Batalla de Mühlberg

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Mühlberg
la guerra de Esmalcalda
Carlos V en Mühlberg, by Titian, from Prado in Google Earth.jpg
Carlos V en la batalla de Mühlberg pintado por Tiziano
Fecha 24 de abril de 1547
Lugar Mühlberg, Brandeburgo, en la época de la batalla pertenecía a Sajonia.
Resultado Victoria decisiva del emperador Carlos V
Beligerantes
Charles V Arms-personal.svg Imperio de Carlos de Habsburgo Coa Hungary Country History (14th century).svg Reino de Hungría Liga de Esmalcalda:
Flag of Electoral Saxony.svg Sajonia
Flag of Hesse.svg Hesse
Palatinate Arms.svg El Palatinado
Bremen Wappen(Mittel).svg Bremen
Wappen Lübeck.svg Lübeck
Brunswick-Lüneburg Arms.svg Brunswick
Otros territorios
Comandantes
Flag of Cross of Burgundy.svg Carlos V
Alba Duque de Alba
Flag of Electoral Saxony.svg Juan Federico I (P.D.G.)
Flag of Hesse.svg Felipe I (P.D.G.)
Fuerzas en combate
25.000 infantería
4.500 caballeros
20 cañones
12.000 infantería
3.000 caballeros
15 cañones
Bajas
200 muertos o heridos 8.000 muertos o heridos

La Batalla de Mühlberg tuvo lugar el 24 de abril de 1547 en esta localidad alemana entre las tropas de Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico y las de la Liga de Esmalcalda, con el triunfo de las primeras.

Antecedentes[editar]

La reforma luterana estaba creando una escisión no sólo religiosa, sino también política en el seno del Sacro Imperio Romano Germánico. Los opositores al emperador Carlos V formaron la Liga de Esmalcalda y desafiaron la autoridad imperial. Carlos y su hermano el archiduque Fernando (futuro emperador) se unieron para combatir contra la Liga. Por razones no confesionales, sino estratégicas, contaron con el apoyo del protestante duque Mauricio de Sajonia. Las tropas de los Habsburgo estaban compuestas por 8000 veteranos de los tercios españoles compuestas por el Tercio de Hungría, con 2800 infantes a las órdenes del maestro de campo Álvaro de Sande; el Tercio de Lombardía, con 3000 hombres gobernados por Rodrigo de Arce, y el Tercio de Nápoles, con poco más de dos mil soldados, dirigido por Alonso Vivas a las órdenes del duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo, 16 000 lansquenetes alemanes, 10.000 italianos comandados por Octavio Farnesio y otros 5000 belgas y flamencos capitaneados por el conde de Buren, Maximiliano de Egmont. En total, 44 000 soldados de infantería a los que hay que añadir otros 7000 de caballería. La Liga contaba con una fuerza similar comandada por Juan Federico I Elector de Sajonia, y por Felipe el Magnánimo, el landgrave de Hesse.

La batalla[editar]

Representación de la batalla de Mühlberg hecha en 1550.

Las tropas de la Liga estaban acampadas a orillas del río Elba, en las proximidades de la actual localidad de Mühlberg an der Elbe, hoy perteneciente al estado alemán de Brandeburgo y en aquella época al de Sajonia. Habían destruido los puentes que comunicaban con la otra orilla y se consideraban protegidas por el caudaloso río, cuya barrera les parecía infranqueable. Mas no era así; el ejército imperial averiguó el emplazamiento del enemigo y antes de la madrugada del 24 de abril de 1547, aprovechando la nocturnidad, la audacia de algunos arcabuceros españoles como Cristóbal de Mondragón, que cruzaron el río a nado, la eficacia de los pontoneros imperiales y el arrojo de los tercios españoles enardecidos por el emperador, se abalanzaron por sorpresa sobre el desprevenido ejército protestante que, en su intento de ponerse a salvo con la huida, fue aniquilado, mientras que sus jefes, Juan Federico y Felipe I de Hesse, eran apresados.

Consecuencias[editar]

La Liga de Esmalcalda quedó disuelta, sus jefes encarcelados en el castillo de Halle, a Mauricio de Sajonia se le otorgó el cargo de elector, y Carlos V salió triunfante y reforzado en su poder imperial. Sin embargo, esta euforia no fue muy duradera ya que los príncipes alemanes se aliaron con Enrique II de Francia en el Tratado de Chambord, quien tomó las plazas imperiales de Metz, Toul y Verdún, al tiempo que los turcos tomaban Trípoli y Mauricio de Sajonia traicionaba la confianza de su emperador Carlos y le atacaba en Innsbruck, pudiendo escapar por los nevados pasos de los Alpes para salvarse en Italia.

La huida de Innsbruck supuso una humillación para el emperador y además fracasó estrepitosamente al intentar recuperar Metz (1553). La solución definitiva se alcanzó en la Paz de Augsburgo de 1555 por la que cada príncipe podía determinar la religión de su territorio (cuius regio, eius religio), y la posición del emperador quedó irremediablemente debilitada en el interior del Imperio.

Enlaces externos[editar]