Batalla de Dürenstein

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Dürenstein
las Guerras Napoleónicas
Fecha 11 de noviembre de 1805
Lugar Dürenstein, Austria
Coordenadas 48°23′14″N 15°31′13″E / 48.38722222, 15.52027778


Coordenadas: 48°23′14″N 15°31′13″E / 48.38722222, 15.52027778
Resultado Indecisa
Beligerantes
Bandera de Francia I Imperio Francés Bandera de Austria Imperio austríaco
Flag of Russia.svg Imperio ruso
Comandantes
Édouard Mortier Théodore
Maxime Gazan Pierre
Pierre Dupont de l'Étang
Mikhail Illarionovich Kutuzov
Mikhail Andreyevich Miloradovich
Dmitry Dokhturov
Johann Heinrich von Schmitt
Fuerzas en combate
Inicialmente alrededor de 6.000-8.000, se amplió a 8.000-10.000 en el final de la batalla Cerca de 24,000
Bajas
~ 4000, además de 47 oficiales y 895 hombres capturados ~ 4.000 muertos y heridos

La Batalla de Dürenstein fue librada el 11 de noviembre de 1805 en Dürenstein, Austria, entre el I Imperio Francés y el Imperio austríaco y el Imperio ruso, miembro de la Tercera Coalición.

La Batalla[editar]

A partir de la apertura de la campaña, el mariscal Mortero vino a pronunciarse a la izquierda del pueblo de Leoben. 30 000 Rusos esperaban que se había comprometido con su columna compuesta de 4 600 que combatía en el estrecho desfile de Diernstein. El 11 de noviembre, a la punta del día, los tiradores enemigos comprometieron la lucha que se volvió pronto general. Las tropas rusas, dirigidas sobre el pueblo de Léoben, fueron aplastadas por los regimientos del 4e ligero, 100e y 103e de línea. Seis banderas, cinco cañones, 4 000 presos permanecieron al poder de los Franceses. Este primer éxito era brillante, pero los Rusos eran demasiado numerosos para desesperar de su empresa.

El mariscal Mortero solucionó de esperar la columna del general Dupont y el parque de reserva de artillería. Hacia la noche, se vive las alturas cubrirse con tropas enemigas. El mariscal había ido con un pequeño cuerpo de caballería para llevarse delante de la división esperada. Prevenido por las resoluciones enviadas apresuradamente, lleva a cabo precipitadamente y se ve a punto de tomarse por los Rusos que atacaron su escolta a Diernstein; encuentra los puestos franceses ya ocupados por el enemigo; los 4 000 Franceses que ocupaban la meseta de Leoben se encontraban en una posición desesperada; tenían ante y detrás ellos masas enormes de enemigos: a la izquierda una escarpadura inaccesible, y a la derecha el Danubio quién no ofrecía ningún medio de hola. Mientras que el mariscal deliberaba con sus funcionarios, el comandante Henriot le hizo decir que si se quería apoyar el movimiento que iba a hacer con sus batallones, respondía de salvar la división.

El plan de Henriot se comunicó al mariscal que lo aprobó y dio orden de atacar inmediatamente. Entonces, el comandante adosándose de granaderos que formaban la cabeza de su columna:

Camaradas, somos envueltos por 30 000 Rusos y no somos más que 4 000, sino los Franceses no cuentan no a sus enemigos. Les pasaremos sobre el vientre. Granaderos del 100e regimiento, ustedes el honor de encargar los primeros. Acuérdanse que se trata de salvar las águilas francesas.

Henriot hace entonces extraer las seis últimas bolas que poseía la división, pide la carga, y recomienda a sus soldados gritar juntas: « ¡Punto de barrio, son los Rusos! ” La columna avanza impetuosamente bajo el fuego de mousquete enemiga. La primera sección se precipita sobre las primeras filas rusas, el taladra de sus bayonetas, descarga al mismo tiempo el arma, lo que produce una sorda detonación que aterrorice las filas siguientes. Cada sección opera la misma maniobra y se dobla inmediatamente sobre los lados para dar paso a la que la sigue.

La cabeza de la columna enemiga, apremiada, rechazada por nuestras tropas, aplasta su propio centro contenido por la cola. Para escaparse clara a una muerte, el centro cruza o invierte las paredes de recinto que confinan el camino. La mayor confusión se pone en las filas enemigas, el fracaso se vuelve general. Era daña. En este desorden horrible, algunos soldados rusos, para encender su marcha en medio de la oscuridad, incendiar el pueblo de Leoben, y los gritos de 500 de sus heridos que expiran en medio de las llamas ponen la cima a esta escena de horror y destrucción.

Los Rusos perdieron en este día a 6 000 hombres heridos o matados, tres funcionarios generales, de las banderas, de las piezas de artillería y millares de fusiles. Mortero que se lleva a continuación a continuación, se atrevió, con 4 000 hombres solamente, a presentar el combate al ejército entero encargado por Koutouzov. A pesar de la extrema inferioridad de sus fuerzas, el mariscal aplastó las columnas enemigas. Hizo en esta ocasión prodigios de valor.

Fuentes[editar]

  • Mullié, Charles. Biografía de las celebridades militares de los ejércitos de tierra y de mar de 1789 a 1850, 1852.