Batalla de Montiel

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Montiel
Guerra de los Cien Años - Primera Guerra Civil Castellana
Battle of Montiel.jpg
Miniatura de Jean Froissart (S. XV) describiendo la batalla de Montiel en su libro "Crónicas"
Fecha 14 de marzo de 1369
Lugar Montiel, Castilla-La Mancha (España)
Coordenadas 39°N 4°O / 39, -4Coordenadas: 39°N 4°O / 39, -4
Resultado Victoria decisiva franco-castellana
Beligerantes
Blason Castille Léon.svg Castilla
COA of Nasrid dynasty kingdom of Grenade (1013-1492).svg Granada
Blason Castille Léon.svg Castilla
France moderne.svg Francia
Comandantes
Blason Castille Léon.svg Pedro I de Castilla Blason Castille Léon.svg Enrique de Trastámara
France moderne.svg Bertrand du Guesclin
Fuerzas en combate
3.000 hombres de armas y 1.500 jinetes 3.000 hombres de armas
Bajas
Desconocidas Desconocidas
[editar datos en Wikidata ]

La batalla de Montiel fue un enfrentamiento bélico enmarcado en la Guerra Civil de Castilla y, debido a la naturaleza de parte de sus intereses y participantes, también en la guerra de los Cien Años. En ella, ejércitos castellano-franceses se midieron con una alianza castellano-granadina. La primera de estas fuerzas, mandada por Enrique de Trastámara (luego Enrique II de Castilla), se impuso a la segunda, dirigida por su hermano Pedro el Justiciero.

Origen del conflicto[editar]

El hermanastro ilegítimo del rey Pedro I de Castilla, Enrique de Trastámara, tenía pretensiones al trono de Castilla. Francia apoyó el derecho del segundo, comisionando a su mejor condestable para que se enfrentara a las fuerzas oficialistas. Así, el gran estratega Bertrand du Guesclin cruzó los Pirineos y se a enfrentó a Pedro en la batalla de Montiel, enmarcada en un conflicto mucho mayor y de nivel continental: la guerra de los Cien Años. Esta guerra entre hermanos (en sentido literal y figurado) se perpetuó durante más de quince años.

Enrique, espoleado por su ambición de ser rey, decidió invadir Castilla en 1360, tomando fácilmente la ciudad de Nájera. Sin embargo, Pedro reaccionó rápidamente y se enfrentó a su hermano en esa ciudad, derrotándolo a últimos de abril. Un sacerdote hizo ante el rey una asombrosa profecía, vaticinándole que su hermano vencido acabaría matándolo con sus propias manos.

A continuación, viendo que sus enemigos escapaban fuera de las fronteras de su reino, el monarca suscribió un tratado de extradición con el rey de Portugal para recuperar a los exiliados y castigarlos debidamente a causa de las simpatías con su hermano y desafiante.

Enrique, por su parte, habiendo sobrevivido a la batalla de Nájera, pasó el Pirineo y se refugió en Francia, cuya corte simpatizaba con su causa. Mediante una gran suma de dinero, alquiló un ejército mercenario y, atravesando Aragón en 1366, llegó por segunda vez a Castilla en pie de guerra. Capturó Calahorra, Navarrete y Briviesca, siendo coronado rey de Castilla y León.

Alianza con Inglaterra[editar]

Hacia el fin de esta campaña, Eduardo, hijo del rey de Inglaterra y por lo tanto Príncipe de Gales, a quien llamaban el Príncipe Negro, vio en la campaña de hermano contra hermano una oportunidad para beneficiarse él mismo en su conflicto con Francia. Como este reino apoyaba al Trastámara, él se volcó en favor de Pedro el Cruel, suministrándole armas, hombres y equipo. En 1367 el ejército anglocastellano entró en Castilla y combatió a Enrique nuevamente en Nájera.

Bertrand Du Guesclin, experto comandante francés del ejército de Enrique, cayó prisionero, pero luego, liberado, se refugió en Aragón.

Molesto porque Pedro no le pagaba los gastos de la campaña y horrorizado por las sanguinarias venganzas con que el rey castellano castigó a sus enemigos derrotados, el Príncipe Negro denunció su alianza con él y abandonó la península en agosto de ese año, dejándole a su suerte.

Al enterarse Enrique de la defección inglesa, volvió a invadir Castilla en una nueva campaña que se prolongó durante otro año y medio.

Batalla decisiva en Montiel[editar]

Pedro había reunido un gran ejército de castellanos adictos, moros y judíos para compensar la deserción de Eduardo de Lancaster. Consciente de que su medio hermano gobernaba ya de facto la mitad del reino, recorrió el país hasta encontrarlo y enfrentar a su ejército bajo las almenas del castillo de Montiel.

La batalla fue sangrienta, pero Enrique logró reducir a los de Pedro a la impotencia y obligarlos a refugiarse en el interior de la fortaleza el 14 de marzo.

Muerte y coronación[editar]

Decapitación de Pedro el Cruel. Manuscrito miniado del siglo XV.

Ya bajo sitio por las fuerzas de su hermano, Pedro el Cruel intentó una salida desesperada, negociando una rendición por separado (según creía) con Du Guesclin, a quien consideraba más accesible.

El militar francés pareció acordar con él y le prometió la fuga, pero, en vez de sacarlo a campo abierto, lo condujo directamente al campamento de Enrique. Una vez frente a frente ambos hermanos, se arrojaron el uno contra el otro con intenciones homicidas: Pedro logró derribar a Enrique y se disponía a matarlo cuando Du Guesclin —hombre de gran fortaleza física— tomó al rey de los pies y consiguió hacerlo caer. Ya Enrique encima de su hermano, apuñaló al monarca repetidamente. Ante la muda acusación de traición en los ojos de Pedro, el general francés pronunció sus célebres palabras: Yo no pongo ni quito a rey alguno: sólo estoy ayudando a mi señor.

Ya muerto Pedro, su hermano cortó la cabeza al cadáver (la que arrojó a un sendero) y, colocando el cuerpo mutilado entre dos tablones de madera, lo colgó en las murallas del castillo de Montiel para desazón de los oficialistas que aún resistían allí. Viendo el cariz que tomaban los acontecimientos, se rindieron de inmediato.

Así, Enrique de Trastámara fue nombrado rey de toda Castilla en reemplazo del hermano que había asesinado y fue coronado con el nombre de Enrique II.

Consecuencias[editar]

Enrique II mantuvo, al llegar al trono, la alianza con Carlos V de Francia y ayudó a los franceses a liberar el puerto de La Rochelle (1372) que había sido capturado por tropas inglesas.

A pesar de los temores de que se vengara de los moros y judíos que habían luchado por su hermano y contra él, Enrique se reveló como un monarca justo y progresista que perdonó a todos y les permitió vivir en paz en adelante.[cita requerida]

Véase también[editar]