzas británicas saquearon el Museo de Antigüedades de Caen y el Château d'Andrieu en Bayeux. La población local también sufrió el robo de sus bienes.[201] Los Aliados no permitieron el saqueo y sus autores fueron condenados.[204]

Memoriales de guerra[editar]

Las playas de Normandía todavía se siguen conociendo por los nombres en código que se le dieron durante la invasión. Los lugares más importantes tienen placas de recuerdo, memoriales o pequeños museos. Algunas de las fortificaciones alemanas siguen en pie, en particular en Pointe du Hoc, que apenas ha cambiado desde 1944. Los restos de uno de los dos puertos artificiales Mulberry son todavía visibles en la playa de Arromanches. Existen numerosos cementerios de guerra en la zona, lugar de descanso final de los muchos miles de soldados Aliados y alemanes que murieron durante la campaña de Normandía.[205]

Referencias[editar]

  1. Zetterling, 2000, p. 408.
  2. Badsey, 1990, p. 85.
  3. Zetterling, 2000, p. 32.
  4. a b c d Shulman, 2007, p. 192.
  5. a b c Wilmot, 1997, p. 434.
  6. a b c Tamelander y Zetterling, 2003, p. 341.
  7. a b c Tamelander y Zetterling, 2003, p. 342.
  8. a b Whitmarsh, 2009, p. 109.
  9. Tamelander y Zetterling, 2003, pp. 342–343.
  10. a b c d Beevor, 2009, p. 519.
  11. a b Flint, 2009, pp. 336–337.
  12. Dear y Foot, 2005, p. 322.
  13. Churchill, 1949, p. 115.
  14. Zuehlke, 2004, p. 20.
  15. Ford y Zaloga, 2009, pp. 8–10.
  16. Churchill, 1951, p. 582.
  17. Zuehlke, 2004, pp. 21–22.
  18. Ford y Zaloga, 2009, pp. 10–11.
  19. Beevor, 2012, p. 319.
  20. a b Ford y Zaloga, 2009, p. 11.
  21. Ford y Zaloga, 2009, p. 10.
  22. Wilmot, 1997, pp. 177–178, mapa p. 180.
  23. Whitmarsh, 2009, p. 9.
  24. Zuehlke, 2004, p. 23.
  25. Gilbert, 1989, pp. 397, 478.
  26. Ford y Zaloga, 2009, pp. 13–14.
  27. Beevor, 2009, pp. 33–34.
  28. a b Wilmot, 1997, p. 170.
  29. Ambrose, 1994, pp. 73–74.
  30. a b c Ford y Zaloga, 2009, p. 14.
  31. Gilbert, 1989, p. 491.
  32. Whitmarsh, 2009, pp. 12–13.
  33. a b c d e f Whitmarsh, 2009, p. 13.
  34. Weinberg, 1995, p. 684.
  35. Ellis, Allen y Warhurst, 2004, pp. 521–533.
  36. Churchill, 1951, p. 642.
  37. a b c d Beevor, 2009, p. 3.
  38. Buckingham, 2004, p. 88.
  39. Churchill, 1951, pp. 592–593.
  40. Beevor, 2009, Mapa en la cubierta delantera.
  41. Ellis, Allen y Warhurst, 2004, pp. 78, 81.
  42. Weinberg, 1995, p. 698.
  43. Churchill, 1951, p. 594.
  44. Goldstein, Dillon y Wenger, 1994, p. 6.
  45. Whitmarsh, 2009, Mapa, p. 12.
  46. Ford y Zaloga, 2009, p. 25.
  47. Williams, 1988, p. x.
  48. Evans, 2008, p. 623.
  49. Zuehlke, 2004, p. 81.
  50. Whitmarsh, 2009, p. 21.
  51. a b Whitmarsh, 2009, p. 11.
  52. Whitmarsh, 2009, pp. 27–28.
  53. Wilmot, 1997, p. 181.
  54. Wilmot, 1997, p. 183.
  55. a b Wilmot, 1997, p. 321.
  56. Whitmarsh, 2009, pp. 89–90.
  57. Wilmot, 1997, p. 182.
  58. Wilmot, 1997, p. 195.
  59. Ford y Zaloga, 2009, p. 208.
  60. Zuehlke, 2004, pp. 42–43.
  61. Ford y Zaloga, 2009, p. 73.
  62. Weinberg, 1995, p. 680.
  63. Brown, 2007, p. 465.
  64. Zuehlke, 2004, pp. 71–72.
  65. a b Whitmarsh, 2009, p. 27.
  66. Beevor, 2009, p. 282.
  67. Beevor, 2009, p. 4.
  68. a b Whitmarsh, 2009, p. 34.
  69. Bickers, 1994, pp. 19–21.
  70. Zuehlke, 2004, p. 35.
  71. Goldstein, Dillon y Wenger, 1994, pp. 50–51, 54–57.
  72. Fenton, 2004.
  73. Zuehlke, 2004, p. 36.
  74. Goldstein, Dillon y Wenger, 1994, pp. 59, 61.
  75. Goldstein, Dillon y Wenger, 1994, pp. 61–62.
  76. Ford y Zaloga, 2009, p. 46.
  77. a b c d Whitmarsh, 2009, p. 30.
  78. Whitmarsh, 2009, pp. 30, 36.
  79. Dear y Foot, 2005, p. 667.
  80. a b c Whitmarsh, 2009, p. 31.
  81. a b c Whitmarsh, 2009, p. 33.
  82. Beevor, 2009, p. 21.
  83. Wilmot, 1997, pp. 224–226.
  84. Ford y Zaloga, 2009, p. 131.
  85. Beevor, 2009, pp. 42–43.
  86. Wilmot, 1997, p. 144.
  87. Beevor, 2009, p. 34.
  88. Goldstein, Dillon y Wenger, 1994, p. 13.
  89. Zaloga, 2013, pp. 58–59.
  90. Goldstein, Dillon y Wenger, 1994, pp. 16–19.
  91. Ford y Zaloga, 2009, p. 37.
  92. a b c Ford y Zaloga, 2009, p. 30.
  93. Beevor, 2009, p. 33.
  94. Goldstein, Dillon y Wenger, 1994, p. 11.
  95. Whitmarsh, 2009, p. 12.
  96. a b Ford y Zaloga, 2009, pp. 54–56.
  97. Ford y Zaloga, 2009, p. 31.
  98. Whitmarsh, 2009, p. 15.
  99. Wilmot, 1997, p. 192.
  100. Whitmarsh, 2009, p. 42.
  101. Beevor, 2009, pp. 1–2.
  102. a b Beevor, 2009, p. 74.
  103. Beevor, 2009, p. 79.
  104. Beevor, 2009, p. 51.
  105. Beevor, 2009, p. 51–52.
  106. Corta, 1952, pp. 157–161.
  107. Corta, 1997, pp. 64–79.
  108. Ford y Zaloga, 2009, p. 69.
  109. Ford y Zaloga, 2009, p. 70.
  110. Beevor, 2009, p. 118.
  111. a b Beevor, 2009, Mapa, interior de la cubierta.
  112. Whitmarsh, 2009, p. 51.
  113. Ford y Zaloga, 2009, pp. 166–167.
  114. a b Beevor, 2009, p. 116.
  115. Beevor, 2009, p. 115.
  116. Ford y Zaloga, 2009, p. 172.
  117. Ford y Zaloga, 2009, Mapa, p. 170.
  118. Ford y Zaloga, 2009, pp. 95–104.
  119. Ford y Zaloga, 2009, pp. 64–65, 334.
  120. Ford y Zaloga, 2009, p. 45.
  121. Ford y Zaloga, 2009, pp. 76–77, 334.
  122. Ford y Zaloga, 2009, pp. 90–91.
  123. a b Ford y Zaloga, 2009, pp. 56, 83.
  124. Ford y Zaloga, 2009, p. 337.
  125. Ford y Zaloga, 2009, pp. 281–282.
  126. Wilmot, 1997, pp. 270–273.
  127. Wilmot, 1997, pp. 275–276.
  128. Beevor, 2009, p. 131.
  129. Wilmot, 1997, pp. 277–278.
  130. Beevor, 2009, pp. 143, 148.
  131. Ford y Zaloga, 2009, pp. 326–327.
  132. Wilmot, 1997, p. 283.
  133. Beevor, 2009, pp. 215–216.
  134. Wilmot, 1997, p. 387.
  135. Ford y Zaloga, 2009, p. 331.
  136. Whitmarsh, 2009, p. 87.
  137. Ford y Zaloga, 2009, p. 335.
  138. Horn, 2010, p. 13.
  139. Wilmot, 1997, p. 360.
  140. Dear y Foot, 2005, pp. 627–630.
  141. a b Wilmot, 1997, p. 301.
  142. Ford y Zaloga, 2009, p. 175.
  143. Whitmarsh, 2009, p. 49.
  144. Ford y Zaloga, 2009, pp. 118–120.
  145. Ford y Zaloga, 2009, p. 179.
  146. Ford y Zaloga, 2009, p. 182.
  147. Ford y Zaloga, 2009, pp. 185–193.
  148. Beevor, 2009, p. 186.
  149. Ellis, Allen y Warhurst, 2004, pp. 247–254.
  150. Forty, 2004, pp. 36, 97.
  151. Wilmot, 1997, p. 342.
  152. Beevor, 2009, pp. 232–237.
  153. Wilmot, 1997, p. 347.
  154. Beevor, 2009, p. 273.
  155. Ford y Zaloga, 2009, pp. 340–341.
  156. Beevor, 2009, pp. 332–333.
  157. Beevor, 2009, Mapa, p. 344.
  158. Wilmot, 1997, pp. 398–400.
  159. Beevor, 2009, pp. 366–367.
  160. Wilmot, 1997, pp. 399–400.
  161. Wilmot, 1997, p. 410.
  162. Beevor, 2009, pp. 434–435.
  163. Wilmot, 1997, pp. 416–417.
  164. Beevor, 2009, p. 440.
  165. Wilmot, 1997, p. 418.
  166. Wilmot, 1997, p. 420.
  167. Bradley, 1951, p. 377.
  168. Beevor, 2009, pp. 439–440.
  169. Wilmot, 1997, p. 424.
  170. Hastings, 2006, p. 369.
  171. Wilmot, 1997, pp. 421, 444.
  172. Evans, 2008, p. 642.
  173. Beevor, 2009, pp. 445, 447.
  174. Wilmot, 1997, p. 429.
  175. Beevor, 2009, pp. 481, 483, 494.
  176. Wilmot, 1997, p. 430.
  177. a b Stacey, 1960, p. 286.
  178. Stacey, 1948, p. 219.
  179. a b Ford y Zaloga, 2009, pp. 341–342.
  180. Wilmot, 1997, p. 485.
  181. Gaddis, 1990, p. 149.
  182. Wilmot, 1997, p. 290.
  183. Ford y Zaloga, 2009, p. 343.
  184. Wilmot, 1997, p. 289.
  185. Ford y Zaloga, 2009, p. 36.
  186. Copp, 2003, p. 259.
  187. Wilmot, 1997, p. 291.
  188. Wilmot, 1997, p. 292.
  189. Stacey, 1960, p. 271.
  190. Ellis, Allen y Warhurst, 2004, pp. 487-488.
  191. Beevor, 2009, p. 522.
  192. D'Este, 2004, p. 517.
  193. Ellis, Allen y Warhurst, 2004, pp. 488, 493.
  194. Tamelander y Zetterling, 2003, pp. 341-342.
  195. a b Tamelander y Zetterling, 2003, p. 343.
  196. Shulman, 2007, p. 166.
  197. Copp, 2000, pp. 399–400.
  198. Flint, 2009, p. 305.
  199. Flint, 2009, p. 350.
  200. a b Beevor, 2009, p. 520.
  201. a b c Flint, 2009, p. 354.
  202. a b Flint, 2009, p. 352.
  203. Flint, 2009, p. 337.
  204. Flint, 2009, p. 292.
  205. Ford y Zaloga, 2009, pp. 345–354.

Bibliografía[editar]

  • Ambrose, Stephen (1994) [1993]. D-Day June 6, 1944: The Climatic Battle of World War II. Nueva York: Simon & Schuster. ISBN 978-0-671-67334-5. 
  • Badsey, Stephen (1990). Normandy 1944: Allied Landings and Breakout. Osprey Campaign Series. Botley, Oxfordshire: Osprey Publishing. ISBN 0-85045-921-4. 
  • Beevor, Antony (2009). D-Day: The Battle for Normandy. Nueva York; Toronto: Viking. ISBN 978-0-670-02119-2. 
  • Beevor, Antony (2012). The Second World War. Nueva York: Little, Brown and Company. ISBN 978-0-316-02374-0. 
  • Bickers, Richard Townshend (1994). Air War Normandy. Londres: Leo Cooper. ISBN 0-85052-412-1. 
  • Bradley, Omar N. (1951). A Soldier's Story. Nueva York: Holt. OCLC 769013111. 
  • Brown, Anthony Cave (2007) [1975]. Bodyguard of Lies: The Extraordinary True Story Behind D-Day. Guilford, CT: Globe Pequot. ISBN 978-1-59921-383-5. 
  • Buckingham, William F. (2004). D-Day: The First 72 Hours. Stroad, Gloucestershire: Tempus. ISBN 978-0-7524-2842-0. 
  • Churchill, Winston (1949). Their Finest Hour. The Second World War II. Boston; Toronto: Houghton Mifflin. OCLC 396145. 
  • Churchill, Winston (1951) [1948]. Closing the Ring. The Second World War V. Boston: Houghton Mifflin. OCLC 396150. 
  • Copp, J. Terry (2000). Montgomery's Scientists: Operational Research in Northwest Europe: The Work of No. 2 Operational Research Section with 21 Army Group, June 1944 to July 1945. Waterloo, Ontario: Laurier Centre for Military, Strategic and Disarmament Studies, Wilfrid Laurier University. ISBN 978-0-9697955-9-9. 
  • Copp, J. Terry (2003). Fields of Fire: The Canadians in Normandy. Toronto: University of Toronto Press. ISBN 0-8020-3730-5. 
  • Corta, Henry (1952). Les bérets rouges (en francés). París: Amicale des anciens parachutistes SAS. OCLC 8226637. 
  • Corta, Henry (1997). Qui ose gagne (en francés). Vincennes, Francia: Service Historique de l'Armée de Terre. ISBN 978-2-86323-103-6. 
  • Dear, I.C.B. y Foot, M.R.D., ed. (2005) [1995], «The Oxford Companion to World War II», The Oxford Companion to World War II, Oxford; Nueva York: Oxford University Press, ISBN 978-0-19-280666-6 
  • D'Este, Carlo (2004) [1983]. Decision in Normandy: The Real Story of Montgomery and the Allied Campaign. Londres: Penguin. ISBN 0-14-101761-9. OCLC 44772546. 
  • Ellis, L.F.; Allen, G.R.G.; Warhurst, A.E. (2004) [1962]. Butler, J.R.M, ed. Victory in the West, Volume I: The Battle of Normandy. History of the Second World War United Kingdom Military Series. Londres: Naval & Military Press. ISBN 1-84574-058-0. 
  • Evans, Richard J. (2008). The Third Reich At War. Nueva York: Penguin Group. ISBN 978-0-14-311671-4. 
  • Fenton, Ben (26 de abril de 2004). «The disaster that could have scuppered Overlord». The Telegraph (Telegraph Media Group). 
  • Flint, Edward R (2009). The development of British civil affairs and its employment in the British Sector of Allied military operations during the Battle of Normandy, June to August 1944 (Tesis). Cranfield, Bedford: Cranfield University; Cranfield Defence and Security School, Department of Applied Science, Security and Resilience, Security and Resilience Group. OCLC 757064836. 
  • Ford, Ken; Zaloga, Steven J. (2009). Overlord: The D-Day Landings. Oxford; Nueva York: Osprey. ISBN 978-1-84603-424-4. 
  • Forty, George (2004). Villers Bocage. Battle Zone Normandy. Sutton Publishing. ISBN 0-7509-3012-8. 
  • Gaddis, John Lewis (1990) [1972]. Russia, the Soviet Union, and the United States: An Interpretive History. Nueva York: McGraw-Hill. ISBN 978-0-07-557258-9. 
  • Gilbert, Martin (1989). The Second World War: A Complete History. Nueva York: H. Holt. ISBN 978-0-8050-1788-5. 
  • Goldstein, Donald M.; Dillon, Katherine V.; Wenger, J. Michael (1994). D-Day: The Story and Photographs. McLean, Virginia: Brassey's. ISBN 0-02-881057-0. 
  • Hastings, Max (2006) [1985]. Overlord: D-Day and the Battle for Normandy. Nueva York: Vintage. ISBN 0-307-27571-X. 
  • Horn, Bernd (2010). Men of Steel: Canadian Paratroopers in Normandy, 1944. Toronto: Dundurn Press. ISBN 978-1-55488-708-8. 
  • Shulman, Milton (2007) [1947]. Defeat in the West. Whitefish, Montana: Kessinger. ISBN 0-548-43948-6. 
  • Stacey, C.P. (1948). The Canadian Army 1939–45: A Historical Summary. Ottawa: Published by Authority of the Minister of National Defence. 
  • Stacey, C.P. (1960). The Victory Campaign, The Operations in North-West Europe 1944–1945. Official History of the Canadian Army in the Second World War. Vol. III. Ottawa: Publicado por la Authority of the Minister of National Defence. 
  • Tamelander, Michael; Zetterling, Niklas (2003) [1995]. Avgörandets Ögonblick: Invasionen i Normandie [El momento decisivo: La invasión de Normandía] (en sueco). Estocolmo: Norstedts. ISBN 978-91-1-301204-9. 
  • Weinberg, Gerhard (1995) [1993]. A World At Arms: A Global History of World War II. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-55879-2. 
  • Williams, Jeffery (1988). The Long Left Flank: The Hard Fought Way to the Reich, 1944–1945. Toronto: Stoddart. ISBN 0-7737-2194-0. 
  • Whitmarsh, Andrew (2009). D-Day in Photographs. Stroud: History Press. ISBN 978-0-7524-5095-7. 
  • Wilmot, Chester (1997) [1952]. The Struggle For Europe. Ware, Hertfordshire: Wordsworth Editions. ISBN 1-85326-677-9. 
  • Zaloga, Steven J (2013). The Devil's Garden: Rommel's Desperate Defense of Omaha Beach on D-Day. Harrisburg, Pennsylvania: Stackpole Books. ISBN 0-8117-1228-1. 
  • Zetterling, Niklas (2000). Normandy 1944: German Military Organisation, Combat Power and Organizational Effectiveness. Winnipeg: J.J. Fedorowicz. ISBN 0-921991-56-8. 
  • Zuehlke, Mark (2004). Juno Beach: Canada's D-Day Victory: June 6, 1944. Vancouver: Douglas & McIntyre. ISBN 1-55365-050-6. 

Enlaces externos[editar]