Batalla de La Higueruela

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de La Higueruela
Reconquista
Higueruela.jpg
La Batalla de La Higueruela, por Fabrizio Castello.
Fecha 1 de julio de 1431
Lugar Sierra Elvira, Granada, España
Resultado Victoria castellana
Beligerantes
Estandarte de la Corona de Castilla.png Corona de Castilla Standard of Grenade after Cresques Atlas s XIV.svg Reino nazarí de Granada
Comandantes
Álvaro de Luna Muhammed IX
[editar datos en Wikidata ]

La batalla de La Higueruela tuvo lugar el día 1 de julio de 1431 en las inmediaciones de la Medina Elvira, situada en la Sierra Elvira[1] término municipal de Atarfe, en la provincia de Granada (España). Fue tal el desastre que se produjo, que únicamente quedó en pie una pequeña higuera que dio nombre a la batalla, también conocida por II batalla de Elvira.

Todavía hay alguno que, utilizando como único argumento la edición corregida (por los muchos errores que contenía y sigue conteniendo) de la Población General de España, sus Reynos y provincias, ciudades, villas y pueblos, islas adjacentes, y presidios de Africa de Juan de Estrada, sitúa el lugar de los hechos en el pueblo jiennense de Higuera de Calatrava.

Desarrollo[editar]

Combate entre las tropas castellanas del rey Juan II de Castilla, dirigidas por el Condestable D. Álvaro de Luna, y las granadinas nazaríes. La presencia del rey resolvió el inicial desorden en el que incurrieron las tropas cristianas, que salieron victoriosas y provocaron más de diez mil bajas a las huestes musulmanas.

La batalla supuso la más importante victoria que las tropas castellanas consiguieron frente al reino de Granada en el reinado de Juan II, por cuanto se consiguió en esta zona fronteriza. Así lo magnificó la monarquía, consiguiendo, incluso, que el papado autorizase la celebración de fiestas religiosas cada 1 de julio en toda la Castilla para conmemorarlo. Sin embargo, la desunión interna, así como el hecho de que posiblemente no hubiese una idea de conquista, impidió que se aprovechase la ocasión y se tomase Granada. Ésta, además, se encontraba más desprotegida puesto que un terremoto, que sacudió toda la provincia, destruyó parte de los muros de la ciudad.

Consecuencias[editar]

Poco después de la batalla las tropas castellanas iniciaban su retirada hacia Castilla. El rey fue recibido victorioso en Córdoba y, sobre todo, en Toledo, donde se llevaron a cabo grandes ceremonias y celebraciones.

En las décadas siguientes, los enfrentamientos internos, que han recibido el nombre de Guerra Civil Castellana hicieron imposible reanudar operaciones militares significativas, hasta la definitiva conquista en la Guerra de Granada (1482-1492), llevada a cabo por los Reyes Católicos, contra Boabdil.

Representación artística[editar]

En los muros de la Sala de batallas del Monasterio de El Escorial, Felipe II encargó realizar un fresco representando la batalla, que es seguramente la pintura de historia más extensa. Se utilizó como modelo una grisalla de 130 pies hallada en un viejo arcón del Alcázar de Segovia.

Enlaces externos[editar]

Notas[editar]