Batalla de Cerro Grande

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Cerro Grande
Revolución de 1859
Bataille de Cerro grande.jpg
Batalla de Cerro Grande.
Fecha 29 de abril de 1859
Lugar Cerro Grande, La Serena
Resultado Victoria decisiva del gobierno, pone fin a la insurrección en la zona
Beligerantes
Flag of Chile.svg Gobierno conservador Flag of Atacama, Chile.svg Rebeldes liberales
Comandantes
Juan Vidaurre Leal Pedro León Gallo Goyenechea
Fuerzas en combate
3.000 tropas[1]
9 cañones[1]
1.712[1] [2] -2.000[3] [4] tropas
8[1] -12[5] cañones
Bajas
50 muertos[1] 100 muertos[1]
500 prisioneros[5]
12 cañones capturados[5]

La Batalla de Cerro Grande fue un episodio bélico de la Revolución de 1859, que tuvo lugar el 29 de abril en las cercanías de la ciudad de La Serena, Chile.

Antecedentes[editar]

El rico industrial minero Pedro León Gallo, ex regidor de Copiapó, lideró un alzamiento de la zona del Norte Chico en contra de la política centralista del gobierno desde Santiago. Con sus recursos armó un ejército y acuñó sus propias monedas. Ante esto, el presidente Manuel Montt despachó fuerzas al mando de Juan Vidaurre-Leal Morla.

Gallo, después de la victoria en la batalla de Los Loros, tomó La Serena y desplazó a su gente hacia el Cerro Grande.[1] Aumento las filas de su ejército, hasta llegar a unos 2.700 hombres, incluyendo las reservas que carecían de armas,[6] porque éstas habían sido incautadas por la Aduana de Valparaíso el 1 de abril, desde el bergantín Townsend Jones.[7] El ejército gobiernista, después de realizar un largo periplo que implicó embarques y desembarques, salió a su encuentro.

La batalla[editar]

Las fuerzas del gobierno se dispusieron en línea de batalla con el canal Bellavista y el Cerro Grande a sus espaldas, frente a ellos estaban las tropas norteñas, detrás de una muralla con la quebrada de Peñuelas en su retaguardia. Algunas unidades rebeldes se emplazaron cerca del flanco derecho de los gubernamentales impidiéndoles poder continuar su marcha a Santiago.[1] Los rebeldes además de su batallón de zuavos hicieron otra innovación militar, usando carretas blindadas con placas de hierro de 5 mm de espesor para que sus ocupantes pudieran disparar seguros.[1]

La batalla empezó a las 08:00 horas con un intenso intercambio de disparos que no tuvo mucha relevancia, ante lo estatica de la situación León Gallo ordeno a su ala derecha flanquear al enemigo pero esta es detenida. A las dos horas de batalla las municiones de los rebeldes empezaron a agotarse teniendo que distribuirse las de reservas, cuando estas fueron utilizadas se descubrió que habían sido saboteadas, en lugar de tener pólvora tenían café molido o arena, dejando inutilizadas además las armas que las dispararon. El autor de esto fue el oficial Salvador Urrutia, comandante del batallón número 1 de Atacama, sin embargo, el mismo termino por ser fusilado en Copiapó por soldados del gobierno.[1]

El general Vidaurre aprovecho entonces de lanzar un ataque total, logrando que su ala derecha flanqueara a los rebeldes, atacando su retaguardia y forzando a retroceder al ala derecha rebelde. Los norteños, incapaces de contener la carga rival empezaron a huir a La Serena a las 13:00 horas.[1]

Consecuencias[editar]

La derrota significó el final del levantamiento.[8] Al gobierno solo le quedaba pacíficar los últimos focos de resistencia, en particular, Copiapó.

León Gallo junto a 700 de sus hombres escaparon en la madrugada del 30 de abril rumbo al valle de Elqui llegando finalmente a San Juan (Argentina), después se dirigiría a Buenos Aires, a EEUU y Europa. Vuelve tras la amnistía dictada por el presidente José Joaquín Pérez en 1863.[6]

En Copiapó al conocerse las noticias de la derrota de Gallo, la mayoría de los líderes revolucionarios huyeron a Bolivia o se ocultaron. El intendente de Atacama, Abdón Garcia, delegó el mando en el juez de letras dé Copiapó, José Dolores Passi, funcionario inteligente y sensato. Passi siguió la resistencia, pero las defensas que instaló en la ciudad fueron arroyadas por la unidad de caballería, los "Cazadores de la Selva" de José Sierra, que no sabian la noticia de la derrota de Gallo y consideraban los actos de Passi como una traición. Passi y sus hombres escaparon a su cuartel donde fueron asediados hasta rendirse. Mientras el alférez José Sierra tomaba Caldera y Vidaurre enviaba 600 hombres al mando del teniente coronel José Antonio Villagrán, quién tomó Asiento de Santa Rosa y posteriormente Copiapó tras vencer a Sierra el 12 de mayo tras duros combates urbanos, finalizando así la revolución.[9]

Estos hechos permitieron afirmar la autoridad del presidente Montt, y el líder rebelde Gallo, luego de haber vuelto de su exilio, volvió a la vida política, siendo uno de los fundadores del Partido Radical.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k II Asamblea Constituyente: La batalla de Cerro Grande
  2. Cronica 3: Las monedas obsidionales y de necesidad de la revolución constituyente de Copiapó o las llamadas de Pedro León Gallo de 1859.
  3. Tony Jaques (2007). Dictionary of Battles and Sieges: A-E. Westport: Greenwood Publishing Group, pp. 218, ISBN 978-0-313-33536-5.
  4. Salvatore Bizzarro (2005). Historical dictionary of Chile. Lanham, Maryland: Scarecrow Press, pp. 134, ISBN 0-8108-4097-9.
  5. a b c Francisco Antonio Encina & Leopoldo Castedo (2006). Historia de Chile. Consolidación del Régimen Conservador. Tomo VI. Santiago de Chile: Editorial Santiago, pp. 46-50. ISBN 956-8402-74-8.
  6. a b Luis Palma Zuñiga (1967). Historia del Partido Radical. Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello, pp. 32.
  7. New York Daily Tribune, Comercial Matters, From Valparaiso, November 20, 1861, pág. 3
  8. Equipo Periodístico (2 de abril de 2009). «Las batallas que definieron la Revolución de 1859». El Día. Consultado el 20 de agosto de 2009.
  9. Legión de Los Andes - Combate de Cerro Grande